X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 19 enero 2018
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
nuevo CICLO

Diputación acelera los cambios en el área de Cultura sin plan definido

C. AIMEUR. 11/09/2015 Cubre los puestos de director del MuVIM y de Etnología; en breve anunciará el nuevo director del Magnànim pero no sabe cuándo podrá hacer los concursos

Rius recibe a Romà de la Calle durante su acto de desagravio.

VALENCIA. La sensación es agridulce. Así lo comentan funcionarios del área de Cultura de la Diputación de Valencia. El diputado Xavier Rius se ha enfrascado en una compleja reestructuración del área para acabar con la herencia recibida de Alfonso Rus, para erradicar con esa querencia por la cultura espectáculo y potenciar entidades como el SARC. Es, en la práctica volver a los tiempos de Manuel Tarancón, cuando la Diputación de Valencia ofrecía apoyo cultural a los pueblos y potenciaba la investigación.

La meta agrada y, como apuntan desde la corporación, también los tiempos. Ha gustado mucho que recién terminado el verano se hayan resuelto las dudas que se cernían sobre dos de los espacios museísticos de la corporación, el Museo de Etnología y el Museo Valenciano de la Ilustración. También han gustado los nombramientos, tanto por Francesc Tamarit como por Rafael Company. Tamarit reemplazará a Joan Gregori al frente de Etnología, mientras que Company hará lo propio con Francisco Molina, que se encontraba en comisión de servicios la cual concluía el 11 de septiembre.

Lo que no ha gustado tanto han sido las maneras. La elección por designación tanto de Tamarit como de Company ha sorprendido, ya que supone saltarse el código de buenas prácticas. El propio Xavier Rius admitía este jueves a ValenciaPlaza.com que los medios elegidos quizás no eran los ideales. "Si me preguntas si me ha gustado tener que decidir así, mi respuesta es no. Pero no hemos incumplido la ley. Se tratan de puestos de libre designación y hasta que se puedan convocar los concursos funcionaremos con ellos".

Queda pendiente resolver la cuestión de Alfons El Magnànim. Tras la jubilación de Vicent Ribes-Iborra, el cargo quedó vacante y Rius anuncia que en breve se anunciará el nuevo responsable de la entidad. E insiste en que ha hablado con la universidades y ya tiene un candidato. Se da por segura la continuidad de Helena Bonet al frente del Museu de Prehistòria.

Rius no se arrepiente de haberse contradicho y seleccionar a los directores a dedo porque, sostiene, "los nombramientos no podían esperar". "Necesitamos programar todo 2016. A medio término se hará como Company, al MuVIM.Tamarit, a Etnología.toca pero ahora hemos actuado así, siguiendo el procedimiento establecido, para poder garantizar el funcionamiento de las entidades", explica.

Los nombramientos de Company y Tamarit son provisionales pero no de corta duración. "Hemos hablado con los sindicatos y las plazas [de los directores] saldrán a concurso cuando se puedan sacar", se justifica de nuevo Rius. "La elección de libre designación es legal, pero es cierto que no está de acuerdo con lo que pensamos", admite.

Impelidos pues por la urgencia del calendario, Rius ha preferido traicionar sus promesas y dar respuesta a los problemas que acudir a "un concurso exprés hecho en dos meses". En este sentido, compara su situación a la del San Pío V, en la que la Conselleria de Cultura seleccionó a un director provisional hasta que se celebre el concurso que elija al nuevo director o directora.

El lunes Rius presentará a los dos nuevos directores acompañado por la vicepresidenta Maria Josep Amigó. Los dos son viejo conocidos de la corporación. Company fue el creador del MuVIM junto a Marc Borràs. Tamarit fue la mano derecha de Joan Seguí en Etnología. Son los primeros nombres de una política cultural sin estrategia clara más allá de conceptos generales, llena de gestos como el desagravio a Romà de la Calle, cuyo principal reto es reordenar el caos heredado volviendo a las raíces.

En ese contexto, algunos de los funcionarios excusan la decisión, el que no se haya cumplido con el código de buenas prácticas. "Este diputado al menos escucha", comentaba una fuente consultada. Y es que al final, como decía Ortega y Gasset, uno es uno y sus circunstancias.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG