X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 7 diciembre 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
ESTRENO

La hora de los tortazos:
La desdichada historia de
Los Cuatro Fantásticos

JAVIER CAVANILLES. 21/08/2015 Si crees que la última entrega de las andanzas de los inquilinos de Edifico Baxter es mala es que no has oído hablar de la de Roger Corman

VALENCIA. Parecía imposible, pero Josh Trank (Chronicle, 2011) lo ha logrado. Ha costado casi 40 años, pero ya hay una película de la Marvel con peores críticas en IMBD que Howard... un nuevo héroe (Willard Huyck, 1986): 3,9 frente a 4,5. Se trata del anunciado regreso de Los Cuatro Fantásticos, que llega el viernes 21 de agosto a los cines españoles. Como diría La Cosa, ha llegado ‘la hora de los tortazos', pero no ha sido contra Galactus sino en taquilla: su primer fin de semana no ha pasado de 30 millones de dólares de recaudación, 15 menos de los esperados para una producción que ha costado 130 millones. Por debajo incluso que el mega-fiasco The Green Hornet (Michel Gondry, 2011), que costó 10 millones menos y no recibió tan malas críticas.

El fracaso se veía venir. La Fox decidió producir Cuatro Fantásticos a última hora para no perder los derechos, el director casi acaba (literalmente) a guantazos con uno de los protagonistas (Jamie Bell, que hace de La Cosa) y con la Mujer Invisible iba a grito pelado. Los resultados de la primera proyección fueron tan desastrosos que hubo que rehacer gran parte y la productora no ha querido decir ni quién se encargó.

Así, ya son cuatro las películas basadas en el famoso supergrupo y suman ya tres fracasos y medio. La única que se medio salva es la primera de Tim Story (2005) porque su continuación -Los Cuatro Fantásticos y Silver Surfer (Tim Story, 2007)- fue tan floja que obligó a guardar en el cajón la continuación durante siete años. Aún así, no es la más desgraciada de todas, y eso que la serie de dibujos animados de 1978, con La Antorcha Humana sustituida por el patético robot H.E.R.B.I.E para no asustar a los niños, no se cuenta (apenas duró 13 capítulos).

PRIMER AMOR, PRIMER DOLOR

En 1992, con Batman vuelve (Tim Burton) a punto de estrenarse, al productor Bernd Eichinger (La historia interminable, El hundimiento) se le ocurrió que igual la época en la que adaptar una historia de superhéroes era la mejor forma de perder dinero -tras los fracasos de Superman III (Richard Lester, 1983) y IV (Sidney J. Furie, 1987)- se había pasado. Así, como tampoco andaba muy sobrado de posibles, se le ocurrió contactar con el mítico realizador y productor Roger Corman, el rey de la serie B, para llevar a los cines a Los Cuatro Fantásticos. Nadie sabe aún por qué, pero había comprado los derechos años atrás a precio de saldo en una de esas etapas que la Marvel estaba más quebrada que Bancaja.

Los plazos impuestos al director norteamericano eran muy estrictos, incluso para alguien capaz de rodar una película en dos semanas. Pese a todo, en apenas 28 ideas la película ya estaba terminada a falta de la postproducción. Tanto el director (Oley Sassone) como el cuarteto protagonista (Alex Hyde-White, Jay Underwood, Rebeca Stabb y Michael Baile Smith) eran ilustres desconocidos, pero Corman estaba seguro que los personajes creados por Jack King y Stan Lee tenían suficiente gancho como para dejar pingües beneficios en taquilla sin necesidad de una gran estrella.

Llegó 1993 y la película no avanzaba. En una convención de cómics, cuando le preguntaron a Lee por la película, aseguró que "no pensaba mucho ella". Las alarmas se encendieron entre el equipo, algo iba mal. Sassone y el montador Glenn Garland lograron sacar el negativo de tapadillo y acabaron la película. Contrataron con su dinero a un publicista y hasta anunciaron el estreno para el año siguiente. Buen intento... pero fallido. Los abogados de Eichinger les remitieron una carta advirtiéndoles de las que les podía caer encima si seguían con sus planes. La película fue confiscada.

Al final, como cuenta el documental de inminente estreno en EEUU Doomed: The untold story of Roger Corman's Fantastic Four (Marty Langford), se descubrió el pastel. Eichinger no tenía ninguna intención de hacer la película, pero si no iniciaba la producción antes del 1 de enero de 1993 perdería los derechos. Por lo visto, ni Corman lo sabía. Al final el truco le salió bienal alemán y se los quedó una década más, los que necesitó para producir el primer intento serio adaptar el cómic (Tim Story, 2005).

Avi Arad, ejecutivo de Marvel, compró la película y -por lo visto- la destruyó. Aún así, sobrevivió una copia que durante años se emitió de tapadillo en distintas convenciones de cómics hasta que, finalmente, se editó en DVD y ya está hasta en youtube.

LOS DERECHOS DE AHORA EN ADELANTE

Con cuatro fracasos consecutivos, es normal que haya peticiones en las redes sociales para que la Fox renuncie (previo pago) a los derechos de las andanzas de los inquilinos del Edificio Baxter. De momento, parece que ni va a haber secuela (prevista para 2017) ni crossover con los X Men (también tiene los derechos), una posibilidad de la que se llegó hablar dado que los mutantes del profesor Xavier son una máquina de hacer dinero.

La hipótesis no es imposible. De hecho, es lo que ha hecho Sony con Spiderman, que ha llegado a un acuerdo con Marvel para el reboot del reboot del Hombre Araña. De hecho, Marval ha excluido a Pantera Negra de Capitán América: Guerra Civil (Joe y Anthony Russo, 2017) para meter al simpático trepamuros.

Los Cuatro Fantásticos (Tim Story, 2005)

Imposible no, pero tampoco hay prisa. La Fox mantendrá siete años más los derechos, así que puede esperar hasta 2022 tranquilamente, y exprimir a los X Men y a Deadpool (Tim Miller, 2016), que todo apunta a que será uno de los éxitos del año que viene, hasta entonces. Podría hacerlo a cambio de que les dejen usar otros personajes (ambos comparten los derechos sobre la Bruja Escarlata y Quicksilever). De hecho hubo un intento de cambiarles Daredevil por los chicos del Dr. Reed y el resto de personajes asociados (Silver Surfer, Galatus, los Skrulls...) que no prosperó.

Marvel que ha conseguido ganar dinero incluso con un secundón como Ant-Man (Peyton-Redd, 2015) tiene una cartera de personajes para aburrir. Además, a principios de año canceló la serie de regular de Los Cuatro Fantásticos en cómic para no hacer publicidad gratuita a la competencia. Que la Fox lo vuelve a intentar o no les preocupa poco, pero si lo hacen y fracasan nadie llorará en la Casa de las Ideas.

LOS TEBEOS SALIERON DE LA INFANCIA

Los Cuatro Fantásticos nacieron en noviembre de 1961 y cambiaron para siempre el mundo de los cómics de superhéroes. Desde que se puso en marcha el Comic Code Authority, en 1954, la edad mental de los tebeos bajo al nivel de un niño de cinco años. Tras tan pomposo nombre no se ocultaba más que un intento de censurar un medio que había conocido una de sus épocas de gloria a base de dar a los lectores exactamente lo que sus padres nunca les hubieran dejado leer. Así maravillas como Tales from the Crypt, Two Fisted Tales, Crime Doesn't Pay... desaparecieron de los kioskos casi de la noche a la mañana.

Prácticamente, a la única que le iba bien era a DC (la editorial de Batman) con unos personajes de palo y tentetieso que se vendían bastante bien. En eso contexto Atlas (que ya había estado a punto de cerrar con el nombre de Timely) decidió copiar un poquito a la competencia cuyo principal valor era la Liga de la Justicia Americana (Superman, Green Lantern, Batman, Flash...).

 La portada del nº 1 de los FF y otra del valenciano Salvador Larroca

Stan Lee le encargó el trabajo al dibujante Jack Kirby (antes de que se le conociera con 'The King'), que había creado para DC a un cuarteto llamado ‘Investigadores de lo Imposible'. Con eso, un personajes robado (Plastic Man) otro olvidado pero que pertenecía a Timely (la Antorcha Humana) y algo más nacieron d aquí y de allí nacieron Los Cuatro Fantásticos.

La gran aportación del dúo fue humanizar a los personajes. Sus héroes no llevaban careta y habían conseguido sus poderes por accidente. Eran una especie de funcionarios del bien en el que Reed Richards (el jefe) era el novio (luego marido) de Sue Storm (la Mujer Invisible), que tenía un hermano (Johnny Storm/La antorcha humana), y todos era amigos de Ben Grimm (La Cosa). Pero lo mejor es que tenía problemas como cualquier mortal y vivían en Nueva York: los cómics dejaron de ser para niños y se hicieron adolescentes.

Noticias relacionadas

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG