X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 28 octubre 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
VALENCIA EN UN 'FINDE'

48 horas en Valencia con The Guardian:
visitas imprescindibles y tópicas

EUGENIO VIÑAS. 19/11/2013 Un repaso de los lugares destacados por el diario británico en su guía '48 horas'

VALENCIA. No es ninguna novedad descubrir que alguien que visita por primera vez un lugar es capaz de sintetizar algunas de sus mejores imágenes en poco tiempo. De alguna forma, el viajero -más aún el viajero low cost, que es el caso- está casi obligado a ello.

La periodista Rachel Dixon de The Guardian publicó el pasado sábado una guía para descubrir y disfrutar Valencia en un fin de semana. 48 horas de recorrido con especial atención a las posibilidades gastronómicas de la ciudad, que no dejaron escapar lo que para muchos de sus compatriotas es lo más relevante y esencial de Valencia: "se puede tomar el sol casi todo el año". Valor diferencial en el 'espacio Schengen'.

"EL DESTINO PERFECTO DE FIN DE SEMANA"

La guía exprés de The Guardian asegura que la suma del centro histórico, las playas de arena y su oferta gastronómica hacen de Valencia "el destino perfecto de fin de semana". Algo que debería estar llamado a aumentar los casi dos millones de turistas que recibe la ciudad cada año. Como introducción, Dixon destaca con meridiano acierto el foco que suponen las Fallas como evento diferencial en el año. Sin estar presentes en su 'finde' de inmersión en la ciudad, el Museo Fallero le hace comprender cómo son esos "puppets", como traduce 'als ninots'. La realidad es que, de cara el turista, ninguna visita puede ser más acertada que la de este museo. Situado en la Plaza de Monteolivete, su horario se puede consultar aquí.

Más allá del obligado comentario en torno a las Fallas, la guía arranca su visita a la ciudad un viernes noche en Ciutat Vella. La cena corre a cargo de La Taberna de Marisa, en la vertebral calle Caballeros. Dixon disfruta allí de un arroz negro, croquetas, anchoas y "su especialidad": la morcilla de Burgos. Obviamente, el menú de inicio no es puramente valenciano, pero la británica tampoco desentona con una opción de productos nacionales. Digamos que no invita a las opciones de hamburguesa de buey con chimichrrui. Es una suerte, porque sin salirse de la vía el turista puede dejarse arrastrar a lo malo conocido.

La primera copa de la noche se la toma en la Plaza del Negrito, un imprescindible urbano del Carmen. Allí llega el primer tópico: Agua de Valencia ("cava, zumo de naranja, azúcar y licores"). Nixon destaca que los locales permanencen abiertos más allá de la medianoche -información de servicio-, aunque cuando estos empiezan a cerrar opta por acudir al célebre Radio City.

La discoteca es capaz de albergar, como la periodista indica, certámenes de flamenco, swing o noches mucho más ligeras en las que predominan las músicas menos convencionales.

SÁBADO: CASO HISTÓRICO, PLAYA Y RUZAFA

La jornada del sábado arranca a las 10 de la mañana, desde el mismo barrio de Ciutat Vella. Con una suerte de relaxing cup of café con leche, esta vez en la fallida subsede olímpica, Nixon se pone en marcha desde la Plaza de la Virgen. Acto seguido visita la de la Reina y la del Ayuntamiento, para acudir finalmente la catedral de la ciudad. En su viaje  por el templo descubre con asombro el Santo Grial (si las leyendas coinciden, el mismo que buscaba Indiana Jones en 'La última cruzada'), el brazo incorrputo de San Vicente Mártir -lógico que le llame la atención- y, finalmente, 'dos Goyas' en los que se representa un exorcismo.

A la periodista no le pasa desapercibida la luz de la catedral tamizada por "el fino alabastro" y, en su afán por conseguir las mejores vistas del centro de la ciudad, sube los 207 escalones del octogonal Miguelete. Check-in al corazón del cap i casal.

El Santo Grial en la catedral de Valencia

En la suma de imprescindibles, Dixon visita la Lonja, el Mercado Central (gótico), el Mercado Central (art noveau) y el Museo Nacional de Cerámica (rococó) en una pautada guía por la historia arquitectónica y civil de la ciudad. Hasta aquí todo parece básico, pero la inglesa no deja de sumar lo más destacado y consumible para el turista de guía por la ciudad.

Un empacho de sensaciones visuales, seguramente, hizo que Dixon quisiera asemejar la horchata con fartons a los churros con chocolate. El tópico fallido es rematado por una visita casi obligatoria a Artesanía Yuste, donde Nixon compró según relata algunos souvenirs al más puro estilo souvenir. Por cierto, The Guardian ya pasó por el mercado Central en 2008 e hizo una galería un tanto tipo smartphone de su actividad.

La guía, guiada por otras guías o como poco bien aconsejeda, optó por comer el sábado en Casa Montaña (Conexión Cabanyal). Para ello optó por coger el tranvía para acabar plena de felicidad con unos boquerones, habas negras con chorizo, pimientos del piquillo y, cómo no, unas muy finas lonchas de jamón ibérico. La bodega centenaria del Cabanyal es todavía uno de esos lugares valencianos capaces de integrar la nacional cultura de las tapas sin perder el olor a mediterráneo. Cosa de proximidad.

Casa Montaña, desde dentro

Nixon no quiso despegarse de las costumbres valencianas por la comida, por lo que optó por echar la siesta en la playa de la Malvarrosa. A estas alturas de la guía, la periodista del Guardian especializada en viajes, actividades de tiempo libre y moda, recordó una de los eslóganes que más han conseguido calar en los británicos de nuestras campañas turísticas en este y otros países: "Valencia tiene 300 días de sol al año". Se levantó de la arena y tomó un gin-tonic en Destino 56. Cool.

Dixon, que el pasado año se dio una vuelta por Andalucía a caballo y sin prescindir de su gastronomía, a las 21 horas del sábado fue consciente de que debía elegir: "L'Eixample, un barrio pijo" o "Ruzafa, que ha superado al Carmen como la zona de moda de la ciudad". El adjetivo: "hippest". Y a por los hipsters fue, sin dejar de mencionar las "boutiques delicatessen" Espacio 1880 (la turronería), Torreblanca (la tienda de Paco Torreblanca, el afamado repostero) y el Mercado de Colón, además de citar el restaurante Vertical y su estrella Michelín.

Pero sí, hay hipster time en Ruzafa: como un rosario desgrana su paseo las tiendas vintage (Kauf) de objetos curiosos (Gnomo) y eleva a Paula Bonet al nivel de Banksy en a través de un mural. Hay tiempo para vinos en Espacio 40 (galería de arte y vinoteca) y Slaughterhouse y Ubik, de los que ya hemos dado buena cuenta en ValenciaPlaza.com. Por lo que narra, toma algo en el Rus (el tópico del barrio) aunque acierta al pasar por El Rodamón ("restaurantes de América del Sur y fusión") para acabar tomando la copa pertinente en The Corner (sic). El párrafo, con ambientes diversos, sucede en un palmo de la ciudad.

 Ubik

DOMINGO: EL CAUCE DEL RÍO, PAELLA Y TARDE EN LOS MUSEOS

Dixon reconoce el potencial del río, aunque recuerda que fue una riada (la de 1957) la obligó a desviar el cauce por una vía artificial y exterior a la ciudad. Destaca el potencial de sus extremos, en los 9 kilómetros de extensión que separan al Bioparc ("un inmenso zoo que recrea hábitats naturales") y la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Cita a Calatrava y 'vive' los distintos edificios, que enumera para acabar destacando uno: l'Oceanogràfic "45.000 animales en el mayor acuario de Europa".

La paella (no podía fallar) corre a cargo del restaurante Les Graelles, cuya receta sorprende a Dixon por lo tradicional. Enumera arroz, azafrán, conejo, pollo, alcachofas y judía verde ancha. "Sorprendentemente, no tiene marisco", apunta la británica que reconoce que los valencianos acudimos siempre que es posible al entorno de l'Albufera, un desplazamiento difícil de encajar en el recorrido exprés para la guía de 48 horas.

Una imagen reciente del San Pío V (Foto: Eva Mañez)

La tarde del domingo, previa al vuelo (destaca las opciones low cost de EasyJet a Gatwick, Londres, y Ryanair a Stansted, Liverpool, Manchester, Bristol e East Midlands) Dixon repasa los dos principales museos de la ciudad. Primero, el Museo de Bellas Artes San Pío V ("la segunda colección de arte más grande de España") del que destaca las grandes pinturas del Greco, Goya, Pinazo, Benlliure, Sorolla y Velázquez, del que resalta "un magistral autorretrato" del que ValenciaPlaza.com avanzó una exclusiva la semana pasada. Más tarde visita el IVAM, "el primer museo de arte contemporáneo de España" que celebrará el próximo año su 25 aniversario, eso sí, en un contexto de fuertes recortes presupuestarios.

Dixon añade algunos consejos extras tras las ideas de la tarde del domingo. La guía de fin de semana publicada por The Guardian el pasado sábado también resulta útil para el público valenciano. Al menos, para recordar los básicos e imprescindibles de la ciudad a veces más visibles para el turista que para el vecino por aquello de la costumbre visual de lo extraordinario.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG