X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 4 agosto 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
ENTREVISTA A LA NUEVA DIRECTORA

Sales Tatay: "La VFW se ha posicionado de forma natural como alternativa a Madrid
o Barcelona"

EUGENIO VIÑAS (FOTOS: EVA MAÑEZ). 21/05/2014 La nueva directora y ex responsable de relaciones externas y patrocinios trabaja en la llegada de capital privado para la pasarela valenciana que ya ha confirmado fechas

VALENCIA. Álex Vidal presentó su dimisión tras la XVI edición de la Valencia Fashion Week. Los presupuestos del certamen acababan de acusar en la dotación anual (para las dos ediciones de 2014) el mayor recorte por parte de las instituciones para la antigua Semana de la Moda. Una resta que, en gran medida, también ocultaba una intención por parte de los nuevos gestores de la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte: saldar pagos pendientes con los proveedores del certamen.

Y es que el presupuesto (en una constante caída desde el inicio de la crisis) solo ayudó a que sobresalieran los desencantos con los 14 años de gestión del veterano diseñador valenciano. En cifras puras, el presente ejercició se orquesta con algo más de 200.000 euros de presupuesto, con llegada desde la propia Conselleria (100.000), el Institut Valencià de la Joventut (en torno a 15.000; todos ellos destinados a la promoción de jóvenes promesas) y la suma restante, según la organización, a través de los patrocinadores privados.

Con un estado de la deuda para la Asociación Semana de la Moda de Valencia (la gestora) más relajada que hace apenas un año, cuando se superaban los 700.000 euros negativos, la salida de Vidal no provocó precisamente un aluvión de candidaturas dentro de esta asociación. Cabe destacar que el paso de Vidal acabó por escindir a una parte de los diseñadores de moda valencianos, integrándose estos en Dimova, la asociación alternativa que capitanea Dolores Cortés. Pero volviendo a las candidaturas dentro de la asociación que organiza la Valencia Fashion Week, fue una persona dentro del equipo de Vidal la que decidió dar un paso al frente y convertirse en la nueva -y joven- directora del certamen: Sales Tatay.

Habiendo ocupado cargos en comunicación y marketing con diferentes grados de responsabilidad (entre otros, precisamente con Dolores Cortés), trabajando más tarde en el Observatorio de Tendencias del Hábitat - Instituto Tecnológico Textil (AITEX) y ejerciendo como docente en en escuelas privadas de moda, esta Licenciada en Publicidad y RRPP es ya uno de los casos más reconocibles de 'up junior' dentro del sector profesional de la Comunitat Valenciana. El próximo mes de julio cumplirá un año dentro de la VFW, sin embargo ya es su directora, elegida por unanimidad.

-Una vez perdida la ayuda del IMPIVA (con la integración de este órgano en el IVACE), ¿cómo se desarrolla la financiación de la VFW más allá de los estamentos públicos? Tu llegada a la dirección es, precisamente, desde las relaciones externas y patrocinios del certamen.
-Con poco presupuesto, la realidad es que nuestra captación de patrocinios tiene mucho trabajo de imaginación y creatividad. Tratamos de llamar la atención a marcas que pueden vincular su producto a este tipo de pasarela, que es muy distinta a la Mercedes Fashion Week (Cibeles) o a la pasarela de Barcelona. La primera reúne a las grandes firmas españolas, mientras que la segunda acoge a las grandes marcas más industriales (Mango, Desigual...). Nosotros, mientras, nos hemos posicionado de forma natural como alternativa a estas, con una pasarela mucho más libre y enfocada a los jóvenes diseñadores.

-A efectos prácticos, ¿cómo reconocemos una pasarela de otra con estos ejemplos que propones?
-En Valencia hemos iniciado la cultura de ir a ver una pasarela de moda, mientras que en Madrid o en Barcelona es muy difícil. La razón es que allí los diseñadores y las grandes marcas copan los espacios para ver los desfiles junto a la prensa especializada, por lo que la gente de la ciudad no está invitada, por decirlo así, a ver la moda. Nosotros vamos justo en la dirección contraria, porque lo que creemos es que hay que vincularse con las referencias de la ciudad y con un público comprador, capaz de captar las ideas y su producto. Eso sí, nuestra misión también es la de aumentar a través de esa visibilidad el acceso de los diseñadores a nuevos compradores, ya que ellos mismos ya aportan su habitual red de distribuidores.

-Precisamente, esa libertad o esa cercanía ha hecho que los diseñadores que pasan por la VFW tenga cierto espíritu de 'verso suelto' dentro de la industria. ¿Lo veis así desde dentro?
-En efecto. Cuando un diseñador acude a una gran pasarela, a menudo está encorsetado porque su colección ha de ser eminentemente comercial, o muy artística... según cada caso. Nosotros no coartamos en ese sentido. Somos una plataforma para diseñadores emergentes y hemos generado un espacio para que se sientan libres. Esto genera diseñadores muy independientes con filosofías propias y una forma única de desfilar. Pero no es solo para jóvenes, sino que diseñadores más consolidados también tienen esa oportunidad aquí, por eso somos una pasarela complementaria.

-El presupuesto con el que contáis de cara a mantener una infraestructura básica y algunas vías de comunicación al día (como el canal en streaming para que se vean los desfiles fuera de Valencia) es menguante. ¿Cómo trabajáis con este margen?
-Creo que hacemos peripecias (ríe). La comunicación se trabaja en prensa nacional e internacional. Para el ámbito exterior tratamos de mantener un contacto fluido y cada vez mayor con medios internacionales, tratando de que llegue al mayor número de países, que es algo que ya se consiguió en gran medida durante la última edición. Para ello fue fundamental el Channel TV, pero con el presupuesto restante todavía no sabemos si podremos disponer del mismo para retransmitir los desfiles. A nivel de comunicación fue un boom, algo diferencial que estamos luchando por mantener, pese a las dificultades. Pero somos optimistas con respecto a los patrocinios privados.

-Unas dificultades presupuestarias que también os han alejado del Ágora. ¿No imaginas una vuelta a ese modelo, a esa pasarela?
-El Ágora es un edificio increíble con unas posibilidades muy buenas para una pasarela de moda. Sin embargo, con nuestro prespuesto es muy difícil que podamos desarrollar allí una infraestructura mínima, básica. Ahora ya estamos en otro modelo de VFW.

-Con respecto al modelo, lo primero que quisiste dejar claro con tu llegada hace poco más de un mes es que la línea de trabajo a ser continuista: joven talento e integración con la ciudad.
-No sería lógico llegar y romper con todo el trabajo que se ha hecho hasta el momento. Creo que, como certamen, está donde está gracias a esa labor por parte de la dirección y la gente que ha trabajado durante estos últimos 14 años. No obstante, la aceptación que tuvo la última edición en la que nos enfocamos a la ciudad fue muy buena y nos mostró por donde debíamos seguir trabajando: asociándonos con la cultura de la ciudad y desarrollando la VFW en espacios singlares. Esa presentación de manera exclusiva es la que nos ayuda también a diferenciarnos y comunicarnos así.

-¿Qué tipo de lugares emblemáticos repetirán como escenario de las pasarelas en la próxima edición -del 25 al 27 de septiembre- de la VFW?
-Todavía estamos trabajando en ello. Los lugares que podemos utilizar son parte del patrocinio que se nos ofrece por parte de las instituciones públicas y es un aspecto al que le queremos dar la mayor atención posible. Es difícil que repitamos en el Museo de la Ciudad, porque aunque es un espacio que nos gusta mucho y funciona bien, es demasiado pequeño y engorroso para la producción del desfile. Queremos que la prensa, los bloggers y, por supuesto, toda la gente que trabaja en el desfle esté cómoda en el espacio de trabajo. Aun así, es un lugar que ha funcionado y al que le podemos dar otro uso.

-Más pequeños son todavía la Gallera o Los Baños del Almirante. ¿Cómo fue la experiencia en estos espacios?
-Estos dos espacios funcionaron especialmente bien porque para realizar exposciones son perfectos. No dependemos tanto del conjunto del lugar y esperamos poder volver a contar con ellos, aunque insisto en que estamos trabajando en la selección de estos emplazamientos. Tanto desde la Conselleria como desde la concejalía correspondiente del Ayuntamiento de Valencia se nos están ofreciendo diferentes espacios y queremos que la experiencia de la última edición sea todavía más completa.

-Queda claro que la incursión de la moda a través de la ciudad seguirá adelante, pero un cambio es la recuperación de la 'Zona D', el espacio más enfocado a los jóvenes talentos y que se había suprimido del calendario oficial en la pasada edición.
-La Valencia Fashion Week se ha posicionado a lo largo de su historia como una lanzadera de diseñadores [basta mencionar los casos de Juan Vidal, Adrián Salvador (Siemprevivas), Pepe Botella, Amparo Chordá...]. Esa tradición de nombres que van surgiendo de aquí y se van asentando en España y fuera, ese posicionamiento como lanzadera, es el que más caracteriza a nuestra pasarela y por eso vuelve Zona D al programa oficial, porque es el espacio natural para los diseñadores estudiantes. Además, a través de 'Proyecta' recibimos propuestas de colecciones de estudiantes a nivel internacional para dar todavía mayor concurso a nuestra semana de la moda.

-Otra nueva idea es el 'Showroom VFW' integrado en el certamen. ¿Podrán tener su puesto de venta también los jóvenes?
-La idea es que tanto los diseñadores como las tiendas del centro de Valencia que quieran participar, tengan un lugar para vender y mostrar producto en la VFW. Para ello tenemos que hacer que coincida con el espacio principal de pasarela y en ese espacio es donde tendrá cabida la Zona D y el concurso Proyecta.

El verdadero reto para la nueva directora será el de consolidar el certamen el próximo mes de septiembre, generando el mayor y mejor clima de comunicación. La renegociación de los presupuestos de cara a 2015 y la llegada de capital privado dependen principalmente de cómo se haga notar esta edición, una vez más con la amenaza de extinción por la estructura económica -que no de talento- como telón de fondo

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG