X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 22 febrero 2024
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
TENDENCIAS ESCÉNICAS

El teatro clama ‘Stop desahucios'

BEGOÑA DONAT. 08/10/2014 El llamado teatro de urgencia se actualiza con montajes que denuncian el desalojo de las viviendas por parte de los bancos

VALENCIA. Las artes escénicas siempre han asumido un deber moral para con su público. En España, el enfoque militante de los montajes alcanzó su cénit con el estallido de la Guerra Civil. Fue entonces cuando se acuñó el llamado teatro de urgencia, a través del cual, autores como Rafael Alberti, Miguel Hernández, Max Aub y Raúl J. Sender escribieron obras cortas y directas, "cuyo objetivo fundamental era apoyar la lucha por la legitimidad democrática republicana y elevar el espíritu de resistencia entre los ciudadanos ante la sublevación fascista", resume la investigadora teatral Berta Muñoz Cáliz en su ensayo Teatro de urgencia. La brevedad al servicio de la eficacia.

La necesidad de denuncia se ha trasladado ahora a las artes vivas para agitar las conciencias ante el desahucio, un drama que, en cifras recogidas por El País en su reportaje En la calle se repitió en 2012 cada 15 minutos.

Un puñado de dramaturgos y directores de escena han empuñado la pluma para contravenir el olvido o, lo que es peor, el efecto polvareda que el exceso de información termina provocando en la población, y se sirven del desalojo como eje de sus tramas. Ya sea a partir del género del thriller, con ánimo documental, enfoque humorístico y musical o como una invitación al juego metateatral, la cartelera brinda variantes para la reflexión.

El Teatro Lara de Madrid acoge hasta el próximo 15 de octubre Ejecución hipotecaria, una obra adscrita al género negro que se inspira en un hecho real acontecido en la ciudad alemana de Karslruhe. En julio de 2012, un parado de 53 años recibió con una escopeta a la comisión judicial que acudía a echarle de su casa. Durante un par de horas mantuvo prisioneros a sus integrantes. El suceso finalizó en el asesinato de todos ellos y el suicidio de su homicida.

El autor teatral Miguel Ángel Sánchez, impactado por lo leído, se inspiró en la noticia para escribir una obra que traslada la acción a España y concluye que en nuestro país el nuevo propietario del piso sería el banco.

"La violencia es, sin duda, siempre aborrecible, pero ¿no son violencia determinadas prácticas del sistema que sacrifican la vida de seres humanos a favor de una desmesurada ambición económica? ¿No es violencia el modo en que determinados poderes económicos presionan a los estados para imponer leyes que les favorecen? Y si, como también suele decirse, la violencia genera violencia, ¿no están esos poderes económicos generando las condiciones idóneas para que se produzca un estallido social de inimaginables proporciones?", expone el dramaturgo.

La retahíla de cuestiones atrapó al productor Adolfo Fernández, que no sólo se animó a montar Ejecución hipotecaria, sino también a dirigirla.

Su compañía, K Producciones, está especializada en teatro social. Sus puestas en escena responden a un intento de cambiar la realidad, "de poner un granito de arena para que la gente se dé cuenta de que no debe dejarse pisotear con las cláusulas abusivas de las hipotecas o el engaño reiterado de las preferentes".

La obra que ahora representan le plantea a Adolfo el dilema ético de que sea percibida como una invitación al estallido. Sin embargo, en su opinión, el quid de la pieza está en las conclusiones que se derivan de la catarsis de sus personajes. "Los sistemas financieros son muy listos: no utilizan un verdugo, sino pequeños verdugos maquinales que se encargan de las distintas partes de la ejecución. La suma de esos pequeños actores da como resultado el inconsciente colectivo asesino".

En la hora y media de conversación entre el protagonista armado y sus víctimas maniatadas, se da voz al policía municipal, al inmigrante que se gana la vida como cerrajero, al secretario judicial, a su ayudante y al banco. "Todos son títeres de esa maquinaria que se dedica a echar a la gente de sus casa y robarles lo que les ha costado tanto conseguir. La conclusión es que igual hay que perder el puesto de trabajo para poder mirar a tu familia a los ojos sin tener que agachar la cabeza".

Hace una semana asistió a ver la obra un grupo de miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH)  y les manifestaron su agradecimiento y alabaron no sólo la valía artística de la pieza, sino también la técnica, por lo bien que queda explicado, por ejemplo, el artículo 704 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, referido a los ocupantes de los inmuebles que deben entregarse.

"Cuando esta gente te agradece lo que estás haciendo te sonrojas, somos nosotros los que hemos de darles las gracias por manifestarse delante de la policía y enfrentarse a María Santísima. Nos honra más su aprobación que la crítica de Javier Vallejo en El País", asegura Fernández.

EL JARDÍN DEL ARTÍCULO 47

"Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada", reza el arranque del Artículo 47 de la Constitución Española. La premisa de nuestra Carta Magna es el título de un proyecto de investigación de la compañía Teatro a Voces, que tras su paso por el madrileño Teatro del Barrio en mayo, ahora va a iniciar una gira por el país.

La dramaturgia incorpora testimonios reales de personas desahuciadas o en proceso de desalojo, escritos de creación colectiva y fragmentos de El jardín de los cerezos de Chéjov hilvanados por la dramaturga Lola Blasco. Tan amarga cucharada se endulza con música en directo compuesta por la cantautora Ana Laan.

"No se trata de hacer un reflejo exacto de la realidad, porque eso ya lo vemos diariamente en la televisión, sino acerca el conflicto desde una dimensión más sensible y emocional. Lo artístico y teatral se pone al servicio de la gente, para despertarla, para animar a que se movilice. Nuestra obra es un claro grito de basta", considera su directora, Lorena García de las Bayonas.

La razón de recurrir al clásico de 1904 del dramaturgo ruso responde a la contemporaneidad de la obra con la redacción de la Real Orden de 24 de julio de 1889, por la que se publicó el Código Civil, cuyo artículo 1.911 establece que el cumplimiento de las obligaciones "responde el deudor con todos sus bienes, presentes y futuros". Esto significa que si con la subasta del inmueble no se logra pagar todo el préstamo hipotecario, el propietario ha de seguir saldando el adeudo.

"Es terrible. España es uno de los pocos países donde se da esta circunstancia. En casi todo el mundo, si entregas tu casa ya no tienes deudas. En El jardín de los cerezos no se produce un lanzamiento, pero halle un paralelismo en el declive de la familia aristócrata rusa que ha de vender su casa y su huerto para afrontar sus deudas", expone la directora.

Para nutrir el texto, los actores han acudido a asambleas de la PAH y acudido a parar desalojos. "Nos hemos empapado de todo presencialmente, una manera muy diferente a vivirlo a través de la televisión. A veces resulta muy arduo, los actores no podían ir semanalmente por la dureza de las situaciones a las que asistíamos".

El trabajo de campo de la compañía se completó con talleres teatrales para ayudar a los afectados a hablar en público. "Lo primero que aparece cuando a uno le van a desalojar es la vergüenza", revela García de las Bayonas. 

LORCA DESAHUCIADO

Si Teatro a Voces se sirve de Chéjov para sustentar su montaje, Teatro al Bies plantea un juego metateatral con una de las grandes obras póstumas de Lorca. El desahucio de Bernarda Alba, programada entre el 16 y el 19 de octubre en el Teatro Rialto, reduce a los personajes del drama estrenado en 1945 a dos, el de la viuda y su hija más joven, Adela. "Tome a ambos personajes porque son los polos más opuestos de la pieza. Bernarda es todo rigor, severidad y cerrazón, constriñe la vida de sus hijas, mientras que Adela es la que más grita, pide libertad y saltarse las reglas impuestas por su madre. Entre ellas hay un pique absoluto", explica el autor y director del montaje, Manuel Maestro.

El origen del texto se halla en un taller de escritura impartido por Paco Zarzoso en el que uno de los ejercicios consistía en escribir una escena corta imitando el lenguaje de un autor. De la emulación que Maestro hizo de Lorca surgió un texto para microteatro que estuvo programado en febrero en Microteatre València.

El terror que viven las protagonistas de la historia es una metáfora de la que Maestro se sirve para hablar del desahucio del teatro. "El abandono de la cultura por parte de las instituciones valencianas y la subida del IVA por parte del Ministerio de Cultura no son más que una manera de desalojar sin tener que echarnos de ningún sitio", argumenta el director.

Así, las enconadas posturas de las protagonistas se podrían entender como dos actitudes frente a la crisis. "Bernarda permanece encerrada y en el luto eterno y Adela quiere salir, piensa que no puede quedarse parada. La madre es protectora y la hija no quiere ver las circunstancias", detalla Maestro.

Y como un personaje más, el desahucio aporrea la puerta. Ese ruido apremiante, el acoso constante, activa la acción dramática de ambas, "Bernarda en su afirmarse y Adela en su ensoñar". El autor aclara que en el desarrollo de los roles ha aplicado el concepto de Pirandello por el cual los actores no son tales sino que incorporan a personajes que a su vez son protagonistas de un teatro que es su propia vida.

En este juego de teatro dentro del teatro, Manuel Maestro comenta que su objetivo último es reivindicar que la cultura se mantenga por encima de las circunstancias económicas. "Cada cierto tiempo se debería ver una Bernarda Alba, un Chéjov o un Shakespeare para fomentar el disfrute del teatro auténtico. Personajes de esta talla no merecen ser desahuciados".

PERDEDORES LUCHADORES

"El ciudadano ha de consumir cultura ahora más que nunca, porque la realidad es muy dura. El arte te facilita maneras de seguir adelante, de reír y quemar nuestras desgracias", secunda la directora artística de Francachela Teatro, Isabel Caballero.

La compañía valenciana se ha inspirado en un autor cinematográfico para su obra Puedes volver, en concreto en los personajes de las películas del finlandés Aki Kaurismäki. Por su karaoke amenazado de desahucio pulula "un grupo de perdedores que tienen la fuerza y la capacidad de superarse y hallar la belleza y la positividad para seguir adelante", concreta.

La comedia musical tiene cerrados bolos el 1 de diciembre en Radio City y del 12 al 15 de diciembre en el Espacio Inestable.

En el karaoke Dolce Vita se dan cita el vecino de arriba, el tendero, el guardia de seguridad, el pequeño empresario, la señora solitaria con su perrito... y todos tienen su momento de gloria. Juntos celebran una velada para recaudar fondos y así rescatar el negocio. Y todo a ritmo de grandes éxitos de Camilo Sesto, Raphael y Alaska, entre otro, con un mensaje de esperanza y resistencia.

"Los personajes nos muestran su parte más humana a pesar del duro momento que les toca vivir. Son seres luchadores, que conseguirán vencer las más temibles vicisitudes que la vida les envía. El espectáculo es una celebración colectiva, un canto de resistencia vitalista y esperanzadora, una pieza cargada de optimismo, que espera conseguir contagiar este espíritu al público", resumen desde la compañía.

Puedes volver es una propuesta coherente con la filosofía de trabajo de Francachela, una compañía especializada en romper la cuarta pared y desarrollar espectáculos en lugares no convencionales. Sus responsables son los impulsores de Cabanyal Íntim, así que conocen de cerca la presión a la que se puede ver sometida una persona para abandonar su casa.

"Tenemos el deber de posicionarnos como artistas, y ante una situación tan triste y cotidiana estos días, hemos escogido darle la vuelta con poética y tragicomedia", subraya Caballero.

La formación tiene en proyecto contactar con PAH Valencia e invitarles a alguna actuación en el Teatro La Estrella.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG