X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 3 diciembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LA CIUDAD Y OTROS VICIOS

Galeristas: la vida en la tormenta

VICENT MOLINS. 12/01/2013 Varios galeristas de arte valencianos están abriendo nuevos espacios, creciendo o resisitiendo, con un pararrayos común: la búsqueda de nuevas estrategias

VALENCIA. A un galerista de arte hay que imaginárselo con las botas de agua bien ceñidas, agarrado a un árbol para evitar la corriente, y buscando con la vista un pararrayos desde el que evitar que los relámpagos acaben chamuscándolo todo. Los galeristas de arte, vaya novedad, se encuentean en medio de una buena tormenta.

Para hacer frente a la tempestad, o bien uno se encierra y pretende resistir sin moverse del sitio (quejándose perpetuamente de los factores externos), o bien se elige la estrategia que suelen elegir las aves: pirarse de allí inmediatamente. Los galeristas de arte que a estas alturas quedan vivos han tomado el camino de en medio. Sin marcharse de su ciudad, se han hecho más flexibles, más abiertos y mucho más internacionales. Mira Bernabéu, de la Galería Espai Visor de Valencia, viene a resumirlo así: "si dependes del mercado nacional e institucional, entonces sí lo tienes mal".

En la tormenta hay ingredientes que incrementan la velocidad del viento. El último, el IVA cultural, al que se le suma la escasa relevancia por tradición del mercado español en el contexto europeo. Dentro de las anémicas cifras españolas, la Comunidad Valenciana ocupa una lateralidad extrema: solo aporta el 5% al montante nacional del arte.

Vender arte en esta plaza es como intentar triunfar con un puesto de chanclas en un pueblo al norte de Siberia. Varios símbolos valencianos están en esa misión. Y algunos comienzan a conseguirlo.

· La galería SET ejemplifica la visión atípica del desafío. Hace tan solo unos meses que ha llegado a Valencia, mostrando que es posible inaugurar nuevos espacios entre el vendaval. Reyes Martínez y Joan Montagud se conocieron estudiando Bellas Artes y abrieron su propia galería en Xàbia a principios del 2000, al calor de un ambiente cultural que ha ido extinguiéndose.

El salto a Valencia les resultó imposible hasta que el mercado inmobiliario cayó y cayó y les dio la oportunidad de abrir las puertas a espaldas de la plaza de la Reina, donde se intercalan nombres con trayectorias distintas, como Chema Madoz (Premio Nacional de Fotografía) y Sara Sanz. Estremece, por la sorpresa, escuchar a Reyes Martínez confesar que hacen una "valoración muy positiva" de sus primeros meses.

· También es una novedad en la ciudad la Kir Royal, especializada (aunque no exclusivamente) en fotografía y abierta por el empresario Juan Cárdenas hace poco más de un año en la vía Reina Doña Germana, de VJorge López y Juan Cárdenas, de Kir Royalalencia. Cuentan con un centro logístico en Alemania, cerca de Düsseldorf, desde donde salen sus obras hacia el norte de Europa (su mercado potencial) sorteando el elevado coste de envío desde España.

Una galería en Valencia que vende para un público sajón con un centro logístico cerca de Düsseldorf. La nueva realidad. Su director artístico, Jorge López, excoordinador del Museo de Bellas Artes de Tandil, Buenos Aires, asume que "con los coleccionistas de Valencia no sobreviviría ninguna galería".

· Entre las clásicas, la Galería Puchol, insertada entre edificios en Conde Salvatierra, a segundos del Mercado de Colón, ha extremado su interacción con el exterior. Fundada en 1973 por ePatricia Puchol, de la Galería Pucholl coleccionista Francisco Puchol, y con su hija Patricia hoy al cargo, han pasado a convertirse en un contenedor de arte en el que se producen presentaciones de libros, desfiles de moda o subastas, mientras se abrigan en los compradores de países árabes, de Suiza y Canadá.

Patricia Puchol hace apología de la imaginación y mira al pasado para revisar modelos de error: "Las galerías que vivían de las instituciones han muerto rápidamente". En este enero y febrero estrenan la exposición "Visión Plural", con obras de Picasso, Miró, Barceló, Tápies, Chillida...

· En Castellón, la Cànem lleva abierta desde 1976, cuando un grupo de amigos seducidos por el arte puso en marcha una aventura que, cuatro Galería Cânem, de Castellódécadas después, sigue como faro casi único del arte contemporáneo de la ciudad. Su directora, Pilar Dolz, presente desde el principio, cuenta con la virtud de poder comparar la virulencia del presente con otras tormentas anteriores. Por eso en sus palabras no hay asomo de dramatismo. "Las dificultades solo son económicas", ironiza.

· Una de las caras más rebeldes del arte en Valencia es la de Nacho Valle. Señor del Carmen y antagónico al galerista tradicional. Dirige la Valle-Ortí, un flanco atrevido y bien argumentado sito entre tiendas de antigüedades de la calle Avellanas. La heredó de su padre Vidal Valle y justo cuando las cosas comenzaban a ir mal en el país, la puso en el circuito internacional (feria Volta de Basilea y Nueva York, Pulse Miami, Maco México, Arco Madrid...).

Nacho Valle, de Galería Valle Ortí

Nacho Valle reconoce que los coleccionistas eventuales e intermedios (los que gastaban entre 5.000 y 10.000 euros anuales) se han retraído, pero está a dispuesto a seguir adaptándose porque a una "galería rockera no le importa el contexto". A fecha actual exponen una instalación que reflexiona sobre cómo las nuevas maneras de comunicarse han cambiado nuestra percepción del mundo.

· Con treinta años a las espaldas, Espai Visor encara desde el próximo abril una nueva etapa. Son una de las pilastras expositoras de Valencia, dedicados a cobijar a artistas que trabajan con fotografía y vídeo. Primero gestionada por una leyenda como Pep Benlloch, y desde 2005 con Mira Bernabéu y Miriam Lorenzo. Mira Bernabéu, que pasó de ser artista de la galería a dirigirla, resume con contundencia la biografía de Espai Visor: "Entusiasmo y resistencia". Por ese orden.

Miriam Lorenzo y Mira Bernabéu, de Espai visor

· Pero quizás la incorporación más enérgica ha sido Espai Tactel. En el estreno de sus inauguraciones, la puerta de este espacio del barrio de Ruzafa parece congregar una manifestación, como cuenta orgulloso el codirector Juanma Menero. Y ésa es la mejor de las aportaciones de Tactel: imprimir de nuevo aires de acontecimiento social a los hechos de una galería de arte.Ismael Chappaz, de Espai Tactel

Menero e Ismael Chappaz son amigos desde la infancia, dirigen un reconocido estudio de diseño, y Espai Tactel fue la manera de plasmar sus gustos en un lugar que tiene alguno de los condimentos de las galerías del futuro: muy unidas a una comunidad, flexibles, sociales y con aspiraciones medias. Una galería hipster que, lejos de bromas, aporta a Valencia una visión alternativa del arte.

Muchos de estos galeristas tenían motivos para hacer como las aves y huir a otro sitio ante la llegada de una gran tormenta. No lo hicieron. Al contrario, algunos han venido de nuevas, trabajando para que la presencia social del arte sea algo más constante que un aguacero a media tarde.

Comparte esta noticia

1 comentario

ANTONIO escribió
16/01/2013 17:13

Un buen articulo, aunque faltan más galerias valencianas que tambien ingenian nuevas estrategias comerciales, y como muy bien dices,para mantenerse bien cogidos al arbol plantando cara a la corriente.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG