X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 24 abril 2024
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
EL CABECÍCUBO

TVE empieza el año mal y patina con el anodino programa musical 'Hit'

ÁLVARO GONZÁLEZ. 05/01/2015 La cadena pública obtiene un fracaso de audiencia con su concurso de compositores

MADRID. La gran sensibilidad del capitalismo siempre ha estado muy atenta a la música popular. La cosa comenzó en los años 50 con el fenómeno de grupos de negros de 16 años cantando a capella en una esquina de su barrio. Así surgían canciones que se grababan en discos, los cuales luego se vendían a espuertas. Inversión: tres desheredados y algo de droga. Rendimiento: millones de dólares.

El secreto residía en el adolescente, un nuevo consumidor. Canciones que tocasen la fibra sensible de su inmadurez, que exaltasen sus sentimientos ridículos, empezaron a consumirse como churros. Y los adultos inmaduros seguimos haciéndolo. El problema era fabricarlas. No había una fórmula exacta. La industria no podía apostar sobre seguro.

Y esta lucha desesperada del capital por comprarse a los grandes creadores e intérpretes de canciones dio lugar a eso tan divertido que es la historia de la música popular del siglo XX.

Ahora Televisión Española ha comprado un formato de concurso irlandés basado en la primera fase del proceso de colocarle una tonadilla a los adolescentes, que vibren con ella y que le pidan dinero a sus padres para retornárselo al propietario del compositor y el intérprete. Cosa difícil hoy en día que ya nadie compra música y, a lo sumo, va a conciertos. No quedándole más remedio a los artistas que girar sin parar, colarse en realities o concursos como éste o aspirar a que le pongan una de sus canciones a un anuncio.

El concurso se llama Hit, la canción y, al menos en su primera entrega, ha venido acompañado de una paradoja realmente curiosa. Un espacio sobre crear algo que llame la atención de millones de personas, no ha logrado atraer la atención de muchas. 8% de share, millón y medio de espectadores. Compitió con una película en Antena 3, 18%, y el incombustible Sálvame Deluxe, 15%. Sólo superó a los programas de La Sexta de política e investigación, La Sexta Columna, 7,4% y Equipo de investigación, 6,7. Un ranking, el de ese viernes, que explica perfectamente por qué determinados formatos no llegan a la pequeña pantalla: porque no los ve ni dios.

A Hit no le faltaban atractivos según los cánones que demanda la audiencia, e incluso se baraja la posibilidad, salió en la prensa, de que con este concurso se elabore la próxima canción que represente a España en el festival de Eurovisión. Mucho mejor que dejar que la gente vote, envíe a alguien que se mofa de la situación, y luego se dediquen a manipular las votaciones para que la gente vote bien.

Presentado por Jaime Cantizano, se pretendía mostrar cómo se hace "un éxito desde que nace en la cabeza del compositor hasta ser número uno". Si uno coge cualquier libro de historia de la música del siglo XX, verá que las mejores canciones las han compuesto genios, algunas; otras se han robado de algún incauto, o plagiado, o adaptado y muchas surgen fruto del azar y hasta por equivocación. Aquí pretenden hacernos ver que el proceso es lógico y sólo depende de la imaginación. Vale.

Antes de nada, aparecieron las dos estrellas invitadas, Sergio Dalma y Vanesa Martín, diciendo frases que dan dentera para conectar con el espectador por medio de la grima. Ese recurso tan socorrido. Recordamos, a saber: Sergio: "Al final sólo juegas con la magia de la música".

Luego presentaron dos canciones suyas, algo que no debe hacerse, porque todos sabemos que nada como una canción en la pantalla para que el espectador cambie de canal. Uno de los motivos por los cuales carecemos de programas decentes a horarios católicos sobre música. Después de la canción de Vanesa, le entregaron el disco de oro que ha ganado y Cantizano dijo: "¿Hay algo más moderno que hacerse un selfie de celebración?". La faena ya era de cortarle dos orejas al repelús.

También apareció por ahí Ramón Arcusa, del Dúo Dinámico; dúo incomprendido como pocos por las sucesivas generaciones posteriores de jóvenes modernos, que siempre les han visto como algo casposo cuando en realidad eran muy decentes orfebres de canciones y llegaron a trabajar con el productor de los Beatles, George Martin, en un disco guitarrero que fracasó, como todo en esta reseña, pero que le daba mil vueltas a mucho combo hard rockero de ayer, hoy y siempre de la piel de toro. Desgraciadamente, Ramón se dedica a cumplir en el programa un papel de personaje televisivo diciendo obviedades y apareciendo riendo a cámara lenta porque es todo muy  pop, muy chispeante y muy juvenil.

Después fueron apareciendo los concursantes. Lara Pinilla, "hija del famoso compositor Pablo Pinilla" presentó su canción y aprovechó para decirle al mundo "Estoy continuamente intentando demostrar a la gente que esto me sale del alma y no porque soy hija de; porque soy hija de lo tengo más difícil, me hacen más exámenes". Luego salía Luis Ramiro, de parecido a Harry Nilsson, con una canción que iba de "cuando en una relación de pareja alguien le dice al otro que se atreva a quererle de verdad". Sara Mielgo, que educa perros de la ONCE, presentó otra sobre romper con la pareja "cuando ya no hay excusas". Y Fernando Gamero, aspirante confeso a ser como Joaquín Sabina.

Sobre esta materia prima Dalma y Vanesa tuvieron que elegir a los mejores. Se produjeron unos encuentros en unas cabinas y ahí hubo audiciones en privado. Los peep-show funcionan igual, aunque aquí los encuentros eran más superficiales. Comentarios con poca gracia, consejos insulsos y risas falsas. La banda sonora del programa en ese momento era como la de Rescate en Nueva York de John Carpenter, pero ahí no pasaba nada emocionante ni mucho menos.

Danae oye a Vanesa Martín cantar su canción.

En el siguiente bloque de aspirantes Jaime Cantizano siguió dirigiéndose al público que le sigue desde las residencias de ancianos de los lugares más inaccesibles del agro español, presentó a Danae, de 17 años, diciendo: "Hace algo que hacéis los jóvenes, lo comparte todo en las redes".

Luego aparecieron Eloy y Juanma cantando ‘Diario de mi alma', música a lo Corín Tellado que arrancó lágrimas del público. Más adelante David Moya cantó a que en una relación "cada día es un reto", su mujer embarazada vibraba entre el público. Y por último, Frank Postigo, rockero bohemio, reconoció que "la noche es mala", de la saga de los Postigo, de Lauren cantó su letra ‘Ámame, ámame'.

Al final, las estrellas elegían a dos de los candidatos y en el momento cumbre, la gala final, digamos, arrancaban a cantar una de las dos canciones aspirantes. Uno reía y el otro lloraba. Muy emocionante. Sergio Dalma tuvo que elegir entre una canción que era ‘Atrévete' y la otra ‘Ámame'.

Figúrense la emoción.

Raro es que el programa llegase al 8% con tantas canciones interpretadas enteritas. Y encima, el resultado fue un concurso anodino como pocos. Básicamente, porque los concursantes no eran personajes extravagantes, personalidades límite o cantamañanas candidatos a tirarlos al pilón de cada pueblo. Eran individuos más o menos normales. Con la ilusión de los 17 años una, la mujer embarazada otro, ya cansado de salir mucho de marcha el de más allá.

Es decir, humano demasiado humano, que diría Nietzsche. Por eso no es de extrañar que lo más emocionante fuese el logotipo del concurso, Hit, que en un alarde de originalidad, se parecía a Kitt, la voz del Coche Fantástico.

Poco más que añadir.

Comparte esta noticia

7 comentarios

bofifa escribió
07/01/2015 01:58

Hacer un programa con la pretensión de encontrar una canción superventas, a priori, no me parece muy diferente de Gran Hermano: lo secundario es la música, lo importante es hacerse famoso y que venda. Si encima me lo anuncian Sergio Dalma, Marta Sánchez y Melendi - "nunca se ha hecho esto en televisión", jajajaja!, como referentes musicales, y me ponen de pega al Cantizano (Jesús Vázquez estaría comunicando), me entran sudores fríos. Yo creo que lo que hace una canción ser superventas es, básicamente, la producción, y eso no suele salir del creador, salvo alguna excepción. Para un superhit, la letra me parece absolutamente lo de menos, todo son nimiedades edulcoradas repetidas hasta la saciedad (incluso desde los Beatles); cuando no, directamente, sandeces estúpidas y tópicos estereotipados. Musicalmente, un tío solo con una guitarra acústica no se hace de oro en los 40 principales, eso sólo es el esqueleto, y la combinación de acordes o solos siguiendo escalas son casi siempre los mismos - si no exactamente, sí los mismos patrones - desde hace 50 años. El curro de verdad, la inspiración y el azar (si lo que se pretende es un superhit), empieza a partir de ese armazón. Por otra parte, yo no doy más valor a una canción por ser una composición original de su intérprete, creo que hay mucho misticismo con eso. Puede serlo, y ser una mierda igual. Quizá el ejemplo perfecto para ilustrar eso sean los mismos referentes musicales del propio programa antes mencionados, que de hecho, no creo mucho que sean autores de las 3 ó 4 canciones que los han hecho famosos (Marta Sánchez, por ejemplo, lo dudo bastante, y eso ya de por sí es una gran ironía).

Teodoredo escribió
06/01/2015 20:32

No sé si es habitual o aceptable escribir disco de Oro en lugar de "de oro". La falta gorda es más bien de gramática, no de ortografía. Aunque por otra parte el laísmo es endémico entre castellanosparlantes de pura cepa. Nada de lo que escandalizarse.

Pepito el de los Palotes escribió
06/01/2015 16:31

En un medio llamado VALENCIA Plaza no espera uno encontrarse con esta falta de ortografía: "La entregaron el disco de Oro". ¡MIS OJOS!

Lala escribió
06/01/2015 12:57

Chema, Manu, chicos, que el programa no hay por dónde cogerlo, que esa porquería no es cultura, es una forma de ranciedad indigna de una televisión pública, pero es que en LA SANTA CASA están tan desesperados con el juego absurdo de las audiencias que han perdido el oremos. Caray, hijos que se os va la olla, parecéis familia del director de TVE...

Nacho Pepe escribió
06/01/2015 07:00

La música pop promocionada por los mass media es CULTURA con mayúsculas y otros mitos y leyendas del cambio de milenio. Anagrama Ensayos. Paperback. 3ª edición.

Manu escribió
05/01/2015 20:50

No puedo estar más en desacuerdo con la critica. Por una vez, se ha ofrecido un formato que valora la creatividad y se premia a los autores y creadores. Por lo que dices parece que si en un programa no salen Marujas insultandose "no es interesante para la audienica". Pues a lo mejor ese 8% al que te refieres no son los ancianos de la españa profunda.... a lo mejor ese 8% es gente que está hasta las narices de la telebasura que tu tanto aplaudes. Un hurra por Televisión Española y su apoyo a la CULTURA. Ah...y el programa acaba de comenzar... aun pueden pasar muchas cosas.

Chema escribió
05/01/2015 15:00

Cuan atrevido es el "critico" televisivo de hoy en día. Arriesguese usted a hacerlo ANTES de conocer las audiencias, porque luego te toca esto, buscarle tres pies al gato.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG