X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Domingo 29 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
PALAU DE LES ARTS

18 minutos de aplausos sellan el emotivo adiós de Mehta de Valencia

CARLOS AIMEUR. 16/06/2014 El maestro se despide con lágrimas en los ojos y el público en pie

VALENCIA. A punto de comenzar el tercer acto de Turandot de Puccini, a punto de escucharse la celebérrima aria 'Nessun dorma', el público que asistía este domingo a la última representación de la ópera se puso en pie a aplaudir. Como ha venido sucediendo desde que se anunció que el maestro Zubin Mehta no sería director titular de la orquesta del Palau de les Arts y abandonaría el Festival del Mediterrani, los aplausos y bravos fueron tan intensos que se tuvieron que encender las luces de la sala. Entonces, entre el público, se escuchó a un aficionado gritar: "¡Gracias, maestro!". Y la ovación se redobló.

Durante la representación los aplausos fueron los habituales. Más emocionados conforme pasaban los minutos. Entre el público numerosos aficionados extranjeros. Bastaba con ver los subtítulos de las sillas para vislumbrar la presencia de aficionados ingleses, alemanes, franceses... La expectación era tal que por primera vez en la historia del Palau de les Arts hubo reventa. Por una entrada de 50 euros se ofrecían 100.

Mehta cerraba su participación en el Festival de Mediterrani y su paso por Valencia. Era su adiós a una etapa en su vida, la salida por la puerta grande de un proyecto en el que él ha creído más que los políticos españoles y valencianos. Ni siquiera este domingo hizo acto de presencia nadie del Ministerio de Cultura. La indignación de Mehta contra el departamento de José Ignacio Wert le hizo incluso afirmar el jueves en Cataluña en declaraciones a TV3 que quizás los valencianos "deberían hacer un movimiento independentista". Para el maestro y su entorno uno de los grandes problemas que ha tenido el Palau de les Arts es la falta de apoyo por parte del Gobierno central. "No sé por qué Madrid odia a Valencia", dijo en Barcelona.

RÉCORD DE APLAUSOS

El domingo no fue día de reivindicaciones. No se lanzaron octavillas criticando a los políticos y no hubo abucheos como el miércoles, básicamente porque ningún responsable político se dejó ver por el Palau de les Arts. Hubo momentos de complicidad entre el director indio y el público, la orquesta y los cantantes, muy especialmente con el tenor tinerfeño Jorge de León, con quien cruzó sonrisas de admiración y cabeceos a la conclusión de la ya mentada 'Nessun dorma', mientras el público les deparaba una ovación extraordinaria.

El clímax llegó con el mayestático final. Los regidores del coliseo, que tienen a gala cronometrar los minutos de aplausos al final de cada función, este domingo cuando salían del teatro valenciano decían: "Hemos batido el récord: 18 minutos". Pero, a pesar del éxito, las sensaciones iban de la euforia al abatimiento. Unas emociones encontradas a las que no fue inmune el maestro. Mehta lloró el miércoles con motivo de la primera representación de Turandot y este domingo se le vieron lágrimas en los ojos. La reacción del público, los trabajadores del Palau de les Arts, la orquesta y el Coro, ha superado sus previsiones. 

Los músicos le lanzaron flores desde el foso. Los cantantes del coro le lanzaron pétalos y le regalaron una acuarela pintada con motivos de Turandot y firmada por todos con una leyenda: See you soon! (Le vemos pronto). Embargado por la emoción Mehta se volvió al público y después a los cantantes y, en medio de los aplausos, apareció la intendente del Palau de les Arts, Helga Schmidt, con un ramo de flores. Entonces del techo cayeron octavillas de papel metalizado que refulgían con los focos.

De manera natural, las más de 1.400 personas que llenaban la Sala Principal, comenzaron a aplaudir de manera acompasada a partir del minuto quince, aproximadamente. Nadie se movía de sus butacas. Nadie se quería ir. Era, en cierto modo, la despedida. El último acto sobre el escenario del maestro. De ahí que a nadie le extrañó que la orquesta se subiera al escenario en un gesto inusual y le acompañara en la ovación.

Después, en los camerinos, decenas de personas se agolpaban en el pasillo que daba acceso al del maestro. Mehta, visiblemente emocionado, salió a requerimiento de personal de la casa. Saludó y se fotografió con los aficionados que le aguardaban. En un lateral cerca de su puerta se encontraba Davide Livermore, director escénico de La forza del destino, y un poco más allá De León, aún vestido y maquillado como el príncipe Calaf, era agasajado por su interpretación. Otros saludaban al director de orquesta alcoyano Jordi Bernàcer, en principio el candidato con más posibilidades de ser el director titular con el tiempo.

NUEVO DIRECTOR EN BREVE

La Generalitat le ha pedido a Schmidt que dé el nombre del nuevo director titular en menos de una semana, si bien desde el complejo se muestran escépticos con que pueda ser así. Es más consideran más viable que el nombramiento se produzca al finalizar el Festival del Mediterrani.

Más remotas son las posibilidades de que Mehta regrese a Valencia, al menos la próxima temporada. Con todo, desde el Coro y desde la Orquesta son muchos los que confían en que Mehta no se desvincule del proyecto. De hecho, fue la primera pregunta que le hicieron unos aficionados cuando salió del camerino

–Gracias, maestro. Gracias por todo. ¿Volverá alguna vez?

Mehta no respondió. Incluso dudó. Miró al interior del camerino donde su esposa, Nancy, sentada junto al piano, contemplaba a su vez a su marido sobrepasado por los acontecimientos. Dubitativo, fue al camerino de Lise Lindstrom, Turandot, la diva, y como mandan los cánones estuvieron hablando de la representación. La estadounidense ofreció este domingo su mejor versión, la que le ha hecho una habitual de los principales escenarios y junto a De León, el coro, la orquesta y el trío Ping (Germán Olvera)  Pang (Valentino Buzza) Pong (Pablo García López), fue de las más aplaudidas.

Aunque, obviamente, el más vitoreado fue el maestro Mehta. Desde la apoteosis final hasta horas después al maestro se le requería por todos lados. Le abrazaban. Le besaban. Y él, emocionado, se abrazaba a todo el mundo, conocido y desconocido. Porque era su despedida. Su adiós.

"Los aplausos no han sido en balde", se comentaba en los aledaños de su camerino. "Igual vuelve alguna vez. Este no es un adiós como el de Lorin Maazel", añadían. Era más un deseo que una realidad.

En torno a las once menos cuarto de la noche, Mehta pasó a la habitación VIP donde cenó con un grupo reducido de amigos. Una gran foto del maestro risueño presidía la cena. En la habitación contigua, colaboradores y amigos del maestro, tomaban un cóctel. Mehta se levantó y fue a saludarlos, a hablar con ellos. A abrazarse. 

Este lunes Mehta parte de Valencia a Estados Unidos y no volverá hasta el día 23. Grabará una versión en disco para el sello británico Decca de Turandot con la Orquesta del Palau de les Arts y el tenor Andrea Bocelli como Calaf. El disco tendrá un lanzamiento mundial a lo largo de este año. El 27 está previsto que concluya la grabación. Al día siguiente comenzará una nueva etapa en el Palau de les Arts sin el maestro que, con Maazel, ha conseguido crear la mejor orquesta de foso de España.

Comparte esta noticia

3 comentarios

Ian Dunham escribió
17/06/2014 09:14

Me gustaría corregir que con lo del 5% me refería a que no era un porcentaje justo, ya que un tercio de esas entradas eran de visibilidad nula (de ahí mi frase de 'a "amigos de"', perdón. Otra vez será... espero

Ian Dunham escribió
16/06/2014 09:22

Fue frustrante perderse algo tan importante. Acudí a la venta del 5% de entradas reservado para el día de la ópera media hora antes de que empezara (15:30) para hacer cola, y obviamente ya había gente. Quería ir antes, pero me fue imposible por haber trabajado la noche-mañana anterior... a las 16:00 nos informaron de que solo quedaban 79 entradas, y casi un tercio de ellas con visibilidad nula. Empezó la tensión y la gente a contar cuántas personas había delante de cada uno. La cola avanzaba lentamente, yo tenía sobre 40 personas delante, y empecé a hacerme a la idea de por lo menos comprar mi entrada con visibilidad nula, con tal de no perderme algo así. Desafortunadamente, cuando ya iba a tocarme, delante de mi había un señor que avanzó al mostrador, y cuando fueron a preguntarle, le comunicaron que las entradas se habían agotado. Y ahí nos quedamos, parados, yo esperando mi turno, que ya no iba a llegar, mientras el que supongo que era el encargado anunció que todo había sido vendido al resto de la cola. Iba a ser también mi primera ópera... fue muy frustrante. Mi enhorabuena a quien pudo acudir y presenciar algo tan intenso, creo que hasta que no pueda ver algo así tendré siempre la espina clavada. Por otra parte, haciendo cálculos y sabiendo que el aforo era de poco más de 1.400 personas (pregunté), 79 entradas no son el 5%. Eso tampoco me parece bien por parte del Palau, pero bueno, es como todo, imagino que habría que regalar muchas entradas a "amigos de". Nada nuevo sobre el horizonte, espero que al menos no hubiera ni un solo asiento libre

Carmelo Gondeu escribió
16/06/2014 07:56

Al final, como siempre, cada uno se lleva lo que ha sembrado y lo que se merece. El maestro Mehta nuestro agradecimiento por habernos regalado grandes momentos de ópera, los políticos nuestro desprecio.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG