X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 24 julio 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
CONVERSACIÓN AL ATARDECER

MacDiego:
 "Estuve en un escrache en Valencia en el que el más malo y peligroso era yo"

UNA ENTREVISTA DE CARLOS AIMEUR, CON FOTOGRAFÍAS DE EVA MÁÑEZ. 03/08/2013

VALENCIA.  Un amigo le ha dejado una motarra sin sillín que él conduce encantado porque Diego Ruiz de la Torre Gómez de Barreda, MacDiego, es así. "Hay que sufrir en este mundo", explica. Diseñador gráfico, editor y coleccionista de tebeos, ha sido el responsable de algunas de las campañas más conocidas del grupo Bancaja cuando era Bancaja, de Cinema Jove, de numerosas empresas e incluso algún partido político.

Padre de dos niños y dos niñas, se ha hecho conocido por sus participaciones en una tertulia radiofónica de Ramón Palomar junto a sus amigos Modesto Granados y Paco Roca. Precisamente la exposición sobre Roca que realizó para el MuVIM y la que organizó sobre la animación con plastilina han sido las más visitadas de la historia de este museo. Fan de poetas argentinos, agitador, animador cultural, ‘pope' de la heterodoxia, tiene cuatro apellidos y un handicap de golf que se enseña con los dedos de una mano. En su perfil de Linkedin se define como 'Mendigo'.

-¿No se por qué pero usted no tiene pinta de que le gustan los atardeceres?
-¡¡Noooo!! No sé por qué distinguir los atardeceres de los amaneceres, de los mediodías... Lo que me gustan son las buenas compañías. Ponme a Ava Gardner al lado y puedo quedarme a ver el atardecer en la entrada a la autopista de Albacete.

-¿Decía Goethe que un buen atardecer es el que sigue a un día productivo? ¿Qué es para usted un día productivo?
-Pues quizás un día en el que no suena el teléfono. Un día productivo no es hacer caja; eso es otra cosa. Un día productivo es un día bien aprovechado con amigos o con mis hijos, por ejemplo.

-¿Su sueño era estar rascándose la barriga y cuándo su pareja le preguntase qué hacía poder responderle: trabajando?
-Esa es mi actitud habitual. Se puede decir que vivo en ese sueño, porque la mayoría de las horas de la semana las paso así; aunque sinceramente lo que quiero es no trabajar. El secreto es vivir la vida haciendo algo que te dé algunos beneficios sin que te suponga mucho esfuerzo.

-Pero usted se puede pasar varios días de quince horas seguidas montando una exposición. Eso es mucho trabajo.
-No, eso no cuenta como trabajo. Si lo paso bien no lo considero trabajo.

-A pesar de ser una figura fundamental del diseño valenciano, se le conoce sobre todo por su papel de agitador cultural.
-Lo de figura fundamental me hace gracia. Hago lo que me apetece hacer a todas horas; si eso es agitación cultural es que voy por buen camino. Creo que la humanidad avanza porque hay agitadores que rompen las reglas. Si se me mete en ese saco, claro que lo agradezco. En mis proyectos suelo embaucar a un montón de gente y acudo a quienes les gusta lo que hago, para eso tengo gracia. Ya me gustaría que el San Pío V me encargara una exposición pero, eso sí, no la haría de sorollas sino sobre la Inquisición en su colección de pinturas, por ejemplo...

-¿Hizo una exposición en La Rambleta que se tituló ‘Harto de sexo'? ¿Hará una que se titulé ‘Harto de políticos'?
-Sólo tiene que salir a la calle y la verá ya hecha. Son instalaciones y ‘perfomances' de artistas que les gusta este medio. La cosa se está montando desde hace algún tiempo, pero la Gran Inauguración todavía no ha llegado (risas).




-¿Y los escraches qué son?
-Forman parte del calentamiento global.

-¿Participaría en algún escrache?
-Ya lo he hecho. Estuve en un escrache en Valencia en el que el más malo y peligroso de los que había allí era yo. Me quedé sorprendido al ver a esa gente que me decían: ‘MacDiego, si pudiera estar en mi casa ahí estaría, pero es que vino la policía el otro día y me echó de ella'. Es muy fuerte. Creo que no es justo que con el problema general que hay la solución pase por echar a la gente de sus casas; no me gustan ni las reglas ni quien las hace.

-¿Se siente decepcionado por los políticos?
-Cuando las cosas van bien el pueblo necesita al Gobierno: becas, subvenciones, préstamos... Cuando las cosas van mal, el Gobierno es el que necesita al pueblo: esfuerzo, apoyo, impuestos... ¡y el pueblo está hasta las narices! ¿No le dan vergüenza escuchar a los políticos estrella cuando salen en los medios? Decepcionado es un eufemismo. Menos mal que hay un montón trabajando que son desconocidos...

-¿A usted le encanta provocar?
-Me encanta hacer lo que me da la gana (risas); si eso es provocar, el problema lo tienen otros.

-¿Y si un día hiciera cosas convencionales, como por ejemplo oler flores y disfrutar con su perfume?
-Ay, entonces hablaría conmigo mismo porque estaría andando por camino equivocado. Estoy seguro de que tendría que cambiar, y ojo que las flores y los aromas me encantan, eh. Cuando afronto un encargo, además de las necesidades del cliente añado las mías: la sorpresa y el enfrentamiento, que pueden leerse como una provocación. Incluso cuando ese cliente he sido yo mismo, porque ha habido ocasiones en las que me he empleado como empresario.

-¿Y qué tal es la relación de usted cliente con usted empleado?
-Incómoda y muy complicada. Es una pelea contra mi yo perverso, tirando fuerte de las riendas para evitar que se desboque. Tengo que molestar, con elegancia y sin caer en lo vulgar, no sé si me explico.

-¿Alguna vez ha tenido que dejar las obras a mitad?

-Sí, pero más por vago que por perfeccionista. Y no las abandono, se quedan en una caja de Pandora a la espera de que algún día las rescate. 

-¿Usa ideas que tenía guardadas en el armario?
-Muchísimas. Hay conceptos que estoy usando ahora que los he metido en esa caja hace veinte años. Las reglas de la provocación en nuestra cultura siguen siendo las mismas desde hace dos mil años, y envejecen con muy buena salud.

-¿En todo hay diseño y no lo sabemos?
-El diseño es algo más. Hay una preparación, hay un por qué, hay unos condicionantes, hay unas necesidades. No sirve cualquier cosa, tiene que cumplir una funcionalidad y la solución repercute en los costes. Si la única virtud es la estética el resultado suele ser inútil.

-Habla mucho de las compañías. Se nota que a usted le importan sus amigos. Uno de ellos, Paco Roca, se inspiró en su padre para su celebrado cómic ‘Arrugas', con el que ganó el Premio Nacional y logró un Goya al mejor guión.
-Lo que está pasando con Paco Roca es excepcional y merecido. Me encantaría que algo así le pasara a todos mis amigos. El libro de 60 kilos de Ramón Palomar te atrapa desde el principio, y La zona de Juan Miguel Aguilera es brutal. Ando haciendo la imagen del 30 aniversario de Seguridad Social, con José Manuel Casañ y cuando ando cabizbajo lo mejor es una charla con Modesto o Boke y qué me dices de Cento Yuste, Paula Bonet, Sento o Rafa Fonteriz, menudos ilustradores... Buaaaa qué pedazo de amigos, siempre están cuando los necesito, incluso para trabajar. Me gustan porque no tienen nada y todos viven de crear, están bendecidos por la varita del ingenio. ¡Qué envidia!

-También está Pablo Llorens, que ha ganado dos Goyas, y que ha sido uno de los artistas que convocó en la muestra sobre animación con plastilina. Podría seguir pero veo que todos tienen mucho talento. ¿Es usted muy selectivo?
-Sí, y muchos más. A ver si los selectivos son ellos y necesitan de mi compañía (risas). Lo que pasa es que ya tengo cincuenta años; he tenido muchos tipos de amigos y con el tiempo se van afianzado aquellos con los que tienes más en común. Esa especie de subcultura basura que me gusta ha hecho que se fortalezca la relación con gente que practica esos mismos gustos e inquietudes.




-¿Los libros de historia hablarán de ustedes cuando hayan muerto?
-No, no, no... espero que sólo hablen de mí (risas). No, en serio, no hay nada intencionado. Nos hemos ido encontrando por el camino. La Escuela de Artes Oficios, exposiciones, los jurados de algunos premios, viajes... te vas encontrando... parece que la sociedad nos va agrupando y te sientes cómodo, así que con ese grupo te quedas y claro que los hay que aparecerán en los libros de historia, por supuesto.

-Por el momento las dos exposiciones que ha hecho con ellos en el MuVIM han arrasado.
-Sabía que Paco Roca iba a ser la bomba. Todo el que conoce a Paco lo quiere en su mesita de noche para hablar con él antes de dormir. Ponga a Paco Roca en su vida y todo le parecerá más amable. En cuanto a la expo de plastilina con Javier Tostado, Pablo Llorens y Sam, aún a sabiendas de que también gustaría, ha sido un gran bombazo que incluso a mi me ha sorprendido. Ya ves, toda la vida por aquí trabajando y casi nadie había oído hablar de ellos. Para los cuatro, el reconocimiento por parte del MuVIM ha sido un puntazo.

-Siendo tan irreverente, usted siempre ha respetado a quienes considera sus maestros como Paco Bascuñán, a quien dedicó un libro precioso.
-Siempre ha sido así porque sé lo mucho que cuesta llegar. Hay algo más bonito que que te valoren y es que te lo hagan saber. Espero que Paco supiera lo que supuso en mi vida y en la de muchos otros. Este libro me pareció una forma bonita de recordarlo. De todas formas, la irreverencia puede convivir con ser educado, la admiración o la gratitud.

-Le gusta la poesía.
-Cuando tenía treinta años no la leía porque me parecía insoportable. Ahora he llegado a ella. Creo que forma parte de la evolución normal de la lectura. Igual que lees determinados tipos de libro a una edad, hay un punto en el que te encuentras con la poesía, y en mi caso ese momento llegó hace no muchos años. Pero también me gusta lo absurdo. Una vez le pregunté a un artista que admiraba si le haría un hijo a mi novia; se quedó flipao, claro. Lo arreglé cuando continué diciendo que lo mataría si el padre de mis hijos fuera como él. Algo muy absurdo, desde luego. Una mezcla entre Miguel Noguera y Oliverio Girondo. Modesto [Granados] y Paco [Roca] se descojonaban.

-Sorprende que siendo como es sea además un excelente jugador de golf. ¿De qué le ha servido jugar bien?
-Me ha abierto muchas puertas, sin dudarlo. Suelo ir al tee de salida del hoyo 1 y espero a que llegue alguien a quien acompañar jugando. Normalmente me miran con recelo pensando que les voy a atracar pero luego les sorprende mi nivel. Y es que llevo jugando desde los siete años.

-¿Y cuándo piensa dejarlo?
-Creo que ya hace un par de años, por motivos que no vienen al caso. Para jugar bien se necesita mucho tiempo y a mi ya se me está acabando, y eso que me sigue gustando y tengo muy buenos amigos. Además ahora en ningún club te permiten jugar con camiseta y vaqueros, y yo sólo y únicamente visto este tipo de prendas, así que el practicarlo se ha convertido en una batalla que tengo perdida. Parece una tontería, pero ha hecho que pierda la ilusión, ¡en serio, para jugar al golf tienes que ir disfrazado de pijo y hortera! Menuda estética, menuda estupidez, menuda regla sin sentido.


 

-¿Le gusta ir de feo?
-No me gusta la gente que se viste para ir de guapa ni las corbatas. Me gusta la naturalidad, me gustan las cicatrices, la realidad, las chicas cuando no van muy maquilladas. Prefiero el aroma natural al perfume o el lápiz de labios. Nada que ver con la higiene. Mis peores enemigos se mueven en el mundo del artificio, y además son unos guarros (risas).

-Pero luego le gusta el porno, que es puro artificio.
-Sí, y lo digo y no es que me guste; es que me excita, que es otra cosa. Además, las películas con las que disfruto no son californianas de chicas rubias de parafina, sino europeas, todo más natural. ¿Por cierto, no conozco a nadie que no le guste el porno? A nadie. Todos sabemos quién es Nacho y casi nadie conoce a Lee Trevino, por algo será.

-¿El sexo debe ser así: natural?
-Lo veo como un juego. Posiblemente sea uno de los tipos de la Historia de la Humanidad que peor wiki wiki tiene, pero de verdad que me esfuerzo y le pongo todas las ganas del mundo. ¿Te acuerdas de tu primera vez? Buf qué desastre, verdad... ¡pues yo me acuerdo así de las cien primeras! (risas)

-Hombre, tanto como uno de los peores; la competencia es muy dura.
-Es que la gente se tira unas flores que para qué contarte. Yo intento mejorar, eso sí. Ay, si mi chica hablara... Que por cierto, tendrías que conocerle, menuda pasada. Ni idea de qué ha visto en un tipo como yo...




PROUST NO PREGUNTARÍA ESTO

"Una manifestación es una expresión de libertad"

-¿Tapón de rosca o de presión?
Ningún tapón. Fuera los tapones.

-¿Bauhaus o Peter Murphy?
Hostia... Buena pregunta. Bauhaus, por el ismo, no por el grupo.

-¿Superhéroe o heroína?
No me interesa ninguno pero por eliminación siempre me quedo con las chicas.

-¿Whisky o gin-tonic?
Whisky. Estoy harto de la moda del gin-tonic, con pepino, con nabo... cuanta tontería.

-¿Cómics o cómicos?
Los dos... sin dudar.

-¿Tijeras o alicates?
Ambos como herramienta. Ninguno como concepto.

-¿Amigos o migas?
Amigos.

-¿Arte o parte?
Arte, que es más de dar. Parte me suena a recoger.

-¿Manifiesto o manifestación?
Manifestación. Un manifiesto es presuntuoso, mientras que la manifestación es una expresión de libertad.

-¿Bolígrafo o rotulador?
Rotulador, es más amable. La gente escribe mal por culpa de la dureza de los bolígrafos.

 

Comparte esta noticia

11 comentarios

Ángela escribió
08/09/2013 23:38

Mira q te admiro! Eres un crack! Te quiero muchoooooooooo

Yuca Giner escribió
01/09/2013 12:24

Se agradecen entrevistas frescas y sinceras. Difíciles de encontrar por cierto. También es cierto que con un personaje así es difícil que no resulte. Aun así Carlos Aimeur ha orquestado muy bien. Las fotos están chulas, muy simpáticas y bien solucionadas técnicamente pero en mi opinion se abusa del retrato pudiendo haber mostrado más cosas que caras con muecas. Aun así el reprtaje no está exento de cierta coherencia ya que Macdiego, a quien no tengo el gusto de conocer pero que sigo a distancia hace años por sus trabajos, conferencias y demás excentricidades, hace de si mismo su propio producto. Creo que hacen falta más outsiders como él en la rancia Valencia peperiana donde el desencanto después de que nos hayan vendido la moto (y además robado) apaga voces y contagia desencanto. Un tal Carlos en comentarios le tilda de payaso. Lo mismo es un pseudónimo del propio Macdiego arremetiendo contra él mismo, jeje, no lo sé, en caso contario se debe de tratar de alguien relacionado con la imagen o el diseño y sin duda alguien con trastornos, entre ellos la envidia. En cualquier caso vivan los payasos y viva la parte de payaso que tiene este publicista tan creativo. Me despido preguntándome si ValenciaPlaza.com no corre el riesgo de que anunciantes como Bankia retiren su publi de la web por este tipo de entrevistas, jajajaja Ya se sabe, los fascistas están por todos lados. Saludos y enhorabuena a todos

MacDiego escribió
29/08/2013 13:50

gracias a todos por vuestros comentarios y a Carlos y Eva por su trabajooooo!!!...

Carlos escribió
22/08/2013 11:16

Menudo payaso. Este hombre vive de la posición de su familia y del trabajo de sus conocidos, ¿alguien me puede decir algo realizado por él en solitario que tenga un mínimo de calidad?

14/08/2013 12:13

Grande Diego!, Grande Carlos, Grande Eva, muy buen trabajo... bueno, en caso de que el tiempo invertido en ello lo consideren como tal (al hilo de lo que comenta Diego al principio de la entrevista, ;) )

Ona escribió
08/08/2013 17:42

Un beso Diego!

jose escribió
04/08/2013 00:49

saca partido al personaje. Buena entrevist, buena fotografía. No es el tinto de verano que nos dáis ultimamente.

03/08/2013 18:57

Buenas tardes: parece que, mi primer comentario se "perdio" en el camino de todas manera una entrevista muy original por el personaje,daría la impresión que está "de vuelta de todo" pues me alegro por el.- Atte Alejandro Pillado Marbella 2013

Ana escribió
03/08/2013 16:29

Usted tiene más motivos que nadie para aborrecer a los políticos...

josep m. fernández escribió
03/08/2013 16:16

Muy buena entrevista.

Jordi escribió
03/08/2013 10:47

Todo un maestro

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG