X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 18 junio 2021
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
UN ESCENARIO SIN RESPONSABLES

10 claves para entender el colapso en la oferta de la TDT valenciana

EUGENIO VIÑAS. 07/05/2014 El caótico boom de las licencias a nivel nacional, autonómico y local deja en evidencia la oferta audiovisual, especialmente en la Comunitat

VALENCIA. Este martes 6 de mayo de 2014 se apagó la emisión de nueve canales del servicio estatal de Televisión Digital Terrestre: laSexta 3, Nitro, Xplora, La Siete, Nueve, AXN, Teletienda, Intereconomía y MTV; estos dos últimos realquilados a terceros desde hacía meses. El Tribunal Supremo condenó al Gobierno de España al cierre de estas cadenas por una adjudicación sin el suficiente concurso público, obra de la ejecutiva presidida por José Luis Rodríguez Zapatero y comandada en este caso por el Ministro de Industria Miguel Sebastián.

Sin embargo, la sentencia del Alto Tribunal resulta beneficiar al culpable, el Gobierno, que ahora presidido por el Partido Popular no ha recurrido ni contrarrestado la medida -con un decreto ley u otra fórmula- que le considera como "único responsable" del perjurio en el servicio público. Responsable sin responsabilidad política por cuestión de expiración electoral, se entiende.

1. POR QUÉ HAN CERRADO NUEVE CANALES DE ÁMBITO ESTATAL

Las cadenas implicadas, exculpadas y afectadas, han invertido millones de euros en estos proyectos comerciales que, conseguidos de forma irregular según el Tribunal Supremo, contaron con la supervisión del máximo representante ejecutivo. Una situación que, unida a la asunción por silencio del Gobierno del fallo, sirve para que estas empresas cuenten por seguras importantes indemnizaciones por la supresión de sus licencias.

La razón por la cual el Ministerio de Industria, Energía y Turismo de España no ha iniciado ningún proceso ‘paliativo' o capaz de parar la causa, es que el próximo 1 de enero de 2015 un tramo de la frecuencia a través de la cual se emite la TDT debe ser ocupada por los operadores de telecomunicaciones para extender la tecnología 4G a mayor rendimiento. Al desaparecer estos canales y reunificar frecuencias (por cierto, esto supondrá un coste para los hogares cuya campaña de ‘re-antenización' no se ha comunicado por el momento por parte del Gobierno de España) el ejecutivo gana el espacio suficiente como para ahorrarse una gran inversión en esta materia (800 millones de euros estimados). Los canales ‘perdidos' irán del 60 al 69.

En cualquier caso, la decisión resta oferta a los telespectadores valencianos que han sido especialmente afectados por el reparto irregular de concesiones en la TDT en los ámbitos nacional y local, además de particularmente perjudicados con el estrepitoso cierre de Radiotelevisió Valenciana en el ámbito autonómico.

2. EL ESCENARIO DE SALIDA ESTATAL Y VALENCIANO

La televisión, más allá de la oferta pública de Radiotelevisión Española, apenas contaba con década y media de experiencia a través de los canales autonómicos y privados cuando el gobierno de Zapatero quiso que nos adelantásemos a Europa en materia de televisión digital terrestre. Sus precedentes fueron los sonados fracasos de Retevisión (pionera tecnológicamente y experimental) y Quiero TV (primera en expandirla bajo pago a un bajo volumen de la población). Sin embargo, en su contexto, la salida al escenario de la TDT se producía con un cóctel económico explosivo: pre-clímax de la burbuja inmobiliaria, crédito blando para las grandes corporaciones, televisiones privadas generando grandes beneficios y la posibilidad técnica de ofertar un gran número de canales (más de 1.200) en todo el territorio nacional gracias a la subdivisión de frecuencias por demarcaciones regionales.

Esteban González Pons en la sede del Partido Popular en Valencia. (Foto: EFE)

El 30 de diciembre de 2005, el Gobierno valenciano presidido por Francisco Camps adjudicó 42 licencias de ámbito local y dos de ámbito autonómico. La Comunitat Valenciana se dividía en 18 demarcaciones, de las cuales cuatro (Dénia, Valld d'Uixó-Segorbe, Gandia y Utiel-Requena) tuvieron adjudicaciones posteriores. Esas 42 primeras concesiones públicas fueron anuladas por el Tribunal Supremo en septiembre de 2012, desmontando por completo el sistema de la TDT valenciana, que para aquel entonces ya contaba con una gran cantidad de cadenas sin emisión por lo endeble de su estructura económica y que organizó adjudicatariamente Esteban González Pons, por aquel entonces conseller de Relaciones Institucionales y Comunicación.

La razón por la cual se tumbó esta múltiple adjudicación fue la opacidad denunciada por Tele Elx (primera televisión local en emitir en la Comunitat hace dos décadas) y que impidió a esta S.A.U. conocer los motivos por los que su oferta no había sido seleccionada. Una selección, por cierto, hecha por Doxa Consulting, empresa de la que el Alto Tribunal dijo que carecía "de las notas de objetividad e imparcialidad propias de los órganos técnicos de la Administración". Sin embargo, el escenario desmoronado de los canales locales de la TDT cabe entenderlo a través de la respuesta a la siguiente pregunta:

3. ¿PERO A QUIÉN SE LE ADJUDICARON LAS LICENCIAS LOCALES DE TDT EN LA COMUNITAT?

Pese a la existencia previa de televisiones locales como la ya citada Tele Elx, la adjudicación de licencias se hizo indiscriminadamente a grupos mediáticos afines al Partido Popular, algo conocido desde el mismo momento en que González Pons dio la lista de beneficiados. Prueba de ello es que la empresa que mayor número de licencias aglutinó fue Mediamed Comunicación Digital, constituida días antes de la apertura de plicas del concurso público correspondiente, y que consiJosé Luis Ulibarri. (Foto: EFE)guió adjudicación en 13 de las 14 demarcaciones en liza. Esta empresa pertenece al empresario leonés José Luis Ulibarri, imputado por cohecho en el caso Gürtel, habiendo abonado supuestamente un millón de euros al jefe de la trama corrupta vinculada al PP Francisco Correa. Este proceso -y otros vinculados a la trama- sigue adelante en el momento de la redacción de este artículo.

No obstante, no es un caso aislado: las cuatro empresas con mayor número de adjudicaciones -tras Mediamed- fueron Homo Virtualis (Grupo Intereconomía; en las demarcaciones Alcoy, Elda, Orihuela-Torrevieja y Sagunto), Unedisa Telecomunicaciones (Unidad Editorial/El Mundo; en las demarcaciones Valencia, Elche, Benidorm y Orihuela-Torrevieja) y Libertad Digital TV (Libertad Digital; con señal desde Alzira, Elche, Sagunto y Torrent). Además de estas -y algunos casos como el de Tabarka Media, creada por la antigua jefa de prensa del expresidentes de la Generalitat Eduardo Zapalana, Genoveva Reig-, hay que sumar las dos concesiones autonómicas del multiplex por el que operaba Radiotelevisió Valenciana hasta el pasado 29 de noviembre de 2013: Mediterráneo TV, perteneciente al Grupo COPE y con habituales desconexiones a contenidos de 13TV -televisión nacional del consorcio-, y Las Provincias TV, del grupo conservador Vocento, cuyo canal permanece por cierto alquilado a un servicio de teletienda y que cuenta con pequeñas desconexiones entre semana para contenidos regionales.

Esta práctica de los dos canales autonómicos es un mal habitual también en los canales locales. ¿Pero cuál es la solución?

4. EL ‘MERCADEO' DE CANALES

El profesor titular de Periodismo en la Universitat de València Guillermo López apunta: "La clave está en que la concesión de licencias no puede dar a sus beneficiarios la potestad para que hagan lo que quieran con ellas. Las licencias se otorgan con unas determinadas condiciones. Y una cosa es que la programación no se ajuste exactamente a dichas condiciones, y otra muy distinta que se venda la licencia para hacer tarot o programación en cadena con otros 20 canales de TDT. Allí es donde un Consejo del Audiovisual que tuviera competencias reales podría cumplir un papel importante".  

El ‘mercadeo' de canales es una práctica habitual en la oferta de la TDT en la Comunitat Valenciana, teniendo en cuenta que más de la mitad de las licencias concedidas no emiten ningún tipo de señal al haber sido adjudicadas a empresas que no han sostenido el envite de la crisis -no hay que olvidar el impacto de la atomización y caída de la publicidad televisiva-. Sin embargo, el alquiler de señal no es el único perjurio sobre la normativa que los canales de la TDT valenciana han ejercido sistemáticamente.

5. LOS INCUMPLIMIENTOS DE LA LEY DEL AUDIOVISUAL VALENCIANO

La Ley 1/2006 de la Generalitat Valenciana del Sector Audiovisual quería regular la actividad de Radiotelevisió Valenciana, la del resto de canales autonómicos y locales y estructurar la creación del no-nato Consell Valencià del Audiovisual. La normativa ha sido sistemáticamente incumplida, más allá del cierre del ente público o del nulo proceso de creación del citado organismo, pero sobre todo ha afectado gravemeÀlvar Perisnte al desarrollo de la TDT en el territorio valenciano a través de las licencias locales.  

Esencialmente, las faltas aparecen con los requerimientos mínimos a las empresas concesionarias de las 14 licencias locales (de 18 posibles) y 2 autonómicas que la Generalitat reparte el 30 de diciembre de 2005. Tal y como apunta el profesor de Comunicación Audiovisual de la Universitat de València Àlvar Peris, "el 25% de la producción debía ser de la propia cadena, el 20% de la emisión debía hacerse en valenciano y, por citar algunas de los incumplimientos más flagrantes, que la empresa tenga arraigo con la demarcación a la que pertenece. Sistemáticamente, lo han incumplido".

Esta desobediencia sistemática de la Ley llevó al grupo socialista en Les Corts ha reclamar que la Generalitat sancionara a las empresas concesionarias de las licencias locales. Cabe destacar que no se ha abierto ningún expediente sancionador contra las citadas mercantiles pese a su incumplimiento desmedido de la norma. Sin embargo, la Generalitat contestó que no se abriría expediente alguno ya que tras la decisión del Tribunal Supremo de anular las concesiones adjudicadas por su propio Gobierno ya no poseen ninguna titularidad.

6. EL EFECTO DEVASTADOR SOBRE LA INDUSTRIA 

No obstante, Àlvar Peris destaca el efecto nocivo sobre la industria creada alrededor del audiovisual: "en gran medida, las empresas del entorno industrial al audiovisual podían creer en un modelo dependiente de la televisión pública porque si se hubiera respetSet de rodaje de la serie 'L'Alqueria Blanca'ado la Ley había suficiente margen para la creación valenciana y en valenciano".

Además, el profesor apunta a que a nivel nacional se ha creado cierta desafección del espectador con el incumplimiento de los objetivos tecnológicos: "en cierto sentido, se puede entender como una ‘estafa' en la oferta porque no han cumplido con los criterios tecnológicos que prometían. Por ejemplo, solo el canal de TVE en HD hace emisiones de verdad en HD. Es una cuestión técnica, pero también intentaron progresar con la idea de una oferta de televisión en 3D". Esta idea, en concreto, ha tenido un recorrido similar a nivel europeo por la falta de inversión en un coste de producción elevado. 

En cualquier caso, este daño "supera a la cuestión meramente económica" según Peris, que duda de que una futura reubicación de frecuencias o la readjudicación de canales suponga una recuperación del tejido empresarial perdido en este proceso.

7. EL FUTURO REPARTO DE CANALES Y LA NECESIDAD DE UN ‘CONSELL AUDIOVISUAL' 

El futuro reparto de canales -una vez desmontado el sistema de adjudicaciones por parte del Tribunal Supremo- requiere de un marco de garantías mínimas y organismos que puedan exigir su cumplimiento. Teniendo en cuenta los precedentes, existe la necesidad de unas exigencias básicas económicas, ya que la empresa paradigma del escenario de la TDT valenciana, Mediamed Comunicación Digital, ya no emite ni uGuillermo López Garcían solo minuto de contenidos en sus 13 canales pese a haber recibido el mayor número de adjudicaciones de la Comunitat. 

La creación de un Consell Valencià del Audiovisual está incluida en la citada Ley del Audiovisual de la Generalitat y es clave para defender estos y otros aspectos de forma independiente. "El Consejo del Audiovisual no me parece condición suficiente, pero sí necesaria: estamos en un escenario muy ‘salvaje Oeste' desde hace demasiado tiempo, en el que las licencias se asignan con criterios muchas veces discutibles y donde, sobre todo, no hay luego ningún tipo de seguimiento, lo que posibilita el mercadeo posterior de licencias, entre otras prácticas que no deberían permitirse", segura Guillermo López. "España es el único país de la UE que no cuenta con un Consejo del Audiovisual de ámbito nacional y sólo tiene dos autonómicos, en Andalucía y Cataluña". 

-¿El motivo?
-Guillermo López: "Lo ignoro. Imagino que a los medios privados les viene mucho mejor el actual escenario de descontrol, sobre todo a los que son más potentes con este modelo o piensan vulnerar la regulación de forma más evidente. Pero también falta voluntad política, incluso diría que tradición democrática. Es una propuesta que lleva décadas sobre la mesa, pero ningún partido político ha acabado por asumirla".

8. EL ‘DUOPOLIO PERFECTO' GUARDA SILENCIO 

Por su parte, el duopolio (Atresmedia-Mediaset) creado en España en torno a la emisión de televisión no da señales del colapso al que ha llegado esta primera aventura de la TDT española. Un periodo que finalizará próximamente con una nueva oferta pública para la asignación de canales y la reubicación de los existentes. Proceso al cual, pese al escenario actual, no le faltan novias, como es el caso de la estadounidense Paramount que pretende conseguir un segundo canal en España en caso de que esa oferta pública llegue. Según fuentes del Ministerio del ramo, "es solo un ejemplo".

Para Guillermo López el silencio por el cual no es conocido públicamente este desmoronamiento de la oferta, influyendo en la percepción pública de que la aventura de la TDT ha sido fallida en su primera etapa, se debe a que "los medios que tuvieron un interés más directo en la asignación de licencias de TDT (la mayoría de los grandes grupos mediáticos españoles y valencianos) no estarán muy interesados en destacar todas las inconsecuencias del proceso y el desastre final". 

9. ¿QUÉ QUEDA DEL SERVICIO PÚBLICO EN LA TDT ESTATAL?

En este sentido, en el ámbito estatal, Peris asegura que el escenario es distinto al valenciano: "en el caso del Estado estamos asistiendo sencillamente a una reestructuración del reparto de contenidos. Es cierto que se prometieron una gran cantidad de canales y que el cierre de los canales de esta semana supone la pérdida del mapa de un 6,7% del share (La 1 de TVE tiene en torno al 10%), sin embargo este proceso es natural ya que se lanzó una oferta excesiva".

La realidad  de la TDT es que el espectro incluía 1.200 canales en todo el país, con emisiones nacionales, autonómicas y locales. Una oferta solo superada a través de la tecnología digital por Reino Unido y que en este caso, según Peris, "posibilitará una mejor oferta por concentración. Ahora Atresmedia aglutinará en sus otros canales parte de la oferta de calidad que pasaba por Nitro, laSexta 3 o Xplora". Por otro lado, Guillermo López opina: "La oferta de las televisiones más potentes en este momento, que copan la audiencia y la publicidad, tiene contenidos técnica y profesionalmente muy valiosos, pero que cada vez dejan más de lado cualquier noción de servicio público. Por otra parte, una ventaja de la segmentación de canales era la segmentación de audiencias, que ahora va a quedar en entredicho". 

Leopoldo González-Echenique, presidente de RTVE. (Foto:EFE)

10. Y, ADEMÁS, EL COLAPSO DE RTVE

Mientras tanto, el escenario de contracción tecnológica y económica de la televisión en España deja a la televisión pública dependiente del Gobierno del Estado en una situación crítica. Con una deuda acumulada de 800 millones de euros, el sistema de financiación del ente reorganizado en 2009 por el ejecutivo de Zapatero ha cronificado una incorporación de pérdidas anuales en torno a los 100 millones de euros

La cifra de 800 millones de euros supone más de la mitad del capital social de la empresa pública significa "causa de disolución", según la Ley de Sociedades de Capital. Las soluciones en las que trabaja el gobierno central, tal y como publicó recientemente el diario El Mundo, pasan por la reducción de capital de la sociedad, hacer una aportación extraordinaria (cifrada en 308 millones de euros para evitar la disolución), el aumento de la aportación en 100 millones de euros unido a un crédito extraordinario de otros 120 millones inmediatos y la cuarta supondría una modificación de la Ley de Financiación de RTVE para buscar una mayor aportación por parte de los operadores de telecomunicaciones, reducida por cierto recientemente debido a una sentencia favorable a éstas.

Foto superior: Fotoagencia Valencia

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG