X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 23 junio 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
SÁBADO Y DOMINGO EN LA RAMBLETA

Secun de la Rosa:
"Me sigue sorprendiendo que la gente se ría tanto con la tragedia"

EUGENIO VIÑAS. 23/01/2015 El cómico dirige y escribe una adaptación muy actual del Zoo de cristal de Tennessee Williams

VALENCIA. Escritor, director y protagonista. Secun de la Rosa es el hombre orquesta -aunque no esté solo ante el peligro- en El Disco de Cristal, una comedia actual y con estructura de musical, aunque para el público no se revele como tal. Sus dos únicas funciones en Valencia, las primeras, tendrán lugar este sábado 24 y domingo 25 de enero en el Espai Rambleta, donde Tommy Tomás, protagonista de la misma, dará rienda suelta a la vida decadente de un cantante melódico que trata de sostener una familia disfuncional pese a su falta de herramientas sociales, políticas...

La caída de Tommy Tomás es la de España, aunque ligada al mundo de los artistas. Eso sí, de aquellos que, por contexto o casualidad, dieron un paso adelante para malvivir durante décadas a base de ‘bolos' de orquesta y tozudez. Tratando de hacer de sus dos hijos artistas, Tommy Tomas ve como la llegada de una nueva actuación puede cambiar el rumbo de Pere (Xavi Melero), de Goyita (Ana Hurtado) y el suyo propio. Y todo ello bajo el corsé -aunque deseatado- del clásico teatral ‘El Zoo de Cristal' de Tenesse Williams.

-Escritor, director e intérprete. ¿Es un reto o un rol necesario pero ingrato?
-Como autor vas a salir perdiendo antes que ganando. Aunque cuando me dicen que les ha gustado un autor siempre tengo la sensación de que me están halagando, en la condición de director, reconozco haber tenido poca picardía a la hora de poner a alguien al frente de la obra a dirigirla. Al frente de todo es ciertamente ingrato.

-Un salto a la autoría y la dirección. ¿Cómo ha sido el proceso?
-Todo empezó cuando hace años hice algún sketch, luego eran dos y más tarde algo que ya se parecía a un monólogo. Cuando me di cuenta ya era unaobra de teatro, pero lo cierto es que ha pasado mucho tiempo, por lo que para mí ha sido algo natural.

-¿De qué directores crees haber aprendido más hasta llegar hasta aquí?
-Es difícil destacar a alguno, pero pensándolo rápido me viene a la cabeza Andrés Lima [Animalario], cuando te pregunta cosas como ‘de dónde sacas ese carácter, cuál es tua animal'. Lo cierto es que en este caso reconozco que hay mucho de mi universo personal y eso es tanto como reconocer que la obra tiene un ritmo de musical: todo son escenas de tres o cuatro minutos.

-¿Al final funciona como un concierto?
-Exactamente, aunque el público no es consciente. Así se lo transmito a los actores: defendámoslo como un concierto, que tiene además su principio y su final, con mucho ritmo.

-Familia disfuncional y vida de artistas. ¿Se te han escapado ideas propias en la obra?
-Puede que algo se haya colado, pero la historia de Tommy Tomás va un poco más allá porque él no tiene ningún tipo de herramientas para enfrentarse a sus problemas. Grabó un disco en su día, se mantuvo durante un poco tiempo, pero aun así es un pobre diablo carente de recursos para manejar su situación. Nosotros, sí, hacemos películas en cooperativa o teatro sabiendo que quizá ni recuperemos lo invertido, pero lo hacemos con el ánimo de mejorar actoralmente o de aprender... el suyo no es ese caso.

-Películas en cooperativa...
-Este año he hecho dos películas: en una no he cobrado y en la otra muy poquito. Y todo el mundo está metido en este tipo de aventuras, sin cobrar. Es una espiral del ‘terror'.

-¿Y cómo sigue girando la rueda?
-Para mi la palabra fracaso no existe. Si mañana no fuera muy conocido seguramente escribira una obra e iria a una sala a representarla. Y si no tuviera dinero la montaria sin dinero. Vivo este momento desde el crecimiento, desde la lectura de probar y experimentar.

-Entiendo que la elección de la canción melódica como crisol de la decadencia de cierta época no es casual. ¿Quién es Tommy Tomás?
-Cuando empecé a construir la obra, enseguida, me di cuenta de que no podíamos inspirarnos inspirarnos en un nombre de relumbrón porque nos obligaba a hacer un biopic. En la obra hacemos algunas referencias a Manolo Tena o Albert Hammond, pero es por concretar el espacio tiempo. Tommy Tomás es único, sobre todo para lo malo, porque fracasó mucho antes de que la industria fracasase.

-Disco de cristal habla del espectáculo, de la industria, de los artistas. ¿Te daba cierto reparo hacer esta auditoría y, de vez en cuando, delante de colegas de profesión?
-Para algunos compañeros, por lo que me han contado, ha sido una historia para hablar de familia, para otros sobre el espectáculo, para otros de la profesión y para otros de los cantantes melódicos. La obra, lo cierto, es que tiene mucho de social. Hay referencias de la Barcelona de finales de los 70, del Madrid de ‘La Movida' y lo cierto es que el mensaje va por muchos caminos.

-Mucho mensaje (o muchos mensajes) en una sola obra, mientras que hay una parte del público que acude a verla porque te conoce de la televisión, con cierta imagen acerca de tu trabajo.
-Cuando uno sale en la tele o hace películas, la gente va a verle y ahora, con esta obra con este mensaje social, sabía que estaba en terreno pantanoso. Es cierto que estamos en el Teatro del Barrio o en el off del Teatro Lara (ambos en Madrid), pero son salas totalmente accesibles y ese punto de experimentación es complicado como para conectar con todo tipo de públicos. ¡Pero tengo la sensación de haber logrado o tocado eso precisamente que andábamos buscando!

-¿La España actual te ha ofrecido unos mibres interesantes para esta adaptación libre del Zoo de cristal?
-
El texto de Williams es maravilloso y yo tampoco he pretendido acercarme, pero si que es cierto que la crisis del 29 en Estados Unidos y posterior tiene muchas similitudes sociales con la nuestra actual. Reacciones y situaciones. La obra me ha invitado a dejar esas puertas abiertas de los personajes, en los que hablan y puedes percibir el calor de una familia actual hablando en su cocina... lo cierto es que la situación, por desgracia, ofrece nutrientes muy sólidos.

-Y Barcelona como punto de partida. Como profesional ¿cómo asimilas todo lo concerniente al actual estado de Cataluña con España y lo que pueda afectar a la industria cultural?
-Hace no mucho fui a rodar a Barcelona y las sensaciones que percibí no me gustaron nada. Hay cierta búsqueda de la perfección a través de la impostura que no entiendo. Lo que más me ha llamado la atención es ver a gente muy comprometida, que yo durante años he tenido en un pedestal de la independencia y les he escuchado defendiendo sus valores y que ahora mismo no se posicionan. Rehuyen diciendo que debe existir un derecho al voto, pero no se mojan, y eso me da que pensar.

-¿Cómo construiste la obra en torno a El zoo...?
-Lo primero fue escribir sobre el autor. Escribí algunos monólgoos para reconocerlo a él y luego empecé a crear su entorno, a la familia. A partir de ahí enseguida, y de forma inesperada, encontré vínculos con la obra de Williams así que podemos decir que ha sido casi una adaptación a la inversa. Los verdaderos protagonistas son los hijoss, que para mí ha sido también una forma de liberarme de la vanidad del actor [risas].

-Y creaste una obra que no tiene un marcado corte político o exclamaciones en este sentido.
-Esto es porque no creo en lo apolítico. Siempre que propones un texto partes de ciertas posiciones. Las posiciones desde las que hablas son esa política.

-¿Cuál de los tres personajes es más Secun de la Rosa?
-Creo que un poco todos, aunque el que menos, seguro, el mío. Es un padre monstruoso. A su hijo le dice que prospere, pero poco más tarde le dice que está enfermo; a su hija la anima a cantar, pero luego la coge de los brazos y la mueve a su antojo... ¡La trata como una marioneta! El público se réi mucho. Me sorprende que se rían tanto con la tragedia, pero algún resolte debe tocar en la cabeza con esos momentos.

ELDISCO DE CRISTAL: 24 y 25 de enero de 2015.

Horarios: 

-       Sábado 24 de enero a las 20:30 horas.

-       Domingo 25 de enero a las 19:00 horas. 

Precio: 12 €

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG