X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 19 diciembre 2018
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
EL CABECÍCUBO

'Vivan los bares', nuevo ‘servicio público' de TVE que patrocina Coca-Cola

ÁLVARO GONZÁLEZ. 02/08/2014 La noche de los viernes, Televisión española irrumpe con un programa que ni informa ni entretiene, pero al menos es de suponer que hará buena caja con su patrocinador

VALENCIA. Los viernes a las once de la noche, cuando otras cadenas tradicionalmente se han adentrado cámara al hombro en barrios de heroinómanos o colonias de vagabundos debajo de un puente, Televisión Española ha estrenado un programa que parecía querer competir esta tendencia, se llama Vivan los bares. Pero no.

Después de ver el espacio uno se queda desubicado. No es un viaje de bar en bar sacando todo lo que se puede encontrar en éstas, las ágoras de nuestro país. Es decir, borrachos, ludópatas, aficionados enfermizos a los deportes. Gente así, puesto que si sacas a las personas que están tomando algo tranquilamente todo el mundo cambiaría de canal al Callejeros de prostitutas de turno. Sin embargo, pese a la competencia entre cadenas en estos términos, lo que tenemos aquí son documentales light.

Light, como la Coca-Cola. La marca que patrocina este programa; la marca que se ha abonado en nuestro país a esa causa tan filantrópica de los ERE en empresas que dan beneficios.

El caso es que uno se pone mosca con este programa. ¿Para qué emitir todo un viernes por la noche un espacio que no informa de nada, que lo que ofrece dista mucho de tener el más mínimo interés y que no regala euros ni pisos en Torrevieja?

En la última entrega a la hora de enviar este texto, 25 de julio, Vivan los bares estaba dedicado al local  Chapandaz de Madrid, de moda entre los jóvenes de la capital. Antes de meterse en el garito, los presentadores, Lorena Castell (la recordarán de los debates de Gran Hermano de Telecinco) y Juanito Makande (percusionista de Mártires del compás) entrevistaban a chavales sobre los problemas de este mundo. ¿Ahora las chicas se ligan a los chicos y no al revés? ¿Es importante el primer beso? Etcétera. Información de altura.

Después, para conocerlos mejor, se iban a la compra con un grupo de asiduos de bar que eran de Granada, acababan de llegar a la capital a estudiar y vivían todos juntos. Pillaron lo más barato del supermercado y dejaron una frase muy educativa: "El pescado ni lo tocamos".

Dentro del bar, la camarera, Vero, destacaba por su belleza y por sus curvas. La cámara la grababa un momento muy edificante en el que los jóvenes ebrios le lanzaban piropos a gritos. Ella declaraba: "Aquí me suben la moral todos los días". Precioso. A continuación, una campana anunciaba el momento culminante, lo más tope de la noche: las camareras se subían a bailar a la barra. Brindis, copazos. En fin, la generación mejor formada de la historia de España tomándose un  refrigerio, ya saben cómo va el tema.

El remate fue cuando uno de los barbilampiños clientes dejaba un eslogan sesentayochista con el cubata en la mano: "Hay cosas más importantes que estudiar, comprarte una casa y un coche". 

A continuación, momento para el patrocinador. Aparece como una sección Fiesta con amigos. Los chavales montan un jaleo en casa y se les puede ver muy bien, en riguroso primer plano, sirviéndose Coca-Colas de la botella de dos litros. Y la banda sonora en plan molón. 

Luego llovieron más mensajes teen-friendly. El presentador relató que su padre no le dejaba ponerse pendiente y que un día se fue de casa y se hizo no sé cuántos de golpe. Más adelante, se fueron a ver a unos skaters. Guay. Y al final, salió el cantante dominicano Henry Méndez actuando en el aludido Chapandaz rodeado de chavalas y liberó estos inolvidables versos: "esa noche de estrellas, niña bonita, quiero besar tu cuerpo, besar tu boquita". Y todos a bailar. 

Para poner en perspectiva el programa, entramos en la web para ver otras entregas. La anterior viajó a Benidorm para realizar un reportaje sobre el Pepe's Bar, que suena como si el próximo Masterchef se ganase con un pincho de tortilla con mayonesa.

El programa seguía patrocinado por Coca-Cola, y seguían apareciendo Coca-colas en todo momento, pero o los periodistas eran hombres blandengues de los que hablara El Fary, o el ayuntamiento de Benidorm también había metido pelas, porque ojo a las declaraciones de los entrevistados:

"En Benidorm nos sentimos nosotras mismas, nos vestimos como queremos y por la noche nos liberamos, somos felices", dice una señora. "Benidorm es barato y mola", sentencia el presentador.

Pero lo mejor fue otro momento educativo para los jóvenes de la casa. Un reportero entrevista a una señora:

–¿Tú nunca has dado un palo al agua en tu vida?
–Yo me casé con un marido rico y ahora que se ha muerto he terminado de estar estupendamente.
(Todos ríen)

Y el bar Pepe´s en cuestión es una discoteca clásica donde personas mayores, de más de cincuenta años digamos, bailan, ligan y se desmelenan. Lo que se llama una segunda juventud. Lo simpático es que los entrevistados explicaban que ya no tenían la carga de los hijos y se podían gastar la pasta en ellos mismos. No es el caso de todas las familias españolas, precisamente.

En el local sonaba a tope ‘Marinero de luces' de Isabel Pantoja y el pinchadiscos apuntaba el detalle: "esas personas que bailan no están pensando en nada, sólo en bailar".

En resumen, la investigación periodística Vivan los bares ha demostrado que quitar los espacios publicitarios en TVE ha dado paso al programa patrocinado a la carta para el que pone la panoja. Gran éxito para la línea de calidad que debería mantener una cadena pública. Y, por otro lado, que los bares son, no sólo el motor de nuestra economía, sino también el sentido de nuestra existencia. Si ya fusionamos Iglesia y Estado y conquistamos el mundo, por qué no añadir los bares a la forma de Estado, que te encuentres a un obispo tirando cañas en una tasca o a un camarero casando a una pareja en la catedral. ¿No hay que regenerar España? Pues he aquí una propuesta gracias al servicio que nos presta RTVE.

¿Qué no, que estoy loco, que soy un exagerado? Lean la sinopsis del programa entonces:

"Los bares son esenciales en nuestra cultura, los amigos, el dominó, las cartas, el fútbol, las tertulias... Cada vez que cierra un bar perdemos un pequeño pedazo de nuestra identidad".

Comparte esta noticia

5 comentarios

Laura escribió
15/08/2014 23:48

Tras ver un programa, me parecio tan...inapropiado para pagarlo con dinero público que busqué criticas como esta y me alegro encontrar que no era yo sola la rara. Programa horroroso. Un claro ejemplo del "qué guay semo y que bien lo pasemo". A ella la llamaron choni en el programa de Sitges y dieron en el clavo; él no sabe hablar y tiene pinta de ir fumado. Sin acritud. Es lo que transmite el programa. Tatuate, di que "mola" y dejate llevar. "La vida es chula". Generacion perdida esta.

Paisano escribió
04/08/2014 11:03

Saludos: No he visto el programa, porque muy poca televisión veo ya. Supongo que me estoy perdiendo infinidad de maravillas, pero en fin. Desde que descubrí el filón de las videotecas de organismos públicos y privados... Y con respecto a este supuesto servicio público que pago con mis impuestos, pues hace ya tiempo que he tirado la toalla. Uno que ya frisa la cuarentena piensa con melancolía en programas como "El Hombre y la Tierra", "La Clave", "Más vale prevenir", en programas infantiles como "El Juego de los Sabios", "Tres, Dos, Uno, Contacto" o series desde "Brigada Central" a las de Barrillé. ¿Era necesario degradar tanto una cadena? Sólo un par de apuntes: _ hace un tiempo, en otro foro se debatía sobre la calidad de la enseñanza actual y una lectura pensó que el autor del texto la había llamado ignorante (a toda su generación). No era así, pero por más que se le explicara no había manera. En ese contexto se me ocurrió comentar que las series de animación infantiles de hoy en día no tenían la misma calidad de las de antaño. Hubo dos respuestas anónimas. Una me acusó de estar bajo síndrome de añoranza de televisión de infancia. O algo parecido. La otra (confío que fuera un fino humorista) defendió el elevado nivel cultural de "Bob Esponja". Vamos, que nuestra generación mejor preparada proporciona esas muestras de debate. Y ni que decir tiene que ninguno respondió en cuanto contra argumenté. El otro tiene que ver con mis gustos y paranoias personales. Tal vez alguien recuerde uno de los típicos reportajes conmemorativos sobre la trayectoria de la programación TVE, que hace años emitió "Informe Semanal". En él se citaba el impacto de la competencia de las televisiones privadas, pero se afirmaba (no lo conservo pero puedo jurarlo) que la competencia había sido vuela. Y para ilustrarlo ponían un fragmento de "Hostal Royal Manzanares" (no tengo nada contra Lina Morgan, lo garantizo). Bueno vale. Pero es que era uno en que se veía a Ana Obregón, sobreactuadísima y lanzando grititos. De aquellos polvos, estos lodos.

Iñigo escribió
04/08/2014 10:57

Que no entretiene? Vale que puede que no deba ser para una cadena pública - eso habría que verlo - pero, ¿que no entretiene? Está claro que has escrito lo que querías escribir y algún motivo tendrás, pero no digas cosas que no son. Entretiene y mucho. La pareja de presentadores tiene mucha química y no fuerzan nada. Así que a disfrutarlo.

Caracartón escribió
02/08/2014 12:40

Pues en el de ayer sobre Marbella llegaron a la esencia de lo hortera.

02/08/2014 10:22

Fresco y con naturalidad el de anoche sobre Marbella bastante alejando de los topizacos que estamos acostumbrado a ver.- Alejandro Pillado Marbella 2014

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG