X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 26 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
VANGUARDIAS ESCÉNICAS

Cómo los teatros consiguen aficionar a los niños a la ópera

BEGOÑA DONAT. 26/11/2014 La Rambleta se suma a la labor de coliseos como El Liceu, el Teatro Real o el Palau de les Arts de Valencia en el acercamiento de la ópera a las más jóvenes audiencias

VALENCIA.El último Premio Max al Mejor Espectáculo de Teatro Musical recayó esta edición en una producción que ha abierto una brecha en canales habitualmente herméticos a la representación de ópera. La flauta mágica - Variaciones Dei Furbi es un híbrido muy riguroso de teatro y música que tan sólo se sirve de las voces de sus intérpretes a cappella como instrumento para acercar el universo de Mozart a nuevos públicos. Y su próxima parada es en La Rambleta este sábado, 29 de noviembre.

La compañía responsable de la producción no pretende poner en pie una ópera de repertorio y rehuye voluntariamente los excesos rococó. "A veces se hacen propuestas escénicas a partir de la ópera con una sobrecarga de columnas dóricas que no ayudan a que llegue al gran público. Los canales de la cultura a veces se  hacen elitistas, pero cuando te acercas a la ópera, todo el mundo la adora", considera la directora de Dei Furbi, Gemma Beltrán.

La formación lleva 12 años poniendo en pie espectáculos que acercan el repertorio lírico y, sobre todo barroco, a todas las audiencias. Su última y osada apuesta es la trilogía más famosa de la historia del bel canto, integrada por Les noces de Fígaro, Don Giovanni y Così fan tutte, programada hasta el 11 de enero en La Seca Espai Brossa de Barcelona.

La flauta mágica

"Es un espectáculo más complejo, porque deconstruimos las tres óperas, pero resulta muy interesante porque tienen el mismo hilo conductor: hablan del abuso del poder de los aristócratas a partir de utilizar a  la mujer como objeto, como moneda de cambio. Y te brinda cantidad de registros, de la tragedia a la comedia, para hablar de un mismo tema sobre la musicalidad de Mozart".

Gemma compara el trabajo de su compañía con la restauración de las casas antiguas. Su búsqueda dentro del discurso lírico y poético se asemeja al de quitar el papel pintado. "Empiezas a rascar y debajo encuentras un material noble por definición".

En su adaptación libre de La flauta mágica utilizan, de hecho, fragmentos que se acostumbran a suprimir en las representaciones de la obra. "La original es muy feminista. En el primer libreto, la Reina de la Noche es una mujer que quiere su trozo de poder en el gobierno, esto es, paridad, y eso es de una modernidad increíble. Pero justo el fragmento donde se explica está velado en casi todas las óperas. Mozart nos habla de una mujer poderosa en vez de histérica y mala. Por el mismo sistema, Zarastro, que es el gran sacerdote y es bueno, tiene pasajes muy misóginos que regularmente están cortados".

La directora atestigua que conocemos una versión más conservadora de la original y que el compositor y pianista austríaco realizaba una apuesta "exquisita" por la igualdad, la libertad y la fraternidad en su singspiel de dos actos.

La versión que presentan este sábado al público valenciano permite a los niños acceder a la cultura desde la butaca de adulto. "Para presentarle a los pequeños una ópera no hay que hacer nada específico, sólo es necesario que la original tenga capas de lectura, y las piezas que son clásicas y universales ya las tienen. Si partes del corazón de la obra, cada uno se lleva su trocito: los niños las armonías, la musicalidad, color, las cosas más primarias, pero no menos interesantes, y los adultos, la complejidad del lenguaje".

ÓPERAS CONTADAS

A nadie se le pasa por la cabeza retocar Las Meninas, de Velázquez, para acercar la pintura al público infantil, ni El pensador, de Rodin, para hacer otro tanto con la escultura. Como obras maestras que son se presentan al espectador, independientemente de su edad, en toda su dimensión y calidad. Por extensión, y a tenor de las voces consultadas para este reportaje, no cabe modificación en el repertorio lírico para iniciar a los pequeños en la ópera. "Proponer su descubrimiento, alimentar la curiosidad y fomentar su disfrute no pasa necesariamente por adaptarla. No obstante, transmitir a un niño una obra de arte tal como fue concebida por sus autores no significa que haya que presentársela en su formato original, o el que hemos heredado del siglo XIX, el de la función en un gran teatro de ópera".

Quien así opina es la musicóloga Georgina García-Mauriño, autora e ilustradora de la colección de disco-cuentos Cuéntame una ópera, dedicada a la divulgación de obras maestras del bel canto. Su idea para compartir con su hijo la pasión que siente por el género lírico consistió en presentárselo de la manera más natural, sincera y honesta.

"He podido comprobar cómo las palabras sencillas, un tono adecuado con cálida complicidad, y sobre todo pararse a escuchar los momentos más emocionantes, dejándonos llevar por la música, es una buena forma de empezar. Para mí, el medio es indiferente, libro con CD, DVD, ordenador, iPad... y más adelante, alguna función. En cambio, sí creo que el adulto debe ser un entusiasta o por lo menos alguien tan curioso como el niño".

Con ese espíritu creo el programa educativo citado y los Juegos de Mirlo, crucigramas, sopas de letras, dibujos para colorear, encuentra los siete errores... para conocer mejor los personajes y las tramas de un total de nueve grandes óperas, entre las que se encuentran Turandot, Madama Butterfly, Don Giovanni y La Traviata.

En su opinión, un segundo paso a la iniciación a través de herramientas educativas serían los talleres y propuestas pedagógicas que se hacen desde los grandes coliseos para fomentar la creación de nuevos públicos de ópera. Su favorito en el trabajo con las jóvenes audiencias es la Metropolitan Opera de Nueva York, "por la amplitud y el alcance de sus propuestas".

El centro cultural ha diseñado una serie de programas escolares que incluyen la creación y escenificación de dramas musicales por parte de los alumnos, la puesta en marcha de corales, la asistencia a ensayos de vestuario o la formación de los profesores para que puedan contar con estrategias para conectar los elementos de la ópera con otros aspectos curriculares. 

LOS PUNTALES DE MADRID Y BARCELONA

En nuestro país, el Teatro Real de Madrid y el Liceu de Barcelona tienen una programación específica para colegios y familias. En el caso del coliseo madrileño, estas Navidades, del 21 al 28 de diciembre, el programa didáctico ofrece La cerillera, narración musical inspirada en el cuento de Hans Christian Andersen, a partir de la composición de César Frank. Ya en 2015, hay propuestas de teatro de sombras, Omelette; un concierto pedagógico a partir de piezas de Mozart, El hombre que se llamaba Amadé; y conciertos al piano de los Nocturnos de Chopin en la sala de la Orquesta, un emplazamiento que ofrece vistas privilegiadas de los tejados de Madrid.

Foto: Javier del Real

En paralelo, y bajo el título ¡Todos a la Gayarre!, se ofrecen talleres prácticos de introducción a la música para padres e hijos con la presentación de Fernando Palacios y la colaboración de músicos y cantantes en el acercamiento de los principales títulos de la programación del Teatro Real.

Así mismo, tanto los profesores como los padres pueden descargarse una guía didáctica para poder preparar la llegada de los pequeños al teatro. En ella se explican todos los detalles de la función que van a disfrutar: aspectos musicales, tema, autor de las obras y características del espectáculo.

Por último, el programa social de este año se ha centrado en la infancia desfavorecida, y entre sus acciones, destaca la retransmisión, en directo o en diferido, de los espectáculos en los centros, colegios y hospitales donde actúan las diversas asociaciones implicadas; el acceso y participación de los menores en los ensayos y representaciones; visitas guiadas especiales; y la

creación de un aula de música y de un banco de instrumentos para niños.

En el caso del Gran Teatro del Liceo sus actividades para la familia y los colegios se engloban bajo el epígrafe Petit Liceu. El próximo año se han programado dos producciones que se sirven del teatro de objetos para acercar a los niños a la ópera , el espectáculo La casa flotante, en el que la compañía granadina La Maquiné recrea el mito del Arca de Noé en clave femenina con música de Xavier Montsalvatge y Claude Debussy, y Els músics de Bremen, donde el cuento de los hermanos Grimm es reinterpretado por el Centre de Titelles de Lleida.

Además de las representaciones, en el vestíbulo del recinto se invita a las familias a participar en Cantant amb el cor, donde los asistentes pueden cantar desde sus butacas a partir de las indicaciones de la directora del coro. Los interesados pueden descargarse las partituras y enlaces para preparar con antelación su participación.

El Petit Liceu también tiene sede en el Teatre-Auditori de Sant Cugat, donde en 2015 se representará el clásico de Rossini Guillem Tell y esta temporada se recupera el concurso de composición Òpera a secundària, por el que se premia una ópera inédita dirigida específicamente al alumnado de bachillerato. La obra tiene como protagonistas a los estudiantes, que estrenan acompañados por la Jove Orquestra Nacional de Catalunya (JONC).

A diferencia de sus homólogos, el Palau de les Arts Reina Sofia no programa representaciones para público infantil ni actividades abiertas a las familias, sino específicas para los centros escolares a partir de primaria. La razón reside en los severos recortes sufridos por el teatro en los últimos años. "Todavía no hemos incluido al alumnado de tres a seis años por carencia de presupuesto, ya que estas edades requieren un mayor apoyo de monitores y personal", justifica el responsable de educación del teatro de la ópera de Valencia, Víctor Gil.

La actividad estrella en el centro sigue siendo el montaje educativo Detectives en la ópera, donde jugando a ser investigadores privados, los jóvenes participantes exploran el edificio y van conociendo los entresijos del funcionamiento del teatro.

El centro oferta cinco talleres didácticos: La ópera en construcción, donde se aprende el trabajo entre bambalinas para montar una producción lírica; Del libro al libreto, que explora el vínculo entre ópera y literatura; y Atrezzomania, CaracterizaT y VestuArts, para conocer la labor de los departamentos del área técnica.

El programa didáctico se completa con clases magistrales a cargo de destacadas figuras del canto lírico y de la dirección de orquesta y escena, ensayos generales abiertos a los estudiantes, actividades con el Cor de la Generalitat y funciones didácticas de ópera. 

INICIACIÓN EN LAS AULAS

Gil lamenta la involución que la educación musical está sufriendo en España. "Vamos a menos, porque en muchas de las comunidades se ha eliminado la materia de música. Afortunadamente, en la nuestra todavía se imparte. Esta asignatura no sólo provee de formación musical, sino que desde los 6 hasta los 12 años ayuda al desarrollo del individuo, al crecimiento íntegro del alumno. Está perfectamente demostrado que el desarrollo matemático y social es mayor en los estudiantes de música que en el resto".

Secunda sus palabras Marta Fernández-Carrión Quero, de la Universidad Complutense de Madrid, autora de la tesis Didáctica de la ópera aplicada a niños a través del cómic. Su trabajo de documentación e investigación surgió como respuesta a un problema detectado en el aula en su labor docente como maestra de educación primaria, los niños no tenían soporte curricular en el que se trabajara la ópera, y la musicóloga entendía que aglutinaba muchas facetas artísticas que se podían trabajar.

"Con una hora semanal de música, no eres más que un animador socio cultural. No te da tiempo de dar una base de lenguaje musical, unas nociones de historia de la música mínimas para tener una cultura", lamenta la profesora.

Y así argumenta las ventajas de un cambio de modelo educativo en un artículo publicado en la revista Eufonía titulado Ópera infantil: recursos y obras para trabajar con niños: "La toma de contacto con este arte multidisciplinar y el trabajo de alguno de sus aspectos pone en funcionamiento tanto un aprendizaje del saber a través de sus contenidos, como destrezas, actitudes éticas, profesionales y sociales y algo muy importante, se generan herramientas para 'saber aprender".

Como ejemplos piloto cita, entre otras experiencias pedagógicas, el proyecto LÓVA, que parte de la actividad docente de la maestra norteamericana Mary Ruth McGinn y ha tenido repercusión en nuestro país a a partir del esfuerzo conjunto de la Fundación SaludArte y el Teatro Real y que, con el apoyo de los Teatros del Canal, tiene su aplicación en centros diversos con alumnado de toda España.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG