X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 20 julio 2018
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
MÚSICA Y MÚSICOS

Las canciones de
Valencia: así ve la música
pop a la ciudad

JORGE SALAS. 03/09/2015 De Elton John a Vampire Weekend, pasando por Sara Montiel o Ian Dury, Valencia y sus iconos viven en el pop y el rock internacional

VALENCIA. Si partimos de la premisa original de que no todo es blanco o negro, es factible imaginar la globalización como un fenómeno del que no sólo los de siempre pueden salir beneficiados. "No creo que la globalización y el resto de -izaciones sean necesariamente hostiles con el regionalismo", explicaba John Shelton Reed, el sociólogo de los estados del sur de Estados Unidos. Basta echar un vistazo a lo que la globalización hace con las letras de las canciones para empezar a desviar el foco, una vez más, del qué al cómo. Todo es susceptible de ser utilizado por el lado oscuro.

Si en algún sitio se debe bendecir la existencia del indie, además de en Radio 3, es en Valencia. Ni un centenar de vídeos promocionales con leones, planos imposibles y After Effects hasta los límites de la decencia tendrían la penetración de una canción como ‘Horchata', de Vampire Weekend. Resulta desconcertante pensar cuántas personas habrán cantado, desde que los norteamericanos lanzaran la canción como single en 2009, aquello de "in December, drinking horchata". Datos aleatorios para apoyar su explosión: la canción llegó al número 2 en la lista semanal de singles de la Billboard y en la actualidad tiene más de 12 millones de reproducciones en Spotify.

La magia, como casi siempre, se pierde cuando alguien habla; en este caso, cuando Ezra Koenig, cantante de Vampire Weekend, explica que se trata de "a sweet Mexican rice drink". Mucho más claro lo tienen sus compatriotas The Decemberists en ‘O Valencia!'. A pesar de la referencia evidente y de su hispanofilia (ahí están las menciones en ‘Here I Dreamt I Was An Architect' y ‘The Kingdom Of Spain'), el también famoso single de los de Portland abre la puerta a diferentes interpretaciones alejadas de la geografía mediterránea; así, de hecho, se desarrolló el proceso de grabación del videoclip.

Algo muy similar sucede con otros temas que, aparentemente, hacen referencia a la capital pero que, rascando algo más que la superficie, arrojan otras interpretaciones. Aunque Devendra Banhart siempre invita a relajar la razón, del mínimo pensamiento lógico se infiere que, en realidad, su ‘16th & Valencia Roxy Music' habla de la intersección entre dos calles de San Francisco con fuertes connotaciones artísticas. Lo mismo sucede con ‘To Valencia Courthouse', canción inédita de Mark Lanegan hasta que publicó su triple recopilatorio en 2014; probablemente, el juzgado al que se refiere Lanegan en su medio tiempo se encuentre en Condado de Valencia (Nuevo México) o Santa Clarita (California). Igual que la reina de Valencia de Little Wings en su ‘Queen of Valencia', aunque su referencia a las naranjas haga vacilar por un momento.

ELTON JOHN Y LA CIUDAD DE LAS FLORES

Sin embargo, no sucede lo mismo en la mayoría de referencias a Valencia. Escondidas, muchas de ellas son, en realidad, exactamente lo que parecen. Entre todas sobresale, por verosimilitud y por la entidad del autor, la aparición de Valencia en The Diving Board, el último disco hasta la fecha de Elton John. En ‘Home Again', la letra de Bernie Taupin dispone al británico como un cantante de club en 1963 "en la parte antigua de Valencia, en la costa de España" (en el vídeo, 2' 19''). No es la obra cumbre del de Middlesex, pero siempre mantendrá la dignidad mejor que el techno-porno de ‘Back to Valencia' en el que Tata Golosa se pregunta "dónde están las palmas".

Lo que no deja espacio para exégesis más o menos excéntricas es el historial infinito de interpretaciones del pasodoble de José Padilla. Su ‘Valencia', la de la tierra de las flores, de la luz y del amor, saltó de los años 20 del pasado siglo a la eternidad; de Barcelona a París y, de ahí, al resto del planeta.

La lista de intérpretes del clásico del maestro empieza en la francesa Mistinguett e incluye en igualdad de condiciones a Manolo Escobar, Sara Montiel, Bing Crosby, Ray Conniff, Paul Whiteman, Alfredo Kraus, Mario Lanza o The Shadows (arrastrando a Atlantis, The Mirrors o Los Iracundos uruguayos). Incluso Carlos Gardel llegó a grabar su propia versión. Sólo en su primer año, Padilla cosechó 25 millones de francos por la composición.

VALENCIA: FÚTBOL, PLAYAS Y UN RÍO SECO

No dejaba dudas el comienzo de la estrafalaria ‘Straight Street' en 2004; en él, The Fiery Furnaces citaban de rebote a Valencia y capturaban, sin querer, uno de los momentos cumbres de la ciudad y el club de fútbol que aún mora en la Avenida Suecia. Sin embargo, en la canción ambientada en Damasco ("lo único que les importa es contra quién juega el turco") no lo tenían demasiado claro: mientras al principio mencionan el Leeds-Valencia de semifinales de Champions League en 2001, al final insisten en un Madrid-Valencia presumiblemente por la final de 2000.

Los ingleses High Hazels utilizaron fotografías de Valencia para la portada de su disco de debut.

En la ‘Valencia' tropical de Josh Rouse en 2010 aparecían playas, falleras y la calle Jesús. Prueba superada. Como la de Graham Foster en ‘Going Back to Valencia', que se cruza media Europa para volver a Valencia (y Gandía), o la de los ingleses High Hazels; la banda de Sheffield utilizan fotografías de Valencia para las portadas de su debut homónimo (2014) y el single de ‘Valencia', un sobresaliente ejercicio de dream pop elegante en el que mencionan un río y unas torres antiguas. "Las tardes borrosas pasadas a la deriva en el antiguo cauce de un río inspiraron esta  canción", explica P. Barlow en una entrevista: "el cauce del río está seco y se conoce como ‘Jardín del Turia'. Empapada en guitarras veraniegas y jugosas naranjas valencianas, la batería palpita a través de calles poco transitadas hasta la plaza de la ciudad".

Y, mientras los norteamericanos Brazos y Virgin Forest bautizan con Valencia a las mujeres de sus canciones, sus paisanos de Ester Drang llaman ‘Valencia's Dying Dream' a una de las canciones de su disco inspirado en Don Quijote (Rocinate, en 2006) y los japoneses Henrytennis le ponen música al chubasqueros valencianos en ‘Valencia raincoats'. Julio Bustamante, Revólver, Senior i El Cor Brutal, Benito Kamelas, Atupa y Arrap, Obrint Pas, Óscar Briz, Néstor Mir, Caballero Reynaldo o incluso Camilo Sesto y Nino Bravo (ojo a las corrientes enfrentadas en la interpretación de ‘Mi Tierra') completan la selección más cercana.

"FINISH YOUR PAELLA" Y LA RIMA ESCATOLÓGICA

No resulta complicado encontrar mensajes subliminales y abiertamente valencianos en canciones pop que, por regla general, pueden pasar desapercibidos. Pocos tan crípticos como el que Evan Dando insertaba en ‘6IX', incluida en su Car Button Cloth en 1994: un absurdo "finish your paella!" sonaba hasta seis veces al final de la canción, camuflado entre las guitarras. Lo de Ian Dury, sin embargo, no admite discusión y, aunque todo parece un claro caso de el fin justifica las rimas, el inglés incluyó la paella (descongelada) en su listado de intrusos poco agradables en ‘Poo-Poo in the Prawn' ("era un tipo muy hambriento, descongelé mi paella, pillé salmonela: tres semanas de cuidados intensivos"). Algo similar le pasó a sus compatriotas, los Macc Lads ("Chorley comió paella, tiene diarrea"); teniendo en cuenta el nombre de la canción, ‘Torremolinos', quizá no fuera paella.

No todo son malas experiencias digestivas con. Voluntaria o involuntariamente, a Cliff Richard le encantaba la paella: tanto que le cantó con sus Shadows ("paella which means for her", canta el inglés). Otros, como los japoneses The Paellas, la han adoptado naturalmente como nombre del grupo. Con la horchata, como ocurría en la canción de Vampire Weekend, todo es mucho más inocente. La versión latina de los neoyorkinos The Funk Ark o la del jovencísimo rapero Felly contrasta con la de Death Vessel; su ‘Deep in the horchata' destacaba en su debut de 2005 en Sub Pop.

Comparte esta noticia

1 comentario

Pau escribió
03/09/2015 11:29

Fa uns quants anys i gràcies a Spotify, tot s'ha de dir, vaig fer una selecció semblant. Les que més m'agraden i m'han acompanyat en moltes hores de viatge són "La vida sense tú" d'Obrint Pas i "València" de Josh Roushe (encara que la cançó és sobre la nostra ciutat, el vídeo va ser gravat a Barcelona (curiositat)). També hi ha una cançó d'Astrud (duo tecnopop espanyol) que parla de la ciutat de València i una història d'amor ben curiosa al llarg dels jardins del Túria en "Noam Chomsky". I ja per últim, recomane el documental "València necessita una cançó", vibrant!!! http://youtu.be/toOmk70X_Uc Gràcies per l'article. Estaria molt be un sobre trames de llibres que transcorren a la ciutat.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG