X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Domingo 29 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LA PANTALLA GLOBAL

25 años de Twin Peaks:
regreso al escenario del crimen

EDUARDO GUILLOT. 28/01/2014 Con el 25 aniversario de la serie a la vuelta de la esquina, crecen los rumores sobre la posibilidad de que David Lynch retome a los personajes con los que cambió la historia de la televisión

VALENCIA. El pasado 2 de enero, ProjectCasting.com publicaba un anuncio buscando a una actriz de entre 18 y 27 años para interpretar un papel de camarera en un clip promocional para Twin Peaks. La noticia corrió por la red como la pólvora, y no tardaron en comenzar las especulaciones. Unos días después, Mark Frost, co-creador de la serie, aseguraba vía Twitter que todo eran rumores sin fundamento alguno. Sin embargo, son numerosos los indicios que permiten fantasear con la posibilidad de un regreso a los misteriosos bosques del noroeste de los Estados Unidos.

En septiembre del año pasado pasado el sello independiente de culto Sacred Bones publicaba Twin Peaks: Season Two Music & More, un CD de David Lynch y Angelo Badalamenti acompañado de un libreto de 24 páginas para coleccionistas. Y aunque comenzó a emitirse en Estados Unidos el 8 de abril de 1990 (Telecinco la estrenó en España el 15 de noviembre), los hechos que narra la serie suceden en marzo de 1989, así que en 2014 se cumplen 25 años del descubrimiento del cadáver de Laura Palmer. Si tenemos en cuenta que en el último capítulo, la joven muerta se aparecía en un sueño al agente Dale Cooper y le decía que volverían a verse 25 años después, las cifras encajan. De hecho, en internet existe una página web con una cuenta atrás a la espera del ansiado momento.

Porque si Mark Frost habla de rumores, Ray Wise (que interpretaba a Leland Palmer, padre de Laura) confirmó hace solo unos días a la revista Fangoria que David Lynch había estado rodando "algo" relacionado con Twin Peaks. Todo parece indicar que podría ser, simplemente, un video publicitario para la edición conmemorativa en Blu-ray que está a punto de editarse, pero teniendo en cuenta que la serie terminó de manera abrupta y antes de tiempo (fue cancelada por falta de audiencia), que existe abundante material inédito y que Lynch siempre lamentó tener que abandonar a unos personajes que podían dar más de sí, todo es posible.

Pese al tiempo transcurrido, el culto no ha hecho más que crecer con los años. En North Bend, Washington, se celebra desde 1993 el Twin Peaks Fest, un encuentro de varios días (el de 2014 será entre el 1 y el 3 de agosto) en el que fans y admiradores de la serie se reúnen para participar en actividades que van desde concursos de disfraces (suele triunfar el de cadáver envuelto en plástico) hasta visitas guiadas a los lugares de rodaje (la cascada, el hotel propiedad de Benjamin Horne o el Café Doble R, famoso por su tarta de cerezas). A menudo, actores secundarios participantes en la serie acuden también al encuentro, que en 2013 contó con la presencia, entre otros, de Catherine E. Coulson (Lady Leño) y Jennifer Lynch (hija del director y autora del libro El diario secreto de Laura Palmer, publicado en España en 1990 por Versal).

Así pues, conviene prepararse para un revival en toda regla de la serie. Quizá tampoco sea casual que el nuevo disco de Russian Red (que se edita el 25 de febrero) lleve por título Agent Cooper, ni que la cantante acabe de protagonizar una aparición en la película Presentimientos (Santiago Tabernero, 2013) que remite directamente a las actuaciones de Julee Cruise en el Roadhouse de Twin Peaks.

UNA SERIE REVOLUCIONARIA

Cuando David Lynch y Mark Frost unieron fuerzas para poner en marcha Twin Peaks, el panorama de la ficción televisiva era muy distinto del actual. Frost había tenido un gran éxito con Canción triste de Hill Street (Hill Street Blues, 1981-1987), pero Lynch era un novato en la pequeña pantalla, y no eran pocos los que pensaban que sería imposible adaptar a un medio tan conservador su particular estilo visual. Además, se trataba de un proyecto para la ABC, una cadena generalista, para todos los públicos, lejos del carácter exclusivista de canales por cable (y de pago) como HBO, que en el futuro propiciarían nuevos modelos televisivos y permitirían a David Simon, el célebre creador de The Wire (2002-2008), pronunciar una de sus frases más famosas: "¡Que le den al espectador medio!"

El boom experimentado por la ficción televisiva en los últimos años ha llevado a más de un comentarista a afirmar que el mejor cine actual se está haciendo en la pequeña pantalla. Un frase reiterada hasta la saciedad, ideal para quedar bien en las cenas con amigos modernos, pero radicalmente falsa. Quizá quienes la defienden deberían ir más al cine y comprobar que no hay nada en la televisión actual que se pueda comparar con The Master (Paul Thomas Anderson, 2012), Mud (Jeff Nichols, 2012), Her (Spike Jonze, 2013), Frances Ha (Noah Baumbach, 2013), La cabaña en el bosque (The cabin in the Woods, Drew Goddard, 2012) o Nebraksa (Alexander Payne, 2013), por citar solo unos cuantos ejemplos de películas de los últimos dos años circunscritas a la industria americana (si entramos en Europa, la lista sería interminable).

No obstante, en el momento en que apareció Twin Peaks, la televisión seguía siendo considerada un medio menor, no apto para directores de culto. De hecho, la serie se rodó en 35 mm. y se montó en pantalla grande, como si de una película se tratase, y se miraba abiertamente en la tradición cinematográfica americana: El nombre de Laura Palmer es un homenaje a Laura (Otto Preminger, 1944), un clásico del cine negro cuya trama orbita, precisamente, alrededor de un personaje femenino ausente, mientras que la reaparición de la actriz Sheryl Lee para interpretar a Madeleine Ferguson, prima de Laura Palmer, es un claro homenaje a la Kim Novak de Vertigo (Alfred Hitchcock, 1958).

El listado de guiños integrados en la trama es abrumador, pero el enfoque postmoderno de Lynch no se recrea en el pastiche. Combinando thriller, surrealismo, humor y elementos sobrenaturales, Twin Peaks se erige en un monumento audiovisual que exige al espectador alejarse de explicaciones racionales y entregarse de manera incondicional a narrativas que rechazan la linealidad y se adentran en territorios inexplorados.

Tras un capítulo piloto de hora y media de duración que convenció a los ejecutivos de ABC, Lynch y Frost encararon la primera temporada de la serie (ocho capítulos) utilizando como gancho el misterio provocado por el asesinato de Laura Palmer. La audiencia ansiaba conocer al culpable, pero los guiones se iban ramificando en diferentes direcciones y creando subtramas relacionadas con los diversos personajes que habitan la comunidad rural que da título a la serie. Así pues, el planteamiento de thriller no era más que un subterfugio, pero acabó por condenar el proyecto.

Porque si bien el éxito de audiencia (beneficiado por el cliffhanger del último episodio, en el que el agente Cooper recibe un disparo a quemarropa) garantizó la puesta en marcha de una segunda temporada sin límite de capítulos, la necesidad del público de saber quién era el asesino obligó a revelar su identidad antes de tiempo, y los televidentes comenzaron a perder el interés por unas historias paralelas que incluían investigaciones gubernamentales secretas sobre inteligencia extraterrestre y puertas a otras dimensiones. Por otra parte, Lynch estaba enfrascado en Corazón salvaje (Wild at Heart, 1990) y admite que descuidó el control de la serie. Lo curioso es que, años después, Expediente X (The X-Files, 1993-2002) o Perdidos (Lost, 2004-2010) popularizarían contenidos similares. En el caso de la primera, además, con un secundario de Twin Peaks como protagonista (David Duchovny). La deriva onírica de la serie y su apuesta por la abstracción se sumaron al cambio de día de emisión y la pérdida paulatina de audiencia, motivo final por el que Twin Peaks se canceló en junio de 1991, tras la emisión de treinta episodios.

UN MUNDO EXTRAÑO

David Lynch volvería al pueblo poco después, ya sin Mark Frost, para realizar el largometraje Twin Peaks. Fuego camino conmigo (Twin Peaks. Fire Walk With Me, 1992), película inédita en salas comerciales españolas (pero editada en DVD) donde contó con algunos actores de la serie y otros nuevos (David Bowie, Chris Isaak, Harry Dean Stanton, Kiefer Sutherland). En lugar de retomar el argumento donde lo había dejado (con el agente Cooper poseído por el perverso Bob), la cinta regresaba al pueblo para relatar la última semana de vida de Laura Palmer e introducir nuevas claves sobre el asesinato de Teresa Banks, el primero cometido por el psicópata sobrenatural. El estreno en el Festival de Cannes resultó catastrófico. La prensa recibió la película con hostilidad, acusando a Lynch de querer explotar el éxito de la serie, y pese al interés del film (justamente reivindicado con el paso de los años), Twin Peaks pasó definitivamente a la historia.

 

No obstante, es imposible realizar una aproximación crítica al universo de David Lynch sin tener en cuenta la serie. No es descabellado considerar Twin Peaks como una prolongación de Terciopelo azul (Blue Velvet, 1986), el largometraje anterior del director, centrado en una pequeña y apacible localidad americana que oculta aterradores secretos bajo su aparente normalidad. Aún más: Terciopelo azul termina con la imagen de un petirrojo, muy similar a la que abría los títulos de crédito de Twin Peaks.

Y si la conexión con el trabajo previo de Lynch es evidente, no lo es menos la que existe con el posterior. Resulta difícil entender Carretera perdida (Lost Higway, 1997) sin el precedente de Twin Peaks, sus personajes desdoblados (en el film, nuevamente encontramos a una actriz con encarnación rubia y morena: Patricia Arquette), sus atmósferas oníricas y la inquietante presencia de elementos sobrenaturales. Hay una clara línea que une el mundo extraño de Cabeza borradora (Eraserhead, 1977) con Terciopelo azul, Twin Peaks y Carretera perdida, y que se extiende a lo largo de Mulholland Drive (2001) hasta llegar a la fascinante Inland Empire (2006), culminación de un proceso paulatino de abstracción visual que, de momento, parece haber concluido, ya que Lynch no ha dirigido ningún largometraje desde entonces, siendo More Things That Happened (2007), una coda a Inland Empire inédita en España, su último trabajo de entidad hasta la fecha.

Ese mutismo de los últimos años es también una de las razones de la expectación que ha generado el posible regreso del director a Twin Peaks. Millones de fans en todo el mundo le estarían eternamente agradecidos. Y ya se sabe: soñar es gratis.

Comparte esta noticia

2 comentarios

itsharrisong escribió
21/05/2014 10:33

Ayer me terminé la serie (me queda verme 'Fire walk with me') y simplemente... NECESITO MÁS TWIN PEAKS! Tantas heridas abiertas como tramas sin resolver que quedaron... Como dijo Ben Horne, "el tiempo todo lo cura", pero va a ser distinto: EL TIEMPO TODO LOCURA! Voy a estar rallada hasta la eternidad si no me dan más Twin Peaks!

observer escribió
29/01/2014 15:04

Nooooo!!!! un comeback no!!! Infinitamente más ilusionante que Lynch se invente un nuevo universo, y no un retorno que suponga la enésima revisión nostálgica para una generación incapaz de trascender los fetiches de su adolescencia, y que prefiere a los Pixies de cabeza de cartel de un festival a cualquier grupo contemporáneo. Esperemos que Lynch no caiga en la trampa de la nostalgia burguesa, el primer signo de vejez de creadores que han vivido tiempos mejores. Confiamos en que él todavía tenga cosas nuevas por decir, y universos insólitos por perfilar.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG