X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Viernes 22 noviembre 2019
  • Valencia Plaza
  • Plaza Deportiva
  • Cultur Plaza
revistaplaza
Seleccione una sección de VP:
EL PODER EN EL FÚTBOL

Los trapos sucios
de la FIFA... contados desde dentro

ROMÁN BELLVER. 27/05/2015

VALENCIA. Tras más de un año de campaña, Jérôme Champagne tuvo que resignarse a no poder presentarse a las elecciones a la presidencia de la FIFA. Pero el exnúmero dos de este organismo asegura que no arroja la toalla y que seguirá luchando de forma independiente por un fútbol más justo y transparente.

–Finalmente, usted sólo consiguió tres de las cinco cartas de federaciones para ser candidato a la presidencia de la FIFA: ¿Cuáles le han apoyado?

–No lo puedo desvelar para protegerlas, ya que si saliera a la luz se expondrían a duras consecuencias al ser totalmente dependientes de la asistencia financiera de la UEFA.

–¿Cuántas fueron las promesas de cartas fallidas?

–Muchas. Por ejemplo, de las seis federaciones que apoyaron al jordano Ali Bin Al-Hussein (Malta, Inglaterra, Bielorrusia, Georgia, Estados Unidos, Jordania) una de las europeas había prometido apoyarme y hasta comunicó a la FIFA que votaría por mí. Pero cambiaron de opinión por las presiones. En Holanda, la revista Voetbal International entrevistó en diciembre al candidato holandés, Michael Van Praag, quien me definió como un «candidato serio, competente y erudito». A la pregunta de si la federación holandesa debía apoyarme, contestó «nadie le puede decir que no tenga usted razón». Está claro que la UEFA hizo todo lo posible para que yo no fuera candidato. La UEFA se aseguró de que ciertas federaciones no hicieran una carta a mi favor.

–¿Cree que existe una conexión directa entre Platini y los tres candidatos? (Michael Van Praag y Luis Figo acaban de retirar sus candidaturas ante la victoria segura de Blatter, dejando a Ali Bin Al-Hussein como rival único)

–Por supuesto.

–¿Qué objetivos les unen?

–El principal es no hablar del gran problema del fútbol: la desigualdad. El 1% de la población posee el 49% de la riqueza mundial, y en el fútbol la proporción es todavía peor: los veinte clubes más ricos facturan 6.200 millones de euros, mientras que, de las 209 federaciones, más de cien viven con menos de dos millones de dólares al año. Hace poco celebramos los 25 años de la caída del muro de Berlín y antes, Europa estaba dividida pero el fútbol era más homogéneo: el Steaua de Bucarest fue campeón de Europa en 1986, el Estrella Roja de Belgrado en 1991... Hoy existe una cortina de hierro que separa a quince clubes de Europa occidental de los demás. Para el Ajax o el Celtic es una utopía ganar la Champions.

 

–¿Cómo lograr un mejor reparto del dinero?

–Una de las claves es la redistribución. Por ejemplo, la Premier League vende sus derechos en 212 países generando 7.000 millones de euros por tres tempoadas, pero esos países no ingresan nada para su fútbol local. Es injusto que los países que generan ese dinero no tengan un retorno. Otro punto importante sería reorganizar el comité ejecutivo de la FIFA para devolver el poder a las federaciones nacionales y reequilibrar los poderes de los continentes. ¿Cómo podemos aceptar que Europa, con 53 federaciones, tenga 8 escaños mientras que África, con 54 federaciones, sólo disponga de cuatro? Una de mis propuestas consistía en incluir en el comité ejecutivo a representantes de futbolistas, clubes y ligas. Se necesita un gobierno al servicio de todos, que no esté exclusivamente al servicio de una veintena de clubes que controlan la UEFA a través de la Liga de Campeones.

–En España, los derechos de TV también crean desigualdad...

–Esperemos a ver cómo se aplica el Real Decreto Ley. Hace dos años, Barça y Madrid cobraban once veces más que el Almería. Hoy hay menos diferencias, aunque siguen siendo demasiadas. En Inglaterra, el que más percibe recibe 1,5 más que el que menos (2,1 en Alemania; 3,7 en Francia; 4,1 en Italia). La LFP pretende que el desequilibrio entre dos equipos no supere el 4 a 1. Sería un gran paso para la Liga. La Premier es comercialmente exitosa porque es deportivamente imprevisible, gracias a derechos repartidos de manera más justa.

–¿Cómo evitar los amaños de partidos?

–En el 2005, la FIFA creó la Early warning system, una estructura para controlar las apuestas, que fue utilizada durante los Juegos Olímpicos de 2008. Pero el gran problema reside en los impagos a los futbolistas que, al estar debilitados y muchas veces lejos de su familia, se convierten en presa fácil para las mafias.

 

–¿Las casas de apuestas dificultan el control de los amaños?

–Las apuestas existen desde 1906 en Inglaterra, y en 1908 el chairman de Middlesbrough tuvo que dimitir por intentar amañar un partido contra el Sunderland. Cuando estaba en la FIFA, solicitábamos con frecuencia a la UEFA y al CIO que las apuestas se regularan en derecho europeo. Se trataría, por ejemplo, de autorizar las apuestas sobre un resultado pero prohibir las apuestas sobre hechos individuales como la primera tarjeta o el primer corner.

–Los jugadores que denuncian los amaños no suelen salir muy bien parados, como ocurrió con Jacques Glassman en el asunto Marsella-Valenciennes...

–Es cierto que Jacques Glassman cayó un poco en el ostracismo tras ese asunto, pero recibió ayuda de la UNFP (la asociación de futbolistas franceses profesionales) de manera totalmente justificada. También existe el caso de Simone Farina, que denunció el amaño de partidos en Italia. Se le nombró embajador contra el amaño de partidos por parte de la FIFA e Interpol. Para erradicar los amaños, hay que proteger al jugador que los denuncia.

–El dopaje también está de actualidad: ¿No es increíble que los controles en el fútbol sean urinarios y no sanguíneos?

–No soy un especialista en este asunto, pero se ha dado un gran paso introduciendo el pasaporte biológico. Es cierto que el esfuerzo físico en el fútbol no es tan decisivo como en otros deportes, ya que nadie se convierte en Messi dopándose, pero tampoco seamos inocentes. Muchas sustancias permiten acelerar la recuperación o ganar en velocidad. No veo falta de eficacia, pues existen controles positivos en el fútbol. Lo que pasa es que los controles tienen una molécula de retraso sobre las sustancias dopantes.

–¿Puede que los aficionados no estén preparados para ver caer a sus ídolos?

–Un ídolo ya cayó cuando Maradona dio positivo en un control antidopaje. La FIFA convirtió al fútbol en el primer deporte que castigó a su icono mundial, el número uno en ese momento.

–¿Apoya a Blatter?

–Sí, porque no puedo apoyar a sus tres rivales, por tres motivos. El primero es su despreocupación por la desigualdad, que expliqué anteriormente. El segundo es que quieren modifi car el formato del Mundial, ampliándolo de los 32 equipos actuales hasta 36 o 48 para ganarse a las federaciones. El tercero es que dos de ellos quieren que la FIFA sea dirigida por un consejo de presidentes de confederaciones. Platini quiere controlar la FIFA a través de la UEFA. Hoy en día, con ocho escaños en el comité ejecutivo, la UEFA dispone prácticamente de una minoría de bloqueo. Algunos piensan que lo que es bueno para el Chelsea o el Real Madrid es automáticamente bueno para el fútbol en general, y no es así.

Sin embargo, la victoria de Joseph Blatter es casi segura.

–Está asegurada porque sus tres rivales no tienen credibilidad. Las demás federaciones no quieren dar las llaves de la FIFA a gente controlada por la UEFA. Cuando el candidato jordano critica a la FIFA, hay que recordarle que forma parte de ella a través del comité ejecutivo. La FIFA no es un órgano democrático porque su presidente no elige a su gobierno. Son las confederaciones las que controlan las elecciones continentales, y sus representantes son elegidos por plataformas y ciclos políticos diferentes.

–Hace unas semanas el diario L'Equipe publicó que la empresa china Wanda compró Infront, agencia que comercializa los derechos del Mundial, presidida desde 2005 por Philippe Blatter, el sobrino de Joseph Blatter.

–Publicaron una información incompleta. Infront pertenecía a Günter Netzer, que la acabó vendiendo a Robert Louis Dreyfus, propietario de Adidas y del Olympique de Marsella, que nombró como presidente a Philippe Blatter. La empresa fue nuevamente vendida tras una OPA en 2011, y recientemente adquirida por Wanda por 1.000 millones de euros.

–Acaba de salir el libro Ugly Game, de los periodistas Heidi Blake y Jonathan Calvert del Sunday Times, que vincula a Blatter con la atribución del Mundial a Qatar.

–Realmente, este libro de 460 páginas no denuncia a Blatter, sino a Bin Hammam, entonces miembro del comité ejecutivo de la FIFA. Durante cuatro años, los dos periodistas han conseguido un millón de documentos entre mails y transferencias bancarias que demuestran que los cataríes compraron el Mundial. Se demostró su influencia sobre Lula en Brasil, Sarkozy en Francia, así como el vínculo de acuerdos sobre el gas con Rusia y Tailandia. El libro demuestra que el emir de Qatar frenó a Bin Hammam cuando se demostró con fotos y testimonios que estaba distribuyendo dinero en paraísos fiscales del Caribe para comprar votos. La gran revelación es que, tres días antes de la elección a la presidencia de la FIFA de 2011, Blatter y el emir de Qatar convocan a Bin Hammam para que retire su candidatura a la presidencia debido a que en ese momento ya se investigaba a Bin Hammam por corrupción. Blatter nunca se mostró favorable a que el Mundial se disputase en Qatar, por lo que no veo a los qataríes ofreciéndole dinero.

 

(Esta entrevista se publica en el número de mayo de la revista Plaza) 

Noticias relacionadas

Comparte esta noticia

comentarios

Actualmente no hay comentarios para esta noticia.

Si quieres dejarnos un comentario rellena el siguiente formulario con tu nombre, tu dirección de correo electrónico y tu comentario.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG