X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Lunes 20 mayo 2024
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
EXPORTANDO TALENTO

El teatro valenciano salta el charco y hace las Américas

BEGOÑA DONAT. 05/02/2014 En un viaje de ida y vuelta, los creadores contemporáneos valencianos viajan hoy a Latinoamérica

VALENCIA. Los creadores contemporáneos valencianos han hecho de Latinoamérica su destino más frecuente. Ciudades como Buenos Aires, México D.F., Santiago de Chile y Sao Paulo propician el intercambio cultural, el aprendizaje y el trabajo en red. Todos vuelven aguijoneados por la creatividad y el buen hacer de sus colegas iberoamericanos, pero también toman conciencia del peligro de la depauperización del teatro.

Imaginad un rincón del mundo en el que al subir a un taxi, el conductor se supiera al dedillo la cartelera teatral de la ciudad, donde las obras durasen dos años en cartel, en el que las artes escénicas fueran un bien necesario y no un lujo prescindible. Ese lugar existe, pero se encuentra a un océano de distancia. En concreto, a 10.162 kilómetros. Buenos Aires es El Dorado de la escena y hasta allí peregrinan anualmente nuestros creadores locales. Pero no es el único recodo frecuentado en Latinoamérica. México, Chile y Costa Rica también han acogido a la inquieta colonia viajera. Cada país con su idiosincrasia y su ingenio frente a la precariedad, pero con una fruición por el teatro que brinda estímulo y vitamina el oficio de los dramaturgos valencianos.

Este año, Gabi Ochoa ha recibido una ayuda Iberescena para desarrollar en Buenos Aires su texto Sebastian Coen, sobre la escena rockera bonaerense en los años sesenta; Iaia Cárdenas y Companyia Hongaresa de Teatre también viajarán a la capital argentina para realizar una coproducción; la Universidad de Playa Ancha (UPLA), en la ciudad chilena de Valparaíso, programará a El Pont Flotant; y a finales de mayo, Cienfuegos Danza viaja a Argentina para coreografiar a la principal compañía del país, el Ballet San Martín.

La formación valenciana de danza contemporánea fue invitada en 2002 a montar para la Compañía Nacional de Danza de Costa Rica el espectáculo A la mesa. Desde entonces se han sucedido las visitas, tanto de la compañía, como de Joshua Cienfuegos como coreógrafo independiente. Charlas, talleres, giras y conferencias les han llevado a Venezuela, Perú, Argentina, Panamá, Uruguay, República Dominicana, Brasil y El Salvador, donde el año pasado montaron 26º 10' W para la Compañía Nacional de Danza del país centroamericano.

"Todas ellas han sido experiencias muy diferentes, pero a nivel profesional siempre han resultado positivas. Para empezar supone exportar tu producto, pero más allá de darte a conocer fuera, implica hacer contactos con otras compañías, intercambiar inquietudes, crecer como artista y como formación", considera Cienfuegos, que en 2010 fue reconocido con el Premio Nacional de Danza de Costa Rica.

Los actores de 'La gente' saludan al finalizar una representación en Chile.

UN DESCUBRIMIENTO ADICTIVO

"Cada año me planteo de qué manera puedo visitar Latinoamérica. Ha sido algo radical en mi vida. Y creo que le pasa a todo el mundo que lo ha vivido", opina Juli Disla. El actor y autor de Aldaia fue el primer valenciano en participar en Panorama Sur, una plataforma de intercambio internacional de artes escénicas que se celebra desde hace cinco años en Buenos Aires. Le siguió Gabi Ochoa, el tercer año fue el turno de Alejandro Tortajada, el siguiente tomó el testigo Víctor Sánchez, y para 2014, repite Ochoa.

Durante un periodo de tres semanas, los participantes trabajan sobre sus respectivos textos en un programa intensivo de creación y formación donde se imparte un seminario para dramaturgos, workshops y conferencias a cargo de reputados profesionales, y se asiste a espectáculos internacionales.

Tras la experiencia bonaerense, Disla consiguió en 2002 una ayuda Iberescena para trabajar en México su obra Carretera 45, y este año pasado, recaló en Chile, en concreto en la citada UPLA de Valparaíso, donde montó con Jaume Pérez Roldan su pieza conjunta La gente con elenco local.

"En los tres países latinoamericanos que he conocido salen mucho e intercambian, mientras que a nosotros nos cuesta mucho movernos ya no de España, sino de Valencia. Nuestro gran problema es la financiación de los billetes de avión. Ellos, en cambio, tienen facilidades a través de recursos institucionales y convocatorias públicas, pero no así para conseguir festivales o salas que programen sus trabajos", reflexiona Disla.

Su intención, en el futuro, es mantener lazos activos con Iberoamérica para ayudar a los latinos a programar su trabajo en Valencia y recibir ayuda a la inversa. 

VIAJE DE IDA Y VUELTA

En ese quid pro quo está trabajando también Gabi Ochoa. En septiembre de este año pasado, el director de cine y teatro puso en marcha en Valencia y Madrid, con la ayuda de Rosa Sanmartín, Las Naves y Aula Teatre, creador.es, una propuesta de residencias teatrales, con talleres y Gabi Ochoaprogramación de espectáculos que replica la experiencia de Panorama Sur. "A través de residencias creativas para un grupo de 10 a 15 dramaturgos de diferentes nacionalidades, que tengan en común el idioma español, se plantea hacer un trabajo de 15 días con un autor / tutor para que creen proyectos que se puedan ver en un futuro. La idea es sembrar semillas dramatúrgicas que puedan crecer con el tiempo", apostillan los organizadores de este espacio de creación transatlántico.

Tras la edición de 2013, para la que contaron con el dramaturgo y director argentino Matías Feldman, planean seguir trabajando en esta modalidad de festival. "La dramaturgia valenciana es muy potente, pero necesitamos referentes. Del mismo modo que en los ochenta visitaron la ciudad Bob Wilson y Peter Brook, hay que traer a gente que nos interese conocer, porque a la larga implica hacernos más grandes".

ESPEJISMOS

Todos los entrevistados destacan el brío que la escena argentina les ha contagiado. El shock que supuso refrendar un teatro incorporado a la cotidianeidad, donde lo importante no es la espectacularidad de la puesta en escena, sino abordar la condición humana. No obstante, todos concluyen que Valencia no es Buenos Aires. Así lo cree Xavi Puchades, autor y director valenciano, que se ha traído a la ciudad una obra del argentino Rafael Spregelburd.

"Extrapolar la realidad social y teatral argentina a una ciudad como Valencia, a nivel de producción y público potencial, me parece mear fuera de tiesto -asevera Xavi Puchades-. Hay otras cosas de las que aprender, por ejemplo, que los pequeños (y medianos) espacios apuesten por mantener semanas las obras en cartel. Rafael [Spregelburd] siempre se sorprende del poco tiempo que tenemos de exhibición del trabajo. El teatro crece con las funciones y, si el trabajo es bueno, el público no es tonto y crece también con las funciones. En fin, como decía John Cleese, la creatividad es tiempo y tiempo... El teatro requiere tiempo en la escritura, en los ensayos y en la exhibición".

El mismo Rafael Spregelburd redundó en ese espejismo en el que los autores valencianos pueden caer al referirse a la "argentinización" del teatro español en un artículo publicado en perfil.com. "El argumento es que con la crisis sus teatros están ganando en originalidad, en necesidad. Al no poder depender más Rafael Spregelburd.de los subsidios, las compañías hacen teatro por amor y convicción, no por dinero, y eligen salas alternativas, ensayan sin cobrar, sostienen un trabajo formal de día para oficiar de actores de noche [...] Lo que se sostiene es que si el teatro argentino es bueno siendo pobre, España tiene una lección por aprender. Yo les sugiero que no la aprendan. Que desconfíen del sentido común que hará notar que si el teatro se hace igual sin pagar un peso por él, entonces ¿para qué pagarlo? Que defiendan el derecho a subsidiar la cultura, que no es un negocio. Que entiendan que los actores son como cualquier otro trabajador, y que un teatro que se cierra es como una fábrica que cae. Después sí, si quieren, dialoguemos de creatividad, de ingenio, de libertad, de audacia. Que podríamos exportar también eso y no sólo pobreza".

Josep Policarpo y Ángeles González, de Bambalina, reiteran ese vacío institucional. Desde 1999 la compañía de teatro de objetos ha visitado la práctica totalidad de Iberoamérica, con incursiones en Cuba, República Dominicana, Perú, Chile, Argentina, Brasil, Paraguay..., siempre a través de las políticas internacionales de proyección cultural de España en el extranjero. De un tiempo a esta parte AECID, embajadas, institutos cervantes y centros culturales de España han reducido sus ayudas o las han eliminado.

Y también destacan que quedarse con una visión de la eclosión escénica en México D.F., Buenos Aires y Sao Paulo es una realidad parcial, "pues cada país tiene su idiosincrasia y hay que estar muy predispuesto para trabajar con los parámetros de allí".

UNA INVITACIÓN A LA VALENTÍA

"El viajero idealiza el lugar donde va, pero también hay una cosa terrible. La parte negativa es que estás asistiendo a nuestro futuro, porque, en el fondo, todo ese teatro alternativo nace de la necesidad. Las políticas neoliberales dejan de apoyar proyectos desde el Estado y, como resultado, la gente tiene que hacer teatro con una gran precariedad. Nosotros estamos viviendo en España ese Paco Zarzoso.desmantelamiento de la cultura. Y una sociedad que no tiene cultura es una sociedad enferma", ahonda el director artístico de la Companyia Hongaresa de Teatre Paco Zarzoso.

Su primera incursión en Iberoamérica se remonta a 1999, año en que se realizó una lectura de Umbral en unas jornadas de autores españoles en Buenos Aires organizadas por el Injuve y AECID. El año siguiente, la obra se montó en la capital argentina y estuvo dos años en cartelera. Posteriormente, viajó a Chile, donde se escenificaron dos de sus obras, Nocturnos y Cocodrilo, y también a Río de Janeiro, pues Umbral fue seleccionada en un encuentro del Ministerio de Cultura del país. Todos los años trata de regresar, explorando diferentes formas de cooperación y encuentro. Pero siempre, con billete de vuelta.

"Casi todo el mundo quiere vivir donde vive. En Valencia hay muy buenos actores y autores y merecemos poder vivir aquí dignamente. Pero necesitas nutrirte y asistir a esos lugares más vivos del teatro latinoamericano anima a nuestros profesionales a la valentía artística. Vuelves con las pilas cargadas porque ves expresiones valientes, frente a la autocensura ideológica, pero a veces estética y hasta ética que experimentamos aquí, porque se trabaja con miedo a que no vaya a gustar a los programadores, a que no vaya a gustar políticamente, a que no sea comercial".

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
[email protected]
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG