X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 11 diciembre 2018
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
UN REFERENTE MUNDIAL

La inesperada historia de Ibanez, la multinacional de guitarras que nació en un taller de Valencia

EUGENIO VIÑAS. 02/12/2014 La historia de la Fábrica de Guitarras Salvador Ibañez es un precedente de internacionalización, pero también de como una marca de calidad tiene segundas oportunidades tras fracasar

 La etiqueta más popular y extendida de la marca original

VALENCIA. A principios del siglo XX, la fábrica Salvador Ibáñez y Albiñara (1854-1920) producía en torno a 36.000 guitarras y ocupaba a más de 100 trabajadores. Fue, según el popular Diccionario de guitarras de Domingo Prat (1932) "la fábrica de guitarras más grande de España", que tuvo al frente a un "hombre de carácter recio que desde su juventud monopolizó con provecho las actividades de sus colegas".

La biografía de este luthier, de quien han alardeado poseer algunas de sus obras titanes del instrumento como Eric Clapton, Andrés Segovia o John Lennon, permanece borrosa pese al interés cíclico del algunos historiadores. Los últimos en llegar hasta la suma de incógnitas de este hombre, del cual ni siquiera se conoce un retrato, han sido Enrique Ibáñez y Gumersindo Fernández. En su recientemente publicado Comercios históricos de la ciudad de Valencia, los investigadores resuelven las líneas más conocidas de este empresario de éxito.

DE LA NADA

Quienes más luz han vertido sobre él han sido José Luis Romanillos y Marian Harris en su libro The Vihuela de Mano and the Spanish guitar: A Dictionary of the Makers of Plucked and Bowed Musical Instruments of Spain (1200-2002). Gracias a este estudio sabemos, por ejemplo, que su madre Magdalena Albiñara y Magraner era natural de la población de l'Olleria. De hecho, se sabe que Ibáñez llegó a la capital valenciana a los 11 años y empezó a trabajar como aprendiz -aparentemente de forma fortuita- en una fábrica de guitarras.

Sin embargo, con tan solo 16 años tuvo que tomar las riendas de su casa y profesionalizarse definitivamente ya que su madre quedó completamenGuitarra Salvador Ibáñezte ciega (a los 36 años) y además tenía a su cargo a un hermano de 10 años. Desde entonces empieza a firmar sus propios instrumentos en el número 11 de la desaparecida calle Cubells y en poco más de una década, cuando todavía es un joven fabricante, su nombre resuena entre la potente industria guitarrera valenciana (la más importante de España hasta esa época).

En 1892 se sabe que su taller empieza a fabricar cantidades importantes de bandurrias y guitarras en el número 8 de la calle Ruzafa. No dura mucho tiempo en este emplazamiento ya que, aprovechando el rápido crecimiento de la empresa, adquiere un local -taller y tienda- en la bajada de San Francisco número 23. En la calle, que desaparecería años más tarde para la creación urbanística de la actual Plaza del Ayuntamiento de Valencia, se encontraban sus dos principales competidores: Andrés Marín y Telesforo Julve.

LA APUESTA POR LA INNOVACIÓN

Aunque compartiendo tráfico de público en la vía comercial, desde sus inicios Ibáñez se diferencia por una constante innovación para la guitarra. Sin saber si le pertenece esLa bajada de San Francisco en la épocate avance o no, es junto a los luthiers Francisco González y José y Manuel Ramírez el primero en arquear la tapa del instrumento. Además, es pionero -según los documentos- en idear una guitarra con doble mástil (que haría las delicias del heavy metal casi un siglo más tarde) o crear una guitarra desmontable.

Esta apuesta por el crecimiento de nuevos productos va acompañada desde la última década del siglo XIX por la internacionalización de la empresa. Exporta a Estados Unidos y la demanda se dispara considerándose su marca como un referente de calidad. Tanto es así, que trata de probar fortuna en dirección opuesta, hacia Oriente, y tras conquistar mercados afines al español como el filipino, acaba por ser la marca de referencia para un país de gran consumo: Japón.

Allí aparece una figura clave para Salvador Ibáñez: Hoshino Gakki. Este distribuidor impulsa de inicio sus ventas: la ya mencionada calidad de sus acabados, el sonido y el estilo avanzado de sus guitarras aumenta todavía más la demanda. Guitarras, por cierto, que introducen aspectos ahora tan aceptados como los ornamentos de nacar y madrepila, incluso en los clavijeros. Sin embargo, el mismo Gakki tomará el relevo de la marca de forma ensombrecida más adelante.

Antes, hacia 1910, la fábrica produce a pleno rendimiento y el padre cambia la razón social por la de Salvador Ibáñez e Hijos, dando entrada definitivamente a Vicente y Salvador junior en la fábrica en 1915. Las instalaciones para entonces cambian un par de veces de ubicación, manteniendo la tienda en el centro de la ciudad, pero trasladándose a la calle Hospital número 16 su fábrica más conocida.

LA CAÍDA DESDE LO MÁS ALTO

Foto de Ibanez con algunos de sus modelos de 1959

A sus 66 años, con una marca reconocida y demandada en todo el mundo (basta con contemplar la cantidad de sus originales ahora circulando a un alto precio en el mercado de segunda mano online), Ibáñez muere. Es 1920 y la fábrica vive su máximo esplendor, pero una serie de desgracias encadenadas acabará por derrumbar la construcción de la casi multinacional valenciana.

Los historiadores apuntan a la demolición de la bajada de San Francisco para la ya citada construcción de la ahora Plaza del Ayuntamiento de GakkiValencia como el punto de partida de su declive. Sin su base de operaciones comercial en la ciudad, el mercado exterior pasa a ser la clave de la subsistencia de la gran empresa, pero llega el crack de 1929 y con éste el periodo conocido como ‘la Gran Depresión' que hunde la demanda en todo el mundo.

Los historiadores valencianos del libro referenciado no descartan que, "además, la familia tuviera una importante inversión en la bolsa", fruto de los viajes y la especial vinculación a Estados Unidos. Sin embargo, la caída de los pedidos es la que acaba por finiquitar el sueño de expansión y los hijos de Ibáñez venden a Telesforo Julve la marca y la fábrica en 1933. En tan solo dos años, las deudas acaban por liquidar la fábrica y el otro popular luthier valenciano se limita a explotar el buen nombre de Ibáñez (ya sin el acompañamiento de Salvador e Hijos) en el mundo.

LA TRAICIÓN O CONTINUACIÓN DE GAKKI

A partir de aquí, los historiadores valencianos apuntan a diferentes hilos de la verdad en torno a la marca IbMick Thompson de Slipknotañez y su actual posición, entre las cinco mejores marcas por facturación y conocimiento del público en el mundo tras su mutación a ‘Ibanez'. Es el mencionado distribuidor Gakki el que, según algunos por la ausencia de posibilidades para seguir importando las guitarras de Salvador Ibáñez a partir de 1935, pasa a "plagiar" estas guitarras.

Otras líneas de trabajo aseguran que hubo algún tipo de acuerdo con Julve, del cual Gakki nunca hizo referencia, y alguna más que el ejercicio de cambiar la ‘ñ' por la ‘n' y la pasividad del propietario de la marca permitieron que éste empezará a producir en masa desde Japón. Eso sí, con una marca que durante las anteriores tres décadas se había posicionado en el mundo y que en Oriente era una referencia para los grandes guitarristas.

La producción de Gaki se inició en 1935 en Nagoya, hecho que alienta la idDiseño de H.R. Giger para Ibanezea del plagio una vez roto el flujo de importación con la familia de Salvador Ibáñez. Actualmente, la marca tiene delegaciones en Países Bajos, Estados Unidos, Corea de Sur y China. Su principal impulso llegó poco antes de los años 80, cuando sus diseños arriesgados y futuristas se ligaron con una acertada política de representación de grandes guitarristas que ejercían de prescriptores.

Steve Vai, Joe Satriani, Mick Thompson (Slipknot) o el mismísmo Sting son referenciados por la marca que esponsoriza en la actualidad a decenas de los mejores guitarristas del mundo. La serie Studio, por ejemplo, es una de las más valoradas por los guitarristas actuales, que mantienen a la marca en un imaginario de referencias básicas del instrumento -tanto para las eléctricas como para las acústicas- junto a Fender, Gibson o Rickenbacker.

Steve Vai en una acción promocional de la marca

UN EPÍLOGO RECURRENTE

La inesperada historia de Salvador Ibáñez es la de un ascenso meteórico a partir de los oficios, la apuesta por la calidad de los materiales (importando maderas también desde el extranjero) y la innovación. No obstante, el punto de llegada de la empresa fue el de la desaparición en manos de su segunda generación, a partir de debilidades de diferente tipo pero también gremiales e industriales. Una reseña de la Exposición Regional de Valencia de 1909 ya apuntaba:

"Corresponde a los cronistas hacer constar que en la fabricación de abanicos no tiene Valencia más rivales que Japón, pero sólo en lo referente á la industria en grande y de positivos éxitos comerciales: en cuanto á valor artístico y perfeccionamiento de la mano de obra, ni el Japón ni país alguno rivalizan con nosotros.

"¡Lástima grande que no nos percatemos de lo bueno que por aquí se hace, dispensándoles á industrias como esa y como la de guitarras, por ejemplo -también más importante de lo que parece- la debida atención".

Un siglo más tarde, con industrias propias del momento actual, el mismo lamento resulta tan próximo como presente.

Comparte esta noticia

7 comentarios

Ton Bogaard escribió
01/03/2015 17:25

Chequa la actualización de la página [Salvador Ibáñez] de mi sitio. El misterio entre Julve y Hoshino Japan continúa...

Ton Bogaard escribió
01/03/2015 17:25

Chequa la actualización de la página [Salvador Ibáñez] de mi sitio. El misterio entre Julve y Hoshino Japan continúa...

ton bogaard escribió
27/12/2014 11:44

Más información de Salvodor + sus hijos y la relación de Julve con Japon en la proxima actualización de mi sitio. Saludos de Holanda

NikkRowland escribió
03/12/2014 10:32

Andrés, no. La empresa actualmente se llama Ibanez, sin el acento ni la virgulilla en la Ñ, producto de la importación del nombre. http://www.ibanez.co.jp/eu/index.php

francisco escribió
02/12/2014 16:13

falta la parte interesante de la historia, en medio, como la marca resucita en la segunda parte del siglo XX, antes de vender guitarras a steve vai.

paco escribió
02/12/2014 13:46

Andrés, no le hace falta porque hace referencia a la empresa japonés. Por cierto, a ti te falta el primer signo de interrogación en la pregunta y la mayuscula de la primera palabra. Y solo has escrito una frase...

Andrés escribió
02/12/2014 08:40

no le falta el acento y la eñe al apellido en el titular?

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG