X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 21 noviembre 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LA MARGOT REINA DE NUEVO

Margot: "Mientras tuve dinero y fama, mucha gente dijo que era mi amiga"

BEGOÑA DONAT. 12/02/2014

VALENCIA. En opinión de Tonino Guitián, los homenajes, como las bofetadas, siempre llegan tarde. Para evitar una más de tan habituales injusticias, el periodista y cómico ha decidido incorporar al elenco de su cabaret Bulevar Show, programado el 14 de febrero en La Rambleta, a una gloria viva del transformismo en las noches canallas de la década de los setenta en Valencia, la Margot.

El día que Toni Campos muera, quiere que sobre su lápida haya una foto de su yo masculino, un camionero, butanero y albañil de Bétera, junto a una imagen de su alter ego en las tablas, la Margot, imitadora de Sara Montiel y de mujeronas valencianas cargadas de socarronería y proclives a la autoparodia. En su epitafio asegura que podrá leerse Fui feliz porque viví en libertad. Y es que esta figura legendaria del transformismo encontró en Valencia la escapatoria donde desenmascarar su sexualidad y vivirla sin remilgos. Tentada por hombres poderosos, un torero famoso y un jeque árabe entre ellos, mujeres y parejas, sólo sucumbió a los deseos de su propia carne.

- ¿Qué tiene que ver tu apodo con el de la cantante Adela de Vicente, que bajo el nombre de La Margot convulsionó Valencia a principios del siglo XX?
- Todo. En un principio me hice llamar Soledad Ramos, que era el resultado de tomar el nombre de una cantante de tango que me gustaba mucho, Soledad Caudiel, y el apellido de mi madre. Pero al poco tiempo, mi inventor, el modisto valenciano Juan Izquierdo, me habló de que en 1900 existió una cupletista que durante la República salía con mantón de manila y una flor y al término del espectáculo se quedaba desnuda, y me encantó.

- ¿A qué te refieres cuando dices inventor?
- Todo empezó una Nochevieja de mediados de los setenta en Bétera, en la casa del ceramista Ramón Inglés. Los amigos decidimos hacer un sainete y yo canté 'Los nardos' con una cesta con verduras apoyada en la cadera. Al poco tiempo quisimos gastarle una broma a la dueña del primer local de transformismo en Valencia, La Cetra, a la que llamábamos La Chon. Juan Izquierdo me pintó como a Sara Montiel, me pusó un visón, mucho lamé y con un postizo me hizo en la cabeza una especie de casco a lo Norma Duval, todo reluciente, con piedras y plumas. Y la broma duró 40 años.

- ¿Viviste algún contratiempo en los inicios?
- Un par de personas me lo quisieron poner difícil. Una fue La Champán, que pertenecía a una familia muy importante de Valencia de la que echaron por ser gay. Era un artista gracioso, pero nos enteramos que no era una buena persona, sino una mariquita mala: con una cuchilla de afeitar me cortaba los trajes, me rayaba los discos y las dos o tres joyitas que tenía, me las tiraba a la basura. Yo estaba en 73 kilos, era guapo, con pómulos marcados, y me parecía a Sara, pero él no quería dejarme interpretarla porque decía que era suya. Me quitó también a Salomé. Hasta que la dueña pidió que nos organizáramos y él se marcho. Miguel Bras también trajo a un canario llamado la Mimí, que también se portó mal conmigo.

- ¿Qué opinaba Sara Montiel de que la suplantaras en las noches valencianas?
- Sara estaba feliz. Coincidimos muchas veces en su casa en Palma de Mallorca. Y en 1985 nos vimos en el Salón de Cristal del Ayuntamiento de Valencia. Siempre que venía, yo acudía a su encuentro a llevarle un regalito. En esta ocasión, Izquierdo me había copiado un traje rojo que ella había sacado en la tele. Cuando Sara se interesó por mi vestuario, le dije que como la respetaba tanto, si no le gustaba, no me lo volvía a poner. Pero Pepe Tous me tranquilizó: "Tranquila, que estás más guapa que Antonia". En muchas ocasiones me propusieron ir disfrazado de Sara al hall del teatro a hacer bulto cuando ella actuaba en Valencia, pero nunca acepté. Me limitaba a homenajearla en el escenario, donde repetía sus anécdotas, bajaba al público, sacaba puros, me hice todo su repertorio.

- ¿Cómo aceptaba el transformismo el público de los albores de la democracia?
- La gente que venía a La Cetra eran de media y alta cultura, incluso nos frecuentaban políticos. Eduqué al público para que viniera a ver el espectáculo y no a reírse de los intérpretes. Insistí en que todos éramos libres. Me he peleado mucho por eso y he sido muy criticado. Como oyera la palabra maricón, paraba el espectáculo, daba el foco, localizaba a la persona y hasta que no lo tiraban a la calle, no retomábamos el espectáculo. Era un transgresor, pero no permitía que nadie viniera a burlarse.

- ¿Nunca te has animado a escribir tu biografía?
- Mis memorias serán fuertes. Rafa Marí quiso hacerme un libro. Y ahora también Tonino. Pero hasta que se haga realidad, voy a seguir un consejo que me dio mi padre: "Ya eres mayor de edad, y puedes hacer lo que te dé la gana, pero no traigas un escándalo a casa. Tu padre ha sido joven y ha hecho cosas y jamás se ha enterado nadie"

- ¿Qué hay de aquel famoso amante torero cuyo nombre nunca has querido revelar?
- Fue una historia muy bonita, pero no te la voy a contar. También tuve varios novios novilleros. Muchas mujeres me dijeron que tuviéramos un hijo, e incluso hasta un matrimonio, que me pagaba 500.000 pesetas, aunque creo que lo que querían era hacer un trío. Yo me veía libre y me acostaba con quien me daba la gana, gente muy guapa, lo mejor de lo mejor. En Ibiza se interesó por mí un jeque árabe y el actor que interpretaba al hermano mayor de Siete novias para siete hermanos. No tuvieron éxito. En Suiza quiso seducirme un negro que me enseñaba las manos llenas de brillantes y de fajos de billetes, pero los rechacé. También me resistí a una pareja, cuando vi que la mujer me esperaba en el coche, vestida toda de cuero. Pero al final accedí y lo pasamos muy bien. Sólo me he ido con quien he querido, nunca he practicado la prostitución.

- ¿Crees como Tonino que esta ciudad es muy injusta y ensalza tan rápido como olvida?
- Mientras he tenido dinero y fama, mucha gente dijo ser mi amiga. No han faltado coches para llevarme aquí y allá, mi casa era un burdel, hasta las tantas de la mañana había gente bebiendo y otras cosas. Pero se acabó la fama y el dinero, y se acabaron los amigos. Era todo una falsedad. Después de un derrame cerebral, mis compañeros de la Casa del Artista me hicieron un homenaje para recoger dinero. Fue bonito, pero después nadie se ha acordado de si me hace falta una ayuda para comprar leche o pagar el recibo de la luz. Ahora ya me he hecho el ánimo.

- ¿Cómo estás viviendo tu vuelta a los escenarios?
- No vamos a hablar de rentré, porque nunca me he ido. Pero es cierto que los dos últimos años le he cogido un poco de miedo a los escenarios. Tonino está ahora muy ilusionado y me lo ha contagiado. Así que estoy muy tranquilo y feliz. En Bulevar Show voy a hacer una presentación en la que bajo entre el público e interpreto a una especie de vidente. Y en la segunda parte salgo de Sara Montiel. Se supone que está recién levantada, así que saldré en desabillé y cantaré 'La pulga'. Sara siempre salía guapísima, aunque estuviera en la cama nunca aparecía despeinada. Fíjate que cuando moría en las películas nunca tocaba la cabeza con la almohada. Después me pondré un traje de los suyos y recordaré sus canciones, sus maridos y criticaré al último, el cubano, porque fue una farsa. Y terminaré cantando 'El polichinela'.

Comparte esta noticia

1 comentario

yolamda Navarro escribió
07/02/2015 02:47

Toni gracias por todos los buenos momentos que nos has hecho pasar. Gracias por luchar por la libertad de sesualidad has abierto las puertas a muchos que han venido detras, pero de los primeros que levantaron la espada conyra una sociedad intolerante en tiempos muy dificilrs socialmente hablando , fuiestes tu. ANTONIO CAMPOS.. Gracias por ser como eres, en mi caso, solo te tuve que pefirvuna unica vez que me maquillases a mi hija para un festinal del cole, el resultado fue espectacular, nunca olvidare ese momento, entre otras cosas porque me abristes las puertas de tu casa, um autentico museo,Recuerdo perfectamente tu fotografia de Sara Montiel GENIAL.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG