X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Domingo 28 noviembre 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
el tenor, gran valedor del coliseo

El Palau de les Arts inicia el curso bajo la sombra protectora de Plácido

C. A./FOTOS: EFE. 09/12/2014 La intendente afronta el que se creía sería su último año con renovados bríos; ha dejado entrever que quiere seguir en Valencia al menos una temporada

VALENCIA. Lo ha dicho él mismo por activa y por pasiva, de manera sutil y de manera directa. Si Plácido Domingo sigue participando en montajes en Valencia es por la intendente Helga Schmidt. La austriaca es su persona de confianza. A su llamada acude. Y al igual que él, dicen el Palau de les Arts, la mayoría de los cantantes y directores que pasan por el coliseo valenciano. La cuestión es que la ópera ocupa un lugar cada vez más secundario.

La temporada 2014-2015 que se inicia esta noche con el Manon Lescaut, dirigido precisamente por Plácido Domingo, es la primera tras el ERE que ha diezmado a la plantilla del Palau de les Arts; es también el primer curso sin la presencia de Zubin Mehta; pero, sobre todo, es visto en el complejo valenciano como el año de la transición, del cambio de modelo. El anterior, a la vista está, no ha funcionado. O mejor dicho, no es sostenible económicamente. Y la obsesión en la Conselleria de Cultura pasa por cuadrar las cuentas. Déficit cero. 

En ese contexto cabe enmarcar la cada vez mayor presencia de conciertos de música ligera en el complejo. El mismo anuncio del de Joan Manuel Serrat en la sala Principal tiene mucho de metáfora de los nuevos tiempos. El cantante catalán actuará el 23 y 24 de mayo en una cita especial por muchos motivos. El más evidente: su ubicación. Hasta la fecha todos los conciertos de música ligera que habían tenido lugar en el Palau de les Arts se habían celebrado en el Auditorio Superior. Schmidt era remisa a que este tipo de conciertos se celebrara en la sala Principal. ¿Por qué se ha hecho la excepción con el autor de ‘Mediterráneo'? Por su valía artística y por que existía disponibilidad.

No será el último. La constante reducción de la temporada operística no parece que vaya a corregirse en el futuro. Así al menos es la previsión. Este año marca la pauta, con pocos montajes, cuatro óperas y una zarzuela, una cifra que es casi la mitad que en la primera temporada del Palau.

Una curiosidad es que se trata del primer año en el que todas las óperas son italianas. No hay ni una pieza en la programación del repertorio alemán (Wagner), francés, ruso... Excepción hecha del espectacular prólogo que supuso la interpretación en versión concierto de El castillo de Barbazul de Bartók, todas las obras que se representarán en los diferentes espacios del complejo (Teatro Martín y Soler, sala Principal) son transalpinas. Óperas fáciles, para el gran público, en busca de la taquilla.

La representación hoy de Manon Lescaut también tiene algo de metáfora, de recuperar algo que se perdió. Fue el montaje que se tuvo que suspender en enero a causa de la caída del trencadís de la fachada. Las restantes óperas de la temporada llegarán diseminadas a lo largo del curso a razón de una al mes. Don Pasquale de Donizetti se estrenará el 31 de enero y ocupará la sala Principal durante prácticamente todo el mes de febrero; la Norma de Bellini con dirección del valenciano Gustavo Gimeno ocupará la sala Principal todo el mes de marzo; y cerrará la temporada una producción de la Bayerische Staatsoper del Nabucco de Verdi que se podrá contemplar entre el 30 de abril y el 14 de mayo.

La única zarzuela llegará de la mano también de Domingo, quien acapara el protagonismo en el inicio del año. Su participación en Luisa Fernanda entre el 15 de diciembre y el 12 de enero es uno de los grandes atractivos de una temporada de perfil medio. El otro viene de la única producción propia del año, la Norma que dirigirá Gimeno entre el 8 y el 31 de marzo, y que contará con dirección escénica de un hombre de la casa, Davide Livermore.

Domingo, que llega al centro valenciano después ganar un Grammy Latino por el álbum de arias para barítono de Verdi que grabó con la Orquestra de la Comunitat Valenciana y Pablo Heras-Casado en el podio, se pondrá este martes al frente de esta misma orquesta y de un reparto encabezado por la  ascendente soprano María José Siri. Manon Lescaut será la quinta ópera que dirige en el Palau de les Arts, tras Amelia al ballo y The Telephone, de Menotti que condujo para el Centre de Perfeccionament que lleva su nombre; Le Cid de Massenet y Tosca de Puccini. En total se han programado seis funciones de la ópera de Puccini y, además del estreno hoy 9 de diciembre, se representará los días 12, 16, 19, 21 y 27.

En la presentación de la programación de la semana pasada, Domingo expresó su satisfacción por volver en estas fechas a Valencia, un lugar en el que siempre tienen "fe", dijo, y aseguró que reserva el período final de cada año para regresar al coliseo valenciano. Así avanzó que, aunque aún no se puede desvelar, ya está estudiando con la intendente nuevos proyectos para el próximo año, cuando, probablemente volverá al Palau de les Arts en su doble rol de director de orquesta y cantante para abrir la temporada, la décima del complejo desde que se puso en marcha.

Esta negociación vendría a confirmar los deseos de Schmidt de continuar, al menos, un año más al frente del complejo. Pese a que la propia Schmidt ha lanzado globos sonda sobre su marcha, la realidad que se vislumbra en el complejo valenciano es muy diferente. La intendente parece haber reculado de su intención inicial de irse al concluir la temporada y se comporta con renovados bríos. Cuando se le pregunta por su adiós, ella se limita a sonreír: "Vamos a ver". Incluso cuando se le hace ver que habló de que se había acabado un ciclo, señala que eso no significa que tenga que irse. En principio la intención de Schmidt es seguir vinculada al complejo, si bien no necesariamente como intendente. Una idea que no desagrada en la Conselleria de Cultura, donde son conscientes de que mientras ella esté en Valencia, saben que Domingo cogerá el teléfono.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG