X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 3 diciembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
PROYECTO EMPANTANADO

El nudo gordiano de Ciudad de la Luz: cinco escenarios de futuro

C. AIMEUR. 06/08/2015 Presidència se debate entre cancelar la subasta y salir en segunda ronda: las ofertas europeas toman ventaja y se desvanecen las opciones asiáticas

VALENCIA. Cuentan los libros que el rey Gordias fundó la ciudad de Gordio y en señal de agradecimiento ofreció su carro al templo de Zeus. Ató la lanza y el yugo con unos nudos cuyos cabos se escondían en el interior. Quien lo consiguiese soltar, decía la leyenda, conquistaría toda Asia. Sólo Alejandro Magno pudo, en el 333 antes de Cristo. Para la microhistoria ha quedado la expresión nudo gordiano, con la que se describe a aquellas situaciones complejas de difícil resolución.

A día de hoy se puede decir que Ciudad de la Luz es uno de los numerosos nudos gordianos que ha recibido en herencia el nuevo Consell. El problema de la subasta del complejo alicantino es sólo comparable al que supone la reapertura de RTVV, con un añadido, y es que la Unión Europea está encima, reclamando que se devuelvan la mayor cantidad posible de los 265 millones de euros que recibió el complejo para ser construido. Hay presión externa.

En la actualidad el Consell del bipartito se debate entre seguir adelante con la segunda subasta o buscar una solución alternativa. Pero, además de la presión de la UE la Generalitat debe pelear con la de los estudios Pinewood, los impulsores de la denuncia, y los intereses especulativos de grupos inmobiliarios que aspiran a quedarse los terrenos.

1. PARALIZAR LA SUBASTA

La opción de paralizar la subasta gusta mucho en Presidència. El propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, aludió a ella cuando era candidato en los encuentros de ValenciaPlaza Almuerzos VP. En aquella ocasión no ocultó su intención de paralizar la venta. "Lo que hay que hacer es no malvenderla", dijo, "porque ha costado 300 millones y la venderemos por 30 ó 40 millones". "Sé que hay empresas interesadas en poder invertir en ella, pero sólo las aceptaremos si hay un mapa claro", añadía.

La postura de Puig no se ha movido un ápice y desde Presidència se maneja ese escenario. Para ello se debería renegociar con la Unión Europea otras opciones, si bien desde la Conselleria de Hacienda no comparten el optimismo del presidente, ya que creen que el mandato de la UE es claro: se debe subastar y la subasta debe ser ya.

Con todo, fuentes jurídicas consultadas vinculadas a uno de los candidatos españoles a adquirir el complejo comparten la opinión de Puig y su equipo. "Es lo necesario si no queremos que pase como con el aeropuerto de Ciudad Real. Las bases dicen que la segunda subasta es sin sujeción a tipo, con lo cual se abre la puerta a que se venda por una cantidad ridícula, que se regale, que se consume el despropósito", aseguraban este miércoles.

"No he encontrado ningún documento que diga que debe hacerse una subasta", proseguía. "Lo que sí que ha protestado la Comisión Europea es porque han tardado en hacer efectiva la resolución de recuperar las ayudas, pero la UE no dijo nunca que se tuviera que cerrar", añadían.

Hay una comunicación, la 2007/C 272/05, de la Comisión Europea que fue publicada el 15 de noviembre de 2007, en cuyo apartado 68 se señala que "en caso de liquidación y mientras la ayuda no se haya recuperado completamente el Estado miembro deberá oponerse a cualquier transferencia de activos que no se lleve a cabo en términos de mercado". En este mismo documento se señala que "el Estado miembro debe asegurarse de que la ventaja indebida creada por la ayuda no se transfiera al comprador de los activos". "Tal puede ser el caso cuando los activos del beneficiario de la ayuda se transfieren a un tercero a un precio inferior a su valor de mercado", prosigue el documento.

Se podría decir pues que la normativa legal europea obliga a paralizar la venta en las actuales condiciones. En contra de esta salida se halla el hecho de que la anterior administración autonómica pactó con la Comisión Europea que con el dinero que se obtuviera por la subasta se daría por saldada la ayuda ilegal. Un acuerdo que habría que romper.

2. VENDER EN SEGUNDA SUBASTA A PRODUCTORES

Los alemanes Babelsberg, que van acompañados de productores polacos y estadounidenses, están tomando la delantera entre los candidatos a la compra de Ciudad de la Luz. Parten con varias ventajas a su favor para ser considerados como la novia favorita. La primera de ellas que son profesionales del sector audiovisual con un largo historial y una solvencia contrastada. La segunda, que estaban interesados en Ciudad de la Luz desde hace años e incluso hicieron una oferta para gestionarlos en régimen de alquiler antes de la denuncia de la Comisión Europea. Es un amor que viene de antiguo.

Como siguientes competidores, un grupo cinematográfico vinculado al Reino Unido, que algunas fuentes de la producción señalan como próximo a los estudios Pinewood. Si bien esta empresa no se puede presentar directamente a la subasta, por ser la denunciante, sí lo pueden hacer empresarios con relaciones con ella. Este postor, dicen las fuentes del sector consultadas, tiene dos opciones: ir directamente a por todo el complejo, con una inversión decidida, o retirarse en el caso de que haya un concurrente que realice una buena oferta.

Hay un tercer competidor interesado con posibilidades reales: un grupo español vinculado al cineasta José Luis Berlanga, en el que cabe incluir a profesionales del sector con contactos internacionales. Dicho grupo está interesado en gestionar Ciudad de la Luz, "siempre que las condiciones sean adecuadas". En su momento hicieron una tasación de los estudios y consideran que su valor real no excede los treinta millones de euros.

A estos hay que unir un cuarto aspirante aparecido en los últimos meses. Se trata de un grupo de empresarios alicantinos que están haciendo presión para que los estudios no sean "la sucursal" de nadie. Estos empresarios, entre los cuales se hallan antiguos componentes del grupo Cinemar, se han unido para formar un lobby y cuentan con el apoyo de cinestas españoles con los que ya han mantenido encuentros.

En total se presentaron seis grupos, uno de ellos apadrinado por el propio Ridley Scott, gran defensor de los estudios, que llegó de la mano de un grupo inmobiliario alicantino. Las posibilidades que se le dan a este tercer grupo son menores, según las mismas fuentes. ¿Hay espacio para la sorpresa? "Por supuesto. Hasta el final no sabremos todo". En cierto modo, Ciudad de la Luz es una película de intriga que está deparando momentos de terror.

3. VENDER A INVERSORES NO CINEMATOGRÁFICOS

Grupos empresariales vinculados al sector cinematográfico hicieron presión para que en las condiciones del pliego de venta de la segunda subasta se valorara especialmente el plan de negocio y que éste estuviera vinculado a la industria audiovisual. El objetivo de esta propuesta era evitar que al final Ciudad de la Luz se convirtiera en un "secadero de jamones", la triste premonición que hizo Luis García Berlanga cuando comenzaron las obras.

Las posibilidades de inversores asiáticos se han descartado. "No existen", comentan desde el Consell. La opción de grupos que sólo pretendan aprovecharse del espacio y de sus posibilidades inmobiliarias se han reducido, pero siguen estando.

4. VENDER POR LOTES

De todas las opciones, es sin duda la peor salida para la Generalitat, para los valencianos y para la industria audiovisual en general. Es lo que le interesa a los competidores de Ciudad de la Luz, especialmente a Pinewood, que ha construido unos estudios en República Dominicana con el asesoramiento del actual director de Ciudad de la Luz, el cineasta José Antonio Escrivá, amigo personal del ex presidente Francisco Camps. Si Pinewood no puede comprarlos pero llega alguien y compra un lote, o dos, sería perfecto para sus intereses: un competidor menos.

Pero también es lo que interesa a los especuladores inmobiliarios que aspiran a edificar en la parcela, una de las más atractivas de la ciudad de Alicante por sus inmejorables vistas. Si se vende una parte del complejo se obligará a reformar el Plan Especial Director de Usos e Infraestructuras (Pedui), con lo cual se podrá construir en todo el terreno.

Esta opción está contemplada en el apartado 19.1 del pliego de condiciones de la venta. En él se indica que una vez la Comisión Europea dé por concluido el procedimiento con un pronunciamiento favorable, se deberá tramitar y aprobar una modificación del Pedui aprobado por la Conselleria de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes en fecha 5 de marzo de 2001 y sus diversas modificaciones puntuales, "con el fin de modificar la previsión de parcela mínima".

La venta troceada es considera como poco menos que la muerte de los estudios y fue de hecho una exigencia de la Comisión Europea impelida por Pinewood. "Con eso se conseguirá que nunca sean estudios, o como mucho unos estudios de televisión para grabar miniseries", explican fuentes jurídicas consultadas. "Y encima está el problema legal de que los propietarios originarios del suelo podrían reclamar la reversión de la expropiación", añaden. Modificar el Pedui será poco menos que abrir la Caja de Pandora.

5. NO VENDER, USANDO COMO EXCUSA EL MÍNIMO DEL 20%

En el artículo 16 del pliego de venta se señala que si una oferta no cumple el mínimo del 20% del precio de licitación, se la podrá describir como antieconómica y podría ser rechazada. La Ciudad de la Luz fue tasada por la propia Generalitat en 94,4 millones de euros. Es decir, el precio mínimo por todo el conjunto es 19 millones de euros. Es una posibilidad con difícil recorrido ya que se da por seguro que habrá ofertas por encima de los 20 millones de euros por todo el conjunto, pero es una salida que tiene el Consell.

Con todo, hay un resquicio legal que pone en duda la existencia de ese mínimo. El apartado 15.5 del mismo pliego señala que en el caso de que la primera subasta quedara desierta por no haberse presentado ninguna oferta económica igual o superior al precio mínimo, los 94,4 millones antes mentados, se celebrará una segunda subasta "sin precio mínimo de licitación". Es decir, que tal y como están las cosas, legalmente cabe la posibilidad de que alguien intente comprar Ciudad de la Luz por un euro. 

La contradicción entre ambos apartados podría acabar en los tribunales y la administración valenciana correría el riesgo de ver cómo sus reparos le son rechazados. El acabóse. Sería el peor final para un sueño que se ha acabado convirtiendo en una pesadilla.

Alejandro Magno resolvió el nudo gordiano con un mandoble de su espada. El Consell de Ximo Puig no lo va a tener tan fácil con Ciudad de la Luz.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG