X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 25 junio 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
EL LENGUAJE DEL CINE

X-Men: Días del
futuro pasado

Los superhéroes
del arcoíris

MANUEL DE LA FUENTE. 06/06/2014

VALENCIA. Hace unos días, conmemoraba Quentin Tarantino en el festival de Cannes el aniversario de su lanzamiento al estrellato: veinte años atrás, en 1994, Pulp Fiction ganaba la Palma de Oro y el mundo entero se fijaba en el trabajo de un cineasta empeñado en reflexionar sobre la cultura popular. Uno de los ejemplos de estas reflexiones aparecería de manera explícita al final de otro de sus éxitos, Kill Bill. Volume 2. En concreto, asistíamos a un diálogo entre dos personajes, Bill y la protagonista, en el que el primero le explicaba a la segunda su interpretación del personaje de Superman: según Bill, el cómic reflejaba una visión del mundo, venía a ser una parodia del ser humano al elegir el punto de vista del superhéroe que, para pasar inadvertido entre la gente, tenía que convertirse en alguien mediocre.

De este modo, Tarantino nos decía que los iconos de la cultura de masas, como los superhéroes, servían para explicar la evolución de la sociedad del siglo XX. Así, Superman nos hablaba de la necesidad de recomponer el ideal del espíritu norteamericano en un momento de crisis social (el personaje nació en los años 30). Por su parte, los superhéroes de los años 60 no tendrían como modelo al ciudadano medio norteamericano sino al adolescente (como Spiderman), a raíz de los cambios de consumo de la época. De una u otra manera, la historia de los superhéroes nos indica una historia política, rubricada por las creaciones de Alan Moore y Frank Miller en los años 80, en los que el desencanto y a la crítica de los discursos oficiales irían en consonancia con la postmodernidad.

Por ello, en estos tiempos actuales tan molones lo que se impone son unos superhéroes acordes. Vivimos un momento en el que el poder occidental no se cansa de pregonar la muerte de las ideologías (las de izquierdas, claro), en el que tenemos que pasar página siempre, perdonar y olvidar. Hay que perdonar a todo el mundo: a aquellos yuppies que establecieron la cultura del enriquecimiento rápido merced al robo y la destrucción de los servicios sociales; a los mandatarios que invaden países con falsas excusas; incluso a los que participaron de dictaduras pasadas y ahora se erigen en firmes demócratas. Todo ello se consigue eliminando la reflexión en una cultura institucional que nos diga lo buenos ciudadanos (y consumidores) que somos.

Así pues, Hollywood lleva un tiempo manos a la obra adaptando a la pantalla a los iconos de la cultura popular. El objetivo es crear una industria de películas de superhéroes que tome los elementos más anodinos de los cómics y deje de lado las lecturas más peligrosas, hasta el punto de que adaptaciones de obras peliagudas como V de Vendetta o Watchmen le daban la vuelta a la tortilla para convertirse en películas profundamente retrógradas. Para rentabilizar aún más el negocio y controlarlo todo sin fisuras, Walt Disney compró Marvel hace 5 años por 4.000 millones de dólares.

No obstante, es inevitable también que a veces surjan las fisuras y éstas vienen cuando los cineastas se niegan a pasar completamente por el aro. Es el caso de Bryan Singer, que en 2000 estrenó su adaptación de X-Men, el grupo de superhéroes de Jack Kirby y Stan Lee que debutó en los tebeos en 1963, un año después que Spiderman. Desde el principio, Singer ha venido explicando en numerosas ocasiones que no quería hacer una película de superhéroes más, sino que quería fijarse en el sentido de la obra.

El director quería incidir en la condición de minoría desclasada de estos héroes, que tienen que vivir al margen de la sociedad. Es más, el propio Singer añadía que ese punto de vista venía enfatizado por su condición de activista de los derechos de los homosexuales y que esa perspectiva fue lo que convenció a Ian McKellen para aceptar el papel de Magneto. Stan Lee aceptó afirmando que ésa era la perspectiva que ya estaba en los cómics, iniciándose así una saga muy exitosa en el cine, que ha dado origen a varias secuelas. 

Por lo tanto, la apuesta de Singer se producía por el contexto: en lugar de crear una película formada sólo por peleas, vuelos y explosiones, su adaptación se basaba en un diálogo respetuoso con el cómic. Tres años después, Singer dirigió también la segunda parte porque su película había cumplido las dos reglas doradas del Hollywood: ganar muchísimo dinero y no ser demasiado explícita con las reivindicaciones políticas. Como su adaptación había sido un taquillazo y tampoco es que fueran por ahí Lobezno y compañía exhibiendo la bandera del arcoíris, no había ningún problema en dejarle que se hiciera cargo de la saga.

A lo largo de los últimos años, Singer no ha descuidado su juguete ya que ha producido algunas entregas más. Eso sí, ahora vuelve a asumir la dirección en X-Men: Días del futuro pasado, una nueva superproducción en la que los mutantes nos deleitan con esos poderes que cualquier espectador anhela: la regeneración, la capacidad de aniquilar al enemigo, el control mental, etc.

Basado en un cómic de Chris Claremont y John Byrne, el film nos narra una historia de viajes en el tiempo. Los mutantes están amenazados por una especie de súper robots obsesionados con exterminarlos. Para detener la amenaza, en plan Terminator, Charles Xavier y Magneto deciden enviar al pasado a Lobezno. ¿A qué pasado? Pues a 1973, a la presidencia de Richard Nixon, que está dedicado no sólo a montar golpes militares por Latinoamérica sino que también está a punto de crear, con su política de privatización del ejército, esa especie letal de robots del futuro.

El malo de turno no es Nixon, ya que éste es una marioneta de los empresarios. El peor de todos ellos es un enano que quiere desarrollar el ejército de robots y quedarse con el suculento contrato firmado con la Casa Blanca. Su interés es hacerse con la firma del presidente prometiéndole acabar con los mutantes, que serían una amenaza para su presidencia. Como sabemos perfectamente cómo se las gastaba Nixon con los disidentes de sus políticas, el contexto resulta muy verosímil. Es más, nos habla muy bien de esos riesgos calculados que asume Singer al descargar la responsabilidad maléfica sobre los empresarios que pregonan la libertad de empresa al tiempo que no saben dar un paso sin el auxilio del papá Estado.

Sobre este suspense de los tejemanejes del empresario que, de prosperar, acabarían exterminando a la humanidad, se van sucediendo las secuencias de acción, algunas muy divertidas, como la de Quicksilver interviniendo en el tiroteo. Pero el cálculo de Singer tiene que aparecer, y lo hace al final con una moraleja pacifista. El mensaje no es el desarme, como sucedía con Superman IV en 1987, sino el de resolver los conflictos por las buenas. Pero tampoco se le puede pedir a la película que cojan al empresario, le corten la cabeza y lo tiren al mar: al fin y al cabo, sólo es un empresario, no Bin Laden.

X-Men: Días del futuro pasado nos traslada una idea positiva, la del diálogo y el peso de la ley. También, la de repensar el pasado para parar la actual vorágine destructiva en la que nos encontramos. Resulta mucho más útil seguir la senda de Bryan Singer que sucumbir a la fascinación de las tontorronas películas de superhéroes que nos llegan sin cesar. Por lo menos aquí hay un mínimo ejercicio de reflexión y sentido del humor, como hacía Tarantino cuando nos daba una lección sobre el sentido último de Superman.

Ficha técnica
X-Men: Días del futuro pasado
(X-Men: Days of Future Past)
EE.UU., 2014, 131'
Director: Bryan Singer
Intérpretes: Hugh Jackman, James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Ian McKellen, Patrick Stewart, Ellen Page, Shawn Ashmore, Omar Sy, Peter Dinklage, Evan Peters

Sinopsis: En el futuro, los mutantes están en peligro. La culpa es de uno de esos emprendedores que ha construido un ejército de robots. Para frenar la amenaza, Lobezno viaja al pasado, a 1973. Su objetivo es detener las políticas derechistas de Richard Nixon, el presidente que quiere privatizar el I+D militar. El grito de los X-Men resuena al unísono al inicio de la misión: "¡Podemos!"

Comparte esta noticia

7 comentarios

Jose Luis escribió
11/06/2014 22:58

Hola Sordano. ¿Podrías citar algunas de esas diferencias que hacen que pelicula y cómic sean tan distintos? Gracias

Sordado escribió
11/06/2014 15:46

A Luis José: La fidelidad de Watchmen es inexistente. Sólo han usado el cómic como storyboard, pero, a mi juicio, es como un trapo seco y uno mojado.

Luis José escribió
09/06/2014 13:25

Hola,sobre lo de V de Vendetta y Watchmen no puede estar más en desacuerdo. 1.- Es cierto que el cómic de V de Vendetta es una alegoría del Thacherismo, y que se pierde en la película. Pero creo que cuando se hizo la película (2005) ni el tato lo hubiera entendido. Además el cómic se publicó en una revista británica independiente (Warrior, 1982.1985) y la película estaba pensada para todo el mundo 20 años después. Hay diferencias, pero de ahí a decir que es ultraconservadora es ridículo teniendo en cuenta que el protagonista es un terrorista que lucha contra una dictadura. 2.- Watchmen: No sé si no te has leído el cómic o no has visto la película, lo más probable es que ambas cosas. La fidelidad de la adaptación es casi absoluta. Suponiendo que no lo fuera, decir que es ultraconservadora por reivindicar a los superhéroes es igualmente ridículo.

Uno de por ahí escribió
08/06/2014 17:00

Solo conoci los comics de refilón, pues el que los leia era mi hermano , aún asi le dire que me gustaron estas peliculas desde el principio y coincido en esta ocasión con usted al 90%. Sin embargo le hare 3 observaciones si me lo permite. 1-un palo: superproduccion de derechas=mala y de izquierdas=buena ,pareze que esta sea un canto al colectivismo y al marxismo y no es asi,en fin. 2-una zanahoria: No es la tipica pelicula de tiros y explosiones.Explora la busqueda de la identidad, los marginados de la sociedad, etc..y sin embargo las primeras tienen un punto de misoginia latente. La relación de Picara con el hombre de hielo. Como una vampiresa -mantis religiosa. La relación Ciclope-Jean Grey-Lobezno. El hecho de que Tormenta sea un personaje importante (Una de los lugartenientes de Xabier) y casi no se desarrolle ( tan solo en las escenas de acción y poco mas) ¿podria explicarse por la homosexualidad del director?¿La ha detectado usted en el resto de su obra? 3-un consejo: No para usted, para las nuevas generaciones.Para los que se quedan con ganas de mas al ver a Jennifer lawrence haciendo bodypainting. Yo me quede con mas ganas de Halley Berry con traje de cuero en su dia y luego hizo Catwoman con nefastas consecuencias .Cuidado con lo que se desea.

Manuel de la Fuente escribió
07/06/2014 07:41

Gracias por el comentario, Johnnie. En cuanto a lo que dices, 001, explicarlo daría para un artículo pero básicamente es lo que comento, un problema de diálogo con el contexto. En "V de Vendetta", el cómic es una clara alegoría del thatcherismo. Al adaptarlo al cine, mantener la historia en Gran Bretaña y centrarse en la psicología de los personajes, toda esa carga política queda diluida en un mensaje muy confuso: por mucho que se dijera que era una película anti-Bush, al final no queda muy claro qué postura se defiende. En "Watchmen" lo que se hace es convertir un cómic que desmitifica a los superhéroes en una reivindicación de los mismos, en un final de aventuras en que el acento se pone en la nostalgia y la necesidad de la existencia de los héroes para salvar la sociedad.

001 escribió
06/06/2014 16:47

Vaya por delante que yo leí V de Vendetta y Watchmen a principio de los 90 y sólo vi Watchmen en película. El resultado no me gustó y eso dió peso a mi negativa anterior a visionar V. Sin embargo me gustaría que el autor me explicase en qué considera que las versiones cinematográficas dan la vuelta a la tortilla respecto a las del comic

Johnnie escribió
06/06/2014 10:00

Me gustan mucho tus críticas, Manuel, pero admito que es agradable leer de vez en cuando que no siempre te cagas en la santa madre del productor/director/guionista de algún film.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG