X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 20 julio 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
EXPOSICIÓN

Josep Toutain, el editor que convirtió los tebeos en cómics

JAVIER CAVANILLES. 20/09/2014 El OCCC dedica una apasionante exposición a uno de los hombres más influyentes (y polémicos) del noveno arte en España

VALENCIA. "La sombra de un gran hombre siempre es alargada", asegura Lluís Ribas en alusión a Josep Toutain (1932-1997), quizás el editor de cómics español más famoso de todos los tiempos. Nadie como él influyó tan profundamente y durante tanto tiempo en el panorama (a veces desolador) del tebeo español. "No hubo un Toutain sino un millón, tantos como gente conoció. Para mí fue como un padre, siempre me trató bien, y no puedo hablar mal de él. Pero entiendo que otros tengan otra opinión", añade diplomáticamente.

Ribas lo conoció bien, trabajó para él entre 1963 y 1975, y ahora es el comisario de la exposición Comic i Il.lustració. L'Esclat creatiu a la Floresta que se inauguró el pasado viernes 18 en el Octubre Centre de Cultura Contemporània de Valencia.

Para los aficionados, Toutain fue el introductor de cómic independiente americano durante el boom de los años 80. Gracias a él vieron la luz publicaciones como Creepy, Comix Internacional, 1984... Algunos también lo recuerdan como Filstrup, el de la agencia que Carlos Giménez inmortalizó en Los Profesionales. Pero además, la leyenda es cierta, fue el artífice de El Víbora, la puerta de entrada del cómic underground americano en nuestro país. Esta pequeña anécdota es precisamente el eje de esta exposición.

DIOS LOS CRÍA

La historia comienza en la Floresta, un barrio de la localidad catalana de Sant Cugat. Concebido como uno de esos ensanches con los que se pretendía modernizar la ciudad, la Guerra Civil detuvo su construcción. Al final, quedó una especie de tierra de nadie urbanística en la que mansiones de la burguesía catalana se mezclaban con chabolas. Esta extraña combinación dio lugar a un barrio poblado de bohemios y trabajadores donde fue fraguándose un potente movimiento vecinal y se convirtió en un hervidero cultural.

"Allí se conocieron Toutain y Josep María Berenguer (1944-2012), el director de El Víbora. Pertenecían a dos generaciones distintas, y el primero era de derechas, pero con el corazón a la izquierda, y el segundo un bohemio. Pero los dos tenían en común su afición a los cómics americanos", señala Ribas. Eso y su desprecio por la llamada  Línea Clara cuyo máximo exponente era Tintín y que abanderaba el también catalán Rafael Martínez desde la editorial Norma (Cairo, Cimoc...).

Y EL UNDERGROUND SE CONVIRTIÓ EN ÉXITO COMERCIAL

Publicar underground americano en España no era nada nuevo. Ya lo habían hecho (con escaso éxito) revistas como Star, Butifarra o El Rrollo Enmascarado. Autores locales tampoco faltaban: Mariscal, Juanito Mediavilla, Gallardo, Max, José Martí... Pero juntarlos a todos con la intención de ganar dinero parecía de locos. Cuando Berenguer se lo propuso a Nazario, el padre de Anarcoma comentó con ironía: "parece que ya tenemos trabajo para unos tres meses".

Toutain le prestó el dinero a Berenguer y El Víbora (que se iba a llamar Goma 3), el máximo exponente de la llamada Línea Chunga, llegó a los kioskos en marzo de 1979. "No sólo fue un éxito más allá de lo que nadie podía esperar, sino que con sus más de 800 números se convirtió en el cómic más longevo de los nacidos durante el boom de los 80", recuerda Ribas.

LOS COMIENZOS

Toutain dio sus primeros pasos como dibujante pero pronto se decantó por crear una agencia y convertirse en representante. Así creó en 1953 con su socio Antonio Ayné la agencia Selecciones Ilustradas. Visto el oscuro panorama en pleno Franquismo para dibujantes de la talla de Manfred Sommer, Alfonso Font, Carlos Giménez o Luis Bermejo (y los irrisorios precios que se pagaban), S.I. se orientó al mercado exterior (Francia, Inglaterra, Italia...). Los ingresos eran mucho mayores, pero todo funcionaba por encargo y los autores no podían firmar sus trabajos.

Toutain, amante DEL cómic americano, sabía que sus representados podían competir con los mejores del mundo. S.I. era, según Ribas, "una especie de paraíso en la España de Franco. Eramos jóvenes, ganábamos dinero, venían chicas de agencias de otros países... Aquello era muy divertido".

LOS PROFESIONALES

Precisamente en esa época transcurre Los Profesionales, una de las grandes obras de Carlos Giménez, y en la que Toutain aparece convertido en un tipo llamado Filstrup (uno de los pseudónimos que usaba en su época de dibujante). "Es cierto que trabajar en S.I. se parecía mucho a lo que cuenta Carlos, pero no hay que tomárselo al pie de la letra. A veces cambia los protagonistas, otras veces es muy fiel a lo que ocurrió aunque en otras ocasiones exageró o, directamente se lo inventó", explica Ribas.

"Allí había un poco de todo, fachas y comunistas compartiendo espacio y respetándose, aunque también hay cosas que es mejor olvidarlas y que no fueron para nada tan divertidas", añade. En todo caso, Toutain fue un buen representante que consiguió, nada menos, que abrirles las puertas de Estados Unidos a principios de los 70 gracias a su acuerdo con Jim Warren.

SU MAJESTAD JAMES WARREN

Para los dibujantes de S.I. trabajar por Jim Warren fue poco menos que tocar el cielo. Estamos hablando nada menos DEL tipo que, en 1964, había reunido en una cena a Frank Frazzeta, Al Williamson o Archie Godwin (por citar sólo a unos pocos) y les anunció que el cómic americano iniciaba una nueva etapa. Su gran aportación fue apostar por el blanco y negro y el formato de revista ya que, de este modo, no tenía que cumplir con los estrictos límites que establecía la Comic Code Authority. Quizás no inventó los tebeos para adultos, pero casi.

Warren retomó lo mejor del cómic americano donde lo dejó, a finales de los 40, la mítica editorial E.C.y lo hizo  gracias a títulos como Creepy, Eerie, (la efímera) Blazing Combat o Vampirella, cuyo éxito llevó la firma de dos miembros de S.I.: Sanjulián y José González. Esteban Maroto (Dax the Warrior), José Bea, José Ortiz, Fernando Fernández, Víctor de la Fuente... también acabaron convirtiéndose en habituales. "Llegó un momento", explica Lluís Ribas, "que había números enteros dibujados por españoles". El nivel era tal que 1984 se hacía íntegramente en S.I. (más tarde se publicó también en España).

EL BOOM DE LOS 80

En 1973 Toutain dio un paso más y se convirtió en editor. Tras la muerte de Franco llega la libertad y su mejor momento. Cree firmemente que es posible hacer cómics para adultos y que los dibujantes son artistas. Con sus chicos y lo mejor del panorama internacional alumbra revistas como Totem, Creepy, 1984... e incluso se atreve a encargarle al crítico Javier Comas un proyecto tan ambicioso como su Historia de los Cómics en cuatro volúmenes que sigue siendo hoy una obra de referencia obligada.

Pronto los kioskos se llenan de cómics, e incluso se convierten en un signo de modernidad. Pero a mediados de los 80 el mercado se satura, los gustos cambian, el formato mensual pierde fuerza... es el fin de una época.

Para los valencianos, su legado es difícil de olvidar. Le prestó a Manuel Molero (el fundador de la librería Futurama) material para que pudiera abrir la primera tienda de cómics de la ciudad. Se llamó 1984 y estaba al final de la poco recomendable calle del Hospital. Así nació una generación de aficionados y la ciudad se hizo un poco más moderna.

Comic i Il.lustració. L'Esclat creatiu a la Floresta podrá visitarse hasta el 31 de octubre en el Octubre Centre de Cultura Contemporània C/ San Fernando, 12 Valencia). Entrada gratuita.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG