X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 19 junio 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
20º ANIVERSARIO - PUBLICAN DISCO EN 2015

Muse: 20 años al servicio
del rock de estadio

EUGENIO VIÑAS. 06/08/2014

Matthew Bellamy, Chris Wolstenholme y Dominic Howard se conocieron con 13 años. Sus seis álbumes y directos han dividido a público y crítica 

VALENCIA. Muse es, posiblemente junto a Coldplay y The Killers, una de las últimas bandas de rock de estadio que funcionan según el canon tradicional: originadas de forma natural con ese concepto, y no en torno a un casting (Linkin' Park) o a un producto individual (Bruno Mars), pero con la capacidad suficiente como para llenar estadios en diferentes continentes sin tener la necesidad de completar aforo gracias a un 'segundo nombre' (véase como ejemplo los casos recientes de Kiss -Def Leppard- o Nine Inch Nails -con Soundgarden-).

Desde su debut con Showbiz la crítica se ha dividido para acabar, generalmente, digiriendo mal el sentido épico, combativo por la lírica y habitualmente barroco en sus temas para unas canciones de base pop. Para entender el por qué de un fenómeno mucho más próximo al público que a las caricias -al menos en estas dos primeras décadas- del resto de bandas o de una parte notable de la crítica, repasamos brevemente su historia en 10 hitos:

1. LOS CHICOS DE TEIGNMOUT

Muse nació hace ahora 20 años en la pequeña localidad portuaria de Teignmout, cerca de Devon, en Inglaterra. La banda se originó con sus tres actuales componentes, cuando Matthew Bellamy (voz, guitarras y piano) conoció a Chris Wolstenholme (bajista). Tenían 12 y 13 años, respectivamente, y en aquel tiempo Wolstenholme tocaba la batería en una banda local, mientras Matt ya poseía una notable técnica al piano aunque lo que verdaderamente le divertía era mejorar con la guitarra.

Por su parte, Dominic Howard, batería de Muse, tocaba en otra banda local que perdió a su guitarrista y en la que entró Matt aunque al poco tiempo se vieron solos en ese grupo (Gothic Plague) y que se resolvió con la entrada al bajo y los coros de Wolstenholme. Con la reagrupación de los adolescentes, se decidió abandonar el nombre de Gothic Plague para evitar suspicacias entre los antiguos colegas y pasaron a llamarse Rocket Baby Dolls.

El trío se consolidó tan pronto que los primeros conciertos de esta banda, que decidió cambiarse su nombre poco más tarde por Muse, fueron en el propio instituto de Teingmout. El origen del nombre definitivo, o al menos la versión oficial, es que ‘muse' es la palabra que se encuentra en el diccionario Oxford inglés entre los términos ‘músculo' y ‘museo', algo que cobraría sentido en uno de sus primeros singles pocos años después. Tras los conciertos frente a sus compañeros de clase empezaron a realizar sus primeros bolos en dos pubs de la ciudad, Exeter y Cavern.

Cuando dieron el salto a Devon, la ciudad grande más próxima a su pequeño pueblo, los pubs les exigían versiones, algo que incomodaba a la banda pero que sirvió según han declarado posteriormente para dejarse influir y curtirse. En poco más de tres años, Dennis Smith, un ingeniero de sonido que ya se había mostrado interesado por ellos al verlos en algún concierto de Devon, les cedió su estudio gratis y grabaron sus dos primeros y bastante populares EP's: Muse EP y Muscle Museum EP.

2. SHOWBIZ

No es nada habitual repasar la trayectoria de una banda tan querida por el público en general y descubrir que su primer álbum es tan reconocible para su sonido. La necesidad de conectar con las masas queda clara con la apuesta por el inicio del álbum, con dos singles que pueden perdurar en su repertorio de directo aunque hayan pasado ya 15 años: 'Muscle Museum' (ahí queda el guiño al origen de su nombre) y 'Sunburn'.

La grabación recoge, además de 'Muscle Museum', algunos de los mejores temas de sus maquetas. En ellos Muse muestra un trazo claro del grunge que a finales de los 90 seguía apagándose lentamente. No obstante, es posible que en su carta de presentación se puedan reconocer referencias más relajadas: a veces rondando temáticas y maneras de Manic Street Preachers, como en 'Sunburn', otras más próximas al rock mainstream escandinavo como 'Showbiz'. En esta, por cierto, juegan de una forma bastante burda con el crescendo de volúmenes, instrumentos y pistas, otro rasgo que señala su pensamiento deliberado por plasmar su música en un directo capaz de ganar grandes espacios.

Bellamy encontrará sus momentos de recreación vocal replicados en posteriores discos, como con el caso de 'Unintended', y el resto de la banda encontrará también sus momentos para dejar escapar ideas de canciones mucho más ingenuas y adolescentes como 'Overdue'. Revisadas ahora, casi impropias de un disco de debut sensacional por su capacidad de arrastrar a amantes de gustos tan paralelos pero distantes a veces como el pop, el rock, el metal o el grunge.



En total, cinco 'singles', 700.000 copias de un disco debut de raíces grunge, hardcore y metal, y el personal toque que no cabe olvidar del productor John Leckie (Radiohead, The Stone Roses y colaboraciones de producción con Pink Floyd) en la grabación de 1999.

3. LA PRIMERA GIRA MUNDIAL

Preparados para llevar a escena un power trio en el que el virtuosismo de Bellamy empezó influenciando a sus dos miembros, cuaya técnica ya era óptima, Muse pudo disfrutar de su primera gira mundial con su álbum de inicio. En poco más de doce meses cubrieron Reino Unido y Estados Unidos, actuaron el el festival Glastonbury por primera vez, también en Francia y regresaron a Europa para cumplir con un maratoniano año 2000. Casi 100 conciertos entre los que se incluyó ejercer de Red Hot Chili Peppers en Estados Unidos o festivales en el siempre generoso mercado japonés.

En año y medio, entre abril de 1999 y noviembre del año 2000, Muse había embajado su carta de presentación en medio mundo y eran uno de los grupos llamados a saquear el espacio cada vez más pobre de bandas de rock capaces de atraer al 'gran público'.

Extraído de la cresta de esa ola de prematuro éxito se encuentra este vídeo con un final muy expresivo. Sobre todo teniendo en cuenta que están en un plató de televisión al aire libre, en directo y en Cannes.

4. ORIGIN OF SYMMETRY

Es algo que puede pasar desapercibido para una buena parte del público o la crítica, pero en la extensa gira de Showbiz Muse utiliza el tipo de material que ha visto en sus grupos de referencia. Hay una tendencia clara por buscar amplificadores, efectos e instrumentos complejos. Las guitarras o los bajos son, preferentemente, modelos alterados o fuera de lo estándar. En Origin of Symmetry, con bastante licencias económicas para producir este nuevo disco, Bellamy no escatimó y pidió al luthier inglés Hugh Manson que le fabricara una guitarra especial, plagada de efectos y con materiales a su medida. Lo habitual en otras referencias del nuevo rock de estadio (por ejemplo, las citadas Coldplay o The Killers) es hacer de la promoción de instrumentos estándares una base extra de financiación. Algo que estandariza su sonido y que, sin ser per se positivo o negativo, impide el desarrollo de un sonido propio.

No solo en la búsqueda de un sonido diferenciado en sus discos, Muse ha sido una banda con algunas cosas muy claras desde su inicio. Algo que, aunque parezca otra anécdota, se relfeja en la idea de haber mantenido un logo como una única mancha para su merchandising y que apenas sufrió variaciones durante casi una década (adjunto a este párrafo). Otra de las cosas que tenía claras es que iba a dar paso en caso de tener ocasión a trabajar con aquellos que verdaderamente habían inspirado su música.

En Origin of Symmetry contrataron al técnico de guitarras de Tom Morello (Rage Agianst The Machine), o lo que es lo mismo: posiblemente, el responsable de las guitarras más influyentes de la vertiente del rock más próxima a sus gustos de la anterior década. Además, tomaron una decisión no muy habitual para un grupo que lleva apenas dos años pasando por estudios profesionales: dividir el disco en dos para que dos productores transmitieran sus conocimientos a el lado más enérgico y potente (Dave Botrill), mientras que otro se dedicaría a las canciones más melancólicas y líricas (de nuevo, John Leckie).

El resultado: 1,3 millones de copias vendidas y tres nuevas canciones petrificadas entre sus fans; 'New Born, 'Hyper Music' y 'Plug in Baby', esta última posiblemente su primer gran éxito comercial rompiendo la barrera de las listas de éxito más estándar de Reino Unido. Sin embargo, este disco no fue publicado en Estados Unidos hasta el año 2005 por un conflicto con su sello en aquel país, Maverick. 

En mayo de 2001 se produjo el primer concierto en España, dentro de una gira que les tuvo de nuevo sobre el escenario durante 18 meses con un parón navideño. Era tan capital el valor de su directo en la estrategia marcada -y tan relevante con el inicio de la caída de ventas de discos-, que la banda publicó un directo editado: Hullabaloo Soundtrack, del cual se extraen piezas como la siguiente:

5. ABSOLUTION

Desde abril de 1999 Muse apenas había sumado algunos meses de descanso. Todo hacía presagiar que, al menos durante unos meses, la banda se tomaría un receso para poder volver a crear y replantearse la fórmula. Lo cierto es que entre Showbiz y Origin of Symmetry los cambios fueron mucho más notables en el aspecto de la producción y en la construcción técnica de los mismos, pero en esencia apenas habían variado el modelo.

Todo esto dio un golpe de volante con Absolution, disco para el cual ya empezaron a hacer maquetas antes de que finalizara el mismo año 2002. Ese cambio de tercio fue fruto en gran medida del trabajo con un nuevo productor: Rith Costley. Si con Showbiz dejaron fluir las ideas algo maduradas de la dolescencia y con Origin of Symmetry quisieron poner en valor la exaltación del directo y la potencia del trío, en el caso de Absolution Costley trabajó para ser capaz de poner en valor la voz y los arreglos de una gran orquestación.

Finalmente, el tono del disco tuvo que ser 'rebajado' en este sentido, pero igualmente permaneció un mejor espacio para los arreglos y la voz de Bellamy pasó a tomar el mando de los mimos en cuanto a la mezcla y el 'producto' final. Los singles 'Time is Running Out' o 'Stokholm Sindrome' superaron lo que había conseguido anteriormente 'Plug in Baby' y se convirtieron en música de masas especialmente en Reino Unido. 

6. EL NUEVO RUMBO DE LAS LETRAS

En los dos primeros álbumes, Bellamy se había dejado llevar por las canciones inspiradas en sociedades distópicas, en conflictos entre la tecnología y el hombre y en historias de amor más o menos gélidas y siempre, en todos los casos, afectadas por el infortunio. En cambio, en Absolution la voz, guitarras y piano de la banda quiso reflejar por todos los medios sus ideas en torno a la guerra. Estados Unidos invadió Irak en pleno proceso de grabación y producción y esto empezó a contagiar a absolutamente todos los elementos circundantes al álbum.

Sus declaraciones públicas, la portada del álbum, el vídeo de 'Time Is Running Out' y la crudeza de otras letras mostraban la posición ideológica de la banda. Una posición combativa habitualmente con el sistema, que trata de autoalistarse con los círculos alejados al poder, y que más tarde seguiría presente en nuevos trabajos discográficos.

7. 2004 Y LA CONSECUCIÓN DE UN OBJETIVO: ROCK DE ESTADIO

Muse tuvo giras multitudinarias durante el año 2004. Los tres discos funcionaban como una perfecta máquina de engranar y, pese a que la crítica asumía con recelo sino con indiferencia la galería de voces épicas y aspavientos técnicos de la banda -especialmente de Bellamy-, lo cierto es que sus fans se multiplicaban por medio mundo. Mercados como Estados Unidos, Francia, Japón o Reino Unido estaban capacitados para recibirles en grandes estadios y prueba de ello fue su concierto en Glastonbury aquel año.

Sin embargo, horas después de la actuación el el festival el padre de Howard sufrió un ataque al corazón y falleció en el mismo recinto de Glastonbury. La banda trató de parar lo suficiente para que el batería se recuperase, pero en una semana habían vuelto a viajar para continuar con una inagotable gira de conciertos. 

Una prueba definitiva de su entrada -al menos por el concepto de actualidad- en el 'hall of fame' del rock, fue su participación en el Live8 que en este caso se celebró en los jardines de versalles durante 2005. Este año, por cierto, si fue el primero con pocos conciertos y una dosis importante de descanso para la banda y supuso cerrar una trilogía musicalmente muy clara y que todavía perdura como el estilo y forma de Muse.

8. BLACK HOLES AND REVELATIONS

El parón hasta el año 2006 no supuso olvidar lo mucho que contribuyó el productor Rich Costley a la depuración del sonido de la banda. Por eso, Muse volvió a contar con el para Black Holes and Revelations, su cuarto disco de estudio. Costley aportó tanto en Absolution como en este nuevo trabajo algo de lo que la banda carecía de origen: sosiego a la hora de rematar las canciones.

De esta forma, con Black Holes And Revelations la grabación y producción se extendió un año y medio hasta tal punto que los miembros de la banda estuvieron seguros al 100% de cómo habían quedado cada una de las canciones del álbum. Eso sí, Bellamy no quiso abandonar su discurso en torno a la guerra, a las tensiones tecnológicas y al valor de las armas.

El grupo sufrió un gran cambio en la construcción de las canciones, pero sobre todo a la hora de encararlas estilísticamente. Con una gran dosis de tiempo antes de llegar al estudio y después, de repente Muse se dejó influir por soluciones más electrónicas y flirteó con visiones más pop de los arreglos y hasta con cajas de ritmo puramente techno. Ejemplo de algo de ello es su primer single, una canción de canon redonda en la que las líneas de bajo y la voz son las únicas supervivientes claras de los anteriores Muse:

'Knights of Cydonia' y 'Supermassive Black Hole' fueron sus dos singles de acompañamiento, ambos mostrando lados totalmente inexplorados de Muse que consiguieron abrir la banda a nuevos públicos pero que sumaron no pocos desencantados con los autores de Showbiz, Origin of Symmetry y Absolution. En cualquier caso, la banda demostró haber sumado cada vez más adeptos cuando fue elegida para -nada menos que- estrenar el nuevo estadio de Wembley. Las decenas de miles de entradas duraron 45 minutos. 

Tras haber teloneado a Red Hot Chili Peppers o The Cure por Estados Unidos, tras este álbum eran ellos los que programaban giras con decenas de miles de entradas a la venta por el principal mercado de su música. En esta gira (2007-2008) fue My Chemical Romance la banda que se sumó como telonera de los británicos. Para sus conciertos en Wembley (se amplió a otra fecha más dada la demanda) fueron acompañados en el escenario por músicos de Biffy Clyro, The Streets o Shy Child, entre otros. Además, los conciertos del nuevo estadio de las selecciones inglesas de fútbol sirvieron para grabar el álbum en directo HAARP cuyo vídeo llegó a estrenarse en salas de cine de Reino Unido.

Por España ya habían pasado en diferentes ocasiones por Madrid, Barcelona y Bilbao, pero en 2007 se les pudo también dentro del Festival Internacional de Benicàssim por segunda ocasión, ya que habían participado ante los británicos -por aquel entonces minoría en el festival- en el año 2002. En el espectáculo de 2007 mostraron otro de sus progresos inevitables: la adaptación tecnológica en el escenario y la grandilocuencia progresiva de sus montajes.

9. NUEVOS TIEMPOS: THE RESISTANCE Y THE 2ND LAW

Muse pasa a ser una banda con estudio y residencia en el lago de Como, en Italia. En apenas una década han generado una cantidad de dinero lo suficientemente mareante como para permitirse cualquier excentricidad técnica y son proclives a ello, un rasgo que ya ha sido citado. Sus directos encadenan una galería de singles que convierten las ventas de entradas en una tarea sencilla, pero el presente de la banda, con sus miembros todavía con décadas de carrera por delante, no parece resolverse de una forma sencilla.

Hechos como la investidura como Doctores Honoris Causa en Artes por la Universidad de Plymouth no ayudan a que la prensa mantenga una gan distancia por la banda de rock de estadio que solo consigue estirar su sombra año tras año. Una sombra que, por cierto, tampoco genera una cantidad notable de réplicas en las siguientes generaciones dejándoles como una de las pocas bandas que flirtea con el rock duro capaces de ese nivel de convocatoria.

Durante estos años, la banda realiza diferentes juegos de anagramas a través de sus plataformas online con los fans para descubrir singles. Estos juegos todavía se mantienen con diferentes lanzamientos, que en el caso del siguiente álbum de estudio, The Resistance (2009), descubrió el single 'United States of Eurasia' (guiño deliberado a la novela 1984 de George Orwell que ha inspirado muchas letras de Bellamy). 

El disco, con alguna reminiscencia a los sintetizadores techno empleados en el anterior, recuperó parte de la energía y un tono menos interrumpido por los medios tiempos. Algo que sucedería en menor medida con The 2nd Law (2012) con el que después de mucho especular acabarían adentrándose en formas sinfónicas. Un extremo que ya sonaba como posibilidad para Absolution pero que la banda apenas ha profundizado recientemente, tras cerrar una primera trilogía y dejarse embarcar por una tendencia pop y techno como pincel para rematar sus raíces de rock.

10. ¿Y AHORA QUÉ?

Es una etapa de estancamiento en la cumbre y sobre la que ya se planea la gabación de un nuevo disco que podría salir en 2015, de nuevo en el ritmo no establecido de tres años entre trabajo y trabajo. Entre tanto, ayer se cumplía su vigésimo aniversario y el líder Bellamy colgaba esta fotografía a través de su cuenta en Twitter:

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG