X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 22 junio 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
INTERVENCIÓN DEL IVAM

¿Pero cómo pudimos
llegar hasta aquí?

C. AIMEUR/ FOTO: E. MÁÑEZ. 15/06/2015 El clientelismo, el silencio oficial y las presiones permitieron a Císcar gestionar el IVAM a su albedrío; la duda es si esto se podrá volver a repetir

VALENCIA. ¿Cómo hemos podido llegar a esto? ¿Cómo se pudo producir el desastre de gestión del IVAM que ha puesto en solfa Intervención de la Generalitat, con más de 60 irregularidades de todo tipo? Al margen de las consecuencias jurídicas o no que tenga el caso, lo que ha dejado de manifiesto el documento que se hizo público esta semana pasada es que la década en la que estuvo regido por Consuelo Císcar fue cualquier cosa menos un modelo de gestión pública.

"La situación del IVAM es otro fruto más del resultado de la política no basada en principios democráticos que ha regido Valencia en las últimas décadas", apunta Áurea Ortiz, presidenta de la Asociación Valenciana de Críticos de Arte. "Nos han gobernado personas que entienden la política como un espacio de promoción y lucro personal, que creen que lo público es de su propiedad, cuando ellos son solo administradores y están al servicio de la ciudadanía, la única dueña de los servicios públicos", apunta.

"A ello se añade que la cultura y su gestión, tal y como la ha entendido el PP todo este tiempo (aunque desgraciadamente pienso que esta concepción está más extendida), tiende a considerarse una actividad al alcance de cualquiera, un sector accesorio, que hace bonito y sirve para inaugurar, lucirse y salir en la foto. Y por lo tanto es algo que puede convertirse fácilmente en un premio por servicios prestados al partido y un buen lugar para colocar al sobrino, a la prima o a la fallera mayor de turno, como así ha sido", agrega.

En el caso de Císcar, su acceso al poder estuvo marcado por la influencia de su marido, el ahora condenado ex conseller Rafael Blasco. Eran el matrimonio con más poder en la Comunidad Valenciana. De hecho ellos llegaron a presumir de ello en entrevistas en medios nacionales. Císcar tenía bula y actuaba incluso a espaldas de sus consellers. Un caso significativo fue el que se produjo durante los dos últimos años de Trini Miró al frente de la Conselleria de Cultura. Tanto Miró como el secretario autonómico de Cultura, Rafael Miró, le emplazaron a que dejara de adquirir obras de artes. El motivo, los recortes presupuestarios.

1,4 MILLONES GASTADOS PESE A LA ORDEN DE QUE NO COMPRARA

Císcar, lejos de arredrarse, hizo de su capa un sayo y siguió comprando obras, con crisis y sin ella. El informe de Intervención, que sólo abarca el periodo comprendido entre 2009 y 2013, habla de que entre 2009 y 2011, años que estuvo bajo el mandato de Trini Miró, se adquirieron un total de 80 obras, con un coste para las arcas públicas de 1,4 millones de euros. Ese dinero jamás se debía haber gastado pero Císcar "no obedecía a nadie", dice un antiguo colaborador de la ya exdirectora del IVAM y que acabó, como otros muchos, enfrentado a ella. "Consuelo estaba por encima del bien y del mal y hacía lo que le daba la gana", añade.

Con un añadido: estas compras deberán volver a ser tasadas. El muestreo de sólo cinco de las 124 obras adquiridas en el lustro 2009-2013 revela sobrecostes que oscilan entre el 45 y el 1.500%. La desviación media de las cinco obras analizadas es del 110%. Si esto se cumple en todas las adquisiciones del museo durante este periodo, que ascienden a 1,99 millones de euros, el IVAM habría gastado más de un millón de euros de más.

"La situación del IVAM era conocida por mucha gente, tanto por los que han denunciado incansablemente desde el principio, dentro y fuera del IVAM, como por quienes han colaborado en ello", comenta Ortiz. "Porque conviene no olvidar que lo que refleja la auditoría es el resultado de la acción de muchas personas, que han apoyado o, como mucho, no opuesto resistencia a la voluntad de Consuelo Císcar". Para la historiadora, la exdirectora "ha actuado como si el museo fuera suyo, apoyada por un Consell que también entendía que la Generalitat era de su propiedad, pero también por bastante gente en el ámbito cultural, pero no solo en él, que lo ha permitido y por unos medios de comunicación que lo han ocultado y promovido".

"Además", prosigue, "ese apoyo ha sido constante desde hace mucho tiempo; no hay nada de qué asombrarse ahora. La trayectoria de Consuelo Císcar era bien conocida, lo mismo que su forma de ejercer la política a través del personalismo, el nepotismo, el clientelismo y el despilfarro. Solo que Císcar y su marido, Rafael Blasco, tenían mucho poder y pocos se atrevían a desafiarlo, sobre todo quienes lo alimentaron o se beneficiaron de él. Ahora es tiempo de depurar responsabilidades".

Uno de los que más se significó contra Císcar fue el predecesor en el cargo de Ortiz, el crítico valenciano José Luis Pérez Pont, quien en 2011 protagonizó una sonada rueda de prensa en la que solicitó su cese, y a la que se desplazó uno de los directivos del museo, Juan Carlos Lledó, hombre de confianza de Císcar, quien quiso intervenir para dar su versión de los hechos.

Para Pérez Pont, "el abuso de poder es una tentación que se repite a lo largo de la historia, se ha producido en gobiernos de todo signo, así como el apesebramiento de una parte de la población y el silencio cómplice de otros que esperan obtener algún tipo de provecho". Esa dinámica general se ha reproducido también en el caso de la "presunta corrupción" que "por fin", puntualiza, se investiga en el IVAM.

"Algunos hemos pasado los últimos años señalando públicamente el descontrol manifiesto que resultaba de las decisiones que Císcar llevaba a cabo, de la improcedencia de su nombramiento para dirigir el IVAM y de la instrumentalización de esa institución pública y de los recursos de todos para lograr beneficios particulares", dice.

UN INFORME PARALIZADO EN UN CAJÓN

Ahora, tras publicarse estos días el informe parcial de la intervención de la Generalitat Valenciana ("paralizado en un cajón desde hace más de dos meses para dejar pasar las elecciones", recuerda), que detalla algunas de las malas prácticas llevadas a cabo en el IVAM durante los últimos años, "parece que es lo que todo el mundo ya sabía", ironiza. "Sin embargo", se pregunta, "¿por qué no alzaron entonces su voz? Debo manifestar que me despierta la misma repulsa las tropelías de la exdirectora que la complacencia con la que algunos artistas, algunos críticos, algunos galeristas y algunos medios de comunicación han participado del festín".

En este sentido, Pérez Pont no tiene reparos en señalar a algunos de esos colaboradores. "Sin la cooperación necesaria de ciertos personajes ególatras y codiciosos no habría sido posible una parte de los hechos sucedidos. Santones de la teoría y la crítica junto a catedráticos universitarios de la capital del Estado, como Fernando Castro Flórez, Francisco Calvo Serraller, Tomás Llorens o José Jiménez entre otros, han participado de un modo destacado en el mapa de relaciones y encargos suculentos de Císcar a lo largo de su trayectoria en la política cultural valenciana, primero a través de la Consellería de Cultura y el Consorcio de Museos y después en el IVAM", dice. Para Pérez Pont son "lamentables ejemplos" que serían "irrelevantes" si no arrastraran tras de sí "los intereses culturales, artísticos y económicos de toda una sociedad, malversados junto a las oportunidades perdidas para toda una generación de profesionales valencianos".

Virginia Jiménez señala a Juan Carlos Lledó en presencia de Císcar.

La caja de Pandora se abrió a los pocos meses de la rocambolesca destitución de Císcar y fue gracias a una funcionaria, Virginia Jiménez. A la sazón subsecretaria de Cultura, Jiménez tuvo que sustituir a Císcar al frente del museo unos meses, una vez ésta fue despedida y mientras se organizaba y celebraba el concurso internacional para nombrar nuevo director. Jiménez, con el beneplácito de la consellera, María José Català, solicitó a Intervención que analizara las cuentas del museo. Su posterior dimisión le ha impedido conocer de primera mano el resultado de una investigación que ha puesto negro sobre blanco lo que críticos, artistas y numerosos periodistas habían venido denunciando de manera reiterada.

Para Pérez Pont, son co-responsables de esta situación "los cargos políticos del partido que ha gobernado la Comunitat Valenciana durante los últimos veinte años, esos que han permitido que Consuelo Císcar saltara de cargo en cargo mientras daba signos inequívocos de incompetencia en la gestión de los recursos públicos y generaba enormes deudas".

INFORMES INTERNOS DESFAVORABLES

Frente a esta forma de gestionar la res publica ha habido informes internos desfavorables. Intervención de la Generalitat así lo constata y apunta a las dudas y protestas que, muy especialmente, realizó la jefa del departamento de Gestión Administrativa, quien criticó algunas de las contrataciones de la exdirectora y se opuso a ellas. Sus informes son la prueba de que no todo el mundo callaba. De hecho, son la punta de un iceberg de protestas que estaban laminadas por el poder de Consuelo Císcar.

No ocurría lo mismo en el Consejo Rector, donde todo era aprobado por unanimidad, tal y como se encargó de recordar la propia Císcar este sábado en un comunicado remitido a las agencias de noticias. También las polémicas compras que, según señalaba la propia Císcar, fueron aprobadas por una Comisión de Asesoramiento tenía entre sus miembros a Llorens.

Para el presidente de la asociación de artistas audiovisuales, Agustín Serisuelo, esta sumisión de los órganos de gobierno del centro "ha sido consecuencia de la politización de los cargos de dirección y de su Consejo Rector, un organismo que debe velar por el buen funcionamiento de la institución, que ha quedado demostrada su inoperatividad al igual que la del Consejo Asesor o el Consejo de adquisiciones".

"Ahora es tiempo de exigir que se depuren las apropiadas responsabilidades dentro del aparato gestor y administrativo del IVAM a todos los niveles, tanto en la figura de Consuelo Císcar como de los trabajadores y asesores que han apoyado y consentido estos procedimientos. Ya que si no es así podemos volver a caer en todas aquellas prácticas que ahora se denuncian en este informe. Un informe "provisional", recuerda, que dadas las numerosas irregularidades demostradas "se debe completar con una investigación más exhaustiva sobre la deuda generada por la anterior cúpula de dirección".

José Miguel G. Cortés en su rueda de prensa de presentación. FOTO EFE.

Todas las miradas están puestas en el nuevo director, José Miguel G. Cortés, y si bien cuenta con el apoyo de algunos políticos de la oposición, algunos como Pérez Pont apuntan a que se pueden arrastrar problemas del pasado. "El nuevo equipo de dirección del IVAM nace viciado de origen, pues entre sus integrantes se encuentra Raquel Gutiérrez, subdirectora en la etapa de Consuelo Císcar y actual Subdirectora general de Colección y Exposiciones", advierte; "su firma aparece en expedientes de compra de obras de arte destacados en el informe de intervención por las que se abonaron precios desorbitados. ¿Cómo se repartían esos importes? ¿Qué se pagaba realmente con ese dinero? Los datos aparecidos pueden causar mucho daño a la credibilidad del nuevo IVAM si no se toman medidas que depuren el pasado con el que la nueva dirección se ve lastrado. Entramos en tiempo de descuento, urge la limpieza".

QUÉ HAY QUE HACER PARA QUE NO SE REPITA

¿Cómo se puede garantizar que no volverá a ocurrir nada parecido? Para Ortiz el modo de que esto no vuelva a suceder "es sencillo y está inventado"; basta con aplicarlo. "Personas al frente de los organismos con capacidad y mérito; códigos de buenas prácticas que garanticen la democracia y la transparencia en la elección de las personas responsables y de los proyectos; poner en funcionamiento los mecanismos de control y fiscalización que ya existen pero no se implantan y, si es necesario, implantar más; medios de comunicación libres y no sumisos al poder; herramientas que aseguren la participación ciudadana en la administración; transparencia en la gestión y una concepción de la cultura democrática y participativa al servicio de la sociedad y no de los intereses particulares ni de partido. No es tan difícil, solo requiere voluntad política para llevarlo a cabo. Y creer verdaderamente en la cultura, la democracia y el servicio público", apostilla.

En una reciente entrevista a Eldiario.es, el exdirector del Cendeac, Javier Fuentes, tras la sentencia de un juzgado de Murcia que declaró su despido como improcedente, lamentó que "el sector cultural en este país ha estado tan sujeto a las concesiones de las administraciones locales, regionales y nacionales, que el miedo y el clientelismo han hecho, y hacen aún hoy, verdaderos estragos". Y añadía: "Siempre existen colectivos, asociaciones, observatorios, artistas, etc. que logran plantear una posición crítica y autónoma, pero me temo que son prácticamente la excepción".

Sus palabras podrían ajustarse a la perfección a lo sucedido en Valencia con el IVAM. El miedo, el clientelismo y, como apuntan las fuentes consultadas, el modus operandi del PP durante las dos últimas décadas en Valencia, con su máxima de la lealtad ciega, han permitido situaciones como la del IVAM. Ahora, a la espera de la conclusión del informe de Intervención General y las medidas legales que se apliquen, el futuro se prevé más esperanzador. La actual dirección ha solicitado a Abogacía de la Generalitat que estudie posibles demandas y ha anunciado en las alegaciones los cambios que ha introducido, que incluyen un plan de adquisiciones riguroso. Nadie sabe qué deparará el futuro y, aunque el pasado reciente aún tiene mucho que decir en la vida del museo, todo apunta a que los tiempos han cambiado.

Comparte esta noticia

8 comentarios

Braddi escribió
16/06/2015 19:32

Tan responsable es la directora como los funcionarios que callaron. El funcionario debe velar por el cumplimiento de la ley, con todas sus consecuencias ,incluso la denuncia ante el juzgado, aunque pueda suponer que lo aparten de su puesto de trabajo. Que no ahora no vengan aireando lo que antes callaron por cobardes.

¿Que ha pasado en Valencia? escribió
16/06/2015 10:51

Escalofriante FOTO y articulo. El titular de "¿Como pudimos llegar hasta aquí?, con la foto de la exdirectora vestida de chincheta y la Ruiz de la Prada de Cruela de Vill es una imagen dantesca. El IVAM y Valencia no se merecía este espectáculo.

Toni escribió
16/06/2015 07:35

Muy bien, alguien pone el dedo en la llaga. ¿Qué pasaba con los funcionarios que callaron durante todo este tiempo?, en el IVAM y en toda la Generalitat.... ¿o solamente los malos eran los de RTVV? . Algunos medios que ahora hablan también participaron, esas páginas de publicidad que pagaban, cuanto daño han hecho....

Egolatría y codicia escribió
15/06/2015 21:21

Estupendo artículo y certera definición la de esos "personajes ególatras y codiciosos", como Castro Flórez o Llorens, que colaboraron habitualmente con Ciscar. Sus nombres aparecen asimismo en el vergonzoso comunicado de 2011 en el que manifestaban "el respaldo absoluto a la Directora del IVAM por su transparente y brillante gestión": http://www.eldiario.es/cv/culturamakma/lista-Ciscar_6_247835216.html

15/06/2015 17:40

Buenas tares: ¿todavía algunos se preguntan como? Sistema financiero valenciano : DESAPARECIDO ETICA Y MORAL POLITICA: Inexistente PELOTAZOS: Todos para pocos que vivirán al igual que sus hijos sin pegar golpe por generaciones.- ILUSIÓN DE LOS CIUDADANOS: Perdida ¿Y todavía algunos se preguntan como? Pues lo mismo nos pasa a todos aquellos que por alguna razón hemos tenido que salir de Valencia yo al menos con todo lo de arriba me he respondido a la pregunta.- Atte Alejandro Pillado Marbella 2015

pep martínez escribió
15/06/2015 12:24

Clientelismo!!! Recuerdan a EX-Amics d,l IVAM? Recuerdan las críticas implacables de artistas como Daniel Andújar? e-valencia.org? No todo fueron silencios cómplices.

tres monos escribió
15/06/2015 09:24

articulo que viene a contar lo que todo el mundo sabía desde hace muchos años. Quizás no carga con equidad las responsabilidades del desaguisado, que desde luego empiezan por Camps, Fabra y Catalá que como los tres monos , no quisieron ver, oir, ni decir nada. Dicho lo cual,..........Ciscar ya se ha ido, y el IVAM sigue dando vergüenza visitarlo, tal vez eso de buscar directores Low-cost, no ha sido una buena idea.

pintoret escribió
15/06/2015 08:57

¡¡¡Excelente articulo¡¡¡¡ habría que depurar responsabilidades, al menos la de los responsables de la gestión directa, los que "firmaban", los criterios aplicados en las adquisiciones, además de acabar con los "santones" del arte moderno, que han utilizado el IVAM desde su comienzo, en beneficio propio con el aval de los políticos de turno (de uno y otro signo), de entrada nunca entendí como en una tierra de artistas de prestigio mundial, se adquiere una colección de un artista, sin ninguna vinculación con Valencia, y al que se le da el nombre de un museo tan emblemático para el arte valenciano, ¿¿¿¿Que intereses ocultos debieron de existir???? A quien beneficio esa operación de compra de la colección familiar de Julio González???? dejo la pregunta abierta Saludos

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG