X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 29 junio 2022
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LOS RECUERDOS NO PUEDEN ESPERAR

A mí también me parece todo una mierda menos Chico y Chica

RAFA CERVERA. 25/07/2015 Los bilbaínos José Luis y Alicia son Chico y Chica, un grupo cuyos seguidores son una especie de culto llenos de sentido del humor

VALENCIA. La raza humana se divide en dos categorías: los que piensan que Chico y Chica son un grupo imprescindible para seguir viviendo y los que no. Si perteneces a la primera, perteneces también a una especie de culto cuyos componentes se reconocen entre sí porque, en ocasiones muy concretas y de forma inesperada, usan expresiones propias de este dúo bilbaíno. Pueden ser estribillos o versos de sus canciones, declaraciones de sus entrevistas y, sobre todo, frases de una delirante audionovela que graban cuando les apetece y que se titula 4 en Alicante. Si en algún momento estás con alguien que de repente dice "qué remezcla más fea", "Marijose, estás muy nerviosa", "Manu Tenor, la Jamie Lee Cur", "Anaconda, el libro es peor", "no hay quien aguante este olor a fin del mundo", "vaya par de Petronas" o "pa los huevos tuyos", no cabe duda: un fan de Chico y Chica se ha infiltrado en tu círculo.

La pasión por ellos es algo que se tiene o no se tiene, y si se tiene, se comparte con los que son como tú. Es como un virus raro que solo contagia a unos cuantos porque la mayoría de los humanos son inmunes a él. Así que la raza humana puede dormir tranquila, porque esta categoría tan arbitraria que acabo de inventarme en realidad no pinta nada. Somos cuatro monos disfrutando de un placer muy privado porque la música de estos dos básicamente gira alrededor de un concepto muy epicúreo, el del disfrute a pesar de todo y por encima y de la realidad.

CON EL SELLO AUSTROHÚNGARO

Me rendí ante ellos desde su primer álbum, (2000), un regalo que el nuevo milenio trajo con el sello de garantía de Austrohúngaro, minúscula pero heroica que los propios Astrud fundaron para poder sacar los discos de José Luis y Alicia. También les dedicaron una de sus canciones más conocidas, "Todo nos parece una mierda". "Yo al principio entendí mal la letra", me dijo Alicia en 2007, un día que vinieron a tocar a Valencia, en Showroom, las estupendas fiestas organizadas por Los Padres de Lola Dj's. "Creía que decía "todo nos parece una mierda, menos lo nuestro". Y pensé, "fíjate, qué chulos, qué poderío".

Y entonces pensé para mis adentros, pero muy para mis adentros, "a mí también me parece todo una mierda menos lo nuestro". Cuando Genís [miembro de Astrud e Hidrogenesse] nos dijo que era por nosotros dije, "¡ay, madre!"" Y a continuación, y como para quitarle importancia a todo, interpretó brevemente el himno de Valencia en un antiguo Casiotone.

LENTOS PERO SEGUROS

Chico y Chica hacen muy buenas canciones que, por uno u otro motivo son también muy absurdas. En alguna de las ocasiones que he escrito sobre ellos he usado la comparación con Mecano. Chico y Chica suenan como si Mecano hubiese optado por tomarse completamente a broma a sí mismos y además descubriesen que ya no son  capaces de volver a tomarse en serio nunca más. Tienen melodías impecables y unas letras descacharrantes porque sus autores son así y no hacen concesiones, no tienen ganas y además, saben que sería inútil. 

Los españoles tenemos serios problemas para comprender a los que se ríen hasta de su sombra, nos parecen sospechosos, nos da miedo que su desprecio por el ridículo pueda acabar por ridiculizarnos a nosotros. "Tenemos una trayectoria muy caprichosa y, a la vez, ruinosa -explicaba José Luis aquella misma tarde de 2007 en un hotel del centro de Valencia-. A veces se nos exige que demos el callo como si fuésemos un grupo normal, y eso sí que no es normal. No tenemos un volumen de ventas como para cumplir con esas expectativas. Así que lo que hacemos son canciones muy chulas cuyo efecto pueda durar mucho tiempo, como le pasó a Michael Jackson con Thriller".

Para mí, los tres álbumes y el epé que han publicado durante estos tres lustros -así como los ocho capítulos de 4 en Alicante que han ido distribuyendo a su antojo durante ese tiempo- han sido una tabla de salvación en muchos momentos malos, y también la banda sonora para ensalzar muchos de los buenos.

NO HAY NADA MÁS SERIO QUE LO SUYO

Ha costado lo suyo, pero hoy, en determinados círculos, la calidad de Chico y Chica ya no está en entredicho. Aunque inevitablemente, hay quien sigue considerando que canciones que se titulan Supervaga, Chantaja, Lyberty o La gato no son más que gracietas con música de fondo.

"Creemos -comentó José Luis- que el humor está presente en todo, en cualquier canción, incluso en una de Antonio Vega. Lo que pasa es que no paramos hasta dar con él. Si estamos haciendo una canción y no nos reímos, entonces mal rollo. Nos tenemos que reír". A Chico y Chica normalmente se les entrevista por mail, como si fueran un grupo virtual. Pero sus componentes existen y además imitan con mucha gracia los acentos más diversos.

En estos 15 años los he entrevistado una cuatro o cinco veces y los he visto en directo otras tantas. A mí ir a un concierto siempre suele darme algo de pereza pero si Chico y Chica están cerca, voy como sea. No me canso de escuchar sus canciones, porque me alegran la vida y porque admiro profundamente la descodificación y el uso que hacen del lenguaje, de cualquier tipo de lenguaje -verbal, musical, visual-.

Otra comparación que he usado refiriéndome a ellos ha sido la de Tip y Coll. Su humor es absurdo y sublime, inteligente y cáustico, aunque en realidad se toman muy en serio lo que hacen. En sus construcciones musicales, sobre todo en el último álbum (Los estudiosos, 2012), hay también un notable nivel de búsqueda y experimentación. Si no, no tardarían un promedio de cinco años en grabar un disco, que ya les vale.

CONOCERLOS ES AMARLOS

A veces conocer a la gente que admiras no es buena idea. Si se trata de Chico y Chica es una idea excelente porque José Luis y Alicia son, además, dos personas fantásticas. Estrambóticos, divertidos y entrañables. Uno de esos raros casos en los que la cercanía no le resta misterio al artista, aun cuando revela la maravillosa humanidad de la persona que sustenta al creador. Ellos, que son fans de Tina Turner (cuando abrieron su perfil de Facebook fue a la primera a la que le pidieron amistad), hacen que unos cuantos seres humanos seamos mucho más felices cuando les escuchamos. Hasta el punto de que den ganas de exclamar que a mí también todo me parece una mierda menos lo suyo.

Comparte esta noticia

1 comentario

carlos Marco escribió
27/07/2015 10:27

Nunca volveré a ser tan maja.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG