X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Martes 27 julio 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
EL CABECÍCUBO

La decadencia del Canal Hitler

ÁLVARO GONZÁLEZ. 12/07/2014 Al Canal Historia le cuesta horrores dar documentales que no sean de Hitler y la II Guerra Mundial y los programas de relleno dan vergüenza ajena

VALENCIA Lunes. Primera hora. Sintonizamos el Canal "H". Advierten de que las imágenes pueden herir nuestra sensibilidad. Vemos a Adolf Hitler en un estadio jaleado por las masas. Montones de alemanes felices levantando el brazo. Es el documental Secretos del Tercer Reich. La sinopsis dice que trata de "los individuos y las anécdotas que formaron parte de uno de los regímenes más complejos de la historia reciente".

En realidad son vídeos caseros de alemanes de la época, el documental habla de su indiferencia y cobardía cuando se persiguió al pueblo judío en sus narices. Y también, tras mostrarnos su vida idílica durante el III Reich, se recurre al "eran felices, pero... ¡¡¡iban a morir!!!". Entonces empiezan los bombardeos aliados y la llegada de los soviéticos, con sus violaciones y venganzas, y ahí aparecen las imágenes que hieren la sensibilidad, la de los suicidios masivos de nazis con hijos incluidos para no caer en sus manos o para no vivir en un sistema indigno de nazis tan rubitos como ellos. 

Bueno, pues ya hemos desayunado. Son las doce y somos muy vagos, así que tragamos otro documental del Canal ‘H'. A ver qué sale. Qué nervios, qué emoción. Y nada, ahora se trata de Klaus Barbie. El jefe de la Gestapo en Lyon, responsable de la muerte de 10.000 judíos. El documental se llama Cazadores de nazis.

Esos son y han sido durante años los contenidos habituales de esta cadena. Permítanme que me refiera a ella como el 'Canal Hitler'. Le he visto crecer, pintar, enrolarse en el partido, dar sus primeros discursos, matar a mansalva y regocijarse en toda suerte de excentricidades hasta suicidarse en su bunker. Es como un show de Truman pero con un difunto. Como un Gran Hermano de un solo concursante, pero con las manías de dieciséis. 

Las entregas siempre vienen precedidas de anuncios como 'Las imágenes nunca vistas', los vídeos desclasificados. Ahora "por fin en color". Sólo falta ver la II Guerra Mundial al revés, para invocar al diablo. O, perdón, a Hitler. Y tampoco vamos a quejarnos aquí. A ver quién es el guapo que cambia de canal cuando sale Hitler. Es un tema que te cubre la política, la guerra, el esoterismo y muerte, muerte y muerte, el fenómeno más atractivo en la caja tonta hasta que llegue el día en que se pueda poner porno a las dos de la tarde sin complejos.

Sin embargo, el problema viene con el relleno. El engorde del producto del Canal ‘H' ya no es lo que era. Tal vez el problema sea sólo aquí, en España, porque en Estados Unidos en las autopistas te puedes encontrar con carteles que anuncian los nuevos contenidos del Canal ‘H' y su programación para esa misma noche. El caso es que en la piel de toro la cosa está muy malita. 

Sigamos con ese lunes, después de la búsqueda y captura de Klaus Barbie, llega la Gran Guerra. ¿La Primera Guerra Mundial? Qué interesante, ahora que se cumplen cien años del asesinato del archiduque en Sarajevo. Pero no. Es la 'Gran Guerra marciana'. Un documental de ficción sobre una invasión de eso, marcianos. 

Se han currado los testimonios de los veteranos con actores ancianos, algunos hablan desde la cama entubados. Y viene a ser lo mismo, con el mismo tono y musiquitas que cualquier documental de nazis, pero con marcianos. El resultado es, sinceramente, intragable. Indigesto hasta el punto de escribirle una "carta al director" a El País muy frustrado con la vida. 

A continuación llega El precio de la Historia. Esto podría ser interesante, se trata de una tienda de objetos históricos y lo que pueden llegar a costar, como por ejemplo, un anillo del mafioso Lucky Luciano, un trozo de mármol de la tumba de Lincoln, billetes de la República de Tejas. Interesante, sí, pero es que son cuatro entregas. Aunque no nos quejemos, al menos se supone que trata un tema histórico.

Los protagonistas de 'El precio de la historia'.

La Cuenta atrás para el Apocalipsis que viene después. Historia, lo que es Historia no es. Les dejo con la sinopsis de la entrega del martes 8 de julio de esta simpática serie y luego me cuentan: "El libro del Apocalipsis del Nuevo Testamento predice la llegada de cuatro jinetes que desatará el fin de los días. Estos caballeros marcarán el inicio de los cuatro juicios de Dios que prometen acabar con la humanidad. Mientras que los escépticos lo consideran una simple alegoría, en las iglesias cristianas de todo el mundo resuenan cada domingo estas profecías aciagas.

La posibilidad de una pandemia mundial escondida en cualquier estornudo, los niveles récord de hambruna en todo el planeta y el fantasma de una III Guerra Mundial que se cierne sobre Oriente Próximo hacen pensar a los creyentes que la siniestra imaginería del Apocalipsis está empezando a salir a la luz. Uno de ellos es Ray Gano, que observa los acontecimientos presentes como una confirmación de las predicciones del último libro del Nuevo Testamento y por ese motivo se está preparando para hacer frente a la furia de Dios". (y en la foto un zumbao haciendo prácticas de tiro).

Oiga, si a ellos les parece Historia, que pongan a sus hijos a verlo y que se presenten sólo con esos conocimientos al examen de esta materia en selectividad, a ver qué tal. Aunque en justicia hay que decir que luego, en el prime time, se ha estado poniendo estas dos semanas una serie bastante maja sobre la Primera Guerra Mundial. La primera entrega descubre un fenómeno no muy difundido, cómo los alemanes se pusieron a bombardear a población civil en los años 10 con sus Zeppelines hasta que los ingleses aprendieron a mandarlos a tomar por saco. Las andanzas posteriores de Hermann Göring, vaya, otra vez Hitler, eclipsaron estas matanzas indiscriminadas de población civil por vía aérea.

Pero no se hagan ilusiones con sacar muchas más conclusiones históricas. Los rellenos le volverán a hacer lanzar el mando a la pantalla de la televisión con toda su alma. Ahí va otro programa: Sliced, con ayuda de herramientas eléctricas rebanaremos todo tipo de objetos para descubrir sus mecanismos internos, dice la sinopsis. Ahí hemos visto cómo es por dentro una máquina expendedora de bolsas de cacahuetes. ¿A Hitler le gustaban los cacahuetes? Se pregunta uno. También han abierto tragaperras y,  no sé... si te imaginas a Hitler con un Bacardi Cola y un Celta-Logroñés (X) de fondo echando la pensión en una, pues oye, todo encaja. Pero es mucho exigir al telespectador. 

Ya mofa cruel y en la cara es Inventos made in USA. Aquí ya no se cuenta la historia ni de los circuitos de una Minipimer. Bajo el lema, "idéalo, cree en él y fabrícalo" dos tíos, uno con barbita y gafas de intelectual y otro con el pelo de punta y teñido de rubio, más punk, recorren su vasto país analizando inventos de singulares personajes para ver si tienen salida comercial. Está muy bien el lema: "ánimo, todo por la pasta". Muy acorde a estos filantrópicos tiempos, pero ¿y Hitler? ¿Y la Historia?

Locos por los coches, Cazatesoros, Restauradores, La tierra asesina (sobre tornados y tal), Entre tiburones, Alienígenas y Hangar 1, archivos extraterrestres mejor no entrar a comentar lo que pintan en un canal de Historia. De modo que, en conclusión, todos estos disparates tan sólo se pueden interpretar como un mensaje. Si uno lee la parrilla siempre pensará lo mismo: en temas históricos, o Hitler, o mierda. Y bueno, como análisis de a lo que ha quedado relegada la Historia en el cine y en las librerías comerciales no está muy desencaminado

Comparte esta noticia

12 comentarios

Ahric escribió
14/07/2014 09:20

Es fascinante ver a personas quejarse del artículo diciendo "Pues cambias de canal y ya está" o "Qué pérdida de tiempo, escribir esto"... Pero no dejar de leerlo y de comentar, que es precisamente lo que critican. Ser Humano a tope.

yo escribió
13/07/2014 20:58

Hola Francisco José, No es algo adecuado defenderse con un Ad Hominem, atacar a la gente es algo malo, se lo merezcan o no. Otro punto, aunque de verdad comparto la opinión general de que cada vez canal de Historia es menos Historia y más canal de entretenimiento (véanse todos esos programas de leñadores, cazadores, conductores...) también es verdad que hacen y han hecho muchos documentales de todo tipo, y claro el conflicto por excelencia es la WWII cosa que me encanta. Hay muchos documentales y desde muy variadas perspectivas y algunos se centran en los campos, otros en las operaciones militares de ambos bandos, pero algunos se centran en la preguerra y la postguerra, claro que se habla de Hitler, pero es que para ver lo que hizo Hitler ya hay otros documentales, no podemos pedir que en cada documental no cuenten la historia completa del conflicto, solo contaran lo adecuado a ese documental. Que usted puede tener sus opiniones, claro como todos las tenemos, pero hay que respetar las opiniones de todos. No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo. Voltaire.

Miguelito escribió
13/07/2014 14:47

Con cambiar de canal basta. Yo lo hago mucho...

Curro Peich escribió
13/07/2014 13:31

¿En serio hay que pagar para ver ese canal? ¿Y en serio hay gente que lo paga? ¿Habiendo esto y mucho más en youtube? http://www.youtube.com/watch?v=RgPFH2KR_NE&list=PL0-Ldrypt8h2T2V0_tDExFstrYoTJEsza

almenaradegadir escribió
13/07/2014 11:27

Estoy completamente contigo. Siempre me ha gustado la Historia, de hecho fue la carrera que elegí, y cuando me puse el paquete de movistar me frotaba las manos pensando en canales como éste. Mi decepción fue mayúscula. Menuda bazofia. ¿Y la Historia? ¿Alienígenas? ¿Qué me estás contando? ¿Qué clase de canal descerebrado para descerebrados es este? A la porra. Me snetó muy muy muy mal.

NoSe escribió
13/07/2014 11:26

Bueno esto de la decadencia de canales sucede en todos los de D+. A esto que te refieres es parte de una serie francesa llamada Apocalipsis que cuenta la II GM. muy buena por cierto. Primero hicieron desde el principio hasta el final de la II GM, luego fue una precuela llamada "el asenso de Hitler" que es por cierto lo que aquí os llama la atención, y que cuenta como este loco llegó a gobernar. Y ahora están echando la secuela, que es profundizando sobre el desembarco de Normadía. Hay que saber de que se habla...

icho escribió
13/07/2014 10:47

hace unos años viene siendo asi, o Hitler, o Aliens... y de esto segundo recomiendo ver el capitulo de south park de accion de gracias... y pensar que en mis tiempos Si hablan de historia...

theynoy escribió
13/07/2014 06:13

Y que van a poner hijo? Como se descubrió que el pelo de las ovejas era lana?. Pues se tira de archivo hitleriano, se tunea un poco cada cierto tiempo y arreando, sale rentable y tiene su audiencia. Fin de la historia. De todo hacéis un mundo, parecéis "artistas". El día que en canal historia pongan que la civilización X se ponían una caquita de mosca en las uñas como signo de yo que se....superioridad? Muy visto también...Aix...os deben pagar una fortuna por párrafo, porque ya hay que ser "artista" para que te pegues diez minutos soltando frases apoteosicas de lo mal que esta el panorama audiovisual. Salvame un diez!

mig escribió
13/07/2014 05:49

Sospecho cuál es la intención de los programadores de los canales digitales de canal plus pero están consiguiendo el efecto contrario: estoy empezando a sentir cierta simpatía por el régimen nazi no sólo por la machacona programación de las cadenas sino por que efectivamente existe internet y fuentes alternativas de información, incluidas israelís, o mejor dicho, principalmente israelís, con una versión de los hechos históricos diametralmente opuesta a los casposos documentales que nos arrojan no sólo canal historia sino también national geographic con la misma temática, salpimentados con ingentes cantidades de publicidad de la que pretendías huir cuando contrataste tu flamante canal satélite. Ni qué decir del resto de programación casposa, cutre, repetitiva hasta el hartazgo, basada en subastas de todo tipo, aliens o chorradas varias, incluida la famosa “casmos” que han convertido la programación de documentales de los canales digitales en una auténtica estafa. Qué tiempos aquellos de “Documanía”...que no volverán.

Francisco José escribió
12/07/2014 18:49

Querido Toni. Leo.muchos comentarios ridiculos, vergonzosos o llanamente estupidos todos los dias. Sin embargo, nunca respondo a uno o entro en discusiones que no llegan a nada. No obstante tu comentario, que sin duda es una oda a la estulticia cinernetico-social, ha despertado en mi el deseo de plasmar por escrito lo que pienso sobre lo que dices ¡Que supina gilipollez! Y ¡que gilipollas! Sin mas, un cordial abrazo y hasta pronto.

gaucho escribió
12/07/2014 17:11

Pues no digo que no sea cierto lo que dice el artículo, pero vamos, existiendo Internet donde puedes ver en cualquier momento documentales sobre cualquier tema, estas críticas quedan un poco desfasadas. http://cinelibreonline.blogspot.com/p/documentales.html

Toni escribió
12/07/2014 10:22

Pues para no gustarle a Ud ese canal lo ha visto (parece) mucho. Con cambiar es suficiente. Seguro hay gente que le gusta aunque sea simplemente por el valor de filmoteca de todas esas imágenes (ya quisiéramos los hispanos haber estado a su altura tecnológica, pero aquí estábamos con el azadón y rastrillo y únicamente por eso no nos matamos más entre nosotros). Así que, a ver quien está libre de culpas.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG