X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 22 noviembre 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LA BENEFICÈNCIA, MEJOR VALORADA

Suspenso total: los museos valencianos no han entendido el poder de las redes sociales

EUGENIO VIÑAS. 17/12/2014 El informe de Lavisible vincula la cantidad de seguidores con su interacción y seguimiento y deja en evidencia a estos

VALENCIA. Las instituciones culturales se enfrentan al gran reto de encarrilarse en el contexto de las vidas online. Vidas cambiantes, con la consabida ‘movilidad tecnológica' que lleva a los museos a abrirse cuentas en redes sociales con distinta suerte. El caso de los museos valencianos, a partir de los datos y conclusiones del primer informe Connecta Museu, deja claro que la presencia es "pobre" con la particularidad añadida de no optar -en gran medida- por redes sociales de fotografía o audiovisuales, las de mayor éxito en los grandes centros culturales del mundo.

El estudio elaborado por el grupo de trabajo Lavisible ha analizado durante todo el año 2014 la actividad de todos los museos valencianos, filtrando los datos de seguidores, interacción, engagement (implicación con el museo/marca) y el volumen de actividad en sus redes sociales. Aun así, el análisis, disponible en este enlace, no es únicamente cuantitativo sino que ha desarrollado una serie de estudios cualitativos a partir de las estrategias que se han implementado en estos centros culturales. Y las conclusiones no pueden ser más desalentadoras.

Mientras, los grandes museos de todo el mundo han aceptado el reto digital, dejando atrás tabúes como el propio de la fotografía tal y como se demostró en el caso de la iniciativa global #museumselfie secundada por el MoMA de Nueva York, Louvre de París y Thyssen de Madrid. El estudio apunta a "la relación del museo con la ciudadanía" como principal vínculo a través de las redes, pero también como la tabla de salvación para su vigencia de cara a captar a las nuevas generaciones. Lo que no acaba de alcanzar el mismo es el peso de la gestión política y la opacidad de algunos de ellos como factor para 'despegarse' de sus propuestas intelectuales.

RADIOGRAFÍA ONLINE DE LOS MUSEOS VALENCIANOS

Los museos valencianos tienen web, Facebook y Twitter (excepto el Nacional de Cerámica) como punto de partida actual. Eso sí, dos de ellos (Museo de Bellas Artes y Consorcio de Museos) abandonaron la actividad hace más de un año. El habitual elemento dinamizador de contenidos más extensos, enlazable y que genera un impacto más duradero, el blog, tan solo se encuentra en las webs del Espai Rambleta y el Museo de Prehistoria, siendo un extraño para el resto. Es decir, que el resto no considera relevante generar contenido propio a nivel digital.

Por su parte, Pinterest o Instagram son redes poco utilizadas, mientras que tan solo cuatro de los once centros estudiados tiene cuenta en YouTube. No es únicamente una cuestión de presencia: "la creación de contenidos cada vez más dinámicos con la ayuda de herramientas o aplicaciones tecnológicas es la clave para entender hacia dónde deberían ir encaminadas las estrategias de comunicación de los espacios dedicados a la cultura. No estamos hablando del museo del futuro, hablamos del museo de hoy", aseguran las responsables del estudio.

EL OTRO 2.0 DE LAS REDES SOCIALES Y LOS MUSEOS

No obstante, todas estas instituciones se han visto afectadas durante los últimos años por el adelgazamiento en sus líneas para comunicación o por la multidisciplinariedad de los profesionales que -ahora también- se han puesto al mando de su entorno social online. Todo ello, tal y como señalan los datos del estudio, ha impedido que los museos españoles -en consonancia con el reciente informe Social Win- hayan aprovechado la "oportunidad que tienen para establecer un diálogo constante y diferenciado para todo tipo de público".

Porque la clave del análisis se encuentra en resultados no valorativos, sino que cuantifican cuál es la participación de los usuarios en las redes de los museos valencianos. Por ejemplo, como en la siguiente tabla en la que se cuantifican seguidores, seguidores activos, personas que haban de esto y el ya citado engagement:

En la tabla, que parte de datos de Facebook, se ve cómo el IVAM solo es superado por Espai Rambleta en número de seguidores, pero su engagement es muy bajo. De hecho, es el más bajo de los analizados. Traducido a un gráfico de barras, la situación de descompensación es la siguiente:

 

Aunque el estudio analiza también estos datos en Twitter, lo cierto es que el 72% de los seguidores en las redes sociales de los museos valencianos se acumulan en Facebook. De hecho, las conclusiones apuntan a que estos han optado por esta plataforma como la principal para avanzar en el camino social de Internet. El problema, salvo excepciones como La Rambleta, La Beneficencia o más recientemente Las Naves, es que se están "desaprovechando otras redes y desatendiendo otros posibles tipos de público y formas de comunicación", según las autoras del informe.

De hecho, los tres citados -centros culturales y no museos, pero también incluidos en el estudio- son los más destacados en la valoración del estudio, mientras que el Museo de Bellas Artes, Consorcio de Museos, IVAM y Museo de Historia son los que peor calificación obtienen. Presentan "deficiencias" en la estrategia de desarrollo online, aunque lo que más preocupa es la poca interactividad con el público. 

En general, se destaca del estudio "el escaso conocimiento del medio", en relación al uso de lenguajes poco avanzados para 'conectar' con el público y de tonos adecuados a las herramientas de cada plataforma. También, la comunicación unilateral, desoyendo la realidad de las redes sociales como vehículo de interacción e integración de voces. Y, por último, tanto una concepción arcaica tanto del perfil de usuario como de Internet, así como una estrategia digital poco definida.

Esta es la base errónea a través de la cual operan -generalizando- los museos valencianos en las redes sociales. Una fotografía preocupante y motivo de reflexión, dada la vital importancia de no desconectarse de las más dinámicas y crecientes vías de comunicación de las generaciones actuales, pero sobre todo de las siguientes.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG