X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 24 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
EL LENGUAJE DEL CINE

Al filo del mañana
Tom Cruise: Misión Cienciología

MANUEL DE LA FUENTE. 31/05/2014

VALENCIA. La Iglesia de la Cienciología está de enhorabuena: Tom Cruise acaba de estrenar una película. Lejos de lo que se trata de vender, la pertenencia de Cruise a la secta no resulta un hecho secundario en una carrera cinematográfica que ha ido en paralelo al ascenso del actor en la organización. Desde hace ya casi treinta años, la joven promesa que se dio a conocer en la película de Francis Ford Coppola Rebeldes (1983) ha logrado destacar por encima de sus compañeros de generación a partir de dos éxitos del cine comercial de los años 80, Risky Business y Top Gun.

De hecho, todo sucedió cuando terminó esta última película, estrenada en 1986. Tom Cruise se encontró, de repente, en una encrucijada. El triunfo desmesurado en Hollywood a una edad temprana (tenía entonces 25 años) resulta a menudo difícil de gestionar en una industria completamente despiadada. El taquillazo le obligaba al actor a rubricar una carrera que podría verse abocada a un final abrupto. No obstante, su novia de entonces, Mimi Rogers, le dio la solución introduciéndole en la Cienciología.

Ése es el nombre que recibe el pastiche de creencias creado en los años 50 por L. Ron Hubbard, un escritor de ciencia ficción. Hubbard consideraba que los miembros de su secta eran una especie de iluminados que salvarían a la humanidad de las guerras y los crímenes. Todo eso no estaría mal si no fuera por un relato paranoide en el que mezclaba extraterrestres, ocultismo y liberaciones espirituales para explicar los orígenes y desarrollo de su doctrina. Los cienciólogos deben someterse periódicamente a curas espirituales (llamadas "auditorías") para poder cumplir el credo máximo de la secta, la idea de hacer "que los capaces sean más capaces".

Evidentemente, como todas las sectas religiosas, lo que le movía a Hubbard era el enriquecimiento personal. Pese a pregonar que se trataba de un sistema de valores de ayuda personal (es decir, laico), intentó desde el principio acogerse a la exención fiscal estadounidense contemplada para las órdenes religiosas. Esta exención es lo que ha permitido la creación de una poderosísima industria del fundamentalismo cristiano en Estados Unidos, liderada por pastores y ministros que se enriquecen con las donaciones libres de impuestos. Estos grupos, como la Mayoría Moral de Jerry Falwell, cobraron gran importancia en los años 80 gracias a su apoyo al partido republicano y a la adquisición de medios de comunicación por todo el país.

No obstante, estos mismos grupos impidieron que Hubbard contase con esa exención fiscal, una solicitud que le fue denegada en 1967. Veinte años después, en 1986, cuando murió Hubbard, la Cienciología le debía mil millones de dólares a la Hacienda estadounidense. En ese momento, su sucesor, David Miscavige, puso en marcha una agresiva campaña para sacar a la secta del ostracismo y liquidar la deuda (sin pagar, cómo no).

La batalla se libró en tres frentes. En primer lugar, la Cienciología contrató a un antiguo colaborador de Ronald Reagan, llamado Robert Keith Gray, para reelaborar la imagen pública de la iglesia. Entre los hitos de Gray estaba ayudar a dictadores y traficantes de armas (de algún modo, Reagan encajaba en ambas categorías), además de construir, en 1990, el testimonio falso de la hija del embajador de Kuwait en Estados Unidos sobre las prácticas de Sadam Hussein, lo que le dio al gobierno de George Bush padre un argumento importante para la primera Guerra del Golfo.

La segunda acción del líder de la Cienciología fue declararle la guerra a la agencia tributaria norteamericana. Para ello, se presentaron más de dos mil denuncias por intromisión en la libertad de expresión, lo que obligó a los mandatarios de Hacienda a concederle a la Cienciología la ansiada exención fiscal y así detener la hemorragia de gastos que suponía hacer frente al aluvión de demandas. La victoria llegó en 1993: de los mil millones adeudados, apenas se pagaron 13. La tercera acción de la Cienciología es la más conocida: la captación de estrellas de Hollywood como reclamo publicitario internacional.

Cruise aceptó encantado la oferta y pasó a ser el embajador perfecto, la cara visible del fanatismo más abominable que exporta sometimiento ideológico a partir de la exhibición de films de acción. Su papel no se limita a ponerle cara a la secta, sino a tratar de interferir en la agenda de los distintos países en los que se va implantando la Cienciología. Así, Cruise aprovecha las promociones de las películas para reunirse con los presidentes de los gobiernos e imponer más exenciones fiscales. Algunas de esas reuniones han llegado a trascender, como las mantenidas con Tony Blair, o incluso con Bill Clinton, que intercedió para que los cachorros de la democracia cristiana de Alemania dejasen de boicotear el estreno de cada una de las películas del actor.

Por otro lado, a Cruise le gusta montar en los rodajes de sus películas tiendas de reclutamiento. Pese a sus esfuerzos, por ejemplo, no consiguió llevar a la causa a Steven Spielberg, a quien no dejó de dar la murga durante la filmación de La guerra de los mundos. Por no mencionar aspectos más livianos como el hecho de que el propio actor asegurase que la secta le había curado la dislexia o que le encargue a sus miembros que le suministren hembras tras cada divorcio. El rosario de extravagancias es tan larga y aberrante que hacen parecer a Michael Jackson un modelo de raciocinio.

Tom Cruise ha estado esta semana promocionando su último engendro, titulado Al filo del mañana, en París, Londres y Nueva York. La película no merece mucha más atención. En ella, se recurre al tópico del protagonista que revive el último día de su vida hasta que consigue resolver una situación de manera adecuada. Ya saben, la historia que ha aparecido en películas como Atrapado en el tiempo o en series como Expediente X. Lo gracioso radica en que aquí la consecución de la misión es de cariz militar: Cruise encarna a un comandante que rehúye el combate y que aprende, a base de repetir el mismo día, que tiene que mojarse, lo que significa que la solución a los problemas se resuelve ganando las guerras en el campo de batalla. 

Desde el principio, la película desarrolla un discurso militarista bastante vomitivo, que recuerda al de cintas como La chaqueta metálica, el film de Stanley Kubrick al que se cita con diversos guiños. Los enemigos son alienígenas pero la invasión se desarrolla desde Londres para conquistar París, incluyendo desembarco como en Normandía, para recordar lo de siempre: que las guerras pueden ser justas, como el ejemplo eterno de la Segunda Guerra Mundial. Evidentemente, aquí los creativos de Hollywood se lo pasan de miedo destrozando París entera, desde la Torre Eiffel hasta el Louvre. Ya se sabe, como parodiaba la película Team America, de esa afición periódica consistente en recordarles a los franceses que tienen que darles las gracias al gran imperio norteamericano por librarles del yugo nazi. 

Evidentemente, Al filo del mañana resulta muy entretenida. La perfecta articulación de los giros del guión consiguen involucrar al espectador en la trama de la lucha contra los invasores espaciales. La fórmula consiste en hacer interesante una historia que, como siempre, sabemos de antemano que va a tener final feliz. Cruise vuelve a encarnar a ese héroe súper positivo y, como regalo, llega a reírse de la sonrisa estúpida que ha acuñado como marca de la casa desde Misión imposible 2. Es en el éxito de la fórmula donde nos vuelven a colar, una vez más, toda una visión del mundo muy particular para hacernos creer que es la única posible. 

Lo relevante en la película es la constatación de un discurso que sirve de nuevo como ariete para que Tom Cruise siga predicando su secta con la ayuda del gobierno norteamericano. En este juego, todos ganan, desde el actorcillo de éxito en los años 80 que vio consolidada su carrera hasta un gobierno y una industria que se venden a quien sea con tal de exportar esa idea de la excelencia del sistema norteamericano. La idea de Hubbard de que en ese país los capaces son los que triunfan es la ilusión que todos quieren comprar, circunstancia que aprovechan los enfermos multimillonarios que usan el poder y el dinero engañando a las masas con productos de entretenimiento.

Ficha técnica
Al filo del mañana
(Edge of Tomorrow)
EE.UU., 2014, 113'
Director: Doug Liman
Intérpretes: Tom Cruise, Emily Blunt, Bill Paxton
Sinopsis: La Tierra está siendo aniquilada por una raza alienígena que controla el tiempo. El comandante Cage tiene la misión de aprovechar los viajes temporales para culminar una misión que parece resistírsele: destruir a la madre de los extraterrestres

Comparte esta noticia

23 comentarios

Sara escribió
26/08/2015 01:28

La verdad es que me pareció una película bastante buena, las actuaciones de los protagonistas me gustaron bastante y qué decir de los efectos y la historia, les recomiendo esta página http://www.hbomax.tv/movies es una de las mejores para verlas, calidad y sonido excelente.

Alfredo escribió
08/06/2015 22:20

Sr Arjona Con Sinceridad (ojo que queda en los registros) a quien han ayudado uds?? no veo a la cienciologia en áfrica sacando de la pobreza y la hambruna o en los sectores pobres de las sociedades... son con suerte una secta de papel y una fabrica de dinero.

Uno de por ahí escribió
05/06/2014 15:52

Señor DeLa Fuente:No se enoje conmigo.No haga como yo.Es cierto que prefiero las criticas convencionales ,pero le confesare que secretamente espero con impaciencia su "critica " cada semana.Me la tomo como un ejercicio literario y de ver las cosas con otra "visión" pues, aunque no lo crea,hay gente que sin ser unos intelectuales ni tener unos grandes conocimientos,si tenemos un espiritu critico.A mi, sin ir mas lejos , desde que cumpli los 30 dejaron de gustarme las "americanadas" pues habia visto ya tantas para entonces que, francamente, ya no me aportaban nada.Disculpeme.Me habia dejado llevar pensando que el suyo era un texto serio.

Bigote Prusiano escribió
04/06/2014 21:11

Los Pelados y sus Extraterrestres de Ojos Ahuevados me parece un buen nombre de grupo rock.

Marga Landete Carrilero escribió
04/06/2014 21:02

Lo siento mucho, Manolo. Los comentarios son más divertidos que tu artículo. Es una pena que los ateos practicantes no tengamos nada que añadir.

04/06/2014 17:21

Cuanto crédulo... y luego dicen de nosotros... yo soy un crédulo por creer en lo que vivo y en el estilo de vida que llevo, y otros simplemente se creen lo que otros les cuentan que han vivido. Os deseo lo mejor, y ojalá nunca os encontréis a gente contando mentiras sobre vosotros, sobre lo que creéis, sobre lo que vivís, sobre lo que hacéis, ni sobre lo que sentís. No pasa nada porque alguno de vosotros se crea el más importante del mundo o la mayor autoridad en este tema...ninguno de los que estáis comentando tenéis experiencia directa, así que... quién es el crédulo, o que lo vive, o el que se cree lo que simplemente le cuentan y que por el mero hecho de ser negativo entonces tiene que ser verdad...? Buenos, sin más, os deseo que a todos os vaya bien en vuestras vidas y que no lleguéis a sentir que alguien invalida vuestras vivencias y sentimientos sin haberlos vivido. Yo creo lo que siento y vivo, no lo que otros me cuentan.

Teodoredo escribió
04/06/2014 13:00

En una cosa razón no les falta, y es que estar en contra de la cienciología es como estarlo en contra del catolicismo. ¡Kuánta inikidad!

Latro escribió
04/06/2014 10:37

Ah, que lo dice Zizek. O sea, razón de mas para decir, ni de coña Al artículo le falta mencionar la operación "Snow White", o la mayor operación de infiltración en el gobierno estadounidense, con 5000 topos de la Cienciología currando para borrar todos aquellos datos, informes, etc que fuesen negativos para la secta dentro de las agencias gubernamentales. Unos angelitos, vaya.

Rocamadour escribió
04/06/2014 07:26

El problema, señor Arjona, no es lo que Manuel escribe. El problema es lo que escriben los que han abandonado cienciología. Ellos son los que le desacreditan a usted y a personajillos como sus idolatrados David Miscavige o Tom Cruise. ¿Ya firmó usted el contrato del billón de años? ¿Pertenece usted a Sea Org? ¿Lleva una foto de Xenu en la cartera? Venga ya...

03/06/2014 15:30

Sr. de la Fuente, sigue desacreditándose con sus insultos. Es verdaderamente una pena. Hasta siento compasión. Lo peor es que usa el derechos a liberta de expresión para vulnerar los derechos fundamentales de personas de buena voluntad, seguramente no tan perfectas como usted pretende, pero sí de buena voluntad.

Manuel de la Fuente escribió
03/06/2014 10:05

Uno de por ahí: No pasa nada, tienes un montón de medios de comunicación en los que leerás “críticas cinematográficas” con las referencias de siempre que no sirven para nada: que la fotografía es bonita, que los actores lo hacen bien y que el guión está bien escrito. Un montón de medios en los que no verás nunca ni un contexto político a las películas, donde nunca verás que se intenten explicar las motivaciones últimas de las cosas, donde nunca te contarán la chapa que da Hollywood, que semana tras semana insiste en colarnos una ideología bastante repulsiva en productos de entretenimiento. Medios de comunicación donde nunca verás que aparezca indignado comentando uno de los jefecillos de esa secta de pirados hablando de extraterrerestres, confederaciones galácticas, bombas de hidrógeno, llamando envidiosos a quienes se ríen de eso y pidiendo, a continuación, que respetemos sus creencias. Ay, Rocamadour, qué paciencia!

Uno de por ahí escribió
03/06/2014 00:27

Sr Arjona no teniendo nada que ver con usted, yo no soy nada religioso, le doy en parte la razon.El señor De La Fuente lo ha vuelto a hacer. Primero te "pega una chapa" impresonante sobre la cienciologia y luego analiza la pelicula haciendo un paralelismo con ella. De manera que tenga o no que ver con la cienciologia , utilizando el mecanismo de la profecia autocumplida, ya no puedes dejar de interpretar la pelicula en esa clave. Nada sobre la estetica de videojuego. Nada sobre el concepto de repeticion-recomienzo-reset.Le encantan las conspiraciones. Tom Cruise se dedica casi exclusivamente a hacer Blockbusters de hollywood y estos a su vez son reflejos de la sociedad , de la ideologia, del tiempo y del espacio en el que son creados.Sin embargo el analista solo analiza estas peliculas , cuando cada semana se estrenan básicamente tres tipos de peliculas:Las americanas (mayormente BLockbusters), europeas y españolas. Pero analizando solamente las primeras parece que solo estas pretenden colarnos oscuros mensajes subliminales en nuestras pequeñas y debiles mentes que el señor de la fuente tiene que iluminar.

rubén escribió
02/06/2014 20:52

pese a quien pese la cienciología es una SECTA

Rocamadour escribió
02/06/2014 20:43

Supongo, Manuel, que tras el mensaje del señor Arjona (al que escuché en ¡¡Radio 3!!) te pensarás dos veces lo de la reseña del libro...

02/06/2014 17:29

Estimado Sr. Manuel de la Fuente, Le escribo para mostrarle mi total desacuerdo a que se dedique a insultar a mi religión, a la cual y a cuyos miembros represento en España. Creo que te has extralimitado. No sé cuanto sabrá Usted de religión, filosofía o espiritualidad, o simplemente se dedica (en ocasiones como estas) a poner en su verbo las opiniones de otros con intereses creados, pero lo que sí le puedo asegurar, es que no ha reflejado lo que es Cienciología, y usted sí que ha utilizado un pastiche de opinion (infundadas por cierto). No se si es que no ha entendido nada de Cienciología o símplemente tergiversa la verdad a propósito para confundir, pero eso solo lo sabe Usted. La religión de Cienciologia (y es religión le pese a quien le pese) lleva operando en España desde los años 60 y a dia de hoy, tras a ver superado toda sospecha, persecución ingente de medios de comunicación y de que ciertos grupos en el Estado hayan malgastado fondos en tratar de denigrar a un grupo que se dedica a ayudar, esta a dia de hoy reconocida por DERECHO. La Audiencia Nacional reconoció nuestro derecho a ser reconocidos como entidad religiosa, y no como pastiche. Con respecto al protagonista de la película sobre la que Usted escribe, es cierto que a muchos envidiosos les duele su éxito y para "curar" su envidia atacan las cosas buenas que este señor hace. ¿Acaso estos envidiosos dedican parte de sus ingresos a ayudar a los demás? ¿Y en qué proporciones para no hablar de cantidad pues sería injusto? Los cienciologos nos enorgullecemos de poner nuestros medios al servicio de la sociedad. De promover vidas libres de drogas, de promover el conocimiento de los Derechos Humanos para que se respeten, de atacar los abusos contras los desprotegidos, de ayudar a que las personas puedan tener vidas más prósperas, y así ser más los que ayudan a los que realmente lo están pasando mal. Le invito a que reflexione y dedique sus esfuerzos en vez de a criticar a personas de buena voluntad. Eso le hará mucho bien a Usted mismo y a su entorno. Atte. Iván Arjona

Rocamadour escribió
02/06/2014 15:44

Si ya sabía yo que a estas alturas debería haberle empezado a hincar el diente a Žižek. En cualquier caso cabría decir que es un film antimilitarista que no acaba de funcionar tan bien como sería deseable. Vamos, digo yo. ¡Y gracias por las recomendaciones!

Manuel de la Fuente escribió
02/06/2014 13:12

Kubrick, y "Senderos de gloria", es un bluff pero por mil motivos que no vienen al caso. "La chaqueta metálica" parece una película antimilitarista (por detalles como el que comentas) pero es justamente lo contrario: el uso del humor no cuestiona nada, sólo reafirma los usos. Si te interesa, Zizek lo explica muy bien en "Manual de cine para pervertidos", poniendo como ejemplo de películas tramposas y militaristas "La chaqueta metálica" y "MASH". En cuanto a "Senderos de gloria", échale un vistazo a dos pelis mucho mejores y anteriores: "Sin novedad en el frente" y "El camino de la gloria". Me apunto la petición de la reseña, a ver si me animo! Abrazo!

Rocamadour escribió
02/06/2014 09:50

Me alegro de que hayas leído ya el libro de Wright (tírate el rollo y márcate una reseña en LPD o por aquí). Me pasó con él como con los libros sobre el nazismo: lo más espantoso es lo que saca a la superficie de nosotros mismos. ¡Glups! En cuanto a la peli de Kubrick me pregunto si es que la viste hace mucho; me cuesta pensar que a alguien como tú se le escape una cosa así. ¡Y más con el precedente de "Senderos de gloria" como ya Toni apuntaba antes! No es gratuito ni mucho menos el "Born to kill" del cartel. ¿O hace falta añadir un signo de interrogación al final para que quede más claro el concepto?

Manuel de la Fuente escribió
01/06/2014 20:19

Teodoredo, tienes toda la razón: ya le he transmitido a la autoridad competente una frase remozada. Rocamadour, el libro de Wright es magnífico y sí, lo publicó el año pasado Debate en español. Gracias también, Paco. Pero os tengo que decir que sois unos pesados! ¿Me puede alguien decir dónde está ese supuesto antimilitarismo de "La chaqueta metálica"?

Paco escribió
01/06/2014 19:36

Manuel, me gustaría felicitarte por tus críticas y artículos en general, y darte una colleja por lo de La Chaqueta metálica en particular.

Toni escribió
31/05/2014 22:18

No he podido evitar escribir esta nota de total desacuerdo en el autor de esta opinión. ¿cómo diantres? (por no decir cómo demonios) mete a la película de Kubrick "La chaqueta metálica como película de "a película desarrolla un discurso militarista bastante vomitivo, que recuerda al de cintas como La chaqueta metálica, el film de Stanley Kubrick.." (sic). ¡¡Pero bueno, si es un film más antimilitarista que "Senderos de gloria" del mismo director!!. Espero que el resto de opinión no sea igual de objetiva que esta parte....

Rocamadour escribió
31/05/2014 18:54

¿La chaqueta metálica militarista? Yo diría que todo lo contrario. De toda la vida de Xenu. Te recomiendo que leas -y reseñes como Dios manda en LPD- Going Clear: Scientology, Hollywood & the Prison of Belief de un tal Lawrence Wright. No sé si estará en castellano, yo lo tuve que leer en la lengua de Shakespeare porque el pirateo así lo dispuso. Desde el nacimiento de Hubbard hasta David Miscavige, ese angelito. ¡Y con foto de Tom Cruise en Madrid! Delirante.

Teodoredo escribió
31/05/2014 15:26

El último párrafo con el verbo comprar es un poco confuso, ¿no?

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG