X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Domingo 13 junio 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:

'El gran hotel Budapest'; la última genialidad de Wes Anderson

21/03/2014

MADRID. (EP/CP/EFE). Este fin de semana llega al fin a los cines El gran hotel Budapest, la nueva y esperada película de Wes Anderson. Ganadora del Gran Premio del Jurado en el último Festival de Berlín, El gran hotel Budapest aterriza en la cartelera con la vitola de ser una de las más geniales y divertidas creaciones cinematográficas del siempre peculiar Anderson.

La película está protagonizada por el joven Zero (Tony Revolori), aspirante a botones del Gran Hotel Budapest. El joven trabará relación con el conserje y alma del Hotel, Gustave, al que da vida Ralph Fiennes. Además de a Revoloni y Fienes, por este hotel veremos pasar a rostros habituales de la filmografía de Anderson y otras grandes estrellas que componen un reparto de lujo. Allí estarán Adrien Brody (Dimitri), Wiliem Dafoe (Jopling), Jude Law (el joven escritor), Bill Murray (el sonriente Ivan), Edward Norton (el policía Henckele), la joven Saoirse Ronan (Agatha), Jason Schwartzman (Jean), Harvey Keitel (el viejo Ludwig), Owen Wilsion (el apuesto Chuck), Tom Wilkinson (el viejo autor) o Tilda Swinton (la anciana Madame Céline).

El gran hotel Budapest es la primera cinta de Wes Anderson cuyo guión firma el cineasta en solitario, aunque la historia la escribió a medias con su habitual colaborador Hugo Guinness. La película, inspirada en el universo del escritor austriaco Stefan Zweig, abarca desde la Belle Epoque a los años 1960, y relata las aventuras del dúo Gustave-Zero después de la misteriosa muerte de una rica clienta del hotel, Madame Céline, una adinerada anciana interpretada por Tilda Swinton, que está completamente enamorada del conserje y en su testamento le entrega un cuadro renacentista de valor incalculable, herencia a la que su familia se opone firmemente.

Junto al amplio elenco, uno de los protagonistas de la película es el hotel que el escenógrafo Adam Stockhausen recreó en unos antiguos almacenes art decó de la ciudad alemana de Görlitz, en la frontera con Polonia, que estaban a punto de ser demolidos. "Me enamoré tanto de ese lugar a punto de ser demolido que en un momento pensé en comprarlo, pero pedían un millón de dólares y yo no sé qué hubiera hecho con un supermercado perdido en el este de Europa", confesó el director en un encuentro con la prensa en Berlín.

Junto al escenario sobresale también la interpretación de un Ralph Fiennes que está perfecto como Gustave, el director de este hotel decimonónico en un país ficticio, Zubrowka, en los últimos años del Imperio Austrohúngaro (¡viva Luis García Berlanga!). Un tipo que vive con elegancia y muy por encima de sus posibilidades, aprovechándose sin maldad de toda mujer mayor y adinerada que pasa por el hotel.

También sobresale el descubrimiento que supone el joven Tony Revolori, que interpreta el contrapunto perfecto al engolado Gustave. La cómica pareja centra una historia por la que pasean personajes estrafalarios, marca de fábrica de Anderson, entre los que destacan Adrien Brody como el histriónico hijo de Swinton; Willem Defoe, como un despiadado asesino; Edward Norton como un absurdo policía o Saoirse Roan, como la pastelera de la que se enamora Zero.

La genial galería de actores sabe interpretar a la perfección el guión de Anderson, lleno de disparates pero que mantiene la cordura de una comedia alocada. No en vano, como el propio director reconoció en el Festival de Berlín, esta película refleja más el Budapest de El bazar de las sorpresas de Ernst Lubitsch (la otra gran influencia) que el Budapest real. Todo ello dentro de una casa de muñecas gigantes, ese hotel en el que todo es posible y que sirve de contenedor de la desbordante imaginación de un director que ha sabido construirse un universo propio y rico, con películas como Los Tenenbaums. Una familia de genios, Viaje a Darjeeling o Moonrise Kingdom. Un universo que ha llegado a su plenitud con El gran hotel Budapest, que es el ejemplo más redondo del cine de Anderson.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG