X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 29 mayo 2024
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
moda

El feísmo en primavera

GRETA BORRÁS. 11/04/2014 Las tendencias más terribles que son capaces de arruinar la primavera más perfecta, desde las camisetas ombligueras al amarillo piolín, pasando por las riñoneras y las chanclas

VALENCIA. Tenemos más horas de luz, nos apetece pasear, alargar las tardes en las terrazas, tomar el aperitivo mirando al mar, empieza a hacer calor -hace calor-, las flores, los pajaritos, el amor y todas esas cosas un poco cursis tan propias de esta estación. Por desgracia, no todo es perfecto en Primavera.

Tan malo como el polen para los alérgicos, la estación más esperada trae consigo tendencias capaces de arruinar la estampa primaveral más cuqui.

Desastres estéticos y crímenes de moda que nos amenazan desde los escaparates de las tiendas como nubarrones en una tarde de picnic. 

Esta Primavera hay tendencias arriesgadas, peligrosas, casi imposibles.

Feas, en definitiva. No les quiero engañar.

Aquello que nunca pensamos que llegaría a ser una moda, resulta que ahora es lo más. Las cosas que  prometimos no llevar jamás, las llevaremos. Porque los diseñadores han hablado y nosotras les creemos. Porque somos débiles y es difícil aguantar la presión de Don Amancio.

Esperen, todavía están a tiempo de tragarse -con un sorbito de champagne- ese "yo nunca" que están a punto de pronunciar. Estas son las tendencias en las que, aunque lo intenten evitar, también caerán. Tiempo al tiempo.

UGLY SHOES

De entre todo el feísmo de moda, mi favorito son, sin duda, los zapatos feos, ugly shoes.

Sandalias de inspiración ortopédica, piscinera y de guiri.

Porque, por si no fuera suficiente con unas, se llevan las tres que, ojo, son distintas. No se agobien, les explico.

Mi querida Miuccia Prada presentó, en su desfile de esta primavera-verano, unas sandalias de gruesa suela de goma y varias tiras con cierre de velcro rematadas con cristales de colores. Las sandalias de Prada son el mejor ejemplo de zapatos chic-o-pedics, ortopédicamente chics.

¿Recuerdan esas chanclas de piscina con una tira muy ancha de goma? Imposible olvidarlas, ¿verdad? Phoebe Philo tampoco ha podido y por eso incluye en su colección una versión de estas sandalias. Y nosotras, superado el shock inicial, las querremos.

Por último, las más criticadas, un clásico del verano: las Birkenstock. Tras ese sonoro nombre hay una larga tradición de guiris con sandalias y calcetines. Dos tiras ajustadas con hebillas metálicas y robusta suela de corcho. Las favoritas de los turistas ingleses y alemanes son tendencia absoluta.

A ver quién se rie ahora...

LA DISTANCIA ADECUADA: CROPPED TOPS

"Que difícil es guardar la distancia adecuada (...)" eso dice otra rubia en forma de canción refiriéndose a asuntos que nada tienen que ver con la moda.

Sin embargo, esta tendencia también va de distancias: peligrosas de mantener y difíciles de encajar.

Los cropped tops no son otra cosa que las camisetas cortas -o recortadas- que vivieron su momento de gloria en los años 90's. Resumiendo y hablando claro: las camisetas ombligueras han vuelto. 

Les advierto que es una tendencia peligrosísima. No es apta para todas y si carecen de espejo y/o sentido común, el feísmo está servido.

Apunten: nunca con pantalones ni faldas de tiro bajo, mejor a ras de las últimas costillas y no lo intenten si su abdomen es, digamos, demasiado globuloso. De nada.

LOGOMANÍA Y MENSAJES  

No es moda si no lo lees. Bien podría haber sido ese el lema de muchos diseñadores en los 80's.

La logomanía ha vuelto. Los logos repetidos hasta el infinito son el print favorito de firmas como DKNY, Alexander Wang, Moschino y Louis Vuitton.

A esta sopa de letras, le añadimos también las de las camisetas con mensaje que en 2014 continúan llenando percheros. Si quieres convertir tu cuerpo en una pancarta y siempre quisiste ser una mujer-anuncio, estás de suerte.

Frases positivas, canallas, reivindicativas, juegos de palabras... La moda habla por tí y, más de una vez, mete la pata. Para evitarlo, lleven cuidado al elegir el mensaje de su camiseta y piensen bien en qué momento se la ponen. 

LAVAR CON LEJÍA

Los jeans lavados (muy lavados) con lejía, han vuelto. Fueron los vaqueros más cool de los 90's pero nosotras pensamos aliviadas que no volveríamos a encontrarlos más allá de alguna moderna tienda vintage. Sin embargo, esta Primavera, los acid wash jeans, han encontrado un hueco en las estanterías de las cadenas low cost.

La cosa huele a epidemia y es demasiado tarde para encontrar una vacuna. Yo sólo les puedo pedir moderación porque el paso siguiente al acid wash es el tie-dye y yo, yo no estoy preparada para ese trance.

RIÑONERAS

Criticaste duramente a tu padre por llevar riñonera en los viajes, te reíste a escondidas de la de tu cuñado durante aquellas vacaciones en la playa. Pero esta temporada, sus riñoneras son el complemento it. ¿Ridículos o visionarios? Hemos visto riñoneras en los desfiles de Chanel, Emilio Pucci y Tory Burch. La moda da muchas vueltas...

La calle es sabia y, de momento, se resiste ante la tendencia. Eso, hasta que Alexa Chung se ajuste una a su cinturita y medio mundo la siga. Por favor, Alexa, no lo hagas, queremos conservar lo que nos queda de dignidad fashion.

AMARILLO PIOLÍN

La serenidad de los tonos pastel de esta Primavera, rota por un contundente amarillo.

Lo han querido llamar "amarillo freesia" pero para mí es amarillo pollito, amarillo Piolín. Y, aunque no lo crean, está por todas partes.

Es cierto que en pequeños detalles puede quedar resultón pero, otra cosa bien distinta es vestirse por completo de amarillo Piolín. Alejarse del negro siempre es arriesgado pero, atreverse con un total look en este amarillo es lanzarse directamente hacia el feísmo, en caída libre además.

Porque, seamos sinceras, ¿a quién le queda bien este tono de amarillo? ¿A quién que no sea el simpático Piolín? No contesten, solamente piénsenlo antes de comprarse, por ejemplo, ese abriguito amarillo de ya-sabemos-donde.

Es curioso observar como aquellas cosas que hasta ayer hubiésemos considerado como algo inadmisible en el armario de una persona con estilo, por caprichos de la moda, se convierten en deseable.

Lo feo se vuelve apetecible. Después se transforma en algo común, pierde la originalidad que genera su fealdad y entonces, nos deja de gustar. Nuestra relación con el feísmo es digna de estudio sociológico, me fascina.

Se nos nubla un poco la razón cuando perdemos de vista el rigor del frío. Y es que parece que la llegada de la Primavera nos altera, no solo la sangre, sino también nuestra percepción de la moda.

Así que, nos compraremos unos ugly shoes, nos plantaremos un cropped top o nos vestiremos de amarillo Piolín y saldremos a disfrutar del feísmo primaveral en los días de sol. En nuestra defensa, siempre podremos decir que es la Primavera, que nos empuja a hacer locuras.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
[email protected]
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG