X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 24 julio 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
UN TROCITO DE MEMORIA

La nueva vida del trencadís del Palau de les Arts, el souvenir de moda

EUGENIO VIÑAS. 31/03/2014 Un vídeo online recoge cómo el costoso y fallido revestimiento se ha convertido en objeto de deseo

VALENCIA. La empresa valenciana de construcción Secopsa, también especializada en el tratamiento y eliminación de restos y escombros de construcción, se ha hecho cargo de los restos del trencadís arrancado de la cubierta del Palau de les Arts por su deterioro para su conversión en polvo. Un material que seguramente podrá ser reutilizado nuevamente para la industria cerámica. Pero antes de ello, los pocos afortunados que consiguieron hacerse con trozos del ya mítico trencadis del Palau de les Artes han conseguido convertirlo en un 'souvenir' muy apreciado entre coleccionistas, como demuestra el vídeo que puede contemplarse encima de estas líneas.

La construcción del Palau de les Arts costó unos 500 millones de euros del erario público. Nueve años después de que se cubriera su gran casco de acero con trencadís "se ha producido un fallo generalizado de la adherencia del revestimiento cerámico de la cubierta", según el informe de Aidico (Instituto Tecnológico de la Construcción) sobre el edificio. "La solución dispuesta para el revestimiento no ha sido la adecuada, ni con la durabilidad esperable, a tenor del resultado. La causa del fallo deriva de un diseño y selección incorrecta de los materiales, o de defectos de ejecución, o ambas cosas", remata este documento solicitado por el Gobierno valenciano y hecho público a través de la página calatravamelaclava.com del grupo político EUPV.

El coliseo de la ópera en la ciudad tuvo que cerrar sus puertas a principios de año e iniciar la retirada de todo el revestimiento, con un coste estimado de tres millones de euros. Además, existe otro despiece del gasto superior a los 600.000 euros ligado a la cancelación de diferentes conciertos, como el que reunía a 150 músicos valencianos que viven en el extranjero o el traslado de la ópera Manon Lescaut, ya que para ésta se había creado vestuario y escenografía propio y la no representación hubiera supuesto aumentar la factura. Finalmente, la obra se representará a finales de 2014.

Este hecho significativo tanto desde el punto de vista económico de la Comunitat Valenciana así como desde lado de la maltrecha oferta cultural de las instituciones públicas, también tiene su impacto negativo sobre la marca de una ciudad turística y que ha apostado tanto por la imagen de este conjunto arquitectónico.

Los edificios emblemáticos de Santiago Calatrava (y los de Félix Candela para l'Oceanogràfic, subordinados visualmente desde hace años por la improvisada construcción del Ágora) protagonizan las portadas de innumerables guías turísticas y son lugar de habitual encuentro para turistas, pese a estar conectados con el centro de la ciudad o las estaciones crucerísticas únicamente a través de las líneas de EMT.

Además, son un referente en postales y souvenirs, y ahora, precisamente, la cubierta desconchada del gran edificio se ha convertido en un objeto de recuerdo de este lugar. Principalmente, para los propios valencianos.

LA HISTORIA DE UN VÍDEO

El vídeo publicado el pasado fin de semana por la productora Crea Concepto y que ha sido ideado por el -todavía- trabajador de Canal 9 Genar Martí, muestra cuatro testimonios de personas que han decidido recoger trozos de trencadís para tener "un recuerdo" de la maltrecha obra. Dos de ellos, David Estal y Boris Strzelczyk, son arquitectos que se vieron especialmente atraídos por recoger estos pedazos de una obra con la que además son críticos e incluyen dentro de un periodo marcado por la libertad sin medida en los presupuestos de Calatrava.

Por su parte, también aparece en el vídeo el arquitecto y profesor de la Universitat Politècnica de València Vicente Blasco, el cual  detalla como los coeficientes de dilatación hacían imposible la convivencia del trencadís -un material cerámico- con el acero del que está compuesta la cubierta del Palau de les Arts.

Los creadores del vídeo aseguran que seleccionaron los testimonios ya que una vez se inició el proceso periodístico para recabar información acerca de quién había conseguido trozos de trencadís, descubrieron que "hay muchísima gente en Valencia que se ha quedado un trocito. Son como un recuerdo, un souvenir de una época y de un material que es parte de nuestra identidad también".

El clip, por cierto, es un programa piloto de esta productora junto a Martí. Ambas partes preparan una serie de capítulos en torno a la economía y la sociedad valencianas, muy en la línea de los programas en los que él ha estado al frente en Canal 9, como jefe del equipo de investigación y en la realización de piezas compartidas por la extinta televisión valenciana, TV3 y Telemadrid, entre los que destacan por su popularidad  ‘Societat Anònima', que mantuvo su emisión hasta el apagón de la tele.

LA SUBASTA DE PIEZAS DE TRENCADÍS

Por otro lado, una organización espontánea llamada ‘Ruinas del futuro' creó una subasta de 12 piezas de trencadís la pasada semana. La oferta de pública concurrencia se llevó a cabo en el Octubre Centre de Cultura Contemporania, donde los fragmentos se exhibieron durante la semana pasada, para pasar finalmente a su venta el viernes con la que se recaudaron algo más de 600 euros por la venta de todas estas ruinas recogidas.

El dinero recogido fue a parar al AMPA del Colegio 103, uno de los más populares centros educativos alzados prácticamente al unísono con la obra del Palau de les Arts, a unos pocos cientos de metros y que continúa impartiendo sus clases en este estado de precariedad. De esta forma se quiso poner en evidencia y sensibilizar a los vecinos de Valencia en torno al uso del dinero público, enfrentando la situación de desperdicio del trencadís (por cierto, el revestimiento no formaba parte del proyecto original de Calatrava para este dificio) con el día a día de una generación de alumnos que completarán su formación infantil, primaria y secundaria en barracones.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG