X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 28 enero 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
CRÍTICA DE CINE

God help the girl
¡Viva Escocia independiente!

EUGENIO VIÑAS. 19/09/2014 El líder del grupo de pop Belle and Sebastian firma una ópera prima estética y musical

VALENCIA. El pueblo escocés decidió ayer por mayoría simple no independizarse del Reino Unido. Hasta la fecha, el cine ha mostrado las raíces de esta disputa histórica entre los bandos con películas notables. A destacar, la interpretación de Katherine Hepburn como María Estuardo (John Ford, 1936) reinterpretada por Vanessa Redgrave en María, Reina de Escocia (Charles Jarrot, 1971) y, algo más alejada, la épica ‘mainstream' Braveheart (Mel Gibson, 1995).

La última y oportuna aproximación a la división fronteriza de la isla es la serie Outlander (John Dahl, 2014), una adaptación del best-seller de Diana Gabaldón sobre el amor y guerra con la causa independentista como telón de fondo. En este culebrón, precisamente, se despachan con gusto los sentimientos patrióticos de aquellos que han decidido vivir 300 días al año con una capota gris en el cielo y un manto de lluvia constante, pero también la fricción y los inevitables vínculos de su folclore con sus hermanastros del sur.

Las provocaciones de todo tipo han fomentado un afán competitivo en todos los ámbitos, y todos quiere decir que el arte no ha sido excluido de estos. Uno de los más claros ejemplos viene tradicionalmente por la rivalidad entre grupos y tendencias musicales. Ya en el siglo XX -carretera arriba, carretera abajo- en las bandas de rock. A finales del mismo surgió una generación recordada en torno al imaginario de uno de sus escritores actuales más influyentes: Irvine Welsh. Imprescindible para la literatura universal y generador de vocabulario para su propio dialecto, el escocés, sus visión de ciénagas autóctonas del tipo heroína o fútbol derivaron en cine con la adaptación de Trainspotting (Danny Boyle, 1996; extracto en la escena superior del artículo).

Europa resituó de golpe el conflicto a través de los problemas que afectaban a los jóvenes de todo el continente (posmodernismo, droga e identidad nacional) pero que esta vez lo hacían a través de aquella icónica película. Escocia se había llenado un tanto más de orgullo y coyunturalmente Stuart Murdoch ponía en marcha Belle and Sebastian, la banda que seguramente ha compuesto las mejores canciones de pop de los últimos 30 años en el continente.

MurdochStuart Murdoch, como algunos de los desarrapados personajes de la literatura de Welsh, era por aquel entonces un escocés plagado de rarezas. En la época en la que se inició Belle and Sebastian él empezó a vivir en una iglesia. Un 'camino', el de la fe, que le llevó a impartir clases de catequesis hasta hace tan solo unos años y cuya influencia ha llegado hasta la primera palabra de la que ya es su primera película, God Help the Girl, que se estrena este viernes en España. Y lo cierto es que esta no es la única muestra de que el de Glasgow ha hecho una deliberada muestra biográfica con el film

Tras una discografía impecable, con álbumes tan influyentes como If You're Felling Sinister (1996), Fold Your Hands Child, You Walk Like a Peasant (2000) o The Life Pursuit (2006), Murdoch propone la siguiente trama: la joven Eve (Emily Browning) está siendo tratada por anorexia y depura sus problemas creando canciones. Tras un concierto conoce a James (Olly Alexander), un enclenque músico que le motiva para que monten una banda de pop. El trío definitivo llega con la ‘chica bien' Cassie (Hannah Murray), tan ingenua como implicada, con la cual los tres encontrarán certezas en un momento de su vida lleno de preguntas trascendentales y misterios.

GLASGOW, LA PELÍCULA

Posiblemente, la película sea el primer musical pop con pedigrí de la historia, aunque no cabe olvidar otras opciones simpáticas como Once (John Carney, 2006). La primera característica de la ópera prima de Murdoch deriva del amor de éste por la ciudad de Glasgow. Las casi dos horas de metraje narran espacios, calles y colores, describen la moda, las caras y la forma de vivir que ya llevábamos años aceptando con Bella and Sebastian, pero convertidas en película. De hecho, se puede afirmar que la película es tanto como trasladar a imágenes las portadas y el imaginario de la banda escocesa.

Eso sí, el buen gusto parece haber contaminado inevitablemente la película de una estética donde el vestuario y los fotogramas respiran pop y satisfacen a buen seguiro a los seguidores de la banda. Como musical cabe destacar que God Help the Girl fue música antes que imágenes. Las canciones surgieron con piezas grabadas con diferentes voces, concretadas en un álbum editado en 2009 y, posteriormente, con una exitosa campaña de crowdfunding que almacenó hasta dos millones de euros con los que se ha producido el film.

TODO MURDOCH

En la ciudad y su natural entorno se desarrolla una trama en la que distinguimos a un tipo de mujer fatal, Eve, entre la fragilidad de su enfermedad y la fortaleza de su juventud. Ella es el eje en torno al cual gira sin parar un musical pop, melancólico y soportado por canciones que no son precisamente las más notables que Murdoch haya escrito, a lo que cabe sumar una historia de corto recorrido. Tanto es así que la película bien podría reducirse a videoclips, eso sí, profundamente elaborados, estéticos y placenteros de ver de forma inconexa.

Por lo demás, la obra explora profundamente la vida del autor: la anorexia que sufrió, el aislamiento del tiempo que permaneció enfermo, las relaciones dentro de la banda (él la tuvo y la cosa acabó bastante mal con la ex B&B Isobell Campbell) y la creación de un grupo de música. Por supuesto, para Murdoch todo es expresión y color a la hora de convertir en canciones los problemas. La película es tristemente feliz y habla de la juventud, algo que hay que loarle al autor porque a sus 50 años conserva una notable capacidad para conectar con esa franja de edad a la que siempre ha parecido pertenecer.

A destacar, en cualquier caso, es que, como si se tratase de algo natural, la banda aparentemente podría salir de gira el próximo verano. Los actores empastan perfectamente sus papeles con sus canciones y, en esa cuerda floja de todo musical, la película acaba sobreviviendo en este sentido. Porque lo que Murdoch hace con lo dos millones recaudados por la vía más privada imaginable es una película independiente, no solo por sus libertades, sino con sus intenciones. God Help the Girl se independiza de la crítica y de los tiempos, porque el relato de su director no parece preocupado por ampliarse a nuevos públicos, sino a cautivar desde los microrelatos que mejor sabe hilar. El casting recibió el Premio del Jurado por su reparto.

Por cómo 'se mueve' la película, está claro que el apoyo y supervisión de Barry Mendel (productor de Los Tenenbaums o Academia Rushmore de Wes Anderson) ha logrado que la película no acabe siendo una suma de clips subidos a Instagram con el filtro Amaro. Mendel dejó en manos de Giles Nuttgens el trabajo de fotografía, en una suma sorprendente para el presupuesto de una cinta que gustará a aquellos que esperen de Murdoch, pero que posiblemente dejará indiferentes a los que desconozca y no tengan interés en la Escocia independiente de las últimas décadas.

Fotos: Fotogramas extraídos por Avalon

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG