X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Domingo 25 febrero 2024
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:

Los 4 magos valencianos de la Generación Tamariz

BEGOÑA DONAT. 11/06/2014 Nacho Diago, Yunke, Darío Piera y Jandro se encuentran entre lo más granado del ilusionismo nacional. Son los autoproclamados Generación Tamariz, por su ídolo de infancia

VALENCIA. Corrían los ochenta y un tipo con gafas, un sombrero estrafalario y una melena canosa y alborotada, como si su portador hubiera metido los dedos en un enchufe, mantenía a los más pequeños pegados a la pantalla de la primera cadena, que es como entonces se llamaba a La 1 de TVE. Entre los discípulos de aquel flautista de Hamelín catódico hubo, al menos, cuatro valencianos que siguieron sus pasos y hoy día cuentan con proyección nacional. Nacho Diago, Darío Piera, Jandro y Yunke citan a Juan Tamariz como el percutor de su dedicación al ilusionismo.

Los dos primeros incluso llegaron a compartir los 72 fascículos coleccionables que el conductor de Por arte de magia sacó a la venta en kioscos. Una semana uno se quedaba con el original y el siguiente, con la fotocopia. Y Salvador Vicent, alias Yunke, mantiene relación con él en la actualidad. "Este hombre es un genio, un extraterrestre, no sólo en su control sobre la cartomagia, en la presentación y cómo llegar al espectador, sino en la partes teóricas que hay detrás de este oficio", opina.

Todos los veranos, Vicent pasa unos días en casa de Tamariz a fin de intercambiar impresiones, contrastar nuevos trucos y trabajar desde el atardecer hasta el amanecer, porque el viejo gurú vive de noche.

Tamariz ganó el Premio Mundial de Cartomagia en el Congreso Mundial de Magia celebrado en París en 1973, pero, curiosamente, ninguno de los cuatro magos entrevistados para este reportaje ha triunfado en la modalidad de magia de cerca en la que era especialista su ídolo. Nacho practica la magia teatral, Darío, el mentalismo, Jandro, la magia cómica, y Yunke las grandes ilusiones.

ABRACADABRA EN LO COTIDIANO

El primer truco con pegada de Nacho Diago fue el juego del flexo, por el que una lámpara cobraba vida y se convertía en un espectador. Ese interés por los objetos cotidianos no han abandonado al mago de Picassent, quien en su nuevo espectáculo, Días de nocilla y magia, se sirve de elementos del día a día para sus trucos, como un zapato, un anillo, una partitura, un paraguas o una flor.

Diago, primer premio en el XXVII Congreso Mágico Nacional, ha compatibilizado los juegos de manos con la interpretación. Se formó como actor en la ESAD de Valencia y ha participado en las series Amar en tiempos revueltos, de TVE, en el que, como la vida misma, interpretaba a un camarero que soñaba con ser mago, y en L'Alqueria Blanca de Canal 9. En el teatro ha tenido papeles en El museo del tiempo, de Albena Teatre y Tanttaka teatroa, Cosmos, de Bambalina Teatre y La Caja, de El Reló Producciones.

En los primeros años de su carrera, Diago evitaba ver el trabajo de sus colegas de profesión. "Quería desarrollar una personalidad propia y al principio es fácil intoxicarse con la actividad de otros magos", explica.

Ahora presta atención a Danny Cole, especializado en el uso de objetos comunes, Penn and Teller, "interesantes por el uso escénico, pues en sus shows se sirven de recursos teatrales como el conflicto", Fred Kaps y René Lavand, "un mago que hacía toda su magia con una sola mano".

Su inclinación por el ilusionismo le ha procurado una salida inesperada, con encargos como especialista en efectos especiales en el musical Aladin, de Trencadís Produccions, y en el montaje Continuidad de los parques, escrita por el valenciano Jaime Pujol y dirigida por Sergio Peris-Mencheta, que tras su paso por las Naves del Español-Matadero Madrid inicia ahora gira nacional.

En su opinión, la magia siempre ha sido pionera en el empleo de las nuevas tecnologías. Se podría decir que sus oficiantes son early adopters. "Cuando apareció la electricidad, un truco de la época fue utilizar lo que parecían velas para hacer magia encendiendo y apagando a voluntad una bombilla", cuenta Nacho.

No obstante esa posición a la vanguardia, opina el mago que la principal evolución en este campo no recae en los medios técnicos, sino en la forma de hacer. De hecho, para su próximo espectáculo cuenta que le apetece mezclar música en directo, pintura y fotografía.

ESCAPISTA SIN DEJAR PISTAS

Los efectos especiales también son uno de los caminos adyacentes de la magia para Salvador Vicent. Teatro, cine y televisión han reclamado sus servicios, con ejemplos variopintos como su colaboración en Gran Hermano o su aportación a un sistema de levitación para la obra Drácula. Con siete años hizo su primer truco, consistente en unos mondadientes marcados con unos puntos que aparecían y desaparecían. Se lo enseñó un mago retirado de Villareal, el profesor Ballester, quien le transmitió la filosofía subyacente en el arte de los efectos extraordinarios. Pero el número que más esfuerzo le supuso fue el que, precisamente, le procuró en 1998 el segundo Premio de la Federación Internacional de Sociedades Mágicas (FISM). De su camisa abierta consiguió sacar la cabeza de un alien. Aquel galardón le abrió las puertas del mercado global. Desde entonces lo suyo ha sido un más difícil todavía.

El mago de Vilavella es uno de los más destacados especialistas en grandes ilusiones del mundo, modalidad practicada, para entendernos, por David Copperfield.

Yunke defiende el trabajo de este mago que alcanzó proyección en Europa por su noviazgo con la top model Claudia Schiffer. "Si bien echo de menos cierta energía, hace una magia impecable, tanto en la ejecución de los números como en la iluminación, el vestuario y la coreografía. Es uno de los mejores del mundo y cada año cambia de espectáculo, con una media de 500 representaciones anuales", destaca el castellonense. Yunke no le anda a la zaga, con 130 actuaciones al año.

El mago sigue apegado a sus raíces, así que ha instalado su laboratorio creativo en Vilavella. En Esferatum, que así se llama el espacio, se fabrica cualquier idea, ilusión, magia original y personalizada. Allí dispone de un taller de creación y experimentación, un escenario donde ensayar y un museo donde se despliegan piezas de coleccionismo, entre otras, un nutrido número de carteles del escapista Houdini.

"La magia tiene 5.000 años de Historia. Hemos formado parte de muchas cosas, por ejemplo, Mélies creó texturas e inventó la edición de video, y Robert Houdin, los autómatas", justifica.

En sus talleres se encuentra preparando un número para el espacio de Antena 3 El hormiguero, un proyecto de televisión para México, su visita en septiembre a China y una aparición en Francia TV.

Confiesa que lo habitual es que los efectos fallen, pero, explica que los magos, "como somos unos listillos, pensamos en los posibles contratiempos. Y como ninguno contamos el final del número, siempre tenemos una salida".

No obstante, no es lo mismo tener un lapsus con una baraja de cartas que con el tipo de números que Yunke practica. Escapar de un bidón lleno de agua, sin ir más lejos, o desasirse de una camisa de fuerza, truco que no hace mucho le supuso una caída fuerte en el taller por la rotura de una polea de seguridad.

EL HUMOR NO TIENE PELO

Jandro también comparte que le han pillado algún truco. Pero en el caso de este valenciano habitual de El Hormiguero, donde, entre otras travesuras se encarga de dirigir cámaras ocultas con niños, es diferente, porque se dedica a la magia cómica. "Así que muchas veces no se sabe si es un fallo o si el número era así. A veces incluso mantengo el fallo, porque el juego resulta mejor".

Con 16 años se le ocurrió su primer truco, una baraja que atravesaba con un cuchillo. Luego descubrió que el número había sido inventado cientos de años atrás. Pero a un mago veterano al que frecuentaba, el profesor Lesmans, le pareció brillante, de modo que lo inscribió en el Encuentro de Magos de Almussafes. "Estaba rojo como un tomate, me sudaban las manos, se me pegaban las cartas, pero a raíz de aquello he seguido acudiendo al congreso en todas sus 22 ediciones".

Jandro es Campeón de España de Magia Cómica y... calvo. "Eso marca mucho -destaca con inesperada seriedad-. No puedo hacer magia seria porque la gente se ríe. Así que la modalidad que practico no es algo que haya decidido, pero fui soltando chistes y me cree mi propia personalidad escénica. De hecho, ahora no concibo la magia sin humor. El gran problema de muchos magos es que son muy aburridos y a veces el espectador se pierde. Si haces reír, la gente no se te viene abajo y consigues luego un mejor impacto".

Jandro, junto a Jorge Blass, Inés y Luis Piedrahita han tomado el relevo de Tamariz, El Màgic Andreu y Pepe Carroll en su papel de referentes televisivos de las futuras catervas de magos.

El programa de Cuatro Nada X Aquí, en el que participaba el cuarteto mencionado, inoculó la magia en niños que hoy son magos incipientes.

No obstante, considera que el acercamiento al ilusionismo es radicalmente distinto del vivido por su generación. "Cuando surgimos nosotros no había material ni tiendas ni escuelas de magia y tuvimos que buscarnos la vida. De hecho somos fundadores del Círculo de Ilusionistas de Valencia, Alicante y Castellón. Ahora es más fácil aprender trucos, pero más difícil asentar los principios. Existe demasiado información y los nuevos magos no profundizan. Nosotros, en cambio, teníamos muy poca y la devorábamos. Usábamos el ingenio y estábamos horas y horas. Nos lo tuvimos que currar mucho, pero, a la larga, ese esfuerzo ha merecido la pena".

No es un decir, amén de El Hormiguero, Jandro ejerce de actor, presentador de televisión, humorista, director, guionista, escritor, coach y conferenciante.

NO SOLO DOBLAR CUCHARAS

Darío Piera también hace las veces de coach y psicoterapeuta en su vida paralela al ilusionismo. Así, el mago intercala las actuaciones con cursos de comunicación y gestión de las emociones para los que se vale de los recursos de su oficio.

Su primer truco consistió en cambiar la hora de varios relojes sin tocarlos. Con 18 años, el valenciano fue subcampeón de magia de cerca en la Comunitat. Después de aquello, fue uno de los fundadores de la ONG Payasospital, una asociación no lucrativa que alegra la vida de los niños hospitalizados con actuaciones regulares de payasos profesionales, y se alzó ganador del concurso de Narciso Ibáñez Serrador El semáforo, en TVE.

A raíz de la afición a la magia, Piera entró en contacto con la hipnosis, la programación neurolingüística y el desarrollo personal. Y con el tiempo, su técnica ha ido derivando hacia el mentalismo. Esta rama del ilusionismo se remonta al siglo XIX y está ligada a las triquiñuelas de los mediums y los espiritistas, aunque el mago advierte que las cosas fueron evolucionando, "y ahora se podría definir como la habilidad de usar los cinco sentidos para crear un sexto que es el de la percepción psíquica".

Entre los referentes históricos del mentalismo esta el israelí Uri Geller, capaz de doblar las cucharas de los hogares españoles en 1975 desde el plató del programa Directísimo, de TVE.

En la actualidad, el mayor referente en España en este campo es Anthony Blake y en Inglaterra, Derren Brown, quien, con su programa de televisión, informa Darío, dió un giro y actualizó el mentalismo. "En los sesenta y en los setenta estaba vinculado a los poderes mentales, pero ahora lo está al uso del cerebro, la neurociencia y aspectos más tangibles o relacionados con la psicología".

La magia que practica Darío juega con la credulidad y la incredulidad. Es una variante que tiene mucha mordiente, porque puede apostar por una presentación más esotérica y otra más psicológica.

"La magia habitual es más un divertimento. Los trucos con cartas, cuerdas y monedas son fascinantes en sí mismos, pero no tienen el impacto emocional del mentalismo. La gente se sorprende mucho más, porque lo que tocas está oculto, son sus deseos y sus emociones. La magia es imposible y el mentalismo lo que podría llegar a ser posible".

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG