X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 27 julio 2017
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
diseño para el pensamiento

Fallas o la exaltación
de lo feo (un año más)

XAVI CALVO. 23/03/2015 De la 'estoreta velleta per a la falla de Sant Josep' a presupuestos de un millón de euros, unos monumentos y unas fiestas a los que el diseño podría ayudar a encontrar su transición

VALENCIA. Ya está. Ya se han quemado los monumentos falleros, las falleras se quitaron los moños, las marcas de cerveza y arroz retiran las vallas que dieron poder a los casales, los no-falleros (la mayoría silenciosa, o más bien, la no-ruidosa) dormimos de nuevo por las noches, las carpas volverán a sea donde sea que se guardan las carpas falleras (de donde nunca debieron salir) y la ciudad poco a poco se va deshaciendo de la capa de aceite de fritanga y combustiones varias de de poliestireno, acrílico y poliuretano.

Las Fallas 2015, un año más, siguen buscando su transición a este siglo desde ese mundo de fantasía y coentor que se fueron creando durante los últimos setenta y cinco años. Lejos quedan los orígenes auténticos de esta fiesta, lejos queda la participación de los ciudadanos y para colmo se ha perdido por completo el sentido crítico, siendo todo ello sustituido por una estética impostada. ¿Qué harían las fallas sin los personajes de Disney? ¿Dónde está la creatividad?

La creatividad fallera está malentendida. El artista fallero se ha rendido a la tendencia, al turista, a no innovar por miedo a perder público, y a no satirizar por miedo a cabrear a un gobierno que durante años le ha ido haciendo caer en la autocensura.

La innovación y el diseño vienen asomando pocos años de forma anecdótica en las fallas, pero con muy buena aceptación popular (no tanto del establishment fallero). Asoman como un aporte cultural y una herramienta de reflexión teniendo en contra a la Junta Central Fallera, y no olvidemos que esta junta que controla las fiestas depende directamente del Ayuntamiento de Valencia, y no hay más que ver cómo apuesta por el diseño el propio consistorio o su Regidoria de Festes.

FALLAS Y DISEÑO

A falta de un buen ejemplo institucional, las comisiones falleras han perdido un buen referente al que mirar en términos de cultura, innovación o diseño, y no hay más que ver cómo la presentación de los bocetos de las fallas parece más bien la presentación de trabajos de plástica de alumnos de un colegio. Por no hablar del concurso del cartel oficial, que organizado por el Ayuntamiento recurre cada año a una convocatoria abierta y especulativa con lo que desprofesionaliza y deja en manos de amateurs la imagen de las fallas. Y así les va.

Son dos ejemplos de cómo la ilustración o el diseño son ninguneados en Valencia y por tanto en las fallas. Como consecuencia de esta mala educación ocurren hechos tan graves como que Metro Valencia este año ha utilizado como imagen promocional, sin autorización e ilegalmente, un plagio del cartel del estudio valenciano de diseño Kilo.

Hay más mal diseño que diseño, en unas fiestas eminentemente coentes. Y muestra de ello son también las cartelas que narran partes de los monumentos falleros, unas cartelas que perdieron con los años la sátira y la caligrafía. Para colmo hoy día rara es la comisión que no le da "su arte" por ordenador a estos rótulos, perdiendo ya por completo todo carácter. Lejos quedó la inconfundible letra dibujada de artistas como Armando Serra, que dejaban así su rúbrica en sus monumentos.

La tipografía, herida en fallas, es rematada por los avisos de la ORA, que anuncian de forma oficial, y con el logo municipal, sus horarios por fiestas.

COMIC SANS, TIPOGRAFÍA OFICIAL DE LAS FALLAS

Por no hablar del atuendo fallero o peor, la moda del forro polar que hace años desbancó al blusón fallero como uniforme de batalla de las comisiones. Ahora no eres fallero si no tienes tu Quechua afelpado, con tu nombre estampado en, una vez más, Comic Sans. Al final va a ser que el uso de la Comic Sans en fallas es incluso coherente.

Queda declarada la Comic Sans como tipografía oficial de las fallas, y el forro polar como elemento cultural valenciano del siglo XXI. Con lo que daría de sí una revisión gráfica de los bordados y las telas, más allá de reinterpretaciones vacías de la iconografía de los moños o los petardos.

Y entre toda esta caspa, salvemos la aportación a la elegancia de las fallas que este año hizo el tuitero Mr.Daqui, que hace tiempo lanzó a varias marcas la idea del pañuelo fallero como corbata para festeros elegantes y Pedro del Hierro tuvo a bien escucharle.

POR QUÉ LAS LLAMAN EXPERIMENTALES SI QUIEREN DECIR AUTÉNTICAS

Las (mal llamadas) fallas experimentales están rescatando valores de otro tiempo que sí dan cuerpo a una fiesta y a un monumento. Ya no sólo materialmente, dando un respiro al medio ambiente, sino culturalmente y abriendo su proceso a las comisiones falleras e incluso a la ciudad.

No extentas de polémica, como debe de ser, desde hace apenas cinco años ha entrado un nuevo perfil a la categoría de experimentales, y el diseño está siendo un ingrediente clave en estas nuevas propuestas.

Xufina, la ninot de la sección 12ª que hizo temblar al resto de ninots en 2010.

En 2010, el arquitecto Miguel Arraiz tomaba las riendas del proyecto infantil de su falla, Castielfabib - Marqués de San Juan , contando con el diseñador valenciano Raúl Climent para dar forma a un monumento que construirían entre los propios falleros, durante los fines de semana a modo de talleres infantiles. Desde entonces, Arraiz ha participado de forma activa en la evolución de las fallas experimentales a un nuevo concepto de falla participativa, reivindicativa y, de algún modo, diseñada. Vienen sonando también estos años nombres como los diseñadores Ibán Ramón y Dídac Ballester , que con su Ornamento y Delito de 2013 reforzaron este nuevo concepto de falla que este 2015 ha vuelto a tener de buque insignia el nombre de Miguel Arraiz, junto a David Moreno, capitaneando el proyecto Ekklesía para Nou Campanar.

Ekklesía vista desde dentro. FOTO: NOEL ARRAIZ.

Ekklesía ha despertado amores y odios por igual estas últimas semanas. Ese desprecio que ha sufrido no es más que miedo al cambio, un proceso que tenía que llegar para que las fallas den un paso adelante. Ekklesía es más un proyecto urbano que una falla al uso, ha sido un contenedor para generar debate, para albergar un evento València Vibrant para conversar sobre el futuro de las fallas y una novena edición de charlas Ignite Valencia. Ekklesía se levantó sobre patrimonio histórico valenciano, un mosaico de casi 100.000 piezas construido por asociaciones de vecinos y centros de menores. Ekklesía no aguantó en pie hasta la cremà, pero eso es anecdótico, es lo que tiene no levantarse en corchopán, espumas de poliuretano y esmaltes acrílicos.

La comisión de Castielfabib levantó su crítica al Valencia CF con Flor sense arrels del estudio Mixuro, un futbolín dentro de una flor que ha perdido sus raíces con la venta a un magnate de Singapur.  Y entre las apuestas más innovadoras de 2015 destaca también la apuesta de Mosseén Sorell - Corona por el artista urbano Escif, que con el proyecto Todo lo que sobra puso el foco sobre una serie de elementos urbanos criticando la transformación de las fallas, como reza su propio llibret, "de la manifestación popular espontánea a un dispositivo instrumentado desde el poder político".

FOTO: STREETAGAINST.COM

No es casualidad que los llibrets de estas comisiones "experimentales" lleven unos años siendo diseñados por profesionales. Antaño el diseño de estas publicaciones de cada comisión eran cuidados por imprentas, pero hoy día parece que se le ha perdido el respeto. A contracorriente, Castielfabib, La Mercé o Corona llevan ya un breve pero interesante recorrido en recuperarlos, de la mano de diseñadores como Ibán+Dídac o José Francisco Carsí y Roberto Heredia.

La noche de la bochornosa anécdota del caloret faller, la Fallera Mayor de Valencia reivindicaba en su discurso la cultura y la tradición, con un grito de "las fallas son arte" que tristemente quedó vacío al seguir bajo un paraguas continuista de fallas anquilosadas sostenido por instituciones que dicen velar por las señas de identidad de los valencianos, y lo único que hacen es destrozarlas.

Sólo la treintena de monumentos de secciones especial y primera han quemado dos millones de euros, literalmente (son los datos oficiales que las comisiones proporcionan a la Junta Central Fallera). Sin entrar en demagogias, quizá habría que preguntarse si es racional seguir jugando con esas reglas o la fiesta puede replantearse siendo más cultural, más participativa y menos cafre.

Como clamaba la falla de Escif para Corona, todo esto es un juego de arder para llegar a la esencia de las cosas, y aunque parezca que toda esta quema no ha servido de nada, habrá que ver en unos pocos años si realmente está ocurriendo ya esta transición, esta evolución que el mundo de las fallas necesitaba.

Comparte esta noticia

15 comentarios

uvegé escribió
30/03/2015 10:06

Au va... Si tan poc vos agraen les falls tradicionals, per a vore art snob i "normatiu" aneu a Madrit o a Barna a cantar el virolai.

JUAN escribió
28/03/2015 18:26

Respecto a las "fallas de diseño", las he conocido toda mi vida. En mi opinión, y sin querer ofender a nadie, siempre serán experimentales. A mi, personalmente no me gustan, y tengo la impresión que, a la mayoría tampoco. Gusta más, la cosa "barroca"...no "cuajan"...desde pequeño, éstas iniciativas, siempre han existido. Y no. Y no creo que sea por el "bunquer barraqueta", no. Es que mayoritariamente, no gustan. Baste oir, los comentarios de la gente (desde hace muchísimos años), al ver esas innovaciones. No gustan nunca. Y son muchos años.....

JUAN escribió
28/03/2015 18:10

Las fallas se han convertido en un horror. De pequeño, fui fallero, y es una fiesta a la que siempre le tenido cariño. Pero, a mi modo de ver, la han convertido en una chapuza...da vergüenza. Y me explico. Lo de las carpas, no tiene explicación..cortar unas 400 calles ¿porqué?. de toda la vida un buen casal...que cumpla todas las normas, incluídas las de insonorización del local. Lo de las churrerías, y resto de casetas de lo que sea, es un insulto. si yo tuviera un bar, o similares, y me "plantan" un a churrería en mis narices, me pensaría el pegarle fuego...Y los que están aquí todo el año, pagando sus impuestos?. Por sacar dinero, se llena la ciudad de chiringuitos indecentes, de paraetas baratas....con qué fin?. La imagen es deplorable, maloliente, todo "esponsorizado"...da pena ver la ciudad.

L'Enfant Terrible.. escribió
25/03/2015 16:16

Conec les falles i m'agraden, però també crec que este article té molta raó. No és només que les falles no facen crítica als monuments, és que ni tan sols accepten que se les critique constructivament (algú ha dit que els que fan soroll són els no-fallers...per favor, un poc de serietat). Les falles han d'aprendre a ser més cíviques: no té sentit posar la discomòbil a tope quan hi ha només 10 a la carpa, ja que és innecessari i molesta la veïnat. erò bé, En quant a la coentor disney estic totalment d'acord, les falles grans han esdevingut falles infantils gegant, i les infantils han sucumbit en un horror vacui que assusten als xiquets amb tant de ninotet-estímul. La crítica de la falla s'ha deixat de banda substituint-la per una temàtica banal, buida (com els edificis de la Ciutat de les Arts), amb una excusa neobarroca inventada. Tot sense contar que els premis fallers solen donar-se "a pes", osiga, quan més gran i més trastos tinga, es suposa que és més bonica. No crec que siga just limitar les falles a la coentor, però tampoc crec que faça cap favor el que els fallers caresquen d'autocrítica i ataquen a tots els no fallers i no facen per escoltar-los. I per finalitzar el tema de la llengua....molta tarongeta, barraqueta, senyera, maredeueta, però no s'utilitza el valencià com caldria esperar d'una festa que exalta el valencianisme i la valenciania. cadascú que parle el que vullga, però si exaltes una cosa, almenys predica amb l'exemple i sigues coherent.

Jaume Benlloch escribió
23/03/2015 23:01

Me ha gustado el artículo, hasta que he llegado a la parte de las fallas experimentales. Me parece (con total respeto lo digo) la opinión de un "gafapasta" que odia las fallas pero que le parecen "guachis" porque han puesto cuatro tubos y entonces "voy de moderno". Las fallas son una expresión popular, si le metes cuatro tubos mal pintados como los de Nou Campanar y le añades un argumento, el de Ekklesia, cogido con pinzas... (porque para ello se puede usar una baldosa hidraúlica de la fábrica de Nolla en 3D o un retrete de la marca Roca o cualquiercosaqueseteocurra) que no hay por dónde cogerlo, la gente poco a poco se irá alejando de estas fiestas populares... y por ende el turismo. La vida es sencilla y está para vivirla. El mundo hipster es para cuatro... afortunadamente.

Carlos escribió
23/03/2015 20:25

Que los falleros no hacen ruido?!!?!?!!! En que planeta vives??? Debajo de mi casa hay un Casal fallero, vete a contar cuentos a otro lado por favor...

manhuel escribió
23/03/2015 19:58

Las fallas son barrocas y lo seguirán siendo en su mayoría. Las fiestas no cambian en ningún lugar: los sanfermines son siempre iguales, la feria de abril es siempre igual etc etc... el arte moderno, el de los museos, es muy minoritario.

ferran escribió
23/03/2015 17:45

Si no és bona l'evolució en les falles ¿Per què va envair Disney les falles? ¿Perquè ja no funciona la falla estil "estoreta velleta"? ¿Per que van desaparèixer les falles construïdes pels veïns i vestides amb robes velles ?. Alló si que eren festes populars, balls, música, traques corregudes, i ... sense molestes i gegants barraques al mig dels carrers! i sense "regeton" (molt valencià) fins a les 4 o les 5 de la matinada. Si no podem descartar la falla "Disney" perque deuriem descartar una falla de disseny o de "arquitecte". Totes les falles d'artista de tradició i "familia" són millors que les de "arquitecte"? ¿Perque unes falles populars no són compatibles amb llibrets de disseny ?, Perque no podem fer falles dissenyades per arquitectes o dissenyadors professionals? En València tenim un grup nombrós i molt bo, de talla internacional; si estos professionals feren "falla" ¿es valoraria? ¿es menysprearia? I si "va estar bé visitar Ekklesía per veure com els nanos trencaven a patades les cares de guix i els utilitzaven per escriure en terra" tenim a més en les falles, un perillós i greu problema cultural i cívic que va més enllà de la falla de la "progressia" o de la falla Disney. Totes es mereixen respecte.

23/03/2015 17:17

Llegint alguns comentaris es fa palés l'enorme desconeixement de la festa que existeix a esta ciutat... Podria rebatre punt per punt amb exemples i arguments, però esta caixa de text és massa xicoteta. Ho deixarem per a espais més grans

Angel escribió
23/03/2015 14:27

Aix... Cada any hem de tragarmos l'article de turno del progre de turno contra les falles... que si el despilfarro, que si són lleges, que si fan molt de soroll... sí, tot això és veritat pero ¡Basta ya de progresia autocomplaent! Les falles molen! perque són una xarxa de colectius que es cuiden i conviuen durant tot l'any, perque ocupen el carrer, desafien els horaris, fan crítiques ASEQUIBLES.... Quan es critica els monuments parlem d'estética o de dinàmiques? perque una falla pot ser super participativa o super aliena als fallers independentment de si el model és Diney o el Constructivisme rus, es gaste poliestireno o fusteta verge. A més no tots els codis estétics tenen el mateix potencial, així que cuidem-nos de descartar a la lleugera a Disney. Pareix clar que han de canviar moltes coses, pero el model no poden ser els llibrets de disseny o les falles d'arquitecte (o les corbates de pedro del hierro), perque l'bjectiu és que "les festes populars" siguen de veritat populars. Va estar bé visitar Ekklesía per veure com els nanos trencaven a patades les cares de guix i les utilitzaven per escriure en terra.

Ferran escribió
23/03/2015 14:15

Solo si las fallas son vistas como arte, efímero pero arte y además de cultura de verdad será posible una evolución, si solo vamos a ver muchos colorines, figuras despampanantes y mucho clasicismo... ¿Será posible ver evolucionar las fallas?, No serán las fallas de siempre con las mimas personas de siempre con los mismos admiradores de siempre... y hasta se están muriendo de éxito.

Laia escribió
23/03/2015 13:53

Totalmente de acuerdo con lo que se plantea en el artículo, yo creo en el cambio...es más, lo noto! Nunca he estado muy a favor de las fallas, pero éste año he podido participar como gestora externa en una de ellas y seguiré intentando aportar mi granito de arena en el cambio de nuestras fiestas populares, para que lo sean de verdad.

juan valenciano escribió
23/03/2015 11:16

Los no-falleros son una mayoría, pero no silenciosa. Que se tenga claro que el ruido lo producen esos no-falleros con la excusa de que "estamos en fallas". Los falleros NO hacen ruido.

Vicent Llopis escribió
23/03/2015 10:40

I no ens oblidem de la poca i roïna utilització del valencià relegant la llengua a una cosa anecdòtica i festiva i amb una quantitat impressionant de faltes gramaticals. Vergonyós.

Alex escribió
23/03/2015 10:16

Un ejemplo de diseño, crítica y libertad siguiendo el modelo de falla 'convencional' (ninots+ remate) ha sido Na Jordana diseñada por el también diseñador Carlos Corredera. De hecho ha sido más arriesgada su puesta en escena (pintándola de blanco en gran porcentaje) y la falla más crítica de especial.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG