X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 12 junio 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:

'No hay dos sin tres': Diaz, Upton y Lann sometidas al cliché de Hollywood

TITO CALABUIG. 13/06/2014

VALENCIA. A los más integristas del cine, capaces de entroncar la historia de este arte como una sola totalidad, la idea de que un hijo de John Cassavetes haya dirigido esta cinta debe resultarle prácticamente insoportable. Nick Cassavetes firma ‘No hay dos sin tres', una película cuyo interés acaba reduciéndose a la trenza actoral de Leslie Mann, Cameron Diaz y Kate Upton.

La última, una de las top model del momento capaz de forrar kioskos enteros y ser la más buscada en Google durante los últimos años, ocupa en esta película un cliché deliberadamente machista. Amber, que así se llama el personaje, es corta, rubia y con unos pechos exuberantes y cumple, con este canon físico, todas las posibilidades en torno a los tópicos que se puedan imaginar.

Mark, marido de Mann, consigue unir a estas tres mujeres que quieren vengarse por distintos motivos de él. En un tono de comedia fácil y de baja intensidad, Mann es la única que sobrevive por el aspecto de la actuación.

Cameron Diaz realiza uno de sus trabajos más pobres (funcionó muchísimo mejor en la anterior película de Cassavetes, La decisión de Anne) de su carrera y la aportación de Kate Upton roza la nulidad. No mucho mejor parados salen Don Johnson y Nicki Minaj, con dos papeles de reparto poco trascendentes.

Nikolaj Coster-Waldau, Mark en la ficción, resume también todos los clichés del hombre, partiendo de la infidelidad y conflicto que genera este símbolo. Este hombre necesita el flirteo, pese a su matrimonio aparentemente responsable con Leslie Mann, pero el nivel por el cual se intuyen -y suceden- los encuentros y desencuentros con Diaz y Upton hacen que la película sea previsible hasta abordar la idea del entretenimiento.

Mujeres sacando sus armas de defensa, chistes fáciles (a veces incluso sugieren una sonrisa en el espectador) y un hombre que se erige como dominador del espacio y las decisiones, el mando. No solo es la enésima comedia romántica sino la enésima vez que una película rodeada de millones se dedica a ahondar en estereotipos que se pueden adivinar viendo el cartel de la misma. Todo lo que se imaginan sucede, y además lo hace con un guión low cost.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG