X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Lunes 4 marzo 2024
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
'EL CABECICUBO'

Millonario Anónimo: un reality sobre pobreza con famoso

ÁLVARO GONZÁLEZ. 28/06/2014 Un famoso se sumerge "de incógnito" en barrios con problemas de paro y pobreza

MADRID. No sé si les sonará una celebrity vintage que se llamaba Jesucristo. De entre sus muchas enseñanzas había una que decía algo así como que no se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha. Está ampliado en San Mateo 6, 1-8. Dice textualmente "cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas (...) con el fin de ser honrados por los hombres". 

Pero en nuestros tiempos, la televisión lo de trompetear lo lleva mal. Es una tentación irresistible. O más que eso, se ha convertido en su única función prácticamente. Lo hace con cualquier ámbito de la vida, pero en el caso de la solidaridad resulta especialmente sangrante. Ya comentamos aquí el caso de ‘Entre Todos' de TVE y sus antecedentes, como José Luis Moreno en ‘Noche de fiesta' con llamadas en directo de "me da mil euros que estoy mu mal" y sus "¡concedido!" con confeti; o el lejano ‘Ustedes son formidables" de Alberto Oliveras.

Ahora La Sexta irrumpe en el mundo de los programas de limosna trompeteada con un formato reality, muy en su estilo. Se trata de una adaptación del británico "The Secret Millonaire". Un millonario "de incógnito" abandona su vida de placer y lujo para unirse a grupos de voluntarios que ayudan a personas necesitadas.

"Se enfrentará cara a cara con la pobreza y el sufrimiento", dicen en la presentación de "Millonario Anónimo", el título que le ha dado La Sexta. Nada más empezar, si no sabe nada del programa británico o el americano, uno se queda sorprendido. ¿Un millonario anónimo del que lo primero que nos dicen es que se llama Lorena Morolote y tiene 37 años? Curioso concepto del término "anónimo", pensará cualquiera.

Es como en la política, cuando se quiere "acabar con los privilegios fiscales" metiendo la pasta en una Sicav ¿a ver si revienta o algo así, como la Estrella de la Muerte?

Pero no hay que confundirse. Lorena será anónima sólo con los pobres. Fingirá que está grabando un documental sobre voluntariado. He ahí el concepto de anonimato. De eso va el rollo. Luego se descubre el pastel, suelta la pasta solidaria y fiesta.

Pero antes de meterse en faena, la protagonista relata sus comienzos en Madrid. Trabajando desde los 17 años, dice, "meses y meses alimentándome de arroz", confiesa. Ahora, aunque acumula zapatos en el armario por decenas y conduce un descapotable, no está bien desde el punto de vista anímico. Su expareja ha cometido con ella "la mayor traición" y no lo ha superado. Es decir, salpimentamos rollito sentimental para que trompetear la limosna no quede soso.

La comitiva viaja a Villaverde, en Madrid. Un barrio con un 22% de paro, anuncian, pero desgraciadamente no es una cifra que meta mucho miedo en estos tiempos que corren. Dicen después que hay inseguridad ciudadana y eso, con unos planos rápidos de grupitos de gente que es imposible saber lo que están haciendo.

Así se logra transmitir el canguelo. Es un recurso podría valer para cabecera de The Wire, pero si uno piensa cinco minutos lo mismo las personas que salen están jugando a la petanca, cambiando cromos o manteniendo diálogos de lo más natural en plan: "Hombre, tú por aquí" -"Pues ya ves" -"Pues sí" -"Pues muy bien" -"Hombre, hombre, hombre" -"A ver..." -"Pues sí" -"Taluego" -"Chao". Cien por cien Tarantino barrio chungo, pero a la madrileña.

A la protagonista la instalan en el barrio en un piso con una habitación y su primera prueba es sobrevivir una semana con treinta euros. Pone cara de circunstancias "es imposible sobrevivir con treinta euros una semana", dice, no lo entiende. A ver, calculemos: un paquete de leche de seis bricks, cinco euros; una docena de huevos, un euro y medio; cinco barras de pan de treinta y cinco céntimos cada una; dos kilos de patata otro euro y medio; tomate, lechuga y pepino, cuatro euros, cinco si quieres; un kilo de filetes de pollo, cinco euros... Más o menos llega para comer. El problema, y ahí lleva razón, es que para poco más. Por no decir nada.

Después llega un recorrido por los voluntarios, sus actividades, y situaciones duras, como niños con problemas de salud en familias con pocos recursos o directamente sin ellos. Ella, mientras se lo cuentan, llora. Que tenga visibilidad en televisión gente que atraviesa problemas tan duros, pues es necesario. Pero el envoltorio en el que se nos presenta, qué le vamos a contar a Usted a estas alturas. ¿Y la banda sonora...? corramos un tupido velo.

No obstante, sí que se aprenden cosas interesantes. Por ejemplo, conocemos a una asociación que proporciona un pastor alemán a mujeres amenazadas por sus ex parejas para que tengan una opción de defenderse. Una de ellas dice que ya no tiene que "dar gracias por llegar viva a casa" cada día. La banda sonora lo arruina todo, pero bravo por esos canes y al que se le ha ocurrido la idea.

Con un grupo de estas mujeres de repente reconoce la verdad. "Soy una empresaria de éxito", les dice. Para anunciar a continuación que colaborará con los materiales de construcción que necesitan para levantar una eco-aldea. La gente entonces llora.

Dicho todo esto, nos vamos a Twitter, a ver qué piensan las masas. Porque las televisiones ahora colocan un hashtag en una esquina de la emisión, #millonarioLorena en este caso, para conseguir relevancia en las redes y en casos como éste, en el pecado llevan la penitencia. Entre los comentarios de los usuarios había gente que se emocionaba, otros que se solidarizaban con los niños enfermos, pero también duras críticas: calificaciones del programa como de "baba", quejas de que se haga negocio televisivo con las miserias de la gente y muy interesante resultaba también leer a tantos vecinos de Villaverde comentar que en su barrio se puede salir perfectamente a la calle sin que te maten. Doy fe.

En el Cabecicubo, abogamos por separar el grano de la paja. Sería muy interesante una entrevista en profundidad a Lorena Morlote para que cuente cómo pasó de comer sólo arroz blanco a ser "una empresaria de éxito" y tener un armario lleno de zapatos. Para que tomen nota los emprendedores. Y por otro lado, recomendamos grabar un programa de denuncia de la dimisión ipso facto del Estado español en lo tocante a la ley de Dependencia y otros muchos los casos de exclusión social.

Venga, y si lo quieren convertir en reality, pues metan a un miembro del Gobierno a deambular entre los que lo están pasando de pena y que luego, con música lacrimógena y mucha emoción televisiva, alcanzamos el minuto de oro del prime time cuando presenta un proyecto de ley para solucionar lo que ha visto o, si no lo dejan, su dimisión. Ese sería un buen reality sobre pobreza con famoso.

Comparte esta noticia

2 comentarios

Belletti bajo la lluvia escribió
30/06/2014 01:37

¿"fragante dimisión" es de las que huelen a nueva democracia regeneradísima? Ojo ahí Don Álvaro, que las prisas son malas.

Llamadme Israel escribió
28/06/2014 13:52

Con perdón por el SPAM, pero es que no creo que merezca la Peña copiar de nuevo todo lo que escribí. Por qué me parece perverso el Jefe Infiltrado. Y este aún me gusta, el del millonario lo tuve que quitar asqueado a mitad del primero http://briboneros.com/2014/05/17/por-que-me-parece-perverso-el-jefe-infiltrado/

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG