X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 1 marzo 2024
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
CINE

10 remakes innecesarios que los estudios quieren que nos traguemos

JAVIER CAVANILLES. 21/06/2014 Hace unos meses Robocop y dentro de poco Los Goonies. A falta de ideas los estudios barajan remakes de lo que sea con tal de intentar asegurarse un éxito en taquilla

VALENCIA. En This Other Eden (1993), el escritor satírico británico Ben Elton introducía el personaje de un actor que había aprendido a conducir helicópteros mientras rodaba el remake de Apocalypse Now II. Lo que entonces fue un chiste genial algún día será una triste realidad. Entre reboots innecesarios tipo Spiderman, franquicias que se alargan hasta el infinito y remakes como Godzilla, pronto no habrá una sola película original en la cartelera. Ya no se respeta nada. De hecho, hasta hay unos tipos intentado sacar adelante Jesus The Remake.

Lo último ha sido el anuncio de una nueva versión de los Goonies (Richard Dooner, 1985), una de esas películas que sin proponérselo marcó a toda una generación. Por desgracia, hay más clásicos esperando que alguien mancille su memoria. Da ganas de plantarse en Holywood y empezar a repartir con el envés de la mano. Aquí va una lista de títulos que quieren rescatar sin que nadie se lo haya pedido. Por suerte, algunos son simples proyectos que tienen escasas papeletas para salir adelante.

Grupo Salvaje (1969): No pinta nada en esta lista tan ochentera, pero había que incluirla. Aunque no es intención de este artículo hacer apología de la pena de muerte, la Warner sigue adelante con su proyecto de deshonrar la memoria de Sam Peckinpah y adaptar su western más genial, la famosa historia de una banda de forajidos que llega tarde a su época y permanece demasiado tiempo. Para añadir insulto a la herida, el protagonista será Will Smith, que encarnará a un ex agente de la DEA caído en desgracia que junta a un equipo de outsiders para acabar con un narco mexicano. La idea fue de Tony Scott y, por desgracia, el proyecto le ha sobrevivido. Salvo que algún acontecimiento feliz lo impida (por ejemplo, el fin del mundo) se estrenará en 2017.

The Warriors (1979): Cuando Walter Hill aún era Walter Hill rodó esta película sobre una banda de macarras que tiene que volver a su barrio y, por el camino, se va enfrentando a los rivales que le acusan de haber matado al líder de todos los  gangs de Nueva York. También fue idea del difunto Tony Scott. La propuesta pasa por situar la historia en Los Ángeles y utilizar los nombres de bandas auténticas. Por lo visto, los Crips, los Bloods... todos están encantados. Tras seis años acumulando retrasos, parece que el rodaje empezará este mismo verano. Dios no lo quiera.

1997, rescate en Nueva York (1981): No le llames Plissken, llámale Serpiente. Cuando John Carpenter era el rey de la serie B, rodó esta película con un Kurt Russell en estado de gracia. Interpreta a un ex algo (policía, soldado...) que tiene que rescatar al presidente de EEUU (Donald Plesance) de la Gran Manzana convertida en una gran prisión. El productor Joel Silver dice que sigue apostando por la idea, pese a que la secuela (2013: Rescate en L.A, 1996) era mala hasta el dolor. Russell no se niega a participar (no es que le sobren ofertas) si el guión vale la pena. Queda ver cómo solucionan el problema del título, ya que entonces era una película futurista.

Un hombre lobo americano en Londres (1981): Sin duda una de las mejores mezclas de terror y humor de la historia del cine. La filmó John Landis entre Granujas a todo ritmo (1980) y Entre pillos anda el juego (1983). Dos grandes comedias que, junto al mítico vídeo Thriller de Michael Jackson, le agotaron el cerebro y luego no hizo nada más digno de mención. Si la secuela, Un hombre lobo americano en París (1997), daba aún más miedo (por lo mala) ¿qué necesidad hay de insistir? Landis vendió en 2012 los derechos a los hermanos Weinsteins así que hay que estar preparados para lo peor. Lo único bueno es que, de momento, parece que está en un cajón.

Poltergeist (1982): Oficialmente, la dirigió Tobe Hooper (La matanza de Texas, 1974), pero cuenta la leyenda que Steven Spielberg tuvo que rehacerla entera. En todo caso, una de las grandes películas de terror de todos los tiempos. De esta, no nos libramos. La produce Sam Raimi y la dirige Gil Kenan (Monster House). Además, contará con la presencia de Sam Rockwell, Jared Harris y Rosemary de Witt. Está tan avanzada que tiene hasta fecha de estreno: febrero de 2015. En otras palabras: "ya están aquííííí".

Tras el corazón verde (1984): Pese a que era una copia descarada de En Busca del Arca Perdida, fue todo un bombazo que consagró a Robert Zemeckis (Forrest Gump, Regreso al Futuro...) como director y a Michael Douglas y Kathleen Turner como actores. En principio, él será sustituido por Gerard Butler o Taylor Kistch y ella por Katherine Heigl (Anatomia de Grey). Afortunadamente, en los últimos años la Fox no ha dicho nada sobre este proyecto, así que a lo mejor se ha impuesto la cordura y ha desistido.

Comando (1985): El justamente olvidado Mark L. Lester convirtió a Arnold Schwarzenegger en un ejército de un solo hombre que tiene que enfrentarse a una banda de criminales latinoamericanos que ha secuestrado a su hija. Es lógico que una historia tan original merezca una nueva oportunidad. Por lo visto, la Fox tiene listo desde mediados de 2013 un guión de David Ayer (Training Day, SWAT) del que sólo ha trascendido su elevado nivel de violencia. El mismo Ayer reconoció en un entrevista que no entiende el porqué del título más allá de intentar engañar a algún nostálgico. De hecho, para salir de dudas la prensa bromeaba sobre la posibilidad de inaugurar con ella el género de rebake (reboot + remake).

Cortocirucito (1986): Que en los 80, cuando lo más cerca que se podía estar de un ordenador personal era del Spectrum, tenía su aquel esa historia de un robot que, tras recibir un rayo, se vuelve inteligente. Era una versión disimulada de ET pero tuvo su público y eso que no es de lo mejor de John Badham (Fiebre del sábado noche, El trueno azul...). Hubo una secuela en 1988 que pasó desapercibida así que ¿para qué insistir? Por lo visto, alguien vio Wall E y se dio cuenta de que no hacía falta. El proyecto está paralizado... de momento.

Dirty Dancing (1987): Cuando Lionsgate anunció que iba a recuperar la película que convirtió en Patrick Swayze en el ídolo de la chicas de medio mundo, el club de fans de la misma (que milagrosamente no se había extinguido) montó en cólera. La película fue uno de los mayores éxitos de taquilla de la Historia (costó 6 millones de dólares y recaudó 214), y legó una de las canciones más horteras de todos los tiempos: (I've Had) The Time of My Live. Parece que la cosa va en serio y comenzará a rodarse este año. La productora amenaza con Justin Timberlake o Chris Hesmworth (el marido de Elsa Pataky, que dicen que es actor) como protagonistas.

Agárralo como puedas (1988): Si se atreven con Leslie Nielsen ¿qué les impide un remake de Ciudadano Kane? Una de las comedias más disparatadas de los 80 (con permiso de Aterriza como puedas) y que tuvo dos secuelas igualmente divertidas. Paramount anunció hace un mes que Ed Helms (Resacón en Las Vegas) se meterá en la piel del agente Debrin. Para justificar lo injustificable la productora dice que será una especie de homenaje. No tiene fecha de estreno pero lo tendrá.

Bonus track: En los últimos tiempos también se ha barajado la posibilidad de recuperar Porky's, Cariño, he encogido a los niños, Juegos de Guerra o Loca Academia de Policías. Mejor que nos preparemos para lo peor.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG