X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 22 noviembre 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
LA CIUDAD Y SUS VICIOS

Ardor en el Paseo Marítimo: donde la marca Valencia se tira por el desagüe

VICENT MOLINS. 30/05/2015

O por qué varios de los restaurantes más pésimos están en uno de los mejores escaparates de la ‘ciutat'

VALENCIA. Valencia (o Nova València, que igual le cambian de nombre) tiene una herida supurándole en una de sus mejores zonas del cuerpo. Es aquí: en los módulos más lejanos al puerto, una terminal de la playa de la Malvarrosa frontera con la Patacona, al inicio del Paseo Marítimo. Houston, tenemos un problema. Y además huele muy fuerte a aceite recalentado.

El otro día hablando con el cantante Julio Bustamante me elogiaba el sutil vicio de plantarse cara a la arena de Valencia, Malvarrosa mediante, tomándose lo que se tercie y escuchando las olas llegar frágilmente. Esa música que perdura en la memoria. Rebobinando.

En plenos 60 los merenderos ocupaban el espacio arenoso previo al nacimiento en 1995 del Paseo Marítimo. Manuel y Josefa tenían su chiringuito junto a sus tres hijos y cada temporada, con una retahíla de sillas de madera, una cocina primitiva, un puestecito de Camy a la vera, proveían de verano a los valencianos. Como ellos -los dueños de La Herradura- un puñado más en un continuo frente al mar.

2015. Uno de los restaurantes advierte a los posibles visitantes chimpancés mediante un cartel en su cristalera: "Se ruega no poner los pies encima de las sillas". Un grupo religioso dividido en cuadrillas está sentado sobre un banquito, buscando clientes, vestidos como si fueran de comunión. Pasa por delante de ellos una pareja contorneándose, de bronceado nuclear, blandiendo el palo de selfies. Patrulla la policía, suena un ligero reggaeton y un hombre empina una cometa cIclopea. En el mar un velero hace camino.

La casona de una franquicia de bocatas delimita un área partiendo al norte en la que comer, ay vida mía, es un ejercicio de alto riesgo. Una ruleta rusa donde igual caes en uno de los restaurantes dignos que intentan sobrellevar la creciente mala fama de la zona, o en el peor de los casos puedes sucumbir ante algunos de los peores emplazamiento de Valencia para comer. En la acera de enfrente, en cambio, más discreto y a solos unos metros del terror, una de las mejores referencias de la Tierra para comer arroz: Casa Carmela.

¿Por qué en este cuadrante playero, con unas condiciones naturales fetén, abundan las estafas gastronómicas? Varios de los locales ocupan los últimos puestos en las webs de viajes con agregadores de opinión. Este extremo del paseo marítimo (el otro cada vez más parece una amalgama entre Maspalomas desencadena y la sucesión de restaurantes clasicorros) es al buen turismo lo que el vinagre de Módena al buen gusto culinario.

La mayoría de antiguos merenderos venidos a más han envejecido realmente mal. Las fotos de los platos combinados y arroces grumosos —qué noventa todo— abrasadas por el sol. Viejuno en vena. Interiorismo decimonónico. Contrasta con la efervescencia de su vecina Patacona, donde abren garitos con aroma Formentera. El último, Can Luca.

Nuestro pequeño Mordor tiene el aspecto de un trozo de comida incrustado entre los dientes durante demasiado tiempo. La tonalidad empeora si la visita tiene destino en la Cervecería Freiduría San Patricio, un contenedor con revestimiento de taberna donde todo es de pega.

Hace más o menos un año veníamos con que tres de los peores restaurantes de Valencia según los subjetivos opinólogos de Tripadvisor estaban en este punto negro. Un año después las cosas van a peor. Sangría reputacional.

"No entrar nunca. ¡Sin duda el peor sitio donde he comido en mi vida! El primer escándalo fue ver cómo el camarero limpiaba la mesa donde íbamos a comer con un trapo negro de suciedad que olía fatal", se dice sobre el Nautilus. "Posiblemente el peor restaurante que he visitado en Valencia: parece muy típico y lindo por el exterior pero el servicio es terrible", se escribe sobre la San Patricio. "Si no fuera por los 95 euros que nos soplaron, diría que fue divertido. Parecía un restaurante tapadera de otra cosa, la verdad. ¡Horroroso!", deja reflejado Patricia sobre Casa Zaragoza. Ninguno de ellos supera el 2 en la valoración global. Poca casualidad.

¿Y por qué sucede que varios de los peores restaurantes de Valencia están en uno de los mejores escaparates de la ciutat? Sucede por la terrible tentación de engañar al turista poco precavido, aprovechando el fluir de curiosos. Sucede por la dejadez como método porque los clientes —aunque pocos de ellos se atreverían a repetir— van a continuar llegando; una pandemia que va a más a este lado de la playa. Sucede por la decida ausencia de los guionistas de la urbe a la hora de darle un poco de sutileza a enclaves como este.

Una nube tóxica que atufa a aceite cubre invisible el principio del Paseo. En ese de allí, avisando, el cartel: "Se ruega no poner los pies encima de las sillas". Donde la marca Valencia se tira por el desagüe.

Comparte esta noticia

11 comentarios

mpm-v escribió
17/06/2015 03:43

Doy fe de este artículo, trabajé en Casa Zaragoza y no voy a entrar en detalles de los aspectos negativos de este local, solo una palabra REPUGNANTE, pero si decir que en Casa Isabel aprendí lo que es cocinar, la limpieza en una cocina, la organización y como no, que lo primero es el cliente.

imalive escribió
06/06/2015 00:18

Buena paella.. Al vedat!

Cristina escribió
03/06/2015 13:59

Soy una clienta habitual de esta zona pues vivo en la malvarrosa, este artículo esta exagerado,, suelo comer en estos locales y para nada tiene que ver con el artículo, de todas formas es como todo, los hay más caros y más baratos, según uno quiera o pueda gastar,, si nos vamos a la costa de Barcelona o centro de Madrid u otras ciudades encontraremos un poco de lo mismo,, he pagado en el centro por un refresco 4€ y no me e quejado,, señores creo que estar comiendo con vistas Almar y pasar un buen día,, no tiene precio.

santi escribió
03/06/2015 13:06

Me parece un artículo absolutamente injusto. En la zona hay mejores y peores restaurantes cómo en todas partes. No es justo que se juzgue a todos por lo que hagan los menos. Porque no pone los comentarios que hacen los clientes en Tripadvisor de restaurante la Murciana y casa Isabel. Creo que es un artículo interesado por motivos de clientelismo.

mónica escribió
02/06/2015 08:42

¡Qué delito que pongas Casa Carmela como ejemplo de buen hacer! Se ha dejado llevar por un servicio más que pésimo, y el precio final hace que lamentablemente se convierta en otra trampa para turistas. No vuelvo "nunca mais", quedé fatal con unos amigos que venían a conocer la auténtica paella.

Aquí huele a azuuufree escribió
01/06/2015 12:29

Vivo al lado del Paseo y por lo tanto salgo a correr por allí. Cuando paso por ciertos merenderos aguanto la respiración para no vomitar. La peste a fritanga del San Patricio se lleva la palma.

Delfina escribió
01/06/2015 11:40

Por fin alguien lo dice!!!! Me encanta la playa, el mar, me encanta ir a comer o a tomar un aperitivo siempre que puedo. Creo que es todo un privilegio... hasta que te sientas, te dan de comer una porquería y te cobran como si hubiera cocinado un ferran adrià cualquiera!!, Alguien se lo tiene que explicar a los dueños. Gracias

Isabel escribió
31/05/2015 16:10

bueno. Pues me parece a mi que, como pasa en toda ciudad sin identidad propia que se precie de ella(y son muchas y muy famosas), los puntos estratégicos están condenados a sucumbir a la mediocridad o, directamente, a la más absoluta falta de calidad. Por qué en la calle mas comercial de Valencia solo hay comercios de ropa China o India, de la peor calidad? Por qué sucumben tiendas que ofrecen innovación , diseño, sorpresa, ante el avance de imperios edificados sobre la masificación sin tregua ni principios? No solo pasa aquí. Hay que hacérselo mirar.

JUAN JOSE Lozano escribió
30/05/2015 20:00

Completamente de acuerdo con el articulo. Ya era hora de que la prensa se ocupara de este tema. Enhorabuena! Puedo asegurar que si la inspeccion de Sanidad revisara las despensas y congeladores de todos esos establecimientos, el cierre seria automático.

Alacantí escribió
30/05/2015 12:19

"Sucede por la decidida ausencia de los guionistas de la urde a la hora de darle una poco de sutileza a enclaves como este". 100%. Una estampa lamentable que es permitida y potenciada por una administración cuyo modelo de ciudad está a años luz del siglo XXI. Pero si en Valencia es sangrante, en Alicante a uno se le cae el alma a los pies cuando pasea por la Explanada, el icono de mi cuidad. Un casino, un tío vivo vienés, un barco pirata postizo y una docena de restaurantes donde lo mismo te plantifican una paella mixta que unos espaguetis con tomate apis. Para lo que hemos quedado...

Vicent escribió
30/05/2015 09:25

¿Cómo pueden sobrevivir estos lugares?.... Trip advisor es imprescindible para viajar. Pocas veces se equivoca, si un restaurante tiene 400 opiniones, la media que suele dar refleja muy bien lo que te vas a encontrar. No opino lo mismo de los garitos con 10 o 15 opiniones puestas por familiares y amigos y que sólo se molestaron en poner esa única opinión en la web. Deberíamos tener un Chicote valenciano del buen gusto.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG