X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Domingo 25 septiembre 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
bits de sociedad

Mis vacaciones navideñas favoritas, en el Valle de Arán

ALBERTO MONTEVERDE. 28/12/2013 "Ya sé porqué Mayrén Beneyto y Tono Sanmartín discutieron: los dos tuvieron un mal día y con el carácter tan potente que tienen, saltaron rulos, pinzas y peines por los aires. Así que, si me leen los dos, les diré que deberían arreglarlo. Que es Navidad."

VALENCIA. Las Navidades son para los niños. Para los que no tenemos niños alrededor, como es mi caso, es una época complicada. Los recuerdos y añoranzas del pasado nos llenan de tristeza y de una ligera envidia hacia los que vemos disfrutar a nuestro alrededor. A mi no se me va de la cabeza las generosas Navidades blancas que mi abuela nos hacia pasar en Francia cada año cuando éramos pequeños. Creo que nunca he vuelto a ser tan feliz sin un poco de ayuda de mis adorados gin tonics.

Bueno, a lo que vamos. Empezaré por lo importante. Mi adorado, guapo y estupendo jefe (es cierto, no es por defender mi puesto...), Cruz Sierra, me encargó que averiguara el motivo del enfado de Mayrén Beneyto y Tono Sanmartin. Tiré de agenda de las amigas que sé que son clientas (son las mejor peinadas y poderosas de Valencia) para ver si alguna me lo contaba. Al final lo conseguí. Sólo les diré que me quedé despagado. Un motivo tan tonto como que los dos tuvieron un mal día y con el carácter tan potente que tienen, saltaron rulos, pinzas y peines por los aires. Así que, si me leen los dos, les diré que deberían arreglarlo. Que es Navidad. Que tantos años de amistad por un mal día no merece la pena tirarlos por la borda.

Una vez expresado este bonito deseo navideño, ya me siento mejor. Ya he hecho mi buen acto del día y me siento mejor persona.

Bueno, vayamos al resto. Hace ya años que gran parte de los valencianos de bien se suben "al valle", como ellos dicen. Se refieren al Valle de Arán. Allí se reparten por los distintos pueblecitos encantadores. Los más de bien, están en Garós, como Rafa Aleixandre y Silvia Alonso, Fede Serratosa y su elegantísima mujer Carmen Ballesteros, los García-Guzmán, los Martínez Colomer y demás parentela.

El siguiente escaloncito es Arties. Allí tienen casa los Olavarrieta. Divertidos donde los haya, pero mi favorita es Carmucha. Creo que no conozco a nadie que hablé tan rápido, pero piense todavía más, que esta gran abogado. El otro día me contó que se fue a hacer foie a casa de unos amigos con su grupito de amigas, tradición que llevan haciendo ya varios años. Es que el foie de Sandokan es el mejor. Su grupito de amigas: Claudia Arquimbau, Patricia de Witt, Amparo Aleixandre, Carmen Ballesteros y Fela Almenar. A Sandokan y su esposa, maravillosos anfitriones, me pidió que los dejara en el más estricto anonimato para que el año que viene no se les llene la casa de gente y quieran seguir repitiendo.

Volviendo a Valencia, como todos los años, el día de Nochebuena se reunieron en mi adorado Aquarium el grupo más divertido y golfo de Valencia. Allí estaban Juanra Díaz y su mujer Marina Arnal, hermana del famoso Paco, Paquete para los amigos, precursor de las noches de juerga de los valencianos con el inolvidable Sur, que desgraciadamente ya cerró sus puertas.

Junto a ellos la estupenda y joven madre Juana Camps con su marido el abogado Javier Edo, Ana Varela y Jose Tamarit dueño de la mejor tienda de valencia de ropa, Chapeau, por el nivel de sus clientas (¡la de secretos que esconden esos probadores, todas las barrigas y cartucheras y las fajas que las ocultan!). Mira que José y Pilar se empeñan en vestirlas elegantes y sobrias, aunque las valencianas, falleras todas ellas, terminan volviendo a su estilo recargado. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Ya se lo decía mi abuela la francesa a mi padre...

Aunque parezca mentira también visten a hombres, como a Lorenzo Pérez, demasiado moderno para Valencia. También estaba el afamado arquitecto Ramón Esteve que, como todos los años por Navidad, se da una pausa en su noviazgo con Maite Sebastiá.

En otro rincón estaba, siempre haciéndose fuertes, la pandilla de Roger, Nano y demás parentela jaleando los jamones de las señoras cada vez que a una infeliz se le ocurre ir a le toilette y subir por las ecaleras del camarote de barco que parece Aquarium en Navidad.

En la barra peleaban por las cervezas el abogado Isidro Niñerola, Sele Villanueva, Santi. En otro lado Ventura Vilarrasa, Marivi Setuain y Alicia de Miguel, que estaba especialmente guapa, con toda su familia.

Otro punto de encuentro que se afianza con los años es el mercado de Colón, donde la gente acude a hacer sus compras gastronómicas de última hora a la charcutería de José Manglano. Allí estaba Hispano Suizas haciendo una cata, con Javier Monedero a la cabeza.

Como decía mi abuela, la valenciana: "Recordar que todos los días es de obligado cumplimiento felicitar la Navidad y el rencuentro con los amigos hay que celebrar."

Eso fue lo que hicieron el 26 por la noche con la excusa de la vuelta a casa por Navidad los amigos de Inma Lladro y Vicent Termote que se reunieron en el antiguo Palacio de los Lassala en la plaza del Negrito, hoy en dia regentado por la familia Aliño.

Allí estaban rememorando su reciente boda en Sintra con los que acudieron a su llamada: el doctor Andrés Llobell; Salva Aguilar y Sefa Pedrós, dueños de la Bodegas Aguilar; Silvia Escolá y Pablo Serratosa; José Cosme, el hijo de Presen Rodríguez, y Esperanza Vila, hija de Salvador Vila; la joyera Trini Gracia y el artista José Maldonado; Esperanza Vila y Rafa Peris; Luis Lluch, el hermano de mi querida amiga Cuchita; la galerista Olga Adelantado; Caco Gomez-Lechón y su mujer Beatriz Pechuán; Chelo Cotanda y Héctor Garcia; y como no la mejor representación de los Aliño, la espectacular Isabel con su marido Alberto Clérigues.

Comieron y bebieron hasta decir basta y asi se despidieron: Navidad, Navidad, dulce Navidad... cantado por el vozarrón de Luis Lluch, como ya viene siendo costumbre en la cuchipandi.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG