X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 29 septiembre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
nombres propios

Nuestro hombre en Berlín: Orlando Bosch poetiza sobre el desarraigo y la soledad

CARLOS AIMEUR/ FOTO: JORGE BELLVER. 24/06/2015 El cineasta valenciano presenta en Las Naves este sábado su film 'Shadows in the distance'

VALENCIA. El descubrimiento de la soledad es una de las primeras verdades con la que todo adulto se debe enfrentar. Así al menos lo cree el cineasta valenciano Orlando Bosch (Buñol, 1973). Instalado en Berlín desde hace seis años, Bosch presentará este sábado en Las Naves de Valencia su segunda película Shadows in the distance, un film intimista, sereno, con el que ha competido en el Festival de Shanghai y que por primera vez se proyecta en España.

El cómo este valenciano ha acabado rodando en Alemania una película protagonizada por un italiano y una alemana es un ejemplo más de la movilidad de talento que se produce en el Viejo Continente. Así lo cree Bosch quien explica que quería que su película tuviera precisamente un aspecto europeo, "sin fronteras, sin una identidad nacionalista".

Y así ocurre en su film. En el equipo artístico y técnico confluyeron cinco nacionalidades. Con un presupuesto independiente y rodada en formato DCP, el film aspira a evocar la poética de cineastas como Wong Kar-wai, Antonioni o Wim Wenders, y también se pueden percibir ecos de otros como el británico Michael Winterbottom.

Bosch escribió el guión influido por el viaje que emprendió a través de Europa hasta llegar a Berlín, su actual residencia. El largometraje, rodado entre esta ciudad, Valencia y Polonia en 2013, llega a Las Naves tras un periplo internacional que ha llevado a Bosch a compartir patio de butacas en el Shanghai film festival SIFF con cineastas como Oliver Stone, Kim Ki-duk y el francés Léos Carax o a ver su película proyectada en la Filmoteca de Berlín.

¿Qué es Shadows in the distance? Un drama romántico, con personajes creíbles y diálogos llenos de silencios, en unas ocasiones mejor interpretados que otras, que narra el clásico chico-encuentra-a-chica desde una perspectiva y estética contemporánea. El matiz es que en esta ocasión el chico es un locutor italiano de una radio multicultural (Andrea Bruschi) y la chica una librera alemana (Katrin Bühring), y eso provoca que la historia de amor imposible tenga también mucho de metafórico, de poema sobre Norte y Sur.

Es también una película sobre la incomunicación, que se muestra a través de las dudas, de las frases que no se dicen y que uno espera oír, de los actos y, sobre todo, de nuevo, de los silencios, largos, mirando al mar, caminando por las calles, o desde el mismo momento en el que se conocen en un cine viendo una película de Turffaut, cuando se miran el uno a la otra pero al final no se dicen nada. Internet, el teléfono, conversaciones en los cafés, los personajes aspiran en todo momento a comunicarse pero no siempre lo hacen; no se atreven, no pueden o no saben.

Paradójicamente es también un musical encubierto, porque la música tiene un papel predominante, una apuesta personal del cineasta que, explica, "quería llevar el flamenco a las calles de Berlín". Lo español, lo mediterráneo tiene su espacio para aportar luminosidad sonora a un film que es testimonio de su tiempo, al mostrar de manera diáfana la multiculturalidad de la ciudad alemana en la que los españoles son ya parte del paisaje.

Shadows in the distance tiene igualmente su dosis de reflexión sobre la nostalgia, con un referente claro, el mar Mediterráneo, al que se evoca como paraíso perdido. "Lo veo en la gente que vive allí. Tienen el mar en la cabeza. Tenemos esa melancolía", explica. El azul del cielo, la calma de un mar sin olas, se evocan pues como rosebud sentimentales y marcan el alpha y el omega de un largometraje que descubre a un nuevo cineasta valenciano, nuestro hombre en Berlín.

Curtido en la publicidad y el documental, Bosch negocia distribución de la película por Estados Unidos. Una posibilidad que de confirmarse supondría un aldabonazo casi definitivo para una carrera que no ha hecho sino que comenzar.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG