X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 22 noviembre 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
CARTAS DESDE BOLONIA

La corrupción valenciana fue un invento de Madrid

JOSÉ MARTÍNEZ RUBIO. 29/09/2014 "A todo el país le ha interesado convertirnos en símbolo y prototipo de lo corrupto (...)"

BOLONIA. ¿Está Valencia anestesiada? Es solo una pregunta. Anestesiada, no contra el dolor, sino contra la vergüenza, que son dos cosas distintas. La pregunta sigue en pie, a quien corresponda. Quizás la exposición prolongada a sus efectos (hablo del dolor y de lo otro) haya hecho que las fibras nerviosas del País, o del Reino, o de la Comunitat, se hayan atrofiado, igual nuestro sistema financiero, permitiendo tan solo una forma de vida vegetal, asistida por el FLA, Montoro y los minutos que La Sexta dedica a reproducir las conversaciones de Sonia Castedo con Enrique Ortiz. Sin liquidez ni sentimientos, al borde del colapso emocional. Taquicárdica. Así sobrevive la patria después del shock.

Somos el punto de llegada de una encrucijada espacio-temporal que va geográficamente de Carlos Fabra a Díaz Alperi, e históricamente de Eduardo Zaplana a Juan Cotino. Son modos de hacer y de vivir. Y sobre todo modos de perder.  

EL EXTRAÑO TRIUNFO DE RAFAEL CHIRBES

A Rafael Chirbes empezaron a hacerle caso cuando escribió Crematorio. Veinte años antes se había presentado al mundo con Mimoun, una autoficción (podríamos pensar) sobre un profesor que se instala en Marruecos para escribir una novela que martillea su cabeza de forma obsesiva. Y ahí quedó, confusa y perdida como el personaje.

A mitad de camino entre el simple destello y el fogonazo, justo en 1996, publicó La larga marcha. Con La buena letra unos años antes, en el 92, completaba un mosaico sentimental sobre la posguerra y el franquismo. Ambas novelas reproducían los susurros y los miedos de las mujeres de la derrota. De forma desbordada, es cierto, pero decente.

No obstante fue Crematorio, con su paisaje envenenado y su gangsterismo mediterráneo, la que alumbró veinte años de escritura. La corrupción empresarial, el abandono del campo y de la vida tradicional, la especulación inmobiliaria o la vanidad, el lujo y el garrulerío fueron las variables que configuraron la nueva cultura del pelotazo. Y el deambular cultural dura hasta hoy, como una mala resaca

La publicación y el éxito de Crematorio dejaba algunas preguntas por el camino. ¿Se habían perdido los escritores un momento crucial para narrar la historia de este país? ¿Atendiendo a un pasado desatendido, Guerra Civil, etcétera, estaban olvidando los escritores que el futuro y su tragedia se estaban fraguando a base de cemento y promotoras, y que valía la pena mirar por la ventana?

Pero más allá de las ausencias en la Historia de la Literatura, son más interesantes las ausencias de la conciencia colectiva: Crematorio era una novela incómoda, como mínimo, y fue celebrada por público, crítica e instituciones en un mismo aplauso. Literariamente, fantástica. Socialmente, había algo que no funcionaba. En mi opinión, siendo brutal, la obra consiguió revelar aquello que precisamente estaba denunciando: la normalización del delito. ¿Nadie se escandalizó por esa radiografía decadente? No. Al contrario, ganó el Premio Nacional de la Crítica ese mismo año.

Pero es más, cuando Crematorio se convirtió en serie de televisión, los productores pensaron que el protagonista debía ser interpretado curiosamente por Pepe Sancho. Que ya es un síntoma. Pepe Sancho fue el actor que mejor supo sacarle partido al agónico gobierno de Francisco Camps y al primerizo de Alberto Fabra en los vertiginosos años 2010, 2011 y 2012.

Por situarnos, en pleno desmantelamiento del circuito teatral valenciano, Teatres de la Generalitat programó una obra de valor nulo como Los intereses creados (de Jacinto Benavente, un mal Nobel en 1922), con un presupuesto generoso, con vestuario de Francis Montesinos y con Pepe Sancho monopolizando la actividad teatral de la cuidad, la publicidad institucional y los fondos de Teatres. El resultado fue espectacular: tres años de programación, llenazo diario en el Principal, bolos en Madrid, desaparición de la institución y Medalla al Mérito Cultural de la Generalitat Valenciana 2012 para el protagonista.

¿Era normal todo eso? ¿Era normal tanto aplauso?

Rafael Chirbes, escritor y cronista de nuestro tiempo. FOTO: JESÚS CÍSCAR.

COMO SI EN MADRID NO OCURRIERA

Fue el propio Chirbes el que sugirió el título de este artículo. En la Festa dell'Unità en Bolonia, adonde había acudido como invitado para presentar su última novela, En la orilla (Premio Nacional de la Crítica 2013...), alguien le preguntó precisamente eso: ¿por qué sus obras molestan menos de lo que debieran? La respuesta apresurada no fue suya: la anestesia que en el fondo sentimos todos ante una corrupción que ya no nos parece novedosa.

La suya, en cambio, la que sí nos regaló con un gesto de seriedad y de importancia, fue magistral: a todo el país le ha interesado crear esa imagen de la Comunidad Valenciana, a todo el país le ha interesado convertirnos en símbolo y prototipo de lo corrupto, focalizar los males de la política y los males de la especulación en un solo territorio. Como si en Madrid no ocurriera. Como si en Cataluña tampoco. Como si en Extremadura (donde vivió) no existieran redes viciadas entre lo público y lo privado. Y continuó explicándonos la polémica que mantuvo en alguna ocasión sobre este borramiento de responsabilidades y sobre la excesiva atención a la "marca valenciana".

Que existe, efectivamente.

Que un territorio capitalice un problema generalizado es una trampa. Que su imaginario cultural se regodee en sus propios males sistémicos es preocupante. Pero que finalmente un país haya acabado naturalizando una novela bomba, una situación excepcional, el crimen y el delito, es verdaderamente alarmante. Y aquí no pasa nada. O pasa poco.

Comparte esta noticia

4 comentarios

Josele escribió
01/10/2014 09:43

totalmente de acuerdo con lo dicho, pero juicios como el de los trajes, innecesarios y ridiculos, también han ayudado a crear esta imagen de corrupción de pandereta. Para mi fue un error grave. Ese tipo de corrupción tiene su varapalo en las urnas, y por supuestos los supuestos graves tienen que acabar en los juzgados. Que quede claro que estoy totalmente de acuerdo que aquí el que la haga la pague. He tenido muchas veces la sensación de que en general a otros les ha venido muy bien mostrarnos como un icono de la corrupción, es mas incluso ahora alguno lo utiliza para justificar la infumable financiación que tenemos. Pero también debemos de reflexionar si algunas actitudes de nuestra oposición, excesivamente pasional, no han ayudado a crear a fomentar esa imagen externa. Vuelvo a decir que para mi la corrupción no tiene cabida en un político. Simplemente hago una reflexión

Anton escribió
29/09/2014 11:41

D'acort en l'articul, si mirem el volum de millons per eixemple dels casos de Puyol o els Ere d'andalusia ,lo d'açi es: insignificant. La corrupcio en estes dos comunitats es generarisada com a funcionament de les institucios. Lo d'açi son '''Chorizos''' unipersonals.

29/09/2014 11:35

Buenos días: sin duda aquí hubo y hay personas que se han aprovechado de la situación para enriquecerse pero no menos que en Madrid,Barcelona o Sevilla.Toda la estrategia de lanzar todas la porquería sobre esta Comunidad y luego dejarla casi desnuda es una estrategia montada con la colaboración de algunos valencianos.No comprendo ni comprenderé esta estrategia del gobierno de Rajoy con la Comunidad Valenciana.- Atte Alejandro Pilado Marbella 2014

fran escribió
29/09/2014 08:47

Totalmente de acuerdo y lo vengo diciendo hace mucho tiempo.El pastel no se podía repartir con los valencianos y a Madrid y por supuesto a Cataluña les interesaba hundirnos.En los periódicos y televisiones nacionales sólo se habla de la comunidad para echar basura.Ojo y el PP madrileño fue el primer interesado en hundir a Camps y a Valencia.Un exvotante del PP ( y de todos )

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG