X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Lunes 21 junio 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
FOLCLORE

Los 'Expedientes X' españoles:
¿Qué nos oculta el Gobierno?

JAVIER CAVANILLES. 14/06/2015 El investigador valenciano Ballester Olmos recopila por primera vez todos los documentos oficiales sobre el proceso de desclasificación ovni en España

VALENCIA. Un extraterrestre que sobrevivió a un accidente, imágenes de construcciones alienígenas en la Luna censuradas por la NASA, pilotos amenazados por decir que han visto extrañas luces en el cielo, bases reptilianas en el centro de la Tierra... Ante todo esto, el público se ve en la obligación de preguntarse: ¿qué nos esconden los gobiernos? ¿qué es lo que no quieren que sepamos? La respuesta correcta, para desgracia de conspiranoicos, es que todo el pescado ufológico está vendido y que no hay nada donde rascar. La ocultación, simplemente, no existe.

El valenciano Vicente-Juan Ballester Olmos es, sin duda, uno de los mayores expertos internacionales en desclasificación ovni. En su último trabajo, ha recuperado todos los documentos que reflejan cómo fue el proceso en España y el papel que jugó el ejército. Casi 80 páginas de material oficial inédito y prácticamente desconocido que ahora ven la luz así lo acreditan.

"En 1991 propuse al Estado Mayor del Aire que desclasificara los archivos ovni que mantenía confidenciales desde 1962", explica. "Esta solicitud se consideró favorablemente y entre 1992 y 1999 se desclasificaron 2.000 páginas de documentos, la totalidad de la información ovni conocida por el Ejército del Aire (EA), más otros casos que se rescataron gracias al interés puesto en recopilar y centralizar, para su difusión al público, cualquier informe guardado en cualquier rincón de la estructura nacional del EA".

Primer tópico que se derrumba: no solo no hubo ocultamiento sino que el clima fue de colaboración. "Ni el EA ni el Gobierno puso ningún reparo ni dificultad a facilitar a los ciudadanos los archivos ovnis oficiales, cuando se le solicitó seriamente", insiste.

Lo imporante es el  "seriamente". En 1976, el jefe del Estado Mayor del Aire ya facilitó documentos al misteriodista Juan José Benítez, conocido por su desbordante imaginación y por ser uno de los precursores del uso del corta y pega para escribir libros (entre ellos, Caballo de Troya). Fue él quien sentó en España las bases de la teoría del encubrimiento.

El Teniente Coronel Ángel Bastida y V.J. Ballester Olmos.

YA NO HAY MARCIANOS COMO LOS DE ANTES

Resulta curioso cómo el número de avistamientos y contactados ha ido disminuyendo al mismo ritmo que crecía el de personas con cámaras y vídeos para inmortalizar el momento. Los casos son pocos, pero el gobierno sigue vigilante. Que no haya vida inteligente en este planeta no significa que no pueda haberla en otro y nos visite.

"En 1994 se emitió la Instrucción General 40-5, una normativa que señala la operativa del Ejército del Aire cuando se le informa de una observación ovni", explica Ballester Olmos. De momento, la IG "se ha activado en tres ocasiones, dos en 1993 y una en 1995 y en los tres casos los informes completos de encuesta se han desclasificado enseguida. No se tiene noticia de ninguna otra denuncia de avistamiento ovni a las autoridades del aire desde entonces".

Este exdirectivo de Ford, además, fue el autor y coordinador de uno de los informes más exhaustivos que existen sobre desclasificación a nivel mundial. Las conclusiones son las mismas. Los países cada vez son más proclives a abrir sus archivos y, cuando lo hacen, nadie encuentra nada que valga la pena.

 "Los Gobiernos, por activa y por pasiva, han confirmado que este tema no tiene nada que ver con la seguridad nacional ni es una materia para los militares, así que han dejado la información en manos de quien quiera estudiarla" explica este experto. Un anterior trabajo suyo que abarca a 26 países, Estado Actual de la desclasificación ovni en el mundo (2009), apoya esta afirmación.

EL INCIDENTE MANISES

Otra de las cosas que señala es que "la inmensa mayoría de los avistamientos tiene una explicación convencional y plausible. No hay misterios en los datos sobre ovnis".  Bueno, quizás uno: ¿por qué los extraterrestre viene por la noche para que no les vean y luego encienden una luces de colores para dar el cante?

Eso no quita que, en algunas ocasiones, llegar a la verdad pueda ser difícil. En España, pocos casos despiertan más ampollas que el llamado Incidente Manises. El 11 de septiembre de 1979, el vuelo JK-297 de la compañía TAE cargado de alemanes que iban de vacaciones, tuvo que aterrizar de emergencia. Según el piloto, Javier Lerdo de Tejada, una extraña luz se aproximó al aparato. Un Mirage F-1 salió en su búsqueda, sin éxito. ¿Fue una nave extraterrestre o el comandante confundió las luces de la refinería de Escombreras?

Para  Ballester Olmos no hay misterio, la respuesta es la segunda opción. "El modelo de explicación propuesto por el investigador valenciano Juan Antonio Fernández Peris se ha discutido mucho sin ningún rigor y con gran ignorancia en los medios crédulos y sensacionalistas, pero no ha sido refutado. Todo apunta a que fue un error de observación por parte del piloto, mientras que para el resto de los miembros de la cabina fue una cosa de escasa entidad".

REPTILIANOS, EL NUEVO PARADIGMA

Hace años, los aficionados a la ufología creían que seres inteligentes visitaban la Tierra. Ahora, se han extendido teorías que incluyen pactos entre la Casa Blanca y los extraterrestres e incluso un gobierno en la sombra integrado por reptilianos (lagartijas gigantes como las de la serie V). Todos los esfuerzos de los investigadores por ser serios y rigurosos han quedado en el olvido. A Ballester Olmos el cambio de paradigma no le pilló de sopresa.

"Algunos estudiosos ya predecimos que esto de las creencias en extraterrestres iba a ir de mal en peor y así es", apunto. "El índice de irracionalidad de las cosas que circulan en algunos mentideros ufológicos es altísimo y que exista gente que crea en ciertas barbaridades es patético. Resulta alarmante comprobar la necesidad que tiene alguna gente de creer en entes de fuera que van a venir a salvarles (o a dominarles). Hay mucho fanático en este campo", añade.

EL MARAVILLOSO MUNDO DEL CIRCO

Además, no hay que remontarse al pasado para encontrar ejemplos increíbles. A principios de mayo, el presunto investigador mexicano Jaime Maussan organizó una presentación mundial para dar a conocer las pruebas definitivas sobre la existencia del cadáver de un extraterrestre que se mató en 1947 en un accidente en Roswell (Nuevo México, EEUU). Su prueba de cargo, una foto, resultó ser una momia que se guarda en un museo.

Sobre este caso, el investigador asegura que "eso forma parte de la ufología-basura o la ufología-circense. Confundir las fotos de una momia de un niño nativo americano con un ET es para partirse de risa, si no generase verdadera vergüenza ajena.  Cuando se pretende hacer de los ovnis una forma de llegar a final de mes se producen ese tipo de payasadas".

¿Se le quitan a uno las ganas de seguir introduciendo cordura en este mundillo? "No, no nos descorazona, simplemente es una forma de ver la vida que no tiene nada que ver con el estudio científico de los fenómenos aéreos anómalos, por cierto, cada vez menos anómalos y más mundanos", concluye.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG