X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Domingo 25 junio 2017
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LITERATURA E HISTORIA

'La Celestina' más perfecta
del mundo cumple 500 años

C. A.. 17/11/2014 El ejemplar editado en Valencia en 1514 se halla en la actualidad en la Biblioteca Nacional

VALENCIA. Es un caso "excepcional". El adjetivo lo elige el bibliófilo y escritor valenciano Rafael Solaz. No hay nada similar en la Literatura española. Al menos que él conozca. La edición de 1514 de Valencia de La Celestina de Fernando de Rojas (1470-1541) es un caso único de excelencia artesanal, hasta el punto que ha sido tomada, desde hace siglos, como la obra de referencia para reimprimir este clásico de la Literatura española que, en palabras del catedrático José Luis Villacañas, fue la obra "con la que dio comienzo la Literatura moderna española".

A ello ha contribuido el peculiar devenir de la obra. Escrita a finales del siglo XV, no queda ningún ejemplar de sus primeras ediciones. Por si fuera poco, tuvo además dos versiones. En una primera, Comedia de Calisto y Melibea, se incluían dieciséis actos. En la segunda, Tragicomedia de Calisto y Melibea, veintiún actos.

De la primera existe un ejemplar en la Hispanic Society de una supuesta edición impresa en torno a 1500 en Burgos, cuya autenticidad ha sido puesta en duda en diversas ocasiones; en la Biblioteca Bodmeriana de Suiza hay uno de la edición de Toledo en 1500 y en la Biblioteca Nacional de Francia se atesora la edición sevillana de 1502. De la segunda versión de La Celestina, la edición más antigua que se conserva es la de Zaragoza de 1507. Sin embargo, se da por hecho de que existieron ediciones anteriores.

En ese maremágnum de ediciones y versiones, desde el siglo XIX hasta la fecha se ha optado por tomar como referencia a la edición valenciana de 1514, pese a ser más tardía. Diversos apuntes en el propio texto han dado a entender a los historiadores que esta edición es una copia a plana de la princeps, la original, de Salamanca de 1500. Sería pues lo más cercano al original que ha sobrevivido a los avatares de la vida española.

Por si fuera poco, la edición de Valencia cuenta con la participación del humanista asturiano Alonso de Proaza, catedrático de Retórica en la Universitat de València, conocido de Fernando de Rojas, quien hizo las veces de corrector y revisor de la impresión. Aunque no estuvo solo. Así al menos lo considera la historiadora de la universidad de Roma Patrizia Botta, quien en el artículo 'El texto de La Celestina en la de edición de Valencia, 1514' apuntaba: "Es muy posible que para la [edición] de Valencia 1514 el humanista [Proaza] no fuese el único corrector, o incluso que mandase reimprimir un texto que ya sabía esmerado".

El que fuera académico y director de la Biblioteca Nacional Marcelino Menéndez Pelayo, fue uno de los historiadores que a finales del XIX promovió el empleo de la edición valenciana como modelo. Impresa por el francés afincado en la ciudad Juan Joffre, quien se cree que murió durante la peste de 1530, la propia calidad del volumen, con ilustraciones, demuestra que no se trató de una edición al uso. Tal y como explica Solaz "la tipografía es muy buena, toda una joya".

Por citar un ejemplo, Solaz ha constatado que algunos de los tacos de grabados fueron después reutilizados en otras obras como Camino del buen cristiano de Jorba, impreso en 1533, o sea, casi dos décadas después, tal y como descubrió él mismo hace unos años. "Vi el grabado en el que se ven unos caballeros, una dama y un árbol y me dije: 'Esto lo conozco yo de antes'". Bingo. Era el mismo dibujo.

Los avatares que sufrió La Celestina, prohibida en 1792, éxito y a pesar de ello pieza oculta, hablan de una novela única que marcó un antes y después en la Literatura. En este sentido Villacañas destaca que en ella "se produce una transferencia de las actitudes religiosas hacia las actitudes amorosas y una deificación del ser humano por otro ser humano". Abundando en la leyenda, el ejemplar de Valencia de 1514 además sobrevivió al tiempo de manera casi fortuita. A mediados del siglo XIX sólo quedaba un original, propiedad del librero y político valenciano Vicente Salvà. Con la muerte de su hijo Pedro, dicho original fue subastado por sus herederos con el resto de la biblioteca, si bien su destino acabó siendo la Biblioteca Nacional.

Hace 15 años, la institución Alfons el Magnànim de la Diputación de Valencia reeditó en facsímil el ejemplar de 1514 con motivo de la celebración de los 500 años de la redacción de La Celestina, "un acierto", en palabras de Solaz, porque permitió poner al acceso este paradigma de la excelencia de la imprenta valenciana de principios del XVI. Dicha reedición se presentó a finales de noviembre.

Ahora, en 2014, se cumplen tres lustros de ese facsímil y 500 años de su aparición en la próspera Valencia del XVI. Fue un éxito, como sus predecesoras, hasta el punto que en 1518 el mismo Jofré realizó una nueva reimpresión, con todas las erratas corregidas, pero poco podían imaginar sus responsables, con Proaza y Jofré al frente, que el tiempo haría que su excelente trabajo artesanal fuese el mejor albacea de la obra de Rojas.

Comparte esta noticia

1 comentario

Alejandro escribió
17/11/2014 09:14

Esa obra debería de estar en Valencia y no en Madrid.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG