X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 26 abril 2017
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
DISEÑO PARA EL PENSAMIENTO

Apple bañada en oro

XAVI CALVO. 04/05/2015 Un repaso al lanzamiento del nuevo reloj de Apple, el primer producto desarrollado desde cero bajo el paraguas del nuevo presidente de la compañía, Tim Cook. ¿Es el Apple Watch la nueva Apple?

VALENCIA. A principios de marzo, en un evento especial, Apple anunciaba la fecha de lanzamiento de su reloj de pulsera que meses antes había presentado generando una expectación (hype, o también Síndrome de la Distorsión de la Realidad). El pasado 24 de abril, hace poco más de una semana, el Apple Watch salía finalmente a la venta en nueve países (no en España), el primer producto de la marca de la manzana desarrollado desde cero bajo el paraguas del nuevo presidente de la compañía, Tim Cook, tras el fallecimiento en 2011 de Steve Jobs.

Muchos daban ya su dinero a ciegas y muchos otros lo tildaban incluso de timo sin haberlo probado ni saber especificaciones o usos detallados. Exactamente igual que cuando, hace 8 años, Steve Jobs presentaba el objeto que cambió el rumbo de Apple, el iPhone, cuyos primeros veredictos le auguraban un estrepitoso fracaso. "¿Sin teclado físico?" "¿Sin stylus?" "¿Sin batería extraíble?" "¿Sin memoria ampliable ni usb?"

En estos 8 años les ha funcionado la fórmula, una estrategia a largo plazo para crear un ecosistema de apps entre su sistema móvil iOS, el sistema operativo de ordenadores Mac OS, la nube iCloud y ahora el mal llamado (se le queda corto) smartwatch para intentar liberarnos de estar tan pendientes del móvil.

Kit, ven.

 

Quitémonos pues de la cabeza que es sólo un smartwatch, es un vistazo al futuro de Apple y no es comparable ni siquiera a otros smartwatches. En primer lugar es un mercado floreciente, muy verde en el que Samsung, Motorola o LG se han limitado a hacer lo que intuían que Apple podría diseñar, cayendo en la trampa de hacer lo que los usuarios piden en lugar de lanzarse a ofrecer lo que el usuario necesita, crearle una necesidad adicional. Y para eso Steve Jobs fue el gran maestro y continuador de aquél otro visionario llamado Henry Ford, que tras crear el primer automóvil sentenció: "si hubiese hecho lo que la gente quería habría hecho caballos rápidos".

EL APPLE WATCH NO ES EL PRIMER SMARTWATCH DEL MERCADO

Apple ha vuelto a jugar con los tiempos. Ni sacaron el primer teléfono inteligente ni la primera tablet, pero han sido el referente tecnológico para estos mercados. Saben sacar productos sólo cuando estan listos, y acertar en los tiempos ha sido la clave de su éxito. Como dice el early adopter y experto en móviles Jose Jacas, "hay espacio para mejorar y cosas que pulir, pero es sorprendente que en su primera versión el Apple Watch resulte ser mas coherente y funcional que los demás smartwatches del mercado".

Hasta hace un par de años se creía que Apple sería la primera marca en poner un smartwatch moderno en el mercado. Pero 2013 fue el "año del smartwatch" con el Samsung Galaxy Gear, Sony SmartWatch 2 y el Pebble. En 2014 llegaron los Android Wear, LG y el Samsung Gear S, en un mercado que seguía estanco dentro del público más geek, y fue en verano cuando Apple anunciaba por primera vez su reloj, que saldría finalmente en 2015. Comparando el Apple Watch con la competencia, "Apple ha entendido mejor lo que los usuarios esperan de su smartwatch. Es mas fácil acceder a las aplicaciones, es mas rápido en reaccionar y la gestión de notificaciones es mas sencilla y natural", añade Jacas, este valenciano pionero en tener el reloj quien se reconoce a sí mismo como comprador compulsivo de cacharros.

Respecto al enfoque acertado de Apple, Jose Jacas lo atribuye a haber querido rediseñar el reloj tradicional dejando atrás convenciones que hoy en día no tienen mucho sentido. "No me sorprendería ver influencias del Apple Watch en la próxima version de Wear, y de hecho sería algo que beneficiaría bastante a Android", añade.

El Apple Watch de Jose Jacas, demostrando que el diseño del reloj se adapta a zurdos.

El diseño siempre ha sido una de las características de Apple. El buen diseño. Su vicepresidente ejecutivo de diseño Jony Ive cumple con cada uno de los principios del buen diseño de Dieter Rams, es además el diseñador de la casa que supo canalizar cada idea de Steve Jobs y ese tándem hizo de Apple lo que es hoy. Ive es además el nexo de continuidad con la figura del nuevo presidente, Tim Cook, y de esta forma podrían buscarse paralelismos con el Apple Watch y "la nueva Apple".

UNA APPLE MENOS HERMÉTICA Y MÁS SOCIAL

La nueva Apple, la Apple de Cook, ha supuesto una apertura a los medios. Ahora es habitual encontrar en medios de todo tipo entrevistas con miembros de Apple en las que, si bien no desgranan nuevos lanzamientos, dan pistas y rompen con el hermetismo de años anteriores. El propio Tim Cook tiene cuenta de Twitter, se relaciona con bloggers y antes del lanzamiento del Watch repartió algunos relojes entre celebrities del mundo de la música y de la moda como Pharrell Williams, Katy Perry y Beyoncé o Anna Wintour (editora jefa de Vogue) y Karl Lagerfeld (el influyente diseñador de Chanel). Incluso los diseñadores de Apple Jony Ive y Marc Newson estuvieron presentes en un acto vip de la Semana del Diseño de Milán y en la Luxury Conference de Condé Nast Internacional en Florencia repartiendo relojes a otras tantas celebridades de estos nuevos mercados en los que entra Apple.

Esta estrategia, que culminaba con una serie de entregas a los más influyentes medios online del momento con sus reviews programadas a inicios de abril, definen esta nueva relación de Apple con el mundo de la prensa, de la moda, de la música y ya no sólo pendiente de lo que pudiese ocurrir con blogs de tecnología. Apple quiere dejar claro que la tecnología no es cosa de geeks, sino algo intrínsecamente presente en nuestro día a día.

En cuanto a diseño, los últimos lanzamientos de Apple parecían consistir en versiones doradas de productos ya existentes. El iPhone 5S fue el primer producto disponible en dorado, después llegaron el iPad y el nuevo MacBook, y de esta forma la marca de la mazana seguía al pie de la letra lo de obtener mejores resultados financieros trimestre tras trimestre bañando en oro todos sus productos. Y nada más lejos de la realidad que precisamente entrar en el mercado del lujo de una forma bastante obvia, saltando así al mercado chino (una prioridad desde 2013 para Cook) donde mejor acogida ha tenido la versión oro -bling bling brilli brilli-.

Para Steve Jobs, las opciones de colores de sus productos eran un alarde de creatividad. Verde, azul, rosa, rojo... eran opciones que además solían relacionarse con los productos más económicos o gamas bajas, mientras que las opciones de colores disminuían al entrar en los productos de alta gama. Para Tim Cook las opciones de color son más bien opciones de materiales (plata, oro...), directamente relacionadas con posicionarse en otros mercados y concretamente conquistar el del lujo. De hecho, la versión más cara del Apple Watch alcanza los 17.000 dólares.

DIECISIETE MIL DÓLARES

Diecisiete mil dólares es lo máximo que puede costar un Apple Watch, si bien el modelo más económico parte de los 349 dólares y el intermedio (de una gama de 3) ronda los 600 dólares.

La diferencia de este enorme gap de precios está, por un lado en el tamaño y por otro en los materiales de la caja (de aluminio anodizado a oro u oro rosa de 18 quilates pasando por acero inoxidable o vidrio reforzado o cristal de zafiro, correas de silicona o incluso correas de lujo). Todo esto ha generado todo tipo de opiniones haciendo bastante demagogia desde un perfil totalmente desconocedor de un mercado de relojes de más de de 200€. Apple ofrece las mismas funcionalidades para todas sus gamas, pero todo su esfuerzo de aproximación a otros sectores para posicionarse en el segmento de la moda sería en balde si no pudiese abarcar un rango de Casio y Seiko a Tissot, Tag Heuer o a Rolex y Omega (estas dos últimas marcas, las de relojes de James Bond).

El Apple Watch no aspira a ser sólo el reloj de los geeks o el de los diseñadores. Aspira a serlo para todos. Hasta que Apple irrumpió en el mercado de todos los públicos en España (y esto no ha sido hasta la llegada del iPhone), tener un producto con el logo de la manzana mordida era un detector infalible de diseñadores. Apple se consolidó en sus inicios en la industria de las artes gráficas y 30 años después del primer Macintosh no falta un Mac en todo estudio de diseño que se precie.

Así, tener un iPod era cosa de diseñadores así como lucir una pegatina de Apple en el coche. Luego fueron los early adopters del iPhone y ahora, el Apple Watch, podría ser un nuevo must para diseñadores, el relevo de los arriesgados Fossil de Starck, los suizos Helvetica de Mondaine o los maravillosos relojes de Braun.

Toda la estética que rodea a esta nueva Apple, la poesía que envuelve la publicidad de sus nuevos productos, queda lejos del producto como protagonista que buscaba la Apple de Jobs. Ahora Apple pone de protagonista al usuario, e integra la tecnología en la cotidianidad. No hay más que ver la fotografía de los nuevos spots del Apple Watch, un futuro cercano, el presente con rasgos de ciencia ficción que te trae hoy la marca de la manzana, como si fuese un capítulo de Black Mirror o una visión futurista más de Spielberg y Kubrick.

HANDS ON

Uno de los pilares de los blogs de tecnología son sus secciones dedicadas a revisiones o reviews de nuevos dispositivos o gadgets, y la expresión hands on es el anglicismo utilizado para cuando se pasan por las manos un producto, y no escriben sobre ello simplemente analizando datos o rumores sino que tienen acceso a probar y trastear. La mayoría de hands on del Watch parecen estar aún bajo el influjo del Campo de Distorsión de la Realidad de Apple, ese que hace que sientas la necesidad de tenerlo, y la sensación general es de momento bastante satisfactoria, aunque algunos insisten en que es maravilloso y lo querrás, pero no necesitas uno.

Las primeras impresiones son que ni es tan grande ni tan pesado. "Pese a mi escepticismo inicial el Apple Watch está demostrando ser un producto bastante bien planteado. Aunque en fotos pueda parecer tosco, incluso el modelo de 42mm es más pequeño que la mayoría de su competencia y es muy cómodo en la muñeca", señala Jose Jacas, quien pese a los problemas de stock y reserva previa que hace que no sea tan fácil tener uno como plantarse en la tienda o hacer cola, se trajo el suyo de Nueva York la semana pasada. Añade: "Nadie necesita un Apple Watch, es un objeto de deseo como lo es cualquier reloj, con la diferencia de que este hace cosas que ningún reloj tradicional hace". 

Parece que la nueva Apple, la Apple post-Jobs no sólo seguirá haciendo más finos los productos existentes sino que ha encontrado una nueva vía con su primera (y exitosa en ventas) entrada en el mundo de los wearables. Y ahí está todo por hacer.

Preparémonos para ver al futbolista de moda con el Apple Watch de oro y la correa más hortera que entre al mercado (al igual que los productos de Apple fueron la gallina de los huevos de oro para las fábricas baratas de fundas y accesorios, probablemente surja un nuevo nicho para empresas como Swarovski o Cartier). Antes la gente se hipotecaba por un piso, ahora por un status, y es habitual la concesión de préstamos para renovar móvil, o la gran tajada de las compañías telefónicas de subvencionar nuevos terminales haciendo creer al cliente que le regalan un nuevo teléfono mientras éste, en 12, 18 ó 24 meses les pagaba el doble y hasta el triple del coste.

Una nueva pantalla ha llegado a nuestras vidas. Los rumores apuntan a que esta misma semana podría anunciarse la fecha de salida del Apple Watch en España. Hasta entonces, vayan acostumbrándose a comenzar a ver a gente trasteando con sus relojes por la calle como Dick Tracy, Sophie de Inspector Gadget o Michael Knight.

Comparte esta noticia

2 comentarios

Xavi Calvo escribió
05/05/2015 08:38

Gracias, Eduardo. No sois muchos los que estáis aportando visiones críticas y menos subjetivas del Watch, por eso es fácil perderse en "fanboyismo" sin más valor que el de adoración a una marca. El AW no es un producto necesario, como dices, pero ya verás como en 2-3 años la necesidad estará creada, y más cuando pueda funcionar sin estar enlazado a otro terminal. ¡Un saludo!

04/05/2015 21:10

Muy buen artículo, ya está compartido. La verdad es que está volviéndose tarea casi imposible encontrar una conversación con valor sobre el AW. Tras utilizarlo 10 días, debo decir que es uno de los mejores productos fabricados por la compañía. Un hardware impresionante que renquea en el software, sobre todo el de terceros. Tiene muchas limitaciones. Pero eso no evita que se haya convertido en algo muy valioso para mí en poco tiempo. El AW no es un producto necesario como un teléfono, pero hay decenas de productos que no lo son y que se venden a manos llenas. Creo que lo mejor de todo es que por fin vamos a ver un mercado de smartwatches que interese al gran público, en vez de a un puñado de geeks. Es cuestión de tiempo que el resto de alternativas mejoren sus propuestas. Un saludo!

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG