X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Lunes 27 mayo 2024
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
A DISCRECIÓN

Los ricos abren la
temporada de caza

JUANA CAMPS. 18/10/2014 Quiénes son los empresarios, políticos y apellidos ilustres aficionados a la escopeta

VALENCIA. El 12 de octubre comenzó la temporada de caza menor y la jet set valenciana prepara sus escopetas. Es tiempo de ponerse una chaqueta de pana, unos guantes de piel comprados en Holland and Holland  -la exclusiva tienda del Mayfair londinense-, y acarrear el morral de cuero en un ojeo de montaña. Por supuesto, con broches y plumas en el sombrero. Muchos empresarios y altos ejecutivos buscan en este deporte adrenalina, romanticismo y exclusividad, bien sea en la modalidad de montería, batida, ojeo, espera, caza con arco o en barraca.

Los miembros de la familia Serratosa organizan exclusivas cacerías, tienen los mejores trofeos (animales con gran envergadura y grosor de sus cornamentas) y son experimentados tiradores. Pablo Serratosa es el más aficionado a disparar y suele escaparse los fines de semana a la finca que compró hace dos años en el término de Alcoy.

Sus hermanos Gonzalo y Javier Serratosa también comparten esta afición por la caza, una pasión heredada de su padre Emilio Serratosa. El patriarca fue propietario de El Tochar, en la localidad de Requena, una enorme finca rústica cercada por vallas metálicas donde es posible abatir ciervos, jabalíes, liebres o perdices.

En la actualidad, Gonzalo y Javier Serratosa comparten una finca en Ciudad Real en la que es frecuente ver abatir corzos a conocidos cazadores como Pepe Martínez-Morales, Toni Girona (ex Banco de Valencia), Javier Mellado y Miguel Ángel Puchol, quien suele colgar en su perfil de Facebook fotos de su cacerías. Como es tradición, al finalizar se reúnen alrededor de una comida con gastronomía de la zona.

Otro de los apellidos con pedigrí vinculado a la caza es el de los Gómez-Trénor Fos, propietarios de la franquicia levantina de Coca-Cola desde los años cincuenta. Juan Luis Gómez-Trénor fue en su época un gran aficionado y muchos de sus sobrinos han heredado la afición por lanzarse al monte.

En otra parte de la geografía valenciana, cerca de las Hoces del Cabriel, el cirujano Pedro Cavadas ha vallado una finca de casi 50 hectáreas para practicar una pasión que no oculta: la caza con arco. Durante algunos años tuvo alquilada la finca La Castellana, antes de trasladarse a una de las zonas forestales más extensas de la Comunidad Valenciana.

Otro cirujano, el doctor Fernando Monzonís, también es un apasionado de este deporte, sobre todo de caza mayor. Más alejado de la Comunidad Valenciana, ya en la Sierra de Cazorla, es frecuente que compartan  jornadas cinegéticas los empresarios Manolo Muñoz, Tono Estrada y los hermanos Sanz.

Por su parte, en los cotos privados de Ontinyent es posible ver a los Caturla abatiendo a un ciervo o a los Puigmoltó disparando a un pichón. También a los hermanos Vicente y Borja Barrera les gusta ceñirse la canana algunas temporadas, lo mismo que a Carlos de Selva Llobet, director del hotel Primus, otro conocido amante de la caza.

SAMUEL FLORES Y SU INVITADO ENRIQUE PONCE

Aunque los cotos valencianos son buenos para la caza, los mejores de España dicen que están en Andalucía y Castilla-La Mancha. En Albacete, el ganadero Samuel Flores posee una finca, El Palomar, a la que es un asiduo el torero Enrique Ponce. Dicen que en esta finca se encuentran los mejores venados de España.

En los cotos de caza de Villahermosa, en Ciudad Real, tierra de reconocida fama cinegética para la caza de perdiz roja con ojeo y reclamo, ha estado disparando el delegado del Gobierno, Serafín Castellano. Participó en una cacería de 1.000 perdices en un día. Dicen que tiene muy mala puntería.

A estos cotos privados hay que acudir con invitación. Y precisamente en estas monterías selectas es donde se pueden llegar a pagar entre 3.000 y 6.000 euros por pieza. No olvidemos que este deporte, además de una afición, es un ejercicio social, donde se establecen contactos, se estrechan relaciones, se cierran negocios e, incluso, se encuentra pareja.

DE SAFARI

Pero si hablamos de caza con mayúsculas, de safari, no hace falta irse al abdicado rey Juan Carlos. Hay que citar a Carmen Serratosa, más conocida como ‘Titina', hija de Pepe Serratosa. Junto con su marido Manolo Pascual, ha vivido su particular Memorias de África en Namibia.

En el año 1994 compraron una finca de 15.000 hectáreas llamada Marula, a 75 kilómetros de la capital, y decidieron cambiar los despachos de la ciudad por la amplia sabana. Junto con sus hijos Pablo, Ana y Titina, se trasladaron a este país africano y comenzaron una nueva vida dedicados a explotar Marula como finca privada de caza.

La convirtieron en uno de los destinos favorito de muchos valencianos, ya que en sus terrenos abundan especies como el kudu, el ñu de cola blanca y la cebra de Burchel. Incluso es posible toparse con un guepardo. Se comenta que vendieron Marula por nueve millones de euros, aunque Manolo y Titina siguen residiendo entre Sudáfrica y Namibia. En Marula han estado, entre otros, José Antonio y Fidel García Guzmán y el promotor Vicente Vallés, a los que les gusta cazar fuera de nuestras fronteras. También el peletero Gabriel Seguí se lanza a las monterías en países como Rumanía o Bulgaria.

En otra esquina del continente africano, el empresario valenciano Pablo Fominaya también ha levantado otro imperio gracias a la caza, su gran pasión. Por su finca en Sudáfrica han pasado destacados miembros de la altas finanzas españolas, políticos y deportistas de renombre en busca de trofeos.

Esta modalidad de caza en un safari es la más exclusiva y no apta para todos los bolsillos. En países como Sudáfrica, Botsuana, Zimbabwe y Namibia todavía no han prohibido la caza de elefantes. Esta actividad es una fuente de ingresos para los países y está regulada por las autoridades: hay cupos para cazar paquidermos, previo pago de entre 7.000 y 20.000 euros por ejemplar.

¿Y qué hacen después con los bichos? Muchos recurren a un taxidermista para que diseque al animal y poder colgar en el salón las cabezas de las presas como si de una oda a la testosterona se tratase.

Comparte esta noticia

14 comentarios

Javier escribió
20/10/2014 12:52

¿Por qué estas reacciones tan desmesuradas ante un artículo de crónica social, por otro lado bien escrito y nada ofensivo.? ¿ Qué temen quienes se sienten tan ofendidos? .Sin duda algo de sí mismos debe inquietarles cuando reaccionan de una manera tan visceral.....no sé...tal vez me equivoque....pero quien se pica....ajos come....

Carlos escribió
19/10/2014 14:14

Si no os gusta el artículo, por que os lo leéis hasta el final? A mi si no me interesa un artículo, no me lo leo. Y mucho menos me tomo la molestia de escribir un comentario. No será que os molesta que vuestros nombres salgan en la prensa por algo tan denostado entre la sociedad como cazar animales? Y, claro, siempre es mejor atacar al mensajero y meterse con el autor del artículo

Aquí, un amigo escribió
19/10/2014 12:22

Ximo, das pena. Se te ve el plumero. Ten cuidado con la arrogancia, que te va a dar un yuyu

Ximo escribió
19/10/2014 11:05

Parece que la redactora ha llamado a sus amigos para salvarla.... de lo insalvable. El nivel sigue siendo pobrísimo, ni investigación ni información ni nada de interés, salvo meterse en la vida de los demás, algo muy local. Y si son ricos,en el buen sentido, es porque lo han trabajado y conseguido, arriesgando su patrimonio en muchos casos. Otros que no se han atrevido a la "aventura de riesgo empresarial" prefieren descalificarlos cobardemente desde el burladero . Envidia lo llaman

Luis escribió
19/10/2014 01:18

He leído el artículo y cuando he llegado a los comentarios me he tenido que releer el artículo. No entiendo dónde ven algunos mala baba o cotilleo. No entiendo nada. Y las alusiones personales a la periodista me han parecido de mal gusto. No sé cómo han autorizado ese comentario.

jordi escribió
19/10/2014 00:26

Excelente artículo. Informativo. Desapasionado. Informativo. Hubiera sido muy fácil caer en demagogia o papanatismo, pero la autora sabe manener el pulso firme para apuntar en su única dirección: datos y nombres. Chapeau

Juan C. Ugarte escribió
19/10/2014 00:13

Ni soy rico ni soy cazador, pero hacia tiempo no había leido una crónica tan pauperrima y con tan mal gusto escrita! Desprende envidia, rencor y mentira por los cuatro costados, un mal nacional por desgracia bastante esparcido en España. Esta periodista o aficionada del periodismo, ya colaboraba en algún artículo de crónicas sociales en Las Provincias y en algún otro medio de comunicación con un resultado pésimo y penoso. Creo que es un desprestigio para Valencia Plaza contar con personas así. Coincido plenamente en los elegantes y senoriales comentarios anteriores de Los Sres. Fidel Guzmán y Carmucha. Reitero mi desafección con este artículo.-

Pablo Selles escribió
18/10/2014 23:50

Es curioso que no se mencionen los safaris que tiene la familia Chelet de Denia en Benin y Camerum y por donde han pasado ministros, jueces e incontables empresarios de todo el mundo (http://newsafaris.com/). De hecho este articulo es bastante incompleto si deja de mencionar estos safaris que además de ser los primeros son los más importantes. El de Camerún con anterioridad y hasta que se jubiló lo explotaba otro valenciano: Antonio Sánchez Ariño.

Patricia escribió
18/10/2014 20:41

Como me río al leer los comentarios de los ricos, ofendidos por este artículo. Qué poco les gusta salir en la prensa a los millonarios. ¿Si tan poco os gusta leer estos artículos, porque llegáis hasta al final y os leéis hasta los comentarios? A mí me encantan. Llamadme chismosa, pero me encantan.

Carmucha escribió
18/10/2014 20:38

Siempre he creído que el periodismo es una de las profesiones más eruditas que hay por la investigación que entraña y la objetividad en su trato, por eso difícilmente puedo digerir artículos como el que se publica hoy en su periódico por la falta de rigor que entraña y porque esta escrito desde una frivolidad que en nada favorece a su autor. No voy a entrar en las descalificaciones que merece el artículo porque creo que su simple lectura ya las provoca en cualquiera que lo lea , pero si le diré que cuando un periodista se convierte en algo tan común como una cotilla y chismosa que ni siquiera acierta en lo que escribe solo me queda darle mi pésame .

Francisco J. Lara escribió
18/10/2014 16:52

Totalmente de acuerdo con los comentarios anteriores. En especial, felicitar la elegancia y buen gusto de Fidel García-Guzman, a quien no conozco. Estoy en EEUU y me da mucha pena ver artículos de este tipo en valenciaplaza donde he publicado en anteriores ocasiones y web que sigo de manera habitual para mantenerme informado de la actualidad de Valencia. En fin, tan sólo es una opinión más.

Fidel García-Guzmán escribió
18/10/2014 11:34

A la atención de Enrique Lucas Estimado Enrique: En relación al artículo "Los ricos abren la temporada de caza", y en el apartado de SAFARI, te agradecería aclararas al autor del mismo que no he estado nunca en la finca Marula tal como en dicho artículo se reseña. No tiene mayor importancia. Pero como lector asiduo de Valencia Plaza, que como te he dicho en más de una ocasión, tengo en muy alta estima, he creído mi obligación ponerlo en tu conocimiento en aras a la fiabilidad de las fuentes de origen de cualquier información que publiquéis. Lo de "rico" sería ya otra cuestión. Más de criterio de la fuente, o tal vez del autor, que de su propia fiabilidad. En mi opinión uno no es rico por lo que tiene sino por el valor que le otorga la propia sociedad en la que vive y sobre todo por lo que a la misma aporta y devuelve de lo que de ella recibe. Si el autor asociaba al término "ricos" del encabezamiento del artículo esta mi particular visión conceptual de dicho término, entonces te estaría igualmente muy reconocido le transmitieras mi sincero agradecimiento por incluirme entre los acreedores a dicha distinción. Aunque haya sido como consecuencia de una información inexacta y no me considere merecedor de dicha consideración. Un abrazo Fidel

Jorge Romero escribió
18/10/2014 09:50

Completamente de acuerdo: ridículo. En qué diablos se ha convertido esto

Javier escribió
18/10/2014 07:09

RIDICULOS estos artículos en linea cotilleo barato. Desprestigia una web y sus comentarios deplorables ¿Y esta es periodista?

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
[email protected]
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG