X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 6 diciembre 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
BRONCA POR EL SOBRECOSTE

El Calatrava-saurio: la estación en Nueva York del arquitecto provoca burlas

C. AIMEUR. 14/10/2014 El 'Wall Street Journal' lo califica de "vergüenza de la obras públicas" y el 'New York Post' lo ridiculiza

VALENCIA. Ni en la peor de sus pesadillas Santiago Calatrava podría haberse imaginado peor final para su experiencia neoyorquina. Su estación de trenes para la zona Cero de Nueva York se ha convertido en uno de los mayores "fiascos" de su carrera, así lo califica la prensa local, y está a punto de laminar por completo su prestigio. Desde que en 2009 el New York Times abriera la veda contra él, las críticas se han ido sucediendo de manera periódica en la prensa neoyorquina y se han vuelto especialmente ácidas en los últimos meses, conforme se va acercando el final de las obras para la zona cero. Básicamente porque se van terminado casi todos los edificios menos el suyo.

Sus detractores no tienen color ideológico. Las críticas que iniciaron los medios más progresistas como el New York Times han llegado esta vez de medios conservadores y han sido unánimes. El más vitriólico ha sido sin duda el crítico del New York Post Steve Cuozzo quien, en un demoledor artículo en el que admite haber defendido el proyecto, bautiza ahora al edificio como el Calatrasaurio y compara sus alas con dientes recortados por un dentista sádico o una espina de pescado gigante. "El Hub (intercambiador) agota la capacidad de crear chistes baratos", dice el crítico de arquitectura.

Cuozzo, que tilda al edificio de "vergonzoso despilfarro" y "horrible pérdida de dinero público" critica los cambios en el proyecto que han hecho que desapareciera la supuesta liviandad del original. "¿Qué pasó con el pájaro en vuelo que nos prometieron?", se pregunta.

El especialista, quien reconoce que se dejó engañar por el diseño y lo alabó, califica ahora al proyecto de "fiasco" y vaticina que al final se verá como "una monstruosidad autoindulgente completamente desproporcionada con su entorno y al 100% al margen de los fines conmemorativos y comerciales del World Trade Center". Para Cuozzo la estación es ahora poco menos que un "estegosaurio", "estéril e intimidante", y advierte que el suelo de paneles de mármol con forma de paralelogramo costará "una fortuna de mantener".

"VERGÜENZA PARA LAS OBRAS PÚBLICAS"

Las críticas del New York Post vertidas este verano han continuado recientemente con un artículo en el diario conservador Wall Street Journal, donde el periodista Elliot Brown publicó a principios del mes pasado un extenso reportaje en el que explicaba los retrasos y sobrecostes que se han producido en la obra, que ha pasado de un presupuesto de cerca de 2.000 millones de dólares a más de 4.000.

Si bien repartía las culpas de este desmesurado incremento, del 100%, señalaba como primer responsable al de Benimàmet. Según el diario estadounidense, el sobrecoste lo habían atribuido "muchos funcionarios al diseño complejo y ornamentado del arquitecto español Santiago Calatrava". "Sus planos resultaron mucho más difíciles de construir de lo anticipado", le indicaron fuentes de la FOTO: EFE.FOTO: AP.Autoridad Portuaria, "y requirieron, por ejemplo, la fabricación de enormes arcadas de acero en el exterior". Asimismo, se deja entrever que, tal y como vaticina Cuozzo, "el mantenimiento diario de la estructura será costoso".

Sin cargar más las tintas contra Calatrava, Brown se hace eco de la opinión de varios responsables políticos y no duda en calificar a la estación como "vergüenza de las obras públicas". Así, recuerda los problemas de riñas internas entre los responsables del Autoridad Portuaria, administrada de manera conjunta por los estados de Nueva York y Nueva Jersey, que en esta ocasión fue a cuenta de las líneas de tren y llegadas. "Esta disputa provocó retrasos significativos y elevaron notablemente los costes", dice, en una cantidad que cifra entre 300 y 500 millones de dólares.

Brown también se hace eco del comentario del vicepresidente de la Autoridad Portuaria desde 2011, Scott Rechler, quien "en retrospectiva", no sabe si habría considerado una buena idea realizar el proyecto del arquitecto valenciano. El intercambiador está previsto que se inaugure a finales del año que viene. Será el penúltimo edificio del nuevo World Trade Center. Las dos fuentes conmemorativas se pueden visitar desde mayo. Las Torres 4 y 7 están terminadas. La Torre 1, que será la más alta de Estados Unidos, abrirá en dos meses mientras que la Torre 3 lo hará en 2018. Será la única de las grandes construcciones que lo haga después del intercambiador.

LA OFICINA SOÑADA EN MADRID

La experiencia estadounidense está siendo especialmente difícil para Calatrava durante los últimos meses. En la actualidad Calatrava sólo mantiene abierta esta pequeña oficina en Nueva York, su oficina central en Zúrich y una más en Qatar por el puente de Doha.

Su expansión se ha reducido considerablemente, nada que ver con los proyectos que manejaba hace menos de una década. Entonces el arquitecto estuvo a punto de instalar una oficina en Madrid. De hecho, según han confirmado fuentes cercanas a la operación, Calatrava pagó una señal para adquirir la antigua embajada de Francia en Madrid, el famoso Palacio de Arenzana. Por él se le pedía una cantidad superior a los 20 millones de euros.

Aunque la señal que anticipó se situó en torno al millón de euros, siempre según estas fuentes, el arquitecto renunció finalmente a la compra tras analizar con detenimiento la operación y considerar que el edificio era excesivamente costoso para sus necesidades. La embajada, de hecho, sigue sin venderse casi una década después de salir a la venta, y el gobierno francés ha reducido el precio del palacio a 15 millones de euros.

EL DECLIVE EN ESPAÑA LLEGA EN LOS TRIBUNALES

Cada vez más aislado y criticado internacionalmente, a Calatrava los problemas se le acumulan. En su propio país, España, se ha visto obligado a ser carne de banquillo y su nombre empieza a sonar de manera habitual en las Salas de Justicia. La semana pasada fue por el proyecto nunca realizado de un palacio de ópera en la bahía de Palma de Mallorca.

El próximo 28 de octubre el arquitecto valenciano tendrá que declarar como imputado ante el titular del juzgado de Instrucción 3 de Castellón por presuntas irregularidades en torno a uno de los muchos proyectos fantasma que ideó y jamás se realizaron en la Comunidad Valenciana.

En concreto se trata del Centro de Convenciones, un edificio gigantesco que no fue más que una maqueta y que, si bien partía de un presupuesto de 60 millones de euros, antes siquiera de hacerse ya había disparado el mismo a 100 millones. Calatrava cobró 2,7 millones de euros en honorarios, una cantidad que le fue abonada después de que cruzara amargas llamadas con el Palau de la Generalitat y amenazas que provocaron su ruptura con el entonces conseller de Economía y Hacienda, Gerardo Camps.

Junto a estos pleitos tiene también pendiente un recurso en Oviedo, donde se le condenó a pagar una indemnización de 2,96 millones de euros a la promotora Jovellanos XXI por los fallos detectados en la ejecución de la obra del Palacio de Congresos de Oviedo. Asimismo se enfrenta a una demanda que le han planteado las bodegas Ysios de La Rioja alavesa.

DEMANDAS EN EL EXTRANJERO

Pero las cuitas judiciales no se acaban en su país. El Tribunal Supremo italiano ha rechazado su recurso, por lo que el proceso en su contra por el sobrecoste en la construcción de un puente en Venecia, inaugurado en 2008, se reanudará el 13 de noviembre.

En ese contexto cabe entender la postura conciliadora que ha adoptado con la caída del trencadís del Palau de les Arts de Valencia. Fue el conseller de Economía, Máximo Buch, quien anunció este lunes que "dentro de poco ya se verán los primeros andamios" en el edificio y comenzará la reposición.

Tras el acuerdo suscrito a finales de septiembre por la Generalitat con el arquitecto y la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Acciona y Dragados, serán estos quienes abonen y garanticen la reposición de la cerámica en el complejo operístico, una actitud que se ha traducido como una capitulación en toda regla por parte del arquitecto.

Noticias relacionadas

Comparte esta noticia

14 comentarios

Dani SEMS escribió
23/10/2014 21:31

Bibah el mal, viva el capital...

Arreboire escribió
20/10/2014 13:32

Qué vergüenza que el arquitecto este tenga que se valenciano. Un chorizo más.

Pedro Hortelano escribió
16/10/2014 17:38

Creo que no es un estegosaurio; creo que es un espinosaurio. Muy bueno el artículo. Me he reído mucho. A ver si al engreido éste se le bajan los humos.

cucutrino escribió
16/10/2014 16:52

Es que es malo hasta el render.

Peyton escribió
16/10/2014 14:12

Dos collejas (Al delincuente de Calatrava le haría falta algo más): 1. Al periodista. No hubiera estado mal hacer un mínimo de research antes de escribir la pieza. No es cierto que todos los edificios del nuevo WTC estén casi terminados. Terminado terminado está el Museo (que no se nombra en el artículo, la torre 7 y la 4, esta última sin inaugurar). Faltan la torre 1, la 2 y la 3; además del Vehicle Security Centre, la iglesia ortodoxa, el centro de artes escénicas y una pequeña parte del memorial. 2. A las autoridades que pagan al señor Calatrava. ¿En serio no tenías cuando elegisteis ese diseño, algún asesor (muy bien pagado, por cierto) que os dijera que eso no se podía construir con el presupuesto asignado. Una buena parte de los desastres de Calatrava parten del hecho de que los clientes, QUE PAGAN, le permiten hacer lo que le da la gana sin control alguno

Bilbotik escribió
16/10/2014 11:28

El Guggenheim Bilbao Museoa se construyó en plazo y sin un sólo euro de sobrecoste. Pooor comentar...

Carmen escribió
15/10/2014 15:51

Aviones militares: Durante las obras del "Centollu" (apelativo bastante despectivo que se le dió al P. de Congresos de Oviedo) falleció un trabajador. No sólo eso, el interior del centro comercial está diseñado de tal manera que a veces da "yuyu" asomarse a las barandillas y hubo varios suicidios. En fin!

15/10/2014 11:41

Cuentan que en los pequeños círculos allegados al profetah, que *ALI está que trina! * Alien, socio al 50% y musa inspiradora del jartiztah

15/10/2014 11:28

Ya sabemos que las construcciones son propensas a sobrecostes (aún no conozco ninguna obra en la que no se gastara más de lo previsto), pero lo de este hombre es exagerado y encima con problemas de diseño. Y lo peor es que hasta que nadie se mate no pasará nada.

santi escribió
14/10/2014 20:25

El rollo tecno-pop murió a mediados de los 80. No me explico como las diferentes municipalidades siguen colgadas aun en esta historia....

Carlos escribió
14/10/2014 11:20

Aún le pasa poco . A cualquier otro técnico se la habría fulminado, de por vida, la primera vez que un proyecto suyo se hubiera construido por el 200% de lo presupuestado. Lo que pasa es que aquí tenía bula y se le tapaba todo...

Carlos Marco escribió
14/10/2014 10:16

NYP y WSJ son de Murdoch, pero el NYT no, y su prestigio es innegable. Leí en su día el artículo del crítico de arquitectura del 2009 y era demoledor. Ahora bien, si hubiesen preguntado por aquí antes de adjudicar, se hubiesen ahorrado mucho dinero y quebraderos de cabeza.

ceteris paribus escribió
14/10/2014 09:56

Puntualización. Primero se cita al NYT. Luego, dos seguidos (el Post y el WSJ), que son a los que se refiere el primer comentario.

jordi escribió
14/10/2014 07:05

Aimeur: los dos diarios que citas, conservadores hasta la náusea, pertenecen al maniático y paranoico Rudolf Murdoch y practicamente resulta un piropo para Calatrava ser víctima de alguna de sus habituales y despóticas campañas. Que lo sepassss

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG