X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Lunes 27 mayo 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LIBROS QUE HAY QUE LEER

'El Mago', un inspirado John Fowles

JAVIER CAVANILLES. 18/07/2015 Anagrama rescata el libro más conocido del británico, en el que se inspiró en las alegres andanzas de Aleister Crowley

VALENCIA. Hay algunos libros que siempre están ahí. No los ves, pero ahí están. Y cuando parece que van a desaparecer, alguien se lo recomienda a otro, y vuelven la vida porque por muchas vueltas que les des nunca se acaban. El hombre de los dados, de Luke Rinehart (seudónimo de George Cockcroft), El señor de las moscas de William Golding...  son algunos entre muchos de una lista en la que no puede faltar  El Mago, de John Fowles (1926-2005). Anagrama acaba de recuperarla para la colección Panorama de narrativas aunque nunca dejó de estar disponible en edición del bolsillo. Lo que pasa es que una joya así merece el mejor estuche.

Si fue o no el padre del postmodernismo británico es algo que no le interesa a nadie, como tampoco aporta mucho que dejara su trabajo de profesor tras el éxito de El Coleccionista (conocida por la discutida adaptación de William Wyler en 1965 con Terence Stamp como protagonista) o que también escribió La mujer del teniente francés (que llegó al cine de la mano de Karel Reisz en 1981). No es que no sean datos importantes, es que El Mago es un libro único. 

La historia sigue las aventuras (a veces desventuras) de su alter ego Nicholas Urfe, un joven profesor de inglés que se traslada a una isla griega dar clases. Allí conoce al enigmático Maurice Conchis, un excolaborador de los nazis, rodeado de una curiosa troupe. El docente se deja seducir por él y se va adentrando en un misterioso mundo de lujuria, misterio, filosofía y muchas más cosas que el que quiera descubrir tendrá que leer (la adaptación que hizo en 1968 Guy Green con Anthony Quinn y Michael Caine que no vale).

Tan particular era el universo de El Mago que, aunque se publicó originalmente en 1965, Fowles tuvo que reescribir el final en 1977 (que es la versión que siempre se publica). Pero mas allá de la obra, un placer a descubrir, está la figura de Maurice Conchis, lejanamente inspirada en una de las figuras más sorprendentes del siglo XX, Aleister Crowley (1875 - 1947), y la comuna que montó en la isla de Cefalú (Sicilia) conocida como la Abadía de Thelema.

Anthony Quinn y Michael Caine en la adaptación de 'El Mago'

SU SATÁNICA MAJESTAD

En una votación realizada en 2002 en la BBC, Crowley quedó el número 73 en la lista de británicos más ilustres de todos los tiempos. No está mal para un tipo al que la prensa de su época bautizó La Gran Bestia 666 y el ‘hombre más perverso del mundo'. Títulos, por cierto, que siempre lució con orgullo y su endiablado buen humor.

A él se le atribuye el nacimiento del satanismo moderno, aunque el nunca rindió culto a nadie que no fuera él (eso sí, tenía un perro que se llamaba Satanás), lo que no quita que fuera una gran influencia para Anton Lavey (fundador de la Iglesia de Satán). A Ron L. Hubbard, el padre de la Cienciología, nunca lo conoció (en contra de lo que se ha escrito), aunque si mantuvo estrecha relación con su amigo Jack Parson.

La última chulería de Crowley fue presentarse a las elecciones de EEUU en 2012, cuando llevaba ya más 60 años muerto y ni siquiera tener la nacionalidad americana. Por supuesto, era imposible, pero así se cumplió una vez más la Ley de Thelema: "haz lo que quieras será la única ley".

Drogadicto, alpinista, abusador en serie, pintor, yonki, escritor, estafador, viajero incansable... no es extraño que Crowley inspirase a todo aquel que le conoció. Y lo que no hizo, otros se lo inventaron por él, como su papel de espía de los aliados durante la II Guerra Mundial que tiene más de mito que de leyenda y que, de haberlo sabido él que existía el bulo, seguro que lo hubiera alimentado. Otros dicen que, en realidad, fue un espía alemán, y hasta hay quien asegura que fue agente doble. Mejor que sobre que no que falte.

Lo que sí es cierto es que mantuvo algún tipo de relación con destacados miembros de la inteligencia militar británica, como los escritores Ian Fleming, Roald Dahl o Dennis Wheatley, pero por aquel entonces estaba demasiado ocupado dando sablazos y poniéndose hasta la calva como para ponerse a las órdenes de su majestad.

Aleister Crowley, en plan 'performance'

UN MODELO A SEGUIR

Para hacerse una idea de la influencia que Crowley a tenido en la cultura popular -y que en El Mago alcanza lo sublime- es que la primera novela que se inspiró en él data de 1908: The magician, de W. Somerset Maugham  (Rex Ingram la adaptó en 1926) y la última es de 2013 (The monster's lament, de Robert Edric), el mismo año que se estrenó en EEUU (con más pena que gloria) Aleister Crowley: Legend of the beast (Dom Lenoir). Por el camino queda una larga lisa de homenajes que incluyen desde su presencia en la mítica portada Sgt Pepper de The Beatles al Mr. Crowley de Ozzy Osburne.

El Mago, todo hay que decirle, es una novela que se disfruta sola. No hace falta haber oído hablar del tipo que la inspiró para dejarse llevar por ella. Pero tampoco está de más recordar las andanzas de ese gran bufón que fue Crowley, maestro de los excesos, y que -quien sabe- igual fue el único tipo cuerdo que ha pisado la tierra en los últimos mil años.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG