X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 26 noviembre 2020
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
culturplaza
Seleccione una sección de VP:
NOVEDAD LITERARIA

Llobregat salta la banca con 'El secreto de Vesalio'

C. AIMEUR. 28/05/2015 El debut en la novela del impulsor de VLC Negra inicia su andadura con los derechos vendidos a 18 países

VALENCIA. En muy pocas ocasiones se produce algo así. El escritor valenciano Jordi Llobregat es de esos pocos. Su primera novela, El secreto de Vesalio (editorial Destino), se publicará en España y América al mismo tiempo, y se han vendido los derechos a 18 países de todo el mundo. No esperan a que triunfe en España; dan por hecho que lo va hacer. Tienen esa intuición. Tras leer las más de 500 páginas de la novela, apuestan por ella. Par e impar. Rojo y negro. Es caballo ganador.

La contraportada de El secreto de Vesalio informa de que su argumento transcurre en Barcelona en 1888. Su título remite al inventor de la anatomía moderna, Andrés Vesalio (1514-1564), médico de Carlos V. En Israel, la editorial que ha comprado los derechos aseguraba que aunque no solían publicar novelas históricas iban a realizar una excepción con ella. Pero El secreto de Vesalio no es una novela histórica. ¿La contraportada miente? No, sólo que las cosas no son como parecen.

¿Y si no es una novela histórica, qué es El secreto de Vesalio? "Un thriller de aire victoriano", explica su autor. Sí, una novela que podría transcurrir en el Londres de la reina Victoria, el de Sherlock Holmes, el de H. G. Wells, pero que lo hace en Barcelona, en la misma época, una ciudad condal tan llena de smog como la del Támesis y con similares problemas.

Con esa elección Llobregat se une a una muy corta nómina de autores españoles que han vuelto sus ojos a finales del XIX, al nacimiento de las ciudades modernas, a la Restauración, para ambientar en ese tiempo aventuras e intrigas. Será este jueves cuando otro de los pocos autores que apuestan por esa época, Jerónimo Tristante, le acompañe en la presentación que tendrá lugar en el Museo L'Íber de Valencia, donde acudirán sus dos buenos amigos, Santiago Álvarez ("hermano en los sueños") y Bernardo Carrión ("compañero de quimeras"), con quienes ha puesto en marcha proyectos como el certamen dedicado a novela negra VLC Negra, así como Antonio Penadés ("cuya amistad y ejemplo humano no tienen precio").

En ese acto será donde se dé a conocer en público este El secreto de Vesalio, un libro cuya localización en Barcelona esconde también un componente sentimental, según confiesa el autor: Es la ciudad natal de su madre, y fue ella quien le introdujo en la Literatura desde pequeño. "Cada sábado íbamos a la biblioteca y yo cogía tres libros para quince días aunque me los devoraba en una semana", ríe. Con esa ubicación cerraba un círculo sentimental y emocional: su madre nació allí; su madre le llevó al país de los Libros; él ha edificado su primera novela sobre la Barcelona de su madre.

Junto a este hecho íntimo, la elección de Barcelona tuvo también sus razones estrictamente literarias. Como escenario era "perfecto" para la novela que llevaba en mente, porque la Barcelona de finales del XIX le parece una ciudad muy atractiva por sus contrastes: "una ciudad que empieza a expandirse pero al mismo tiempo es una ciudad sin luz eléctrica en el alumbrado público, insegura, que si querías morir sólo tenías que pasear por ella de noche...".

Acto de inauguración de la Exposición Universal de 1888.

Ambientada a pocos días de inaugurarse la primera Exposición Universal del país, El secreto de Vesalio narra como van apareciendo los cuerpos mutilados de varias chicas, cuyas heridas remiten a una antigua maldición de la ciudad. Será Daniel Amat, un joven profesor residente en Oxford, que ha vuelto a la ciudad tras recibir la noticia de que su padre ha muerto en extrañas circunstancias, quien se encargue de perseguir al asesino.

Junto a él Bernat Freixa, un ambicioso periodista cuyo único interés es conseguir el reportaje que le haga famoso, y Pau Gilbert, un estudiante de medicina que oculta algo que no se desvela hasta llegar justo a mitad del libro. Esta y otras muchas sorpresas que salpimientan El secreto de Vesalio, y que imposibilitan explicitar más sobre el argumento porque sería llenarlo de spoilers, es uno de los numerosos puntos de giro que contiene una novela meditada pero que al mismo tiempo rezuma frescura.

El motivo de esta ambivalencia se halla en su propia gestación, según describe Llobregat. "Los puntos de giro surgían así. Una de las cosas que ha sorprendido a mi editor es que no trabajé las tramas por separado y luego las uní, que es lo habitual, sino que se ha escrito tal y como se ha publicado. Cuando escribí decidí apostar por esa frescura", comenta. Una opción que se revela como un acierto y que dota de gran vivacidad a una narración que resulta difícil soltar.

Frente a este trío, el mal, el asesino, y un malvado, Bertomeu Adell, sobre el que resulta imposible no sentir cierta simpatía por su desmesura. "Nadie era capaz ni tan siquiera de imaginar el prodigio de su descubrimiento. Ni aquellos estúpidos arrogantes del comité. Cuando lo hiciera público, se inclinarían todos a sus pies", escribe Llobregat. Un Adell que, dice el autor, representa a ese tipo de personas que están subyugadas por la ambición del poder, un rol tan comprensible como odioso.

Una disección pública a finales del XIX.

"Me gusta conseguir que el lector empatice con el malvado. Porque el mal atrae y porque todos somos humanos. Yo digo que El secreto de Vesalio es una novela de amor y pasión. Adell se mueve por la pasión del poder y en su caso también sería el amor por Irene. Al final eso es lo que nos hace humanos", comenta. Y añade: "Recuerdo un relato que escribí hace años. En él describía un suicidio. Cuando se acababa explicaba que Adolf Hitler se suicidó en un búnker. Eso impresionaba a la gente. Lo que da miedo de verdad es que Hitler era una persona normal. Mi prioridad es que cada personaje, aunque sea malvado o quizás justo por eso, sea muy humano. Si tu demonizas el mal no te das cuenta de que el mal está en nosotros".

Hay homenajes ocultos a temas clásicos de la novela victoriana, como Jack el Destripador, y otros no tan evidentes como el dedicado por ejemplo a Francisco Casavella, o a sus amigos. Todo ello hace de El secreto de Vesalio una suerte de muñeca rusa, llena de tesoros pequeños escondidos por todos los rincones. Algunos se ven, otros se intuyen, y otros son difíciles de encontrar sin claves previas. "Es muy divertido dejar cosas que hay lectores que van a ver y otros que no", comenta Llobregat. No se oculta e incluso recalca el carácter lúdico de su opera prima. "Apostar por el thriller me ha permitido hacer cosas que son mi parte Peter Pan, de la emoción de la aventura, del descubrimiento...", explica.

Y, como telón de fondo, el secreto que nunca será contado, el misterio oculto, que permanecerá en las sombras como el Arca de Alianza que fue depositada en una gran nave del Ejército. Es como si hubiera escondido la materia para una segunda parte, cuando algún día alguien lo descubra... aunque "ésa no es la idea, ni mucho menos", ríe Llobregat. Hay secretos que deben ser guardados. Para siempre.

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG