X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 25 abril 2018
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
la sombra valenciana de grey

"Todavía nos da cierto reparo hablar de sexo, incluso con la pareja"

C. A./ FOTO: NECLAS. 10/09/2015 Elena Montagud publica en Grijalbo una trilogía erótica de corte cotidiano

VALENCIA. Se puede decir que es escritora gracias a Julio Cortázar y Rayuela. Cuando era una estudiante universitaria de Filología, Elena Montagud (Valencia, 1986), tuvo una pequeña crisis literaria. Dejó de escribir. Fue entonces cuando cayó en sus manos la obra cortazariana por excelencia, paradigma de la literatura en castellano del siglo XX. Con ella redescubrió su pasión por la letra, por el folio en blanco, por las frases. "Fue leerlo y me dije ‘voy a escribir de nuevo'. Me encantó esa forma de narrar. Escribí un relato que estaba bastante influido por Rayuela, que salió publicado en una antología, y a partir de ahí volví a escribir", explica.

Este otoño Montagud será una de las estrellas literarias de Grijalbo con su trilogía erótica y romántica compuesta por los libros Trazos de placer, Palabras de placer y Secretos de placer. Cada uno de ellos saldrá publicado a lo largo de los próximos tres meses y se unen a una primera trilogía Tiéntame, también de corte erótico, que publicó en un sello independiente en 2014.

El curso pasado fue de hecho su año, ya que fue entonces cuando autopublicó en Amazon la primera versión tanto de Trazos de placer como de Palabras de placer. Ambos libros fueron top ten y rápidamente fue seleccionada por Grijalbo que le solicitó que ampliará la saga a tres novelas. Un reto sencillo para ella, ya que tenía situaciones preparadas, pero reto al fin y al cabo, que Montagud acogió con alegría. El resultado son unos libros que son mucho más que una versión ampliada de aquella primera tentativa.

Profesora de español para extranjeros, la valenciana narra en esta trilogía las idas y venidas románticas de una joven de su edad, Melissa, correctora en una revista, que se siente atraída a partes iguales por su jefe y por un pintor que sabe vivir la vida, y que ve como flota por delante de ella siempre el recuerdo de Germán, su ex, el hombre que estuvo a punto de subirla al altar.

Sus novelas llegan a las estanterías de las librerías jaleada por el éxito de otra trilogía, la de E. L. James y su archifamoso Grey, pero en su caso sus historias, aunque eróticas, tienen un cariz muy diferente, más soft. Montagud no oculta esa sombra de Grey, que todo lo cubre, si bien sus aficiones y gustos literarios son bien distintos. Entre ellos cita a Stephen King y su hijo, a Almudena Grandes ("Las edades de Lulú me gustaba pero me parecía fuerte", ríe) y a Elisabet Benavent, además, claro está, de Cortázar.

Si bien el erotismo ha sido parte cosustancial a la Literatura, en los últimos años se ha registrado un boom de la novela erótica para todos los públicos, más suave, más accesible. Algo en lo que ha influido el hecho de que las pulsiones ocultas de la gente son más frecuentes de lo que se dice. Así lo cree al menos ella.

"Todos tenemos fantasías. A lo mejor algunas son un poco más raras" ríe, "o le pueden parecer a otros más raras. Creo que todavía nos da cierto reparo hablar de sexo, incluso con nuestra pareja. Estos libros son una forma de ver que el sexo es algo natural y que se puede compartir con los demás. A veces me escriben lectoras y me narran sus problemas, o si se han sentido identificadas porque les gusta algo que describo..."

Montagud, dispuesta a la risa, bromea con el hecho de que no liga más desde que escribe novela erótica, y sonríe cuando habla de que a sus padres le gustan mucho sus libros. "Mi madre me dice: ‘¿Cómo se te ocurren estas cosas?' Pero ella misma se autocontesta. Mi padre está encantado. Las lee y me dice: ‘¡Qué bien escribes las escenas dramáticas!'. Y yo pienso: ‘Sí, las escenas dramáticas son lo que más te gusta!'."

Devota del papel ("espero que no desaparezca nunca"), Montagud es muy activa en las redes sociales, especialmente Twitter y Facebook, tiene blog propio y ella misma es consciente que esa cercanía, esa inmediatez, y esa presencia en el mundo 2.0 se convirtió en un valor a su favor cuando Grijalbo decidió apostar por su novela y su Melissa.

Pese al empujón que ha supuesto el apoyo de Grijalbo, Montagud no piensa todavía en dejar su trabajo de profesora que, dice, le encanta. Y espera poder seguir dedicándose a él. "Me gustaría mucho afianzarme, pero no quiero dejar de dar clases". Y anuncia que ya tiene preparada una cuarta novela, en la que está trabajando.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG